Close

¿Qué pasa con la Ley de Aguas en México?

Hoy, México enfrenta el desafío de mantener el acceso y saneamiento del agua como un derecho humano para todos sus habitantes o bien, permitir que la industria sea la principal beneficiada con su administración y uso.

El 9 de marzo, la Cámara de Diputados suspendió indefinidamente la discusión de la Ley General de Aguas que, en teoría, reglamentará el acceso y saneamiento del agua como un derecho humano para todos los mexicanos, reconocido en el artículo 4 de la Constitución. 

La suspensión se dio después de que diversas organizaciones de la sociedad civil, académicos, científicos y miles de ciudadanos se opusieron a la propuesta de Ley que se discutía en ese momento. Tu también puedes rechazar esta ley firmando aquí. 

Aquí las principales razones de por qué decir NO a la Ley de General de Aguas, impulsada por el gobierno federal y los partidos PRI, PAN y PVEM en el Congreso.

1. El dictamen de ley antepone los intereses de la industria a los intereses de los ciudadanos.

  • Reduce el acceso al agua al “mínimo vital”  de 50 litros diarios por persona para uso personal y doméstico,  cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la Organización Mundial de la Salud recomiendan al menos 100 litros de agua al día para cada persona. 
  • El acceso a este volumen sería solo para  asentamientos legalmente constituidos y  no para  todo ser humano como debiera ser.
  • Permite  mayor intervención de la iniciativa privada en infraestructura y servicios. 

 

2. Omite por completo el derecho al saneamiento.

  • El saneamiento se refiere al  acceso a “un sistema sanitario de recolección, transporte, tratamiento y eliminación de excrementos humanos así como la correspondiente promoción de la higiene. El Estado debe garantizar, sin discriminación, que toda persona tenga acceso, desde el punto de vista físico y económico, al saneamiento, en todas las esferas de la vida, que sea inocuo, higiénico, seguro, aceptable desde el punto de vista social y cultural, proporcione intimidad y garantice la dignidad”.  
  • El dictamen de ley “olvidó” este tema.  La propuesta equipara la noción de saneamiento con  calidad del agua, cuando se trata de  cosas distintas.

 

 

3. Legaliza la contaminación del agua 

  • A pesar de que la ley debería contemplar un modelo que conserve las fuentes de agua para poder contar con agua suficiente y de calidad para la presente y futuras generaciones, la propuesta que quiere ser aprobada:
  • Permite contaminar ríos con químicos siempre y cuando “no rebasen la capacidad de asimilación”,  pero los químicos no sólo se acumulan en el agua sino en suelo, ecosistemas y cuerpos humanos.
  • El control de la calidad del agua y de la contaminación  pasa a un sistema de “auditorías voluntarias” para lograr una certificación y evaluar el cumplimiento de la normatividad. 
  • Si el concesionario contamina el agua, la mayor multa es de 3.5 millones de pesos (50 mil días de salario mínimo).  Tragedias recientes como  la contaminación del Río Sonora se estimaron en daños por 20 mil millones de pesos.
  • Criminaliza  la investigación independiente y científica. Prohibe el monitoreo social o académico para conocer los niveles de diversos compuestos en el agua. 

 

4. Concesiona el agua

  • Se desaparece el concepto “asignación” de aguas nacionales a entidades públicas: todo será manejado vía concesiones
  • La propuesta de ley también promueve concesiones de enormes obras hidráulicas que tienen un uso intensivo de energía contribuyendo al calentamiento global (trasvases, pozos ultraprofundos y desalinadoras).
  • El artículo 8 define a los trasvases de “utilidad pública” independientemente del uso que tenga el agua trasladada. La evidencia alrededor del mundo ha mostrado que transferir agua de una cuenca a otra tiene importantes consecuencias ambientales y sociales, pero con esta ley se permitiría a concesionarios hacer trasvases incluso para uso industrial del agua “en nombre de utilidad pública”.
  • Resta la participación ciudadana, pues se basa en la participación de los concesionarios, quienes serán, principalmente, los grandes usuarios/beneficiarios. 

5. Promueve el fracking

  • A pesar de no leer la palabra fracking ni gas de esquito, lutitas o shale en el dictamen aprobado,  la definición de uso industrial deja en claro que esta actividad y tecnología podrán llevarse a cabo como si fuera cualquier uso industrial. “uso de agua para la extracción de cualquier sustancia para cualquier proceso de transformación”. 
  • La fracturación hidráulica o fracking es una técnica para la extracción de gas y petroleo de lutitas, principalmente. En ella se utilizan miles de litros de agua mezclados con arena y productos químicos – muchos cancerígenos- que se inyectan al subsuelo para romper las rocas de lutitas donde se encuentra el hidrocarburo. Se estima que para la fracturación de un solo pozo se requieren ente 9 y 29 millones de litros de agua, que se contaminan con al rededor de 300mil litros de sustancias tóxicas quedando inservibles para otro uso.
  • Pese a las advertencias internacionales de los fuertes impactos del fracking, la Ley General de Aguas no prevé ninguna reglamentación especial para esta actividad, y de acuerdo con declaraciones previas de David Korenfeld director de la CONAGUA, el fracking sería considerado como un uso más industrial.

 

¿Qué propone la sociedad civil?

En febrero de este año, el movimiento “Agua para Todos, Agua para la Vida” -integrado por científicos, académicos, organizaciones de la sociedad civil, entre ellas Greenpeace, representantes comunitarios rurales y urbanos y con el respaldo de miles de mexicanos- entregaron la iniciativa ciudadana de una Ley General de Aguas que entre otras cosas propone:

  • Garantizar la disponibilidad y calidad suficiente del agua para consumo humano y acceso a sistema de saneamiento así como el uso sustentable y equitativo del agua, con la participación de la Federación, Estados y municipios así como la ciudadanía, como lo manda el artículo 4 constitucional. 
  • El reconocimiento y restauración de los derechos al agua y al territorio de los pueblos originarios, así como su formas de manejo comunitario.  
  • Un sistema de control y sanción para evitar la contaminación del agua por  incumplimiento de las normas o la falta de infraestructura sanitaria, sistemas de recolección y tratamiento.
  • Promover el uso más eficiente del agua, así como el reuso del agua industrial. Lo cual ayudaría a ir disminuyendo la contaminación de ríos, lagos y mares de la alta contaminación agrícola e industrial.
  • Promover un modelo de gestión del agua que cuide  el ciclo completo en la cuenca, que conserve las áreas y ecosistemas de importancia hídricas,  para garantizar agua y disponibilidad para la presente y futuras generaciones. En vez de presas, trasvases y contaminación  que solo retrasan y empeoran el problema de disponibilidad. .

Para saber más sobre esta propuesta ciudadana visita este sitio.

Twitter del autor: @PrensaGp

Ver Más
Close