Este sencillo test te revelará qué tan propenso eres a sufrir un infarto cerebral

Nuestra salud cerebral está asociada con algunas capacidades motrices. ¿Tú puedes pararte sobre una pierna?

Cuando existe una falta de irrigación sanguínea al cerebro puede producirse un infarto cerebral, también conocido como derrame cerebral. En este fenómeno suele morir una parte del cerebro, por lo que sus efectos son irreversibles. 

Según la Organización Mundial de la Salud el infarto cerebral podría convertirse en la primer causa de muerte para el 2020 en el mundo. 

Las personas que más son propensas a sufrir un derrame cerebral son las que sufren de presión arterial elevada, diabetes, obesidad o sobrepeso y problemas cardiacos. Y según un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Tokio existe una fuerte correlación entre las personas que no pueden permanecer mucho tiempo parados únicamente sobre una pierna. 

En el estudio se analizaron a 1, 300 personas. Aquellas que no pudieron sostenerse al menos 20 segundos sobre una pierna (1/3 del grupo) registraron más problemas cognitivos. Pero además, este fenómeno está asimismo relacionado a una mayor propensión a un infarto cerebral, según los investigadores.



Seamos adultos con educación ambiental de calidad

Es momento de dejar atrás las clases de ciencias naturales básicas y poder desempeñar roles profesionales para el desarrollo de un estilo vida sustentable en el trabajo, la política, cultura, etc. Pasar de la teoría a la práctica.

Hasta hace pocos años hablar la educación ambiental era considerada un área de estudio que podías encontrar medianamente explicada en la currícula escolar dentro de las materias de ciencias naturales, o geografía, un poco más en civismo e incluso biología. Sin embargo, en ningún caso se le prestaba la suficiente atención e importancia que merece el tema que aborda y no solamente por parte de los niños, sino en la cotidianidad de los adultos.

Casi como si fuera un cliché, la educación ambiental se considera como un conjunto de dinámicas de juegos y manualidades que enseñan a los niños a cuidar el medio ambiente. Pero en realidad es una disciplina metodológica que brinda las herramientas, conocimientos y refuerza habilidades para que todas las personas, sin importar su edad, conozcan cuáles son las maneras en las que pueden contribuir a un desarrollo sustentable de la sociedad.

La educación ambiental va más allá de buscar concientizar a las personas sobre las problemáticas de nuestro planeta, sino que se enfoca en generar cambios e iniciar acciones reales, con resultados tangibles, a nivel individual, comunitario e incluso gubernamental.

Ahora, esta disciplina es más importante que nunca, especialmente enfocada a las personas adultas, porque debido al avance acelerado de los daños ambientales que estamos sufriendo, no podemos esperar a que las nuevas generaciones estén listas para incidir un cambio. Es hoy cuando debemos empezar a implementar soluciones. Somos los adultos de hoy quienes tenemos la responsabilidad de cuidar nuestro entorno y además de brindar educación ambiental a los más pequeño, pero ¿Cómo lo haremos si como adultos nos resistimos a ser educados?

Necesitamos adultos preparados para afrontar las crisis ambientales en el aspecto económico, que construyan nuevos modelos de desarrollo que busquen la sostenibilidad y sustentabilidad, en incluso que se implementen proyectos que reviertan los impactos negativos que estamos generando día con día. Por ello, la educación ambiental no debe ser sólo para los niños, sino para los adultos que pueden implementar medidas correctivas en este momento.

Si bien es cierto que la sensibilización y concientización son eje trasversal de la educación ambiental, los adultos debemos ir un paso más allá y comenzar a profesionalizarnos en materia ambiental. Sin importar tu desempeños personal o profesional, tus gustos, aficiones o hobbies, todos somos responsables del cuidado del medio ambiente y desde la trinchera de cada uno se puede hacer algo para asegurar su estabilidad.

Cuando alguien desea incrementar sus conocimientos, mejorar su habilidades o conocer nuevas técnicas, por ejemplo, se toman cursos o talleres. Lo mismo sucede con quienes estén interesados en cuidar el medio ambiente. Algunas veces no basta con regar una planta o ver una película, es necesario comenzar a educarnos en temas ambientales para poder realizar aportaciones significativas y con resultados tangibles.

Es momento de dejar atrás las clases de ciencias naturales básicas y poder desempeñar roles profesionales para el desarrollo de un estilo vida sustentable en el trabajo, la política, cultura, etc. Pasar de la teoría a la práctica.

Es cierto que no puedes cuidar lo que no amas y parte fundamental de esta premisa parte del desinterés de las personas por convivir con espacios naturales e incluso de simplemente querer participar en la cuidado de la naturaleza.

No necesitamos vivir rodeados de árboles o estar en medio de un bosque para aprender a cuidar nuestro entorno. Cuidar el medio ambiente es una tarea cotidiana que podemos hacer en cualquier lugar.

Por ello, hoy toma más importancia que las personas adultas puedan prepararse y recibir educación ambiental que les permita crecer personal y comunitariamente en un entorno saludable.

Algunas veces las soluciones están tan cerca que no las vemos, pero te invitamos a abrir tu computadora y buscar talleres en línea, consultorías, cursos y convenciones que puedan mejorar tu educación ambiental para que tú te conviertas en un embajador por el cuidado del medio ambiente.

Deja atrás las creencias donde se adjudica a las nuevas generaciones la responsabilidad de revertir el daño que estamos haciendo ahora y comienza asumir tu compromiso ambiental de una manera más profesional y especializada.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



Este sencillo test te dará pistas de cuántos años vivirás

El equilibrio de las personas es determinante para conocer otros aspectos como su salud cardiovascular.

Foto: Discovermagazine 

Los indicios más palpables sobre el estado de tu salud, paradójicamente, a veces son también los más discretos. Claudio Gil Araujo, doctor e  investigador brasileño, luego de examinar a 2000 pacientes ha concluido que un sencillo test puede, de alguna manera, predecir cuántos años de vida podrías tener por delante (sobre todo si tienes más de 50 años). En el caso de personas más jóvenes, este examen podría más bien hablarte de tu condición física.

Este test usa un puntaje sobre 10; Araujo encontró que aquellos que sumaron menos de 8 puntos son el doble más propensos a morir en los próximos seis años que aquellos con un puntaje más alto. Las personas que sumaron 3 o menos puntos, son 5 veces más susceptibles a morir en los próximos 6 años que aquellos con un puntaje arriba de 8.

De qué se trata

Es un ejercicio muy sencillo relacionado con el balance, la fuerza y la flexibilidad; en pocas palabras con la condición física. La persona se para en medio de una habitación, luego sin usar los brazos se sienta en el suelo con las piernas entrecruzadas, después de unos segundos el individuo debe pararse cuidadosamente, una vez más, sin hacer uso de las manos.

El estudio tiene relevancia pues el equilibrio, la fuerza y la flexibilidad, determinan en buena medida los accidentes en la vida cotidiana, también este combo está ligado a la salud cardiovascular, uno de los principales problemas luego de los 50 años.

En la imagen de arriba puedes recorrer gráficamente el ejercicio. Ponte ropa cómoda. Los primeros 5 puntos se otorgan según el equilibrio para sentarte, los otros 5 cuando vas a pararte. Cada vez que uses un soporte, como un brazo o una rodilla, por ejemplo, se resta un punto de 10.  Resta también medio punto cada vez que haya un tambaleo.

[Discovermagazine]

 



¿Sabes qué tienes que hacer para tener un cerebro sano?

De acuerdo con David Rock, fundador del Neuroleadership Institute, y del psiquiatra Daniel J. Siegel, para mantener en un estado saludable al cerebro, es necesario practicar una dieta mental.

El cerebro, parte central del sistema nervioso, es uno de los miembros más importantes y misteriosos del cuerpo. Gracias a sus diminutos impulsos eléctricos, un ser humano puede vivir, recordar, pensar, actuar y sentir de la manera que lo hace.

Durante décadas, cuantiosos científicos han tratado de descifrar el funcionamiento de este órgano. Al destapar mitos, como que sólo usamos un 10 por ciento del cerebro o que escuchar a Mozart nos hace más listos, se ha descubierto la manera en que un humano promedio utiliza su cerebro.

Frente a un estímulo físico, el cuerpo manda mensajes al cerebro, el cual cuenta en promedio con 100 000 millones de neuronas encargadas de establecer hasta 50 000 conexiones neuronales. Dependiendo de la respuesta requerida, diferentes partes del cerebro empezarán a activarse: por ejemplo, el lóbulo frontal se estimulará en caso de relacionarse con una actividad referente al habla, movimientos de cabeza, conducta o emociones; el lóbulo temporal, con el sentido del oído; el lóbulo parietal, con el procesamiento de movimientos básicos y las sensaciones; el lóbulo occipital, con la visión y la capacidad de reconocimiento.

Sin embargo, tanto nuestra genética como nuestro estilo de vida pueden llegar a afectar el funcionamiento próspero de nuestro cerebro; en consecuencia, podemos ser víctimas de enfermedades degenerativas como el Parkinson o el Alzheimer. De acuerdo con David Rock, fundador del Neuroleadership Institute, y del psiquiatra Daniel J. Siegel, para mantener en un estado saludable al cerebro, es necesario practicar una dieta mental.

HealthyMindPlatter
Dormir bien / Ejercitarse / Enfocarse / Instrospección / Desconectarse / Jugar / Relacionarse

Bautizando su teoría como Healthy Mind Platter (La bandeja de la mente saludable), ellos explican que el estrés provoca que el cerebro se desconecte constantemente de la tarea que se está haciendo, generando una sensación de ensimismamiento o de ensueño. Para evitar la degeneración cerebral, es necesario poner en práctica una dieta mental saludable a través de ejercicios físicos y mentales. De ese modo podremos establecer y mantener relaciones interpersonales, desarrollar nuestros talentos y la creatividad. Les compartimos siete actividades para una potencializar nuestro cerebro:

  1. Duerme. Esta necesidad básica ayuda a consolidad habilidades cognoscitivas, como la memoria, el procesamiento de la información y el aprendizaje. Dormir refresca la mente. De acuerdo con Rock y Siegel, las horas necesarias de sueño dependen de cada persona y de su rendimiento tanto cerebral como corporal.
  2. Juega. Esto ayuda a experimentar y sentir; de ese modo aprendemos a ser más flexibles con las emociones y la creatividad. Por ello, “[D]ime y yo olvido. Enséñame y yo puedo recordar. Involúcrame y yo aprendo” Benjamin Franklin
  3. No hagas nada. Quizá uno de los hábitos más complicados para nuestra cultura occidental. Necesitamos aprender a enfocarnos en nada, dejando que la mente fluya sin un objetivo en específico. Sin prestar atención a preocupaciones ni a obligaciones, estos momentos nos liberan del estrés (reduciendo los niveles de cortisol en la sangre) y permiten disfrutar física y emocionalmente del instante. No se trata de “perder el tiempo”, sino de aprovecharlo en un descanso mental.
  4. Establece una constante introspección (o vivir en el momento presente). Al disfrutar de un paseo, de escuchar música, meditar o relajarse, incrementamos los niveles de endorfina y serotonina en la sangre; de ese modo, se reduce la presión arterial y la tensión muscular.
  5. Conectate con los otros. Más allá de relacionarse con las personas, es generar un vínculo saludable con ellos. Es disfrutar de la compañía gracias a las pláticas y el contacto físico.  Las relaciones interpersonales, saludables y estables, aumentan la esperanza de vida; ya que influyen, de cierto modo,  en el funcionamiento óptimo del sistema endocrino, cardiovascular e inmune.
  6. Ejercítate. Actualmente se conocen los múltiples beneficios físicos y emocionales del ejercicio, sin embargo se ha demostrado también que ejercitarse potencializa los procesos cognitivos, como el aprendizaje, la memoria y la creatividad. Además, ayuda a prevenir los efectos del envejecimiento físicos y mentales.
  7. Enfocate en objetivos. Al momento de realizar tareas de manera eficiente, es importante que nos centremos en un objetivo a lograr; de ese modo, evitaremos caer en un desgaste temporal, energético, emocional, físico y mental.

Estas actividades, de acuerdo con los autores de la teoría, nos ayudarán tonificar la musculatura cerebral. En consecuencia, no sólo seremos más eficaces y creativos, sino también nos sentiremos autorealizados y alcanzaremos nuestra propia felicidad.



¿De qué maneras te hace feliz el ejercicio? (Infográfico)

La mayoría de nosotros sabemos acerca del placer que se produce con el ejercicio. Pero ¿qué significa esto exactamente? El ejercicio produce respuestas químicas en el cerebro, lo cual lleva a beneficios de salud tanto temporales como a largo plazo. Así es como funciona:

Sabemos que la falta de ejercicio acaba con más vidas que el tabaquismo. Pero más allá de eso, ejercitarte hace muchísimo por tu bienestar y por tu salud mental. Si estás deprimido o estresado, de mal humor o frustrado, sal a correr, haz yoga, ve un ratito al gimnasio. Se trata de química cerebral, y es el mejor remedio para vivir contento.

El siguiente infográfico, aunque en inglés, resume muy bien lo que el ejercicio hace en tu cerebro y cómo funciona químicamente para hacerte sentir bien tanto física como mentalmente. Al final de la nota traducimos algunos puntos importantes.

ExerciseHappiness_infograph_0

Factor neurotrófico derivado del cerebro

El FNDC protege al cerebro de desórdenes emocionales y repara el daño causado por el estrés y la depresión.

Norepinefrina

Este neurotransmisor trabaja con la dopamina como un químico propulsor del bienestar. También es crítico en el proceso de tomar decisiones.

GABA

El ejercicio reduce los niveles de estrés, lo cual detona la liberación de este neurotransmisor tranquilizante. Golpes frecuentes de GABA ayudan a construir inmunidad hacia el estrés y mejoran tu habilidad para lidiar con los retos de la vida.

Endorfinas

Usualmente, las endorfinas se llevan el mayor crédito en los sentimientos de euforia, pero sólo juegan una pequeña parte en el “rush” inducido por el ejercicio. Estos péptidas luchan contra el dolor e incrementan con tan sólo 20 minutos de ejercicio.

Anticuerpos

Tanto el ejercicio como la felicidad incrementan la producción de anticuerpos. Los anticuerpos son proteínas especiales producidas por el sistema inmune para ayudar a combatir virus, bacteria y enfermedades.

Dopamina

Este neurotransmisor es puro bienestar. También controla la recompensa cerebral y el centro de placer y es responsable de los sentimientos de relajación y euforia.

Serotonina

Este neurotransmisor es responsable de sentimientos de serenidad y esperanza. Bajos niveles de este están vinculados con la depresión.



7 alimentos que favorecen naturalmente tu concentración mental

La concentración mental también se favorece con lo que comes. Aquí una lista con 7 alimentos que ayudan tanto a mejorar tu atención como, en general, a la salud de tu cerebro,

La concentración es una de las capacidades cognitivas que más beneficios trae a nuestra vida diaria, en muy diversos ámbitos, pero al mismo tiempo no es muy fácil conseguirla, ejercitarla. Como uno de esos hábitos virtuosos de la antigüedad, obtenerla requiere disciplina, voluntad, perseverancia incluso.

Una de las maneras de entender la concentración es que se trata de un punto de encuentro entre la mente y el cuerpo, una zona compartida y creada por la cooperación de ambos que, además, rinde beneficio también para los dos.

Por esa razón es posible hablar de alimentos que potencian la concentración, en buena medida porque su consumo permite mantener a nuestro cuerpo en el equilibrio necesario para que la mente pueda enfocarse en lo que queremos. Así, por ejemplo, si no se tiene hambre, pues simplemente no se piensa que se tiene hambre (una sensación que cuando ocurre difícilmente nos permite pensar en otra cosa).

La lista que presentamos se compone de alimentos que tienen una o dos de estas características en común: tienen suficientes nutrientes y fibra para saciar el apetito y, por otro lado, son ricos en ácidos grasos, los cuales favorecen las conexiones en el cerebro.

1. Aguacate

El aguacate es rico en grasas monoinsaturadas, cuyo beneficio se da tanto en el cerebro (mejorando la comunicación neuronal) como en el corazón (limpiando las arterias y, por lo mismo, mejorando la circulación sanguínea al cerebro).

2. Yogur

Uno de los alimentos lácteos más populares, el yogur posee un aminoácido conocido como “tirosona”, responsable de la producción de neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina, imprescindibles para el sentido de alerta y la memoria.

3. Plátano

Los altos niveles de potasio, magnesio, vitamina C y fibra hacen del plátano un alimento inmejorable para la salud cerebral, pues todos esos elemento son conocidos por su efecto en la memoria. Asimismo, la vitamina B6, también presente en dicho fruto, ayuda en la producción natural de serotonina, norepinefrina y dopamina, neurotransmisores relacionadados con la concentración.

4. Té

Además de la cafeína (presente en otros alimentos como el chocolate y el café), el té posee un aminoácido propio, la L-theanina, que mejora el sentido de alerta, el tiempo de reacción y la memoria.

5. Verduras de hoja verde

Verduras como la espinaca, la arúgula, las acelgas y otras similares, caracterizadas por la intensa coloración verde de sus hojas, tienen una rica combinación de antioxidantes y vitaminas C, E y A que según algunas investigaciones evita el decaimiento de la atención mental.

6. Huevo

El huevo posee aminoácidos esenciales para el cerebro que, sin embargo, nuestro cuerpo no puede producir naturalmente. En especial su yema es especialmente nutritiva para este órgano, por la colina y luteína que favorecen la memoria, el pensamiento y otras funciones cognitivas.

salmon

7. Salmón

El salmón es conocido por su alta concetración de omega-3, ácidos grasos que fortalecen las conexiones neuronales. Asimismo, otras grasas benéficas de este pescado previenen enfermedades como la demencia y las embolias.

[Huffington Post]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca