¿Sabes qué te comes cuando consumes un Snickers? Mira porqué no es recomendable

Contrario a su slogan, no satisface tu hambre, y una sola pieza sobre pasa los niveles de azúcar necesarios al día, incluso para un adulto.

Su sabor, esa mezcla exquisita entre dulce, salado y un algo indecible, hace que el Snickers sea uno de los alimentos industrializados más deseables. Es casi imposible encontrar a alguien que haya probado un Snickers y no le haya gustado. Sin embargo, ¿Sabes realmente qué es lo que te estás comiendo?

En la ya tradicional radiografía de productos hecha por la organización El Poder del Consumidor, esta vez nos presenta, gracias al análisis de expertos, un zoom a los ingredientes del delicioso pero perjudicial Snickers, la conclusión del artículo: no es recomendable ni siquiera como un snack. 

Mira lo que comes cuando consumes un Snickers de 52.7 g: 

  • Una sola pieza contiene el 112% de máximo tolerable de azúcar que necesita un adulto. 
  • Asimismo, una sola pieza, para el caso de un niño, cubre el 146% del máximo de azúcar tolerable diario. (Imagina la bomba que el estás dando). 
  • El 30% del producto es grasa saturada, que es la más difícil de digerir.
  • En el producto se indica que contiene dos saborizantes artificiales, pero  no especifica de cuáles se tratan.
  • En el caso del sodio, cubre el 8.3% del necesitado diariamente por un niño y el 6.2 para un adulto. Según El Poder del Consumidor, aunque no parecieran graves estas cantidades, en realidad son grandes si se considera el consumo adicional diario de sodio en otros alimentos. 


¿Reducirá venta de bebidas azucaras en México por impuesto?

De modo que los hallazgos mostraron que la reducción se enfatizó a lo largo del año, alcanzando una reducción del 12 por ciento en el mes de diciembre del 2014.

De acuerdo con estudio publicado en el British Medical Journal, una de las cinco mejores revistas médicas del mundo, la compra de bebidas azucaradas ha disminuido desde el impuesto establecido sobre estos productos.

El estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y el Centro de Población de la Universidad de Carolina del Norte (UC), se reunió un compendio de información del 2012 al 2014 en donde se recolectaron datos de 6 253 hogares en 53 ciudades. Esto permitió concluir que el volumen promedio de las bebidas con impuesto vendidas durante el 2014 fue 6 por ciento menor, en comparación con las ventas esperadas con la ausencia del impuesto.

De modo que los hallazgos mostraron que la reducción se enfatizó a lo largo del año, alcanzando una reducción del 12 por ciento en el mes de diciembre del 2014. Cabe mencionarse que la reducción fue mayor para hogares de nivel socioeconómico más bajo –pasando del 9.1 por ciento al 17.4 por ciento–.

Asimismo se encontró que hubo una mayor reducción en la compra de bebidas azucaradas no carbonatadas. Se cree que esto se debe a la alza de los precios en estos productos, y por ende una mayor elasticidad en el precio de la demanda.

Durante esta época se documentaron numerosas estrategias de promoción y marketing por parte de la industria de bebidas azucaradas, como realizar presentaciones más chicas y así generar que los consumidores prefieran las versiones más grandes para reducir el efecto del impuesto a corto y largo plazo.

Ante este artículo, Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, considera que las políticas públicas que se diseñen e implementen en el país deben estar sustentadas con rigor metodológico. De modo que se espera que en México haya un mayor descenso en la compra de las bebidas con impuesto, y un incremento de venta en aquellas que no están gravadas. Sin embargo, se aclara, esto dependerá de numerosos factores como las estrategias de mercadotecnia que implemente la industria.

Mientras que Fiorella Espinosa, investigadora en Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, explica que el consumo de bebidas azucaradas genera daños a la salud, principalmente en la población de estrato socioeconómico bajo. Entre las consecuencias más evidentes o inmediatas son la disminución de la productividad y muertes prematuras, las cuales provocan disparidades tanto en la salud como la estabilidad económica.



Radiografía: Pan Bimbo Cero Cero ¿Qué contiene?

Un vistazo a sus ingredientes, ¿son verdaderamente sanos?

Bimbo, una de las empresas paneras más grandes del mundo, es considerada como de comida chatarra por los pocos nutrientes que aporta y, sobre todo, por las altas cantidades de azúcar que contiene. De hecho, se cree que es gran responsable, junto con otras empresas de la industria chatarra, de los altos niveles de obesidad en países como México.

En los últimos años esta empresa ha elaborado algunos productos bajos en azúcar y grasa, pero, ¿Qué tan saludables son en realidad? La organización El Poder del Consumidor comparte un análisis hecho por especialistas nutriólogos sobre este producto:

Aquí algunos datos:

  • Tiene cero azúcar y cero grasa adicionada, pero con endulzante artificial (no recomendado para niños) y con ácidos grasos sueltos.
  • Contiene doble gluten, personas con enfermedad celiaca o sensibles al gluten deberían ser alertados.
  • Es básicamente harina de trigo integral, gluten (adicional al gluten presente en el trigo) y aditivos (12 aditivos en total). Para las personas con sensibilidad al glúten es peligroso y la etiqueta no lo especifica.

Ingredientes:

Harina de trigo integral (gluten), gluten de trigo, levadura, salvado de trigo (se hace la aclaración de que el salvado presente es utilizado sólo en la superficie), cloruro de potasio, sal yodada, vinagre, fosfato monocálcico, mono y diglicéridos, propionato de calcio, ésteres de ácido diacetil tartárico, enzimas, sucralosa (9 mg/100 g), sorbato potásico, lecitina de soya.

*Hay que recordar que para el pan, lo mejor es que no contenga más de 5 ingredientes.



Las fórmulas para bebés en México también ocasionan obesidad; estudio

Solo el 14.4% de las mamás amamantan a sus hijos en esta país. Las fórmulas lácteas, por su parte, contienen un promedio de hasta 52% de azúcar.

Entre la mucha disponibilidad de comida chatarra en México, y la poca accesibilidad de comida sana, la obesidad se ha disparado, sobre todo en los últimos 30 años. Un análisis en este contexto de los productos que circulan y las facilidades que el Estado les pone es muy necesario para exigir una oferta más sana de alimentos.

La organización el Poder del Consumidor, siguiendo con la anterior tarea, recién analizó el etiquetado de 20 productos más comercializados para bebés en los que se encontraron concentraciones de azúcar del 14 al 100%, con un promedio de 52% (una cantidad increíblemente alta para un bebé). Asimismo se halló que la totalidad de estas fórmulas lácteas contienen el doble de sodio establecido en la norma oficial (tan sólo un frasco de los productos analizados cubre el 35% del requerimiento total para un lactante). Un alto consumo de sodio, además, ha sido asociado por numerosos estudios a la hipertensión en edades tempranas. Paradójicamente, la NOM043 de orientación alimentaria recomienda no añadir azúcar y sodio a los alimentos proporcionados a los lactantes.

Sobre los alimentos para niños pequeños, también se encontró, por ejemplo, que los cereales están hechos de harinas refinada” y ninguno cumple con el mínimo de fibra acorde a la norma oficial.

Cada vez menos mujeres dan pecho a sus bebés

Según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (Ensanut) retomados por El Poder del Consumidor, el porcentaje de las mujeres que no amamantan a sus bebés es de 85.6%; sólo un 14.4% amamantan a sus hijos de manera exclusiva los primeros seis meses de vida.

Uno de los grandes peligros de dar a los bebés fórmulas de altos contenidos de azúcar, es que, desde esta edad (e incluso desde la gestación) los bebés desarrollan un gusto por los sabores azucarados y salados únicamente. Está comprobado que en estos primeros meses y años de vida se te determina mucho de sus predisposiciones alimenticias; así, comenzar su vida con una alimentación tan alta en azúcar los determinará para buscar este sabor.

Es muy preocupante que desde edades muy tempranas los niños consuman productos industrializados que contienen grandes cantidades de azúcar añadida, lo que va a provocar que desarrollen un gusto por los alimentos dulces y se ha asociado el consumo de azúcares a padecimientos como diabetes, resistencia a la insulina, obesidad y síndrome metabólico” advierte Fiorella Espinosa, especialista en Nutrición y maestra en Salud Pública, y quien coordina investigaciones en Salud Alimentaria en El Poder del Consumidor.

Twitter de la autora: @anapauladelatd



Una radiografía del Gansito Marinela de Bimbo ¿Qué contiene?

El 42% del producto es azúcar, el resto es harina refinada con grasa y aditivos.

En la tradicional entrega que hace la organización El Poder del Consumidor esta vez toca turno a Gansito Marinela de la empresa Bimbo. Es delicioso, sobre todo congelado, pero es importante que te enteres, verdaderamente, de su contenido; recordemos que, al menos en México, las etiquetas no son claras haciéndolo. 

Los focos rojos de un Gansito Marinale de 50 g: 

 

Azúcar:

Hay 21 gramos en cada gansito, el equivalente a 4 cucharadas de azúcar. 

Para un niño la anterior cantidad cubre hasta el 94% de la cantidad de azúcar que necesita al día. En un adulto cubre el 80% diario que requiere.

 

Grasa:

Tiene 7.7 gramos, de la cual, el 72.7% es grasa saturada, la más difícil de digerir para el organismo.

 

Demás Ingredientes:

Tiene más de 56 ingredientes (es importante mencionar que los científicos no recomiendan más de 5).

Su primer ingrediente es el azúcar, constituye el 42% del producto. 

Contiene 6 distintos tipos de endulzantes; el azúcar se menciona tres veces y el jarabe de maíz de alta fructosa dos veces.

Cinco diferentes tipos de sodio.

Decenas de aditivos y harina refinada

 

Todos estos son sus ingredientes (los señalados en negritas son los menos recomendados):

Cobertura sabor chocolate (azúcar, grasa vegetal, cocoa, lecitina de soya, canela y propionato de sodio), leche reconstituida 20.5%, relleno de fresa (azúcar, puré de fresa 5.6%, jarabe de maíz de alta fructosa, almidón de maíz, goma guar, ácido cítrico, benzoato de sodio, grasa vegetal, saborizante natural, color rojo carmín, goma algarrobo, goma xantana), harina de trigo (gluten), azúcar, granillo sabor chocolate (azúcar, cocoa, grasa vegetal, azúcar invertido, goma arábiga, goma laca, sal yodada, canela, lecitina de soya, propionato de sodio), jarabe de maíz de alta fructosa, huevo, grasa vegetal, dextrosa, glicerina, almidón modificado de maíz, glucosa, mono y diglicéridos de ácidos grasos, ésteres de poliglicerol de ácidos grasos, fibra de avena, maltodextrina, sal yodada, bicarbonato de sodio, sulfato y fosfato de aluminio y sodio, goma, sulfato de calcio, propionato de sodio, ácido ascórbico, goma xantana, monoestearato de sorbitán, polisorbato 60, vitaminas y minerales (vitaminas C, vitamina E, hierro, vitamina A, vitamina B3, zinc, yodo, vitamina B6, vitamina B2, B1, vitamina B12, ácido fólico), saborizante artifical y natural, goma guar y carragenina. Puede contener amarillo 5.



¿Qué ingredientes insanos hay en tus Ruffles Queso?

Mucho sodio, grasa saturada y colorantes derivados del petróleo entre sus ingredientes.

Como parte del seguimiento que hemos estado haciendo a las radiografías hechas por El Poder del Consumidor sobre productos comunes industrializados (sobre todo chatarra), hoy te presentamos los ingredientes que contiene tu bolsa de Ruffles Queso, también conocidos como Ruffles Verdes. 

Este tipo de botanas son muy sabrosas y uno pensaría que si se comen habitualmente, pero en cantidades pequeñas, algo así como en la versión de su bolsa de 50g, entonces es inofensiva. Sin embargo no es así, como en casi todos los productos chatarra, el glutamato monosódico, altas cantidades de sodio (el 32% de lo que requiere un niño diariamente en solo una bolsa) y grasa saturada (la más difícil de quemar para el organismo), están muy presentes. También encontrarás almidón, harinas y colorantes (derivados del petróleo): 

Los puntos rojos: 

Sodio

Una sola bolsita cubre el 24% del sodio que necesita un adulto al día, con 480 mg. En el caso de un niño la ingesta de una bolsa cubre el 32% del que necesitan diariamente. 

Grasa

Contiene un equivalente a 3 cucharadas cafeteras de grasa, con 16 gramos en total, siete de los cuales son saturada, es decir 1.4 g enteros de grasa saturada, lo que equivale al 43.7% del producto. 

Colorantes

Derivados del petróleo como tartrazina, amarillo ocaso y rojo allura, que impactan sobre todo en la hiperactividad y el déficit de atención.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca