Diseños de moda hechos con desechos de comida (FOTOS)

Ahora, los desperdicios de comida también pueden cautivar a fashionistas

En el año 2004 Jean Paul Gaultier realizó una colección denominada Pain Couture, en ella convierte el alimento básico de los franceses en paraguas, vestidos, sombreros de copa, todos con una extraordinaria belleza.  Al exponer su “moda-pan” Gaultier relataba como el arte no es efímero y atraviesa la evolución de la sociedad, en cambio, la moda simplemente se limita a reflejar esa evolución.

Hoyan Ip es una diseñadora de modas egresada de la Universidad de Westminster que continuamente ha experimentado con conceptos y materiales con la idea de generar una moda más sustentable.

El desperdicio de comida es un tema con connotaciones morales,  intrínsicamente relacionado con las sociedades de consumo y su idea desechar todos los objetos de manera irreflexiva. La diseñadora Hoyan Ip se opone a esa lógica consumista. Ella ha decidido optar por una nueva filosofía: “waste not, want not”, precepto que traducido al español sería algo como; no desperdicies, no quieras.

Probablemente, una de las mejores formas de llevar a la práctica el axioma propuesto por la diseñadora, es simplemente rehusar, y su propuesta de reutilizar se basa en diseñar mediante bio-trimmings, productos a base de comida destinados a ser eliminados. Ip recupera aquello considerado como desperdicio orgánico, los seca, cocina, mezcla y transforma en preciosos adornos.

Hoyan Ip, ha llevado a la práctica su filosofía de vida al diseñar bolsos, hebillas y botones con bio-recortes de comida. Su contribución al mundo de la moda contiene un mensaje contundente acerca de la importancia de mirar en nuestra cotidianidad a los objetos desde otra forma, una en la que puedan ser utilizados nuevamente aún cuando su aparente vida útil haya acabado.



Utensilios biodegradables te permiten comer con comida

Esta serie de cubiertos transforma los aburridos cubiertos desechables en hermosas y divertidas creaciones.

Graft es una línea de utensilios desechables hechos con el ácido poliláctico del almidón del maíz. Esta línea de bioplástico se distingue por su excelente diseño, ya que estos platos y cubiertos de mesa parecen frutas y verduras, cosa que los convierte en objetos desechables que queremos conservar.

1673232-inline-1s3000-bowl-honey-melon

Ya que el tamaño, forma y color de los utensilios con los que comemos pueden influenciar como percibimos nuestros alimentos, los platos de Graft juegan con nuestros sentidos al presentarnos platos hondos que parecen melones, cuchillos que parecen apios y cucharas que parecen zanahorias.

1673232-inline-press3000-goblet-lemon

Qiyan Deng, diseñó los utensilios como parte de su proyecto de maestría, a ella le “encantaría introducir el bioplástico a las personas sin tener que utilizar palabras para hacerlo… Es un material hermoso que merece un buen diseño, no solo una exhortación moral. Ya que los bioplásticos están hechos de plantas, ¿por qué no pueden verse como ellos mismos?”

1673232-slide-press3000-teaspoon-carrot

Los platos y cubiertos de bioplástico son desechables y su textura y diseño siempre corresponde con una herramienta práctica y no del todo estéticamente agradable, por lo que Deng espera que sus diseños hagan que estos utensilios tengan una narrativa propia y que “exciten el sentido del gusto después de que las personas los vean”.

[Fast Co.Exist]



¿Qué es “sustentable” y por qué lo sustentable no es la panacea?

Sustentable no es igual que verde, y ninguna de las dos (aplicadas a la energía, el ambiente o la arquitectura) es una solución por sí misma. La educación y la investigación son lo que harán posible la vida en la Tierra a largo plazo.

La definición más sencilla de sustentable es una obviedad: algo que puede ser sostenido. Algo que puede mantenerse haciendo lo que sea que esté haciendo durante un tiempo relativamente largo, posiblemente para siempre. Sin embargo, el adjetivo sustentable se ha utilizado con mucha ligereza durante los últimos años, especialmente cuando se trata de hablar de fuentes de energía.

Las fuentes de energía sustentables implican a aquellas que pueden seguir dándonos energía aprovechable durante un tiempo considerablemente largo; sin embargo, sustentable no es igual a verde (como cuando decimos “energía verde”). El adjetivo verde no es solamente un color, sino un acuerdo metafórico que indica que dicha energía no daña al planeta Tierra, ni a la flora y fauna (nosotros, los humanos, incluidos) que viven en él.

Si la civilización humana constara de unos pocos cientos de individuos, probablemente los hidrocarburos serían una fuente de energía sustentable, en el sentido de que podrían utilizar las técnicas petroquímicas para refinar combustibles fósiles que permitieran mantener una civilización a pequeña escala por un periodo considerablemente largo de tiempo; sin embargo, incluso en esa pequeña e hipotética civilización, tales hidrocarburos no serían una energía verde, pues dañarían en alguna medida el medio ambiente circundante.

Las fuentes de alimento también son (o no) sustentables: la agricultura, la ganadería, la pesca y los demás procesos productivos que alimentan a todos los seres humanos del mundo no necesariamente son sustentables o verdes. El proceso de convertir una vaca en una hamburguesa implica un considerable deterioro del medio ambiente (en forma de agua, alimento, almacenamiento del ganado, etc., sin contar los residuos derivados de su procesamiento y transporte).

Para algunos teóricos ecologistas como Ruben Anderson, lo verde tampoco es una panacea –es decir, algo que soluciona por sí mismo todos los problemas del mundo. Aunque podemos tener energía verde (pues no daña el medio ambiente), la escala de la civilización humana en nuestros días la vuelve no sustentable, al menos por el momento. Lo que decimos al pensar en energía nuclear, autos eléctricos, fuentes de energía renovables y alternativas a los hidrocarburos es que estas opciones son verdes en la medida en que son menos malas para el planeta, es decir, que lo deterioran menos, pero el deterioro sigue estando presente.

Una combinación de varias tecnologías sustentablesverdes son lo que el planeta necesitará para seguir permitiendo la vida en el planeta durante algún tiempo más.

[Small and Delicious]



La nueva Be.e, una elegante motocicleta hecha de hemp

Esta innovadora scooter está hecha con hemp y otros materiales sustentables, y promete ser más resistente que las vespas convencionales.

La nueva vespa Be.e, diseñada por Van.eko, tiene el potencial de revolucionar el diseño industrial y volverlo sustentable. Esto es debido a que está hecha completamente de hemp (derivado del cannabis) y de otros materiales sustentables que no sólo funcionan perfectamente, sino que han probado ser incluso más resistentes que los materiales utilizados comúnmente.

Van.eko apuntó que escogieron el hemp para la carrocería ya que si el vehículo llegara a chocar levemente, en lugar de desarmarse (como lo hacen las Vespas comunes) sólo mostraría algunos rasguños. El pedigrí vegetal tampoco le resta rendimiento general; la moto puede alcanzar las mismas velocidades que una Vespa común.

1673229-slide-bee-vaneko-riding

Los diseñadores escogieron esta tecnología basada plantas porque era “inmediatamente aplicable y no hubo obstáculos en su manufactura”. La fibras naturales fueron prensadas y moldeadas usando el mismo tipo de técnica de fabricación que usa la Formula 1, sólo que sin acero. La Be.e también es completamente eléctrica.

La estética de la moto es casi controversialmente retrógrada, y la razón para esto es que la implementación de materiales vegetales ya era suficiente “shock”, y quisieron mantener algunos distintivos clásicos del diseño de scooters, que mantendrían a la Be.e familiar y elegante.

La Be.e no estará a la venta. Más bien saldrá al mercado en Ámsterdam en 2014 y sólo podrá ser rentada. La razón de ello es asegurar que se usen lo más posible y no sólo estén “estacionadas ahí”, como la mayoría de las motocicletas de las ciudades.

1673229-slide-bee-vaneko-static-grey

[Co.DESIGN]



Reciclaje habitacional: edificios construidos con botellas

El equipo de artlife construyó una sala de música con botellas de vidrio.

How to make a bottle building de artlife muestra paso a paso cómo usar botellas de vidrio junto con otros materiales para crear un cuarto o cabina.

El equipo de artlife dijo:

“Hemos construido dos edificios de botellas, uno es una pequeña bodega hecha de diferentes tipos de botellas. El otro es un edificio más grande hecho principalmente de botellas de vino con detalles de diseño hechos de ceniceros, dulceros y otras piezas de vidrio; ese edificio estaba originalmente construido como una pequeña sala de conciertos con capacidad para 50 personas además de un pequeño escenario. También hemos hecho eventos de arte en este espacio.”

Este proyecto fue presentado en el Green Design Contest on Instructables, cuya convocatoria todavía está abierta.

bottlebuilding

[treehugger]

 



Eco fashion (infográfico)

La eco-fashion es la moda hecha bajo procesos que no dañan el medio ambiente y su popularidad va en ascenso.

La eco moda es cada vez más popular. Pinterest tiene más de 6,000 páginas dedicadas a la “eco-fashion”, mientras que Etsy tiene más de 23 mil entradas sobre “green fashion”. La moda ecológica está cada vez más presente en las semanas de la moda alrededor del mundo y las celebridades ahora participan en la Green Carpet Challenge en las premiaciones.

[good]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca