Más evidencia confirma que los animales presienten los temblores

Un estudio analiza el comportamiento de decenas de animales en un parque nacional de Perú antes de un sismo.

A voces todos hemos escuchado, o visto, que los animales presienten los temblores. Un perro que se exalta unos minutos antes; se ha descubierto cómo las hormigas irrumpen sus ritmos antes de un temblor, vacas en grupo que braman al unísono antes de un movimiento telúrico etc., ¿pero existe evidencia documentada de este fenómeno?

Un nuevo estudio sugiere que sí. En el Parque Nacional de Yanachaga, en Perú, han sido colocadas decenas de cámaras que graban el ritmo de los animales. Los científicos han analizado cómo es que en 2011, antes de un sismo de 7.0 º, la aparición de los animales en las cámaras fue descendiendo poco a poco. De aparecer unos 18 animales al día, fueron descendiendo hasta tres, seis días antes del temblor. 

Los científicos tienen distintas teorías al respecto. Una es que los animales son capaces de sentir el magnetismo que muta en las capas superiores de la Tierra, creando una carga eléctrica que afecta a los animales incluso a niveles bioquímicos.



¿Has escuchado hablar de los embajadores animales?, conócelos

La cercanía de un animal salvaje crea realmente un vínculo con las especies animales, su ecosistema y finalmente pero no menos importante, la conservación ambiental.

Un embajador es regularmente un representante de un país determinado ante un otro o una organización internacional. Se trata de una figura que tiene los requisitos indispensables para figurar a su país de origen a través de usos y costumbres tanto culturales, vivenciales como diplomáticos.

Ahora, si nos vamos al mundo animal, un embajador animal es un miembro de una especie –habituado o entrenado a vivir permanentemente en un centro de rehabilitación o zoológico–, cuyo papel es educar al público sobre las especies en peligro. De hecho, la Association of Zoos & Aquariums define a un embajador animal como un “animal cuyo papel incluye, bajo el entrenamiento del staff o voluntarios, la interacción con el público para el apoyo de la educación institucional y objetivos de conservación.”

Y así como si fuera un embajador humano, este pequeño representante del mundo animal se presenta, cómodo ante la gente, para recordar la importancia de la conexión con la naturaleza y el impacto que el abuso del humano ha tenido en sus hábitats. La cercanía de un animal salvaje crea realmente un vínculo con las especies animales, su ecosistema y finalmente pero no menos importante, la conservación ambiental.



Nunca habías visto hileras de pájaros haciendo equipo de esta manera (FOTOS)

Los pájaros necesitan adaptar sus pequeños tamaños y trabajar en equipo para convertirse en el contraejemplo ideal de Schopenhauer.

Hace más de dos siglos, el filósofo alemán Arthur Schopenhauer escribió acerca del dilema del erizo en la obra Parerga und Paralipomena (1851). En él, el autor hablaba sobre cómo, en un día muy helado, un grupo de erizos que se encuentran cerca sienten simultáneamente gran necesidad de calor. De modo que, para satisfacer dicha necesidad, buscan la proximidad corporal de los otros; no obstante, conforme más se acercan, más dolor resienten de las púas del cuerpo del erizo vecino. Sin embargo, al alejarse de él, regresa la sensación de frío obligándolos a ir cambiando la distancia hasta que encuentran la separación más soportable.

Esta parábola pretende referirse a la relación entre dos seres, en donde se requiere la distancia adecuada para evitar hacer daño el uno al otro. No obstante, ¿qué pasa si la naturaleza simplemente lo que exige es la unión para sobrevivir?

En el caso, por ejemplo, de los pájaros requieren mantener cierta temperatura corporal cálida independientemente del medio ambiente. Por lo que necesitan adaptar sus pequeños tamaños y trabajar en equipo para convertirse en el contraejemplo ideal de Schopenhauer; es decir que, para sobrevivir, ellos destrozan el dilema para acurrucarse juntos y sobrevivir en equipo –sin hacerse daño. ¿Has sido testigo de esta conducta de la naturaleza?

 



China abre el primer centro de predicción sísmica basado en el comportamiento de los animales

Monitoreará hasta 9 granjas de animales para anticipar posibles temblores.

Cada vez hay más evidencia de cómo ciertos animales modifican su comportamiento antes de un temblor. Esto sugiere, según estudios, que son capaces de presentirlos (quizá son más sensibles al electromagnetismo de la tierra, por ejemplo.)

Un estudio hecho en el Parque Nacional de Yanachaga, Perú, mostró con cámaras sobrepuestas cómo el tráfico de animales en el lugar fue disminuyendo antes de un temblor; de un promedio de 18 animales que aparecían en las cámaras por día a solo tres antes del sismo. También se sabe que las hormigas irrumpen sus labores antes de un temblor o que los perros pueden exaltarse unos minutos antes de uno de estos movimientos telúricos.

Para aprovechar la habilidad extra sensorial de los animales, por primera vez se ha abierto un centro oficial sismológico que basa sus premoniciones en el monitoreo y estudio del comportamiento de 9 granjas de animales. Este se encuentra en Nanjing, en la provincia de Jiangsu, China.

Una de las estaciones sísmicas está ubicada (por medio de cámaras) en un jardín ecológico de la provincia de Yuhuatai donde viven al menos 200 jabalíes, 2 000 gallinas y 2 km2 de un estanque de peces.

Este sistema de predicción oficializa por primera vez el comportamiento de los animales como un indicador científico para predecir los sismos en un país como China donde son usuales.



Conoce la improbable amistad del búho y el gato que se han vuelto inseparables (FOTOS)

En un café de Japón un búho y un gato han entablado una relación sorprendente.

Existe en Japón un sitio acogedor y popular llamado Hukulou coffee shop. En el lugar se venden alusiones a los búhos; una especie de tienda café donde también de hecho vive un búho real.

Este espacio se ha hecho cada vez más popular no solo por el encanto que generan los búhos en miles de personas; también porque ahí se ha formado un enternecedora historia amistosa entre un gato llamado Marimo y un búho, Fuku, que juegan, comen e incluso duermen juntos.

Una improbable amistad considerando que los gatos suelen no llevarse bien con las aves, o al menos eso creíamos.

 



La ciencia ortodoxa al fin reconoce la conciencia en animales

Aunque suene increíble, hasta hace poco tiempo la ciencia no reconocía que los animales experimentaran emociones y fueran seres conscientes. Pero a partir de esta fortuita declaración, la humanidad podría comenzar a tratar de distinta manera a los animales y reconocer sus derechos básicos.

Después de más de un siglo, finalmente científicos ortodoxos han llegado a reconocer que los animales no-humanos son seres conscientes. Y aunque esto sea algo que cualquier persona que tenga una mascota sabe, es un parte-aguas para la ciencia que hasta ahora sólo había estudiado a los animales desde el conductismo; porque el estudio de la consciencia resulta demasiado problemático.

Esta conclusión fue anunciada hace un año en la Francis Crick Memorial Conference con estas palabras: “Los humanos no son los únicos seres conscientes; otros animales, específicamente los mamíferos y los pájaros, son ciertamente conscientes también”.

Hasta ahora el estudio de las emociones ha sido frecuentemente ridiculizado. Un ejemplo es cuando en los años setentas el senador norteamericano William Proxmire clamó contra investigadores que estaban estudiando el amor y ridiculizó el trabajo como un desperdicio para la gente que paga impuestos. Por definición, la naturaleza subjetiva de estados emocionales está descartada de investigaciones por un modelo ideológico basado en datos empíricos.

El otro problema se deriva de valores culturales. Históricamente, a lo largo y ancho de Occidente, se ha considerado que las criaturas no-humanas son “bestias brutas” incapaces de querer, sufrir o doler. Aristóteles pensaba que la función de los animales era servir a los humanos, y la Biblia declara que los animales están ahí para ser usados por la humanidad. Y mientras nada de esto pretendía figurar como una licencia para abusar de ellos, la historia ha demostrado que la generalidad tomó estas palabras demasiado literales. Y no sólo eso, sino que las tomó como una autorización para ser crueles.

Sin embargo, los estudios sobre las emociones en animales han clarificado este malentendido, poniendo como ejemplo numerosas situaciones en que los animales demuestran ser conscientes. La tristeza, por ejemplo, es una emoción que afecta, entre muchos otros, a los elefantes. La familias de elefantes son tan unidas que la muerte de uno puede ser devastadora. Se sabe que entierran a sus muertos y atienden a los cadáveres en lo que parece ser un ritual de luto. Lo mismo se ha observado en delfines y en un gran número de primates.

Otras emociones han sido observadas en varias especies. Las ratas, por ejemplo, son compasivas con los suyos. Si una de ellas se encuentra atrapada, la otra la tratará de ayudar a salir agarrándola de las patas. El profesor de psicología y psiquiatría Jean Decety apuntó: “Hay muchas ideas en la literatura que muestran que la empatía no es específica a los humanos, y ha sido bien demostrado por monos, pero con los roedores queda muy claro. Quizás, dado el número de psicópatas entre la población humana, las ratas son incluso más compasivas que nosotros”.

Los pájaros azulejos pican a sus parejas si los encuentran con otro pájaro; los changos se rehúsan a darse electroshocks unos a otros incluso si se trata de perder una comida y delfines han salvado a humanos de ataques de tiburones.

En fin, los ejemplos son vastos. Y estas pequeñas muestras de evidencia que claramente apuntan a la rica vida emocional de los animales indica que la reciente declaración de los científicos sobre la consciencia de los animales es sólo declarar lo obvio; pero parece que a la ciencia a veces le cuesta trabajo el sentido común más básico.

Lo que este sentido de superioridad y reticencia al reconocer la capacidad de otros animales para experimentar emociones como criaturas conscientes demuestra es el aspecto arrogante de la humanidad. Pero con suerte, después de esta declaración “ortodoxa”, los animales comiencen a ser considerados como seres absolutamente sintientes, inocentes y conscientes que tienen el mismo derecho de estar aquí en las mejores condiciones posibles que nosotros los humanos.

[Disinformation]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca