Estos son los países que consumen más insectos, y el tipo de especies

“La recolección de insectos y su crianza a nivel del hogar o la escala industrial puede ofrecer importantes oportunidades de subsistencia para las personas, tanto en países en desarrollo como en países desarrollados.”

Se considera que para el 2030, el mundo tendrá que alimentar a más de 9 000 millones de personas cuando la agricultura ya no es una opción sostenible, los océanos están siendo sobreexplotados, la escasez de agua y el cambio climático complican la producción de alimentos. Por ello, y de acuerdo con la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), una dieta con base en insectos puede convertirse en la solución que destierre la hambruna del planeta.

Los insectos cuentan con una increíble gama de proteínas, similar a la de la carne, a un costo más económico. Se trata de una fuente alimenticia muy nutritiva y saludable, cuyos compuestos cuentan con alto cometido en grasas, proteínas, vitaminas, fibra, minerales.

Eva Muller, coatura del informe divulgado por la FAO, explica que los insectos son uno de los recursos que brindan bosques y con una capacidad de alimentar (en una dieta tradicional) a al menos 2 000 millones de personas en el mundo. Actualmente, se comen más de 1 900 especies, principalmente en África y Asia; entre los cuales se encuentran los escarabajos, las orugas, abejas y hormigas, saltamontes, langostas y grillos, cigarras, saltamontes, chicharritas, cochinillas y chinches, libélulas y moscas. 

La recolección de insectos y su crianza a nivel del hogar o la escala industrial puede ofrecer importantes oportunidades de subsistencia para las personas, tanto en países en desarrollo como en países desarrollados. […] En los países en desarrollo, los miembros más pobres de la sociedad pueden participar en la recolección, el cultivo, el procesamiento y la venta de insectos. Estas actividades pueden mejorar directamente sus propias dietas y proporcionar ingresos en efectivo a través de la venta de los excedentes de producción. […] Los insectos pueden ser recogidos directamente y con facilidad de la propia naturaleza o criados con una inversión mínima.

La FAO encuentra numerosos beneficios de incorporar masivamente a los insectos en nuestra dieta, entre los cuales la disminución de la emisión de gases de efecto invernadero y de amoniaco.

A continuación te compartimos un infográfico donde se explica la presencia de una dieta con base en insectos, así como las especies más consumidas alrededor del mundo:

1368558597_575195_1368559938_noticia_normal

 



Oficialmente, ya se están cultivando insectos para alimentación en países desarrollados

Granjas pequeñas que crecen y abastecen de insectos a restaurantes de la zona.

Foto: Karen Bleier/AFP

En algunas partes del mundo la ingesta de insectos ha sido milenaria, parte ineludible de la gastronomía local (se calcula que actualmente hasta 2 mil millones de personas los consumen). Una delicia que, sin embargo, en otras partes del mundo pareciera una aberración. Aún así, las propiedades proteínicas de los insectos podrían ser el argumento base para asegurar una dieta balanceada en un futuro sin implicaciones tan devastadores para el medio ambiente.

Lo que antes sonaba terrorífico para muchos pinta para ser una realidad. Los insectos podrían ser el alimento del futuro. Lo anterior se confirma cuando aparecen cada vez más establecimientos que hacen su propia granja de insectos para integrarlos en sus menús. Lo que habría sido considerado hace unos años como un negocio destinado a la agonía ha probado ser una alternativa con un mercado en crecimiento.

Uno de estos casos sucede en Colorado, a unas pocas millas de Denver, en la granja conocida como Rocky Mountain Micro Ranch fundada por Wendy Lu McGill.

Las vacas necesitan 22 mil veces más cantidad de agua para proveer de la misma cantidad de carne que los insectos, dice Lu McGill.

Si consideramos que el consumo de carne implica el 70% de las emisiones de carbono que arrojamos a la atmósfera, encontramos que este es, presumiblemente, el principal problema medioambiental que enfrentamos, mayor que el uso de los automóviles.

Así, el cultivo de insectos podría ser una alternativa, que, de hecho, está probando sus crecimiento. ¿Quién habría imaginado hace unos años una granja estadounidense que abastecería de insectos a restaurantes de hamburguesas?

[Psmag]



Increíbles fotografías del mundo de los insectos

Seruyan es uno de los pocos fotógrafos que, gracias a su habilidad por el detalle, impacta con la mezcla de la belleza y fantasía de una realidad como la naturaleza. Les compartimos el resultado de su arte.

Aunque muchas personas sufrimos al ver un insecto en frente de nosotros, hay quienes optan por respetarlos y admirarlos. Por ello, diversos entomólogos han llegado observar y estudiar la forma y vida de estos pequeños artrópodos. Incluso, se llega a calcular que por cada ser humano, existen 200 millones de estos pequeños.

Gracias a esta fascinación, se ha descubierto que existen los insectos herbívoros, carnívoros y carroñeros; que contienen un alto nivel de proteínas y diversos minerales saludables para la salud de los humanos; que juegan un papel primordial en el ciclo de la vida: son los principales  depredadores de otros invertebrados y de ciertas plagas, eliminando gran porcentaje de materia orgánica. Sin embargo, dada su abundancia en el planeta, se han considerado como un grupo nocivo en relación con numerosas cosechas y con el origen de enfermedades humanas.

Por el otro lado, gracias a audaces fotógrafos como Nordin Seruyan, hemos podido observar de cerca la vida privada de estos pequeños. Autoconsiderado como “fotógrafo amateur”, Seruyan revela un mundo que, por aprendizaje o miedo, los humanos tendemos a ignorar a través de la técnica macrofotográfica.

Sus fotografías develan la fascinante y la temeraria vida de algunos insectos del sudeste asiático: los mantises haciéndose paso por la selva de céspedes, las acrobacias intrépidas de las arañas, la danza delicada de las libélulas y la paciencia de los caracoles. Seruyan es uno de los pocos fotógrafos que, gracias a su habilidad por el detalle, impacta con la mezcla de la belleza y fantasía de una realidad como la naturaleza. Les compartimos el resultado de su arte.

 



Métodos caseros para ahuyentar mosquitos, piojos y otros insectos

Este tipo de insectos pueden llegar a transmitir ciertas enfermedades infecciosas o, incluso, matarte. Cuídate con estos remedios.

En épocas de calor es frecuente encontrarse con mosquitos, piojos, hormigas, cucarachas, pulgas y zancudos. Por ello, es más fácil encontrarse con piquetes que molestan y hasta lastiman. Este tipo de insectos pueden llegar a transmitir ciertas enfermedades infecciosas o, incluso, morbilidad.

Por ello se hace uso de repelentes que puedan protegernos de las picaduras; no obstante, la mayoría de éstos contienen químicos que son nocivos para la salud. Existen opciones naturales que ayudan a ahuyentar algunos bichos, como las que les compartiremos a continuación:

–       El uso de aromas intensos como el romero, poleo, menta, albahaca, caléndula, clavos de olor, el tomillo y la nepeta cataria. Incluso, contar con ramitas de eucaliptos.

–       Puedes preparar lociones repelentes con la base de aceites esenciales de citronella, menta o extracto de vainilla.

–       Procura lavar constantemente los platos del fregadero, y tapa el basurero; de ese modo, no sólo se evitará atraer insectos como las cucarachas y moscas, sino también se mantendrá la casa limpia y ordenada.

–       Mantén la casa oscurecida en épocas de calor, ya que las moscas no suelen estar en la oscuridad.

–       Coloca barreras físicas como una tela mosquitera.

–       Utiliza un ambientador antimoscas, al tomar un frasco pequeño con una tela de algodón o gasa en su interior; después, añade una taza de agua y 20 gotas de los aceites esenciales anteriormente mencionados. Tapa el contenedor y deja reposar durante un día. Cuando pierda el aroma, rellénala con la misma mezcla.

–       Crea un spray antimoscas. Puedes hacer la fórmula con ½ taza de vinagre de manzana y 20 gotas de aceite esencial de eucalipto; mezcla los ingredientes en un atomizador y listo. Otra opción es: 1 taza de agua, dos cucharadas de hierbas secas (menta, lavanda, cintronella), ½ taza de alcohol desnaturalizado de 70°; hierve el agua con las plantas y dejamos reposar la mezcla hasta que se enfríe. Se cuela, y se introduce en el atomizador junto con el alcohol.

–       Utiliza un poco de ajo: parte un diente y frótalo sobre la piel.

¿Qué otro consejo se te ocurre utilizar para combatir a estos insectos?



Conoce la importancia de criar insectos como parte del ciclo de la vida

Con la ayuda de diversos insectos, el ecosistema puede desarrollarse: se forma la tierra, los bosques producen oxígeno, se previene la erosión del suelo y se regula el flujo del agua

Sí, parece inverosímil que algunos insectos puedan formar parte del proceso fundamental de la vida; sin embargo, como todo, su existencia permite que la naturaleza fluya apropiadamente. Por consiguiente, al tratar de desaparecer a cualquier ser vivo (gusanos, cochinillas, ciempiés), estamos alterando la cadena alimenticia, y así surgen ciertas complicaciones en la nueva adaptación. ¿Cómo sucede este fenómeno?

A través del proceso de la polinización (el intercambio de polen entre las flores) las plantas se reproduzcan, generando cualquier tipo de semilla y de fruta, y alimentando a otros animales de la cadena alimenticia. Para esta reproducción vegetal, cada especie tiene sus exigencias para multiplicarse: muchas de ellas dependen únicamente de insectos (como las abejas, moscas, mariposas, aves y hasta murciélagos) y así transportar su polen. De hecho, en un día, una abeja puede pasar por miles de flores, recogiendo y esparciendo el polen por cada una.

De este modo, con la ayuda de diversos insectos, el ecosistema puede desarrollarse: se forma la tierra, los bosques producen oxígeno, se previene la erosión del suelo y se regula el flujo del agua; la cadena alimenticia sigue su curso cuando los pájaros se comen a los insectos, plagas, moscas y escarabajos para romper con el estiércol animal, y así se continúa.

Además, aunque no parezca, la polinización también ejerce un gran impacto económico en la mayoría de los países; por ejemplo, se estima que este proceso equivale a 14.6 miles de millones de dólares en la economía de EE.UU.

Sin embargo, la agricultura moderna, al intentar erradicar a los mismos insectos que dan vida, ha provocado la alteración del estilo de vida de los demás animales. Estudios recientes de la Universidad de Reading informaron que la diversidad de las abejas ha disminuido al grado de provocar la extinción de siete  especies: “Cuatro especies de abejorros se han extinto de toda Europa, y la tendencia evidencia situaciones similares en Norte América y China. Las especies de abejorros en Norte América han disminuido a un 96% en el pasado siglo; en China, debido a la pérdida de las abejas, los granjeros han tenido que empezar a polinizar con pinceles”.

Esta situación ha sido la consecuencia de dos factores: primero, la ausencia de áreas verdes donde los insectos puedan realizar la polinización; segundo, las únicas áreas disponibles están infestadas de insecticidas, por consiguiente, tanto el proceso como los mensajeros sufren el impacto químico. Por consiguiente, los polinizadores esenciales no pueden sobrevivir.

¿Cuáles son las posibles soluciones?

Ante esta situación, estudios europeos y estadounidenses han propuesto plantar franjas de flores silvestres, y así permitir el crecimiento de la vegetación natural. Se espera que esta práctica pueda no sólo aumentar la población de polinizadores, sino también de depredadores naturales (lo que disminuiría el uso de pesticidas):

Es parte de un experimento para observar si las flores silvestres pueden alentar la polinización de insectos y, de cierta manera, empezar a revocar la disminución de los insectos. También es un esfuerzo pionero para persuadir a los granjeros que críen insectos, casi como si fueran parte de su cultivo.

El reto es convencer a la mayoría de los granjeros quienes no conciben las palabras “benéfico” e “insectos” en una misma frase; ya que, es el proceso del criadero de insectos puede ser una coyuntura decisiva en el movimiento de conservación en la agricultura moderna.

Razón por la cual, el Servicio  de la Conservación de Recursos Naturales (USDA, por sus siglas en inglés) del departamento de agricultura de EE.UU., y otros grupos de conservación, proponen técnicas para este tipo de agricultura. Incluso, han sacado programas con beneficios monetarios. Para más información, pueden visitar: United Nations International Pollinator Initiative.

Por el otro lado, las Universidades de California y de Berkeley ofrecen otras alternativas al cultivo de flores silvestres. Por ejemplo, algunos granjeros han experimentado con técnicas más sencillas a través de tubos de bambú  o tableros con agujeros, como hábitat para los polinizadores. Incluso se propone el policultivo, aunque requiere demandas más rigurosas en la agricultura moderna. David Kleijn, de la Universidad de Waginengen, explica:

Lo que necesitamos ahora son estudios como los de Rufus Isaac, del estado de Michigan, con granjeros de arándanos: muestra que los granjeros pueden tomar los esquemas de la biodiversidad, de los cuales se benefician, sin que el público en general tenga que pagar por ello. El hecho de pagarle a un granjero para producir polinizadores realmente no lo compromete en el procedimiento de la conservación. Pero si él puede demostrarle a sus vecinos que está mejorando el hábitat para los polinizadores en su propia área, que estaba incrementando la capacidad de su terreno en un 5%, eso puede ser un alardeo para atraer a los demás. Necesitamos utilizar más esos aspectos psicológicos para trabajar con la biodiversidad.

Se trata de algo más complejo que sólo salvar especies en extinción, se trata de salvar las interacciones y relaciones ecológicas. Por ello es imprescindible que la gente conozca lo que implica el criadero de insectos. Si las abejas y otros insectos han polinizado durante milenios, pueden continuar haciéndolo; el objetivo es lograr que nosotros, los humanos quienes se benefician de su trabajo, les reconozcamos su labor y ofrezcamos ayuda en el proceso.



¿Por qué deberíamos incluir insectos en nuestra dieta?

Aunque para muchos la idea de comer un plato de insectos es equivalente a una pesadilla, consumirlos tiene muchas ventajas. Aquí algunas de ellas.

Con la población mundial acercándose rápidamente a los siete mil millones, es claro que los métodos de agricultura y ganadería son insustentables. Bien, si hay muchas alternativas para lograr una alimentación balanceada (comer algas, comer menos carne de res, comprar alimentos con solo ingrediente), existe otra alternativa, y una que de hecho, se práctica en 80% del mundo: consumir insectos.

Aproximadamente 2 mil millones de personas en el mundo comen unas 1,400 especies diferentes de artrópodos, una tradición milenaria —antes de cultivar, nuestros ancestros ya comían todo tipo de insectos, como larvas de escarabajos, piojos, garrapatas y ácaros. Actualmente en Latinoamérica, Asia y África esta práctica es relativamente común.

Las ventajas de comer insectos son ecológicas y nutricionales, por ejemplo criar un kilo de insectos requiere tan solo un cuarto de la tierra requerida para criar un kilo de res. Además de las ventajas en términos de producción, los insectos en general tienen un poco menos proteína que la carne y menos grasa:

Tabla nutricional por cada 100 gramos

Tipo Proteína (gramos) Grasa (gramos)
grillos 12.9 5.5
saltamontes 20.6 6
res magra 30.5 5.8
belostomátidos 20 8.3
hormigas rojas 13.9 3.5
salmón 25 8.13
orugas 55 30

Aunque comer insectos se ha vuelto más y más popular en las ciudades, tener acceso a ellos puede ser difícil y tomarlos de jardines es peligroso, por ejemplo algunos tipos de orugas solo se alimentan de solanáceas, concentrando las toxinas de las plantas en su cuerpo y enfermando a los que las consuman. Afortunadamente estos productos se pueden comprar en línea o de granjas especializadas, en México puedes comprarlos en línea o buscarlos en los grandes mercados del Distrito Federal y Oaxaca.

A algunas personas les costará trabajo imaginar que un insecto pueda conformar parte de su dieta, cosa que desde un punto de vista estético es un tanto comprensible. La cuestión es que debemos de ver más allá, no por seguir una moda, sino para deshacer algunos de los daños que hemos hecho al planeta.

[Gizmodo]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca