Close

Cuando un humano y un cachorro se miran, ambos producen amor (químicamente comprobado)

En el caso de los humanos, cuando hacemos contacto a los ojos se vuelve parte muy importante del intercambio, muchas veces quizá más significativo que el verbal. 

En cambio, para los perros, el contacto de miradas no suele tener un peso significativo; pero algo curioso ocurre cuando los humanos y los cachorros hacen un intercambio de miradas según un estudio: es producida la oxytocina, la hormona del amor. 

Los investigadores creen que este fenómeno se desarrolló como una extensión de esta capacidad que tienen los humanos en la relación: bebé-madre. 

Cuando los hombres domesticaron al lobo, paulatinamente fue desarrollándose una forma de comunicación parecida a la de padres-bebés que luego se trasladó también a los dueños- mascotas. 

El estudio también prueba cómo después de un rato de intercambio de calidad entre los perros y sus dueños, también se produce en ambos oxytocina. Cuando este tipo de reacciones se da desde que el cachorro es un bebé entonces se genera un lazo filial parecido al de un miembro verdadero de la familia.

Close