Cómo limpiar tu dieta en solo en 5 semanas (INFOGRÁFICO)

Los esenciales que debes evitar como mínimo para comer sanamente.

¿Quieres comer sano pero no estás dispuesto necesariamente a hacer una dieta especial?… Para mejorarla hay algunos tips muy básicos que debes conocer y aplicarlos. 

Este sintético infográfico nos recuerda los mínimos que debemos extraer de nuestra dieta, en 5 semanas, para convertirla en una más benéfica. 

 

La traducción:

1era. Semana: agrega a tu dieta todos los días frutas y verduras. Asegúrate que verdaderamente sean frutas y verduras; nada de sustituirlas por frutos secos u otros intentos de fruta.

2da. Semana: no a la comida rápida. Olvídala. 

3era. Semana: elimina la harina y granos blancos. Sustitúyela por pan integral, arroz moreno y pasta de harina de trigo. 

4ta. Semana: tus snacks deberán ser de una base de fruta. Por ejemplo: manzana con mantequilla de almendra.

5ta. Semana: elimina lo más que puedas el azúcar; sobre todo revisa los alimentos industriales que contengan mucha y olvídate de ellos. Las bebidas y refrescos azucarados están fuera definitivamente.

 

tumblr_mak0v4t1qC1qz887do1_r2_500

 

 



Después de leer esto, querrás comer amaranto más seguido

Se ha tratado de uno de los pilares, junto con el maíz y el frijol, de la dieta mesoamericana, pues sus propiedades aportan los niveles ideales de nutrientes y proteínas necesarios para el cuerpo.

Imagen principal: Pinterest

El amaranto ha sido considerado por la ONU como el mejor alimento de origen vegetal para el consumo humano. Se ha tratado de uno de los pilares, junto con el maíz y el frijol, de la dieta mesoamericana, pues sus propiedades aportan los niveles ideales de nutrientes y proteínas necesarios para el cuerpo. 

De acuerdo con las investigaciones de México Tierra de Amaranto, el consumo constante del amaranto brinda numerosos beneficios a la salud: 

  • Aporta tanto la cantidad como calidad de proteínas, lípidos, almidones, carbohidratos, vitaminas A, C, D y K, así como minerales; 
  • es una fuente importante de lisian, un aminoácido que favorece a la ejecución de las funciones cerebrales
  • facilita el proceso digestivo
  • ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre gracias a sus grasas insaturadas; 
  • es libre de gluten
  • contiene escualeno, ideal para el cuidado de la piel y enfermedades como el cáncer y estreñimiento
  • tiene altos niveles de calcio, hierro y vitamina C, lo cual ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, previniendo enfermedades como anemia y osteoporosis
  • es rico en ácido fólico, reduciendo el riesgo de contraer enfermedades neurodegenerativas

amaranto

Dado su bajo costo, en comparación con otras fuentes de proteína como la leche, carne y huevo, el amaranto puede ser usado en tortillas, tamales, repostería y otros guisos. 

Su consumo es recomendable principalmente en pacientes con cáncer, pues sus propiedades ejercen reacciones antioxidantes y anticancerígenas; como por ejemplo el de las sustancias escualeno y lunasin. De hecho, se estima que la actividad anioxidante de estas sustancias es tres veces superior al poder antioxidante de la vitamina C. 

Además, el amaranto resulta ser un delicioso tratamiento preventivo para enfermedades cardiovasculares, pues su contenido en carbohidratos de lenta absorción, libera con mayor facilidad ácidos grasos esenciales, fibra, calcio y magnesio. De acuerdo con un estudio en Functional Foods Center de Dallas y la Universidad Estatal de Voronezh, el amaranto disminuye los niveles de colesterol total, de triglicéridos y de colesterol LDL. 

Entre otros beneficios del amaranto es su actividad diurética, la cual se facilita gracias a los niveles de calcio, fibra y potasio. Pues incluso resulta benéfico para los vasos sanguíneos y, por tanto, de enfermedades como la hipertensión. 

El amaranto puede usarse en platillos como sopas, atoles, tamales o postres –en México se les conoce como “dulce de alegría”; decoración de panes, elaboración de helados y turrones; en salsas con tomate; tortitas, ensaladas, como harina para galletas, crepas y bechamels, como aceite e inclusive bebidas alcohólicas –en Bolivia se le conoce como Chicha–. 



17 proteínas vegetales que necesitas añadir a tu dieta diaria

Si dejamos de consumir carne, fuente principal de proteínas, estaremos dejando de nutrientes indispensables al cuerpo, por lo que necesitamos conseguir proteínas de otras fuentes.

Antes de comenzar a cambiar nuestra dieta carnívora a una vegetariana –o vegana–, es importante hacerlo de manera consciente e informada. Este switch tiene un impacto importante en nuestro cuerpo, pues no sólo la alimentación funge como energía para el óptimo funcionamiento del cuerpo, también de nuestros estados de ánimo, mente y espíritu. Por ello, ¿qué tipos de alimentos son los que necesitas considerar como indispensables en la dieta libre de carne? 

La carne es una fuente de proteínas, sin embargo no es el único alimento que provee estos nutrientes. Las proteínas, que significan “de primera importancia” en griego, son moléculas que constituyen aproximadamente el 50 por ciento del peso seco de las células; es decir, se encargan de mantener la integridad de las células, y así que puedan defenderse de agentes externos, reparar daños, controlar y regular funciones corporales –como, por ejemplo, facilitar el transporte de la sangre y neurotransmisores, regulan la expresión de los genes, proveen colágeno en los tejidos fibrosos, elastina en los tejidos elásticos y queratina en la epidermis–. 

Si dejamos de consumir carne, fuente principal de proteínas, estaremos dejando de nutrientes indispensables al cuerpo, por lo que necesitamos conseguir proteínas de otras fuentes. En este caso, de proteínas vegetales. Estas tienen numerosos beneficios, tales como: 

proteina vegetal, dieta vegana, dieta vegetariana

– Son menos acidificantes en nuestra sangre, pues poseen mayor cantidad de minerales; 

– contienen menos purinas, eliminando mejor las toxinas; 

– se fermentan en los intestinos, reduciendo el riesgo de pudrirse como la carne; 

– poseen menos grasas saturadas, por lo que son más beneficiosas para la salud; 

– no tienen colesterol; 

– contienen mucha fibra; 

– no sobrecargan al hígado ni a los riñones; 

– son más fáciles de digerir;  

– son más baratas tanto para la cartera como para el planeta. 

Los alimentos y las fuentes principales de proteínas vegetales son

– Soja (y sus derivados)

– Tofu

– Tempeh

– Miso

– Germinados de soja

– Seitán

– Legumbres (lentejas, garbanzos, chícharos)

– Frutos secos (cacahuates, nueces, almendras, nueces de la India, semillas de calabaza o de girasol)

– Algas marinas

– Levadura de cerveza

– Maíz tierno

– Brócoli y coles de Bruselas

– Coliflor

– Alcachofas

– Espárragos

– Cereales integrales

– Berro

proteina vegetal 

 



Una guía digital gratuita para mantenerte libre de toxinas

El libro “Coming Clean: A Conscious guide to good cleanses”, gratuitamente disponible en la red, constituye una guía sobre métodos que ayudan a nuestro cuerpo a mantenerse libre de toxinas y químicos.

Culturas milenarias del mundo oriental, en particular China e India, elegían días específicos dentro de sus rituales religiosos para desintoxicar su cuerpo. Actualmente estamos más expuestos que nunca a una gran cantidad de químicos, tanto en los alimentos como en múltiples productos sintéticos que nos acompañan cotidianamente –se calcula que más de 80 mil químicos se encuentran en nuestros productos habituales de consumo–.

Una limpieza del organismo se refiere a la liberación del cuerpo de innecesaria acumulación de comida y toxinas. Cuando comemos sanamente facilitamos a nuestro organismo su proceso digestivo. Aprovechando este tiempo ‘extra’ el cuerpo puede llevar a cabo un trabajo de limpieza en un nivel más profundo. Cuando tomamos químicos artificiales, como en el caso de los refrescos, nuestro sistema no reaccionará inmediatamente pero eventualmente manifestará los efectos en problemas de salud o síntomas como un cansancio exhaustivo. El alcohol, la cafeína, el azúcar, por ejemplo, favorecen desde un plano bioquímico la presencia de estrés.

La tendencia natural del cuerpo humano, como mecanismo de supervivencia, apunta al auto-sanamiento. Sin embargo la ingesta desequilibrada o excesiva de alimento, aunado a los químicos que actualmente se utilizan en miles de productos, obstaculizan los ritmos naturales de desintoxicación, lo cual dificulta que nuestro cuerpo pueda cumplir su función auto-reguladora.

Coming Clean: A Conscious guide to good cleanses” es un libro disponible gratuitamente en la Red que incluye técnicas para ayudar a nuestro organismo a mantener una buena digestión, y a procurar una alimentación saludable. Recordemos que cuando la conciencia está en sintonía con el cuerpo, somos co-partícipes protagónicos de nuestro bienestar integral.

 



¿No sabes qué comer para bajar de peso? Mejor pregúntale a tus bacterias

Los médicos son ahora capaces de determinar aquella dieta que tenga un mejor impacto en una persona según su composición bacterial.

En internet hay una lista infinita de las dietas capaces de reducir la grasa corporal y conseguir un cuerpo típico de la Venus de Milo. Sin embargo hay muy pocas que se enfocan en la relación entre la estética y la salud plena de un individuo. Ahora, con el increíble avance de la tecnología, los científicos han logrado desarrollar un estudio médico que permite descubrir no sólo cuáles son los alimentos que te ayudan a bajar de peso, también a indicarte cuáles son los que más daño le producen al estómago–provocando inflamación, indigestión, dolores estomacales, alergias, etcétera.

Los investigadores no sólo lograron identificar cómo la bacteria en el estómago reacciona durante el proceso del metabolismo, también fueron capaces de especificar el impacto de una dieta en el peso o en la presencia de futuras enfermedades. De ese modo pudieron desarrollar una fórmula que puede predecir cómo los pacientes responderán a los cambios dietéticos con base en la composición de su bacteria interna.

En otras palabras, a través de este análisis del mundo bacteriológico en el estómago, los médicos son ahora capaces de determinar aquella dieta que tenga un mejor impacto en una persona según su composición bacterial.

En este estudio, en el que se evaluó la bacteria estomacal de pacientes con sobrepeso antes y después de integrarse a un plan dietético, se descubrió que aquellos con una “baja diversidad” en la bacteria intestinal tenían mejoras significativas sobre su salud que los que contaban con una mayor diversidad bacterial. De manera específica, los participantes con una mayor presencia del microbio Akkermansia muciniphila desde el principio tenían mejores resultados en relación con su peso y el control de la glucosa.

El reto no fue nada sencillo, ya que los médicos están descubriendo el universo de los microorganismos intestinales. Si bien se conocía desde hace tiempo que existen alrededor de 1 000 tipos de bacterias diferentes en cada sistema digestivo, no se sabe de manera precisa cómo cada una de éstas afectan al metabolismo y, en consecuencia, a la salud en general. Por lo que con esta investigación ahora se sabe que cada uno de nosotros cuenta con una manera única de digerir y metabolizar la comida, así como de percibir el impacto de una dieta en nuestra salud. Esto también puede brindar una posibilidad a mejorar o desarrollar tratamientos probióticos con pacientes con algún malestar causado por una composición bacterial deficiente. Quién sabe, quizá sólo la bacteria intestinal requiere más fibra o más proteínas. Es cosa de preguntarle directamente al estómago.

Read more: 



Este es el camino a la dieta perfecta (Sí, existe)

Es mucho más sencillo de lo que podemos imaginar, pero curiosamente, está desfasado de la dinámica alimenticia actual.

Muchas evidencias corroboran cómo las personas que más comen verduras y frutas suelen ser más longevas y experimentan menos enfermedades cardiovasculares. También, en los últimos años las grasas y los carbohidratos fueron presentándose como enemigos de la salud pública (sobre todo con el auge de la obesidad). Sin embargo, aunque cada organismo es distinto y en realidad no existe una dieta universal que augure que causará el mismo efecto en la totalidad de las personas, sí existe un consejo universal eficaz. 

Según el Dr. David Katz, director del Centro de Investigación para la prevención de la Universidad de Yale, para encontrar la dieta perfecta hay que seguir un consejo sencillo y poderoso: evita los productos industrializados, con ello, prácticamente comerás bien.

Más allá de evadir los carbohidratos (aunque recuerda que todo exceso es nocivo) se trata de comer naturalmente. Sí, sabemos que muchas frutas y verduras en el mercado han sido crecidas con pesticidas; aún así, tú puedes ir escogiendo los lugares donde te asegures que el alimento es más natural (no se trata tampoco de comprar todo con certificación orgánica) recuerda que mientras más te percates de que los alimentos son de productores regionales, y que se producen a escala pequeña, más naturales serán. 

Uno de los grandes cambios que trajo el siglo pasado fueron los alimentos industrializados, repletos de conservadores, químicos dañinos, o una descomunal cantidad de azúcar (considerada por muchos como la verdadera droga contemporánea). Para mucho nutriólogos, estos son los verdaderos enemigos de tu dieta. 

Es muy sencillo, guarda un equilibrio entre tus nutrientes, come más verduras que todo lo demás (como lo indica el conocido método del plato) y sobre todo, evita los productos industriales.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca