Close

8 alimentos insospechados que puedes congelar y guardar para otras temporadas

La globalización ha hecho que hoy en todas las temporadas disfrutemos de todo tipo de frutas, verduras y productos que vienen de otras partes del mundo. Pero este tipo de alimentos suelen ser mucho más costosos al estar disponibles en una época que no es necesariamente la suya en nuestro lado geográfico, y en ocasiones no llegan en las más óptimas condiciones. 

Una buena manera de comer alimentos de distintas temporadas, como lo hacen los animales, o los hombres de épocas pasadas, es guardar el alimento: algunos productos no pierden sus propiedades y cualidades al congelarlos, por ejemplo. Seguro no imaginabas algunas de las siguiente opciones que son aptas para congelar. 

 

Huevos: 

Quizá imagines que el simplemente colocar los huevos en el congelador es un tanto extraño. De hecho, la manera de congelar los huevos es romperlos y vaciarlos en un recipiente y meterlo al congelador, así te durarán por meses y no es insano. Te puede ser muy útil si eres un ávido cocinero. 

 

Queso:

Lo mejor es rayarlo y colocarlo en bolsas herméticas. Así podrás coger un poco cada que lo necesites. Otra manera útil es cortarlo en rebanadas e igualmente colocarlas en una bolsa o toper hermético. 

 

Frutas: podrás congelar desde plátanos, limones, fresas, cerezas, etc.

 

Papas: 

Especialmente cuando ya están a punto de descomponerse, puedes salvar tus papas. Primero pela la piel, luego colócalas en agua hirviendo por cinco minutos, después colócalas en agua muy fría durante 10 minutos. Finalmente colócalas, preferiblemente en porciones en bolsas herméticas, y mételas al refrigerador. 

 

Leche: 

Puedes congelarla en cubos de hielo para ahorrar espacio o en su caja. Si la vas a meter al congelador en su caja, procura vaciar un poco del contenido para que cuando crezca su volumen tenga lugar para hacerlo sin romper el recipiente. 

 

Pasta:

No tienes que desperdiciar si has cocinado mucha pasta, incluso si tiene salsa. Lo mejor es congelar la pasta que ha quedado al dente, es decir, que esté cocida muy apenas. Después de sacarla de congelador asegúrate de no cambiarla bruscamente de temperatura en el exterior; primero deja que se vaya descongelando en el refrigerador. 

 

Arroz:

Cocina el arroz y luego espárcelo en una servilleta de papel. Luego coloca la servilleta en un recipiente o bolsa hermética e introdúcelo en el congelador. 

 

Vino:

Puedes congelarlo en forma de cubos de hielo o en una bolsa ziplock, por ejemplo. Congelar tu vino no lo afectará. 

 

Nueces:

Colócalas en una bolsa hermética y listo.

Ver Más
Close