Greenpeace sospecha de un derrame petrolero en México: las autoridades no han permitido sobrevolar el área

Según Pemex, en la reciente explosión no hubieron derrames, pero una fotografía satelital dice lo contrario

A inicios de abril de este año una explosión en la plataforma petrolera Abkatun Alpha de Pemex, en la Sonda de Campeche, México, fue registrada. En el accidente desafortunadamente murió una persona y hubieron siete heridos. 

Greenpeace tuvo acceso un día después a una fotografía satelital que revela una mancha petrolera de alrededor de 4 km en las zonas adyacentes a la estructura. El equipo de la organización intentó conseguir un permiso para sobrevolar la zona pero las autoridades mexicanas sospechosamente lo han impedido. 

Según un comunicado de Greenpeace, Carlos de Regules Ruiz-Funes, director ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos (ASEA), reconoció la existencia de una mancha de hidrocarburo “de por lo menos 4 kilómetros de extensión y de pocos milímetros de espesor” producto del desastre en la plataforma Abkatun Alpha, esto en contradicción con lo que Pemex aseguró desde el día del accidente cuando afirmó que se previno el derrame de hidrocarburo por el incendio en la plataforma.

Por ahora la organización está presionando para que se transparente la información del accidente por parte de las autoridades mexicanas por ser un tema de interés público. En pocas semanas está por cumplirse el 5º aniversario del funesto derrame en el Golfo de México, para la organización este es un fulminante recordatorio de lo descabellado que es seguir con una lógica de exploración y explotación de los hidrocarburos.



Derrame de 3 000 barriles de petróleo en el Amazonas de Perú

Desgraciadamente esta no es la primera vez que la selva peruana se ve amenazada por la explotación de hidrocarburos, pues desde el 2011 se han registrado al menos 20 estados de emergencia como resultado de fallas en las tuberías del Oleoducto Norperuano.

Más de 3 000 barriles de petróleo –alrededor de 477 000 litros– de Petro-Perú se derramaron sobre los ríos de la amazonia peruviano, lo cual provocó la emisión de estado de emergencia en seis comunidades indígenas ubicadas en el distrito de Morona, provincia del Datem del Marañón, en la región de Loreto. 

De acuerdo con los representantes de las comunidades indígenas atribuyeron el derrame a la falta de mantenimiento del Oleoducto Norperuano, desencadenando dos accidentes que han contaminado al menos 30 km del río Chiriaco y el río Marañón. Pese a que la zona posee grandes bloques de bosque tropical intacto, los científicos encuentran imposible calcular el impacto real del derrame. 

En palabras del biólogo de la conservación del Instituto de Investigaciones Ecológicas, en Sao Paulo, Brasil, Clinton Jenkins, “La amazonia peruana es tremendamente compleja y diversa, pero es una parte del mundo de la que no sabemos mucho […] Conocer los impactos biológicos es difícil porque tenemos muy poca información de lo que hay ahí, para empezar.”

Desgraciadamente esta no es la primera vez que la selva peruana se ve amenazada por la explotación de hidrocarburos, pues desde el 2011 se han registrado al menos 20 estados de emergencia como resultado de fallas en las tuberías del Oleoducto Norperuano. Al tratarse de un problema sistémico, los derrames ocurren de manera regular “y las repercusiones no van a desaparecer fácilmente.”

Ahora, según el ministro de Ambiente, Manual Pulgar-Vidal, restaurar la flora y fauna de las áreas afectadas demorará un año; sin embargo, la realidad es que situaciones como esta tienden a destruir paisajes naturales por completo, alterando procesos básicos en las plantas y, por tanto, en la fauna. Y una vez que el petróleo llegue a la zona más baja de Loreto, donde hay grandes extensiones de palamares, se liberaría una cantidad significativa de dióxido de carbono hacia la atmósfera. 

Muchos habitantes de la región son cazados por las comunidades indígenas que viven en aislamiento voluntario, por lo que ahora es muy probable que no tengan peces ni animales terrestres para alimentarse, ni agua dulce para beber. Algunos de ellos han comenzado a enfermarse, sufriendo de dolor de cabeza, vómitos, diarrea y ronchas, dermatitis alérgica, faringitis, bronquitis y gastroenteritis. 

 

 

 

 



¿Qué está pasando en el Ártico? Conoce la campaña para proteger esta zona de las voraces petroleas

Aunque suene a ficción, algunas petroleras buscan derretir el hielo del Ártico para explotar el petróleo de sus profundidades. Esta campaña te invita a unirte al NO

En los últimos años, varias organizaciones no gubernamentales como Greenpeace han tratado de detener la destrucción masiva del planeta. A través de llamadas de atención, propuestas y proyectos para reducir la contaminación o ampliar zonas verdes en protección, estos organismos funcionan gracias a las voces a nivel mundial que exigen la debida atención al problema.

Ahora, estas mismas organizaciones necesitan el apoyo de las personas para defender el océano Ártico de la desaparición de los hielos polares, así como de derrames petroleros. Durante más de un milenio, esta zona polar se ha caracterizado por la presencia colosal de hielo; sin embargo, actualmente se encuentra en riesgo de desaparecer.

Empresas como Shell, BP, Exxon y Gazprom se han encargado de poner en riesgo la biodiversidad del área al derretir varios glaciares para extraer alrededor de 90 mil millones de barriles de petróleo (alrededor de 3 años de combustible). Para lograrlo, necesitan “arrastrar los icebergs lejos de sus equipos y utilizar mangueras gigantes para derretir el hielo flotante con agua tibia”. Esta situación, además de destrozar al medio ambiente, podría provocar un derrame de crudo con el cual sería imposible lidiar.

Con el fin de evitar esta situación, estas organizaciones piden que se alce la voz a lo largo y ancho del mundo:

 

 



A sólo 4 años del catastrófico derrame petrolero, British Petroleum vuelve al Golfo de México

Las secuelas por el derramamiento de petróleo en el Golfo de México aún son tangibles, solamente un año y medio perduró la veda que impedía al consorcio explorar petróleo en esta zona.

El petróleo, ese viscoso líquido convertido en el oro de la era industrial, ha ido cobrando sus costos, esencialmente, por las emisiones de carbono lanzadas a la atmósfera al ser consumido como combustible. Si echamos un vistazo a nuestra casa, nos sorprenderá la cantidad de productos que están formados a base de petróleo: casi todo artículo sintético es elaborado con  este fluido.

Llevamos poco más de un siglo empleando el petróleo en procesos industriales, y pese al corto periodo ha iniciado una crisis ambiental evidente. Si bien la percepción colectiva sobre el petróleo es cada vez más negativa, en gran medida por el padecimiento de los ciudadanos a la contaminación en las ciudades, las empresas petroleras persisten en sus proyecciones de  extracción. Países como Estados Unidos, Noruega y Canadá quieren explotar el petróleo en Alaska. En contraparte, múltiples naciones se han comprometido a reducir sus emisiones de CO2 en los próximos años.

En un escenario en el que el petróleo adquiere cada vez peor fama, el derrame petrolero del 2010, en el Golfo de México, pervive hoy en el imaginario social. Sus repercusiones a cuatro años del incidente, según Green Peace, persistirán por décadas.

Aún con la gran cobertura mundial del accidente y la crítica constante por parte de organizaciones internacionales -que cada vez cobran más peso como Green Peace- se ha revelado que British Petroleum (BP), la empresa responsable del derramamiento de petróleo en 2010, invertirá 41 millones de dólares en derechos para explorar y extraer petróleo en el Golfo de México.

Cuando ocurrió el derrame, BP fue impedida para adquirir cualquier contrato en la zona por 16 meses, una infracción que aparece ridícula en comparación con los daños causados al ambiente. Aparentemente los consorcios petroleros internacionales se erigen como enemigos colectivos, y quizá lo positivo es que al menos el adversario está ubicado. Las revoluciones han demostrado ser utópicas, pero en las nuevas luchas sociales, gracias a la información, sabremos hacia dónde dirigir la presión general.



Las mejores fotografías de aves del concurso National Geographic

National Geographic dio a conocer las mejores fotografías en su concurso destinado a las aves, 10 imágenes destacan en el certamen, entre ellas la participación de un fotógrafo mexicano con una mención honorifica, conoce cuáles son los mejores retratos y qué plumíferos son los protagonistas.

National Geographic dio a conocer las mejores fotografías en su concurso destinado a las aves, 10 imágenes destacan en el certamen, entre ellas la participación de un fotógrafo mexicano con una mención honorifica, conoce cuáles son los mejores retratos y qué plumíferos son los protagonistas.

1.- Cardúmen de la vida

Fotografía de Cristóbal Serrano

Un cormorán pelágico penetra en un mundo de peces de las costas de Baja California, México. Esta fotografía ganó el primer lugar.

Los Comoranes son acuáticos, los encontramos tanto en agua dulce como salada. En el mar nunca se les ve muy lejos de las costas y tierra adentro siempre cerca de algún río o laguna.

2.- Surfacing

Fotografía de Mike Murray

El pico y la cabeza de una cabra común de romper la superficie del agua en Wisconsin, Estados Unidos. En la fotografía se puede ver la forma del agua, esta tensión se puede ver como un hermoso pájaro desde una perspectiva tan diferente.

Estas aves bucean a una profundidad de 60 metros para atrapar a sus presas.

3.- Pantalla de traslado Calíope

Fotografía de Walter Nussbaumer

Un colibrí Calliope lleva a cabo una exhibición itinerante de danza para lograr cortejar a su futura pareja.

El organillo cuyo nombre en latín, Stellula Calíope, significa “pequeña estrella”, es la más pequeña ave de América del Norte, mide alrededor de dos pulgadas, cinco centímetros, desde la cabeza hasta la cola. Se alimentan del néctar de las flores, la savia, y pequeños insectos.

4.- En el Nido

Fotografía de Pete Morris

Las aves del casco Vanga en Madagascar puede crecer hasta 0.3 metros de largo, es mejor conocido por su característico pico azul de gancho.

Esta imagen, que ganó la categoría “mejor fotografía digiscoped”, el arte de emparejar una cámara digital con un telescopio para capturar los sujetos más alejados, muestra una vista que es muy codiciada cuando se va a Madagascar a fotografías aves.

5.- En el Aire

Fotografía de Dubi Shapiro

Esta ave se encuentra principalmente en un pequeño hábitat en el Perú, este maravilloso Colibrí está catalogado como en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

6.- Juntos

Fotografía de Kit de Día

Esta fotografía ganó en la categoría uno, donde los votantes, no los jueces deciden. El abejarucos o como los indígenas de África subsahariana lo conocen, ave cabeza plumas de la corona son cazador de insectos en especial tiene un gusto por las abejas.

7.- En la niebla

Fotografía de Jaime Rojo

Los pingüinos papúa de la Antártida alcanzan una estatura de 75 a 90 cm y llegan a desarrollar velocidades, bajo el agua, de 36 km/h. Esta es una de las imágenes más fascinantes de los paisajes del certamen, estos dos pájaros aparecen aquí como en el centro de otro planeta. La actitud es espectacular.

La fotografía del mexicano Jaime Rojo se llevó a mención honorífica dentro del concurso.

8.- Instantánea

Fotografía de Philip Perry

La imagen muestra el ataque de un buitre orejudo a un chacal dorado, en Tanzania, África.

Esta imagen sólo medio segundo antes o medio segundo más tarde, no habría sido tan sorprendente como quedo reflejado en la lente del fotógrafo.

9.- Tormenta de nieve de primavera

Fotografía de Keith Williams

Las golondrinas de árboles se apiñan a través de una tormenta de nieve de primavera en el territorio de Yukon en Canadá durante su migración hacia el sur.

10.-Quelea Jam

Fotografía de Antero Topp

Asediado por lo que primero parecen ser un grupo inmenso de langostas, un elefante africano camina a través de un rebaño denso de pico rojo quelea, en Kenia. Ver al animal terrestre más grande moverse entre miles de aves es una cosa muy especial.

El quelea crece cerca de 12.5 cm de largo y pesa entre 15 y 20 gramos. Durante la reproducción el macho se distingue por su plumaje más colorido y por el pico rojo.

[National Geographic]



A dos años del derrame petrolero en el Golfo de México

A pesar de los intentos por restablecer el ecosistema de la zona, científicos continúan hallando muestras de daño severo por aquel derrame de petroleo en el Golfo de México.

La tragedia que devastó a miles de especies en el Golfo de México parece haber cedido, aparentemente. A más de dos años de este suceso, el esfuerzo de miles de trabajadores parece haber sembrado frutos. La arena ha vuelto a reflejar la blancura como la solía hacer antes de que millones de litros de combustible se regaran por todo el mar. Sin embargo, aún persisten daños en torno a este suceso. El Golfo de México no es un ecosistema limpio, por ahora.

Los millones de galones de limpiador que se utilizaron para disolver el petroleo no funcionaron como debiesen. El plancton aún está contaminado, mientras espesas capas de color negro aún flotan en el mar, incluso algunos delfines han sido diagnosticados con enfermedades hepáticas y pulmonares.

El Golfo de México ha sido la fuente de empleo y de sustento para miles de personas, pero desgraciadamente por malos manejos del gobierno, esta enorme fuente de recursos está siendo devastada sin freno alguno. Los científicos aún encuentran peces con extrañas manchas negras, con infecciones parasitarias y deformaciones. Sin embargo, no se sabe si este fenómeno se desató a partir del derrame o ya era algo que existiese debido a la ya habitual contaminación que prolifera en la zona.

Todavía no existe una evidencia fehaciente que muestre el impacto verdadero en el ecosistema, sólo queda esperar a que el tiempo por sí solo revele los daños causados por este derrame.

[ENVIRONMETALGRAFFITI]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca