Oslo se convierte en la ciudad líder en “desinvertir” en las energías fósiles

El movimiento Fossil Free está llegando a muchos lugares del mundo y Oslo ha sido la ciudad que más ha desistido en la inversión en los hidrocarburos.

Desde 2011 se ha propagado en el mundo un movimiento de “desinversión” en los rubros de los hidrocarburos: el Fossil Free. Prominentes empresarios del mundo y algunas empresas se han deslindado, por primera vez en años, de la inversión en los energéticos fósiles. Esta estrategia es la más importante en la lucha contra el cambio climático, pues aunque los esfuerzos individuales son esenciales, en realidad,  si los gobiernos invierten en hidrocarburos y las grandes compañías explotan las reservas enclavadas en los sitios incluso más vírgenes como el Ártico, las consecuencias serían catastróficas. 

Algunas ciudades han estado sumándose a este movimiento de desinversión en los fósiles, con una presencia notable e importante de urbes como San Francisco u Oxford, pero hasta ahora no había habido una capital de un país que encabezara esta tendencia: se trata de Oslo,  Noruega. Como una postura de política pública, recientemente, y luego de una serie de protestas en la ciudad para empujar el divesment, Eirik Lae Solberg, comisionado de finanzas de Oslo, ha anunciado que la ciudad comenzará desinvirtiendo hasta 7 millones de dólares de las pensiones de la comisión de sector. 

El movimiento de divesment en los energéticos fósiles ha permeado a universidades, como el movimiento que se está dando en Harvard para que la institución deje de invertir en los hidrocarburos, y ha logrado que hasta 140 instituciones y personajes relevantes, incluyendo a los Rockefeller dejen de invertir en energía fósil.

En este escenario el fondo nacional del petróleo de Noruega es uno de los más grandes del mundo y proviene de sus recursos propios de hidrocarburos, con unos 850 billones de dólares. Apenas en febrero pasado, el gobierno anunció que dejaría de invertir con este fondo en unas 32 compañías de hidrocarburos para invertir en proyectos ambientales (se considera la desinversión más grande en fósiles hasta ahora). Así, el movimiento del divesment va creciendo y Oslo va a la cabeza trayendo aires esperanzadores para el mundo.



Estas son las 100 empresas que más emisiones de gases invernadero producen en el planeta

China e India son dos de los principales emisores de gases invernadero en el mundo, pues en realidad su industria se enfoca en mineras de carbono y, por tanto, en actividad industrial de metano.

Desde 1988, un centenar de compañías han sido los responsables del 71 por ciento de las emisiones de gases efecto invernadero en todo el mundo. De acuerdo con el reporte del Carbon Disclosure Project –CDP–, la rápida expansión de la industria de combustible fosil en los últimos 28 años ha resultado no sólo en una serie de contaminadores que han llevado al planeta a la crisis del cambio climático. 

China e India son dos de los principales emisores de gases invernadero en el mundo, pues en realidad su industria se enfoca en mineras de carbono y, por tanto, en actividad industrial de metano. El reporte marca que sus emisiones desde 1988 equivalen a un total de 923 miles de millones de toneladas de dióxido de carbono. Esto equivale a la mitad de las emisiones de toda la industria global GHG que comenzó desde la Revolución Industrial en 1795. Y no sólo eso, tan sólo 25 entidades estatales y corporativas han producido más de la mitad de todas las emisiones industriales en el mismo periodo entre 1988 y 2015. 

En la lista de los 100 contaminantes en el mundo se perfilan la industria de petróleo de China, Saudi Aramco, Russian Gazprom y la industria de petróleo del gobierno ruso. Mientras que los primeros lugares se encuentran las firmas ExxonMobil, Shell, BP y Chevron, como los principales responsables de la emisión de gases invernadero en el sector industrial.

La intención del Carbon Disclosure Project no es sólo de señalar a los responsables, también de equipar inversionistas con un desglose completo de las emisiones de carbono asociadas con sus lazos financieros en la industria de combustibles fósiles. Esto quiere decir que se brinda responsabilidad a los inversionistas para que se relacionen con la crisis del cambio climático fortaleciendo su economía global. Así que al contar con los númerosos específicos se puede clarificar la importancia de los principales influyentes en el cambio de rumbo del cambio climático y en el cumplimiento del Acuerdo de París. 

De esta manera se pretende hacer un llamado de atención a aquellos personajes que ignoran la realidad del cambio climático, pues, como se meciona en CDP, “La acción climática no está confinada ahora hacia marcadores políticas; es ahora un movimiento social, regido por imperativos tanto económicos como éticos y apoyado por cada vez más creciente data. [Por lo que] aquellos que ignoran esta realidad que lo hagan bajo su propio riesgo.”

Más sobre el proyecto, dale click aquí. 



Descubre aquí por qué Noruega es el país más ecosustentable del mundo

Para lograrlo, este país nórdico decidió tomar medidas en función de políticas energéticas y ambientales.

Frente a la disminución significativa de recursos y áreas naturales, numerosos países han tomado medidas con el fin de proteger al medio ambiente. Entre ellos se encuentra Noruega, país el cual es reconocido por comprometerse a acabar con la deforestación y la contaminación derivada del consumo de gasolina. 

Para lograrlo, este país nórdico decidió tomar medidas en función de políticas energéticas y ambientales. Pese a que Noruega se encuentra los principales productores de petróleo en el mundo y su PIB depende en un 40 por ciento de ello, han decidido darle una vuelta a su economía. 

Desde el 2016, Noruega introdujo políticas drásticas al prohibir autos que usen gasolina y diesel en su capital, Oslo, para el 2019, y fomentar el uso de automóviles eléctricos. Ambas medidas surgieron con el fin de reducir al mínimo la contaminación emitida por los combustibles fósiles, mejorar el transporte al hacerlo más saludable y seguro, reforzar la salud física con ciclovías y caminos para peatones, etcétera. 

De hecho, de acuerdo con el periódico noruego Dagens Naeringsliv, se prevé que “para el 2025 la totalidad del parque móvil noruego, público o privado, tenga que moverse a partir de electricidad sostenible.”

Junto a esta iniciativa, el país busca desarrollar una mejor calidad de vida y espacio en donde se transita al prohibir la tala de árboles así como el consumo de productos derivados de la madera. Al convertir la deforestación en delito, el parlamento noruego adoptó medidas que aseguren las importaciones y compras de productos como aceite de coco, aceite de palma, pastoreo, soya, carne, industria de madera, etcétera. Esto es con el objetivo de proteger la biodiversidad de la región, la cual se encarga fundamentalmente de absorber las emisiones de carbono que impactan negativamente en el calentamiento global. 

Dado que el consumo de estos productos provocan alrededor del 40 por ciento de la deforestación de los bosques de Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay, Indonesia, Malasia y Papúa Nueva Guinea, así como el 44 por ciento de las emisiones de carbono entre el 2000 y 2011, Noruega ha decidido regular los productos derivados de la tala de árboles como parte de la promesa en la Cumbre del Clima de la ONU en 2014. 

Esta medida no es la primera vez que Noruega decide enfrentar al cambio climático y a la deforestación. En 2008, este país donó mil millones de dólares a Brasil para combatir la tala de árboles, logrando reducir esta actividad clandestina hasta en un 75 por ciento, salvar a más de 8 millones y medio de hectáreas de la selva amazónica y evitar la emisión de 3.2 millones de toneladas de CO2.



Otro revés al petróleo: la fundación de Bill Gates deja de invertir en BP

De 2014 a la fecha ha disminuido un 85% sus inversiones en las dañinas compañías petroleras.

En 2011 inició un movimiento contra la quema de hidrocarburos llamado “US Fossil Free” que consiguió que hasta 837 instituciones en el mundo desistieran de invertir en compañías petroleras. Más tarde, en Harvard, un grupo de estudiantes comenzó con un movimiento de divestment, algo así como “desinversión”, para que esta universidad dejase de invertir asimismo en compañías de hidrocarburos.

Antes, en 1991, otros movimientos de divestment consiguieron, por ejemplo, que Harvard dejase de invertir en compañías tabacaleras. Esta ola ha llegado a niveles altos y en esta ocasión The Guardian ha anunciado que la fundación de caridad más grande del mundo ha dejado de invertir en la poderosa compañía petrolera BP, antes de esto había ya dejado de invertir en ExxonMobil.

Todo esto representa un inédito resultado que es parte de estos reclamos globales de divestment en los que figuran la campaña del mismo diario The Guardian llamada Guardian’s Keep it in the Ground campaign. De hecho existe una organización cuyo singular propósito es que los Gate abandonen por completo la inversión en hidrocarburos, llamada Gates Divest Campaign. Al respecto de la noticia Alec Connon, quien forma parte de esta campaña apunta:

Estamos emocionados de que la fundación Gates continúa desinvirtiendo en las acciones ligadas a los fósiles, pero es tiempo de que lo haga completamente. Invertir en las compañías petroleras es completamente incompatible con la misión de la fundación Gates de “asegurar que todos tengan una vida sana y productiva.

Desde 2014 las inversiones de la fundación Gates en fósiles han decaído un 85%. Se trata de un gran mensaje que promueve de algún modo el debate a favor de otro tipo de energías limpias para el planeta.

Bill Gates se ha pronunciado a favor de combatir el cambio climático y de hecho en 2010 donó 300 mil dólares para financiar un proyecto que creará nubes como herramienta para combatirlo. Lo curioso es que también ha apoyado a polémicas empresas como Monsanto para crecer sus cultivos transgénicos en África, una decisión fuertemente criticada por los ambientalistas…

 

 



Oslo será la primera ciudad libre de autos en 2019

Esta urbe tiene más de 350 mil vehículos, la tarea no será fácil pero un nuevo paradigma sobre las ciudades es un motor increíble.

Los automóviles como absurdos sinónimos de status y comodidad han ido cuestionándose. Parece ridículo ver en las ciudades a miles atrapados en sus autos en el irreconciliable tráfico viviendo una evidente menor calidad de vida que aquellos que van como peatones o en bicicleta.

Lo más absurdo es que estos automovilistas, quienes evidentemente viven un pésima calidad de vida desde sus autos, también afectan la calidad de vida de aquellos que van moviéndose en las ciudades de otras maneras: desde el transporte público, a pie o en bicicleta.

Lo cierto es que tal absurdo es un círculo vicioso cada vez más respecto a los autos. Incluso aquellos que defienden los autos ecológicos, en la ciudad estos ocupan un descomunal espacio al cual quizá como individuo nadie habría de tener derecho, pues vivimos colectivamente.

Todo este paradigma del auto ha ido cambiando sobre todo en lo que a las ciudades respecta, y Oslo, la capital Noruega, es la primera ciudad que ha decidido para el 2019 eliminar completamente la presencia de autos en su ciudad. Lo anterior con miras ecológicas, pero también de espacio; recordemos que la ciudad es de los ciudadanos y el espacio es para ellos, no para los autos.

Esta decisión fue tomada por socialistas, izquierda socialista y el partido verde quienes dirigen el Consistorio de la capital noruega.

Los coches son prácticos y cómodos para algunos usos, pero tienen una grave contrapartida. Del mismo modo que ya no es normal fumar en el interior de una casa o en un recinto público cerrado, el uso innecesario del coche en una ciudad será una reliquia del pasado”, apunta Eivind Trædal, representante del Partido Verde en al Ayuntamiento de la ciudad.

Las zonas libres de coches no solo mejora la calidad del aire, que en ocasiones y en muchas ciudades, roza los límites legales y afecta a la salud de las personas, sino que también mejora el comercio y el consumo”, añade Trædal.

El reto no es tan sencillo, Oslo tiene unos 600 mil habitantes y unos 350 mil vehículos. Asimismo, Hamburgo, la segunda ciudad más grande de Alemania, eliminará los automóviles en su centro definitivamente para el 2034.



Esta calculadora te dice cuántos hidrocarburos han sido quemados desde que naciste

En números, y haciendo comparativos con tamaños como albercas olímpicas, esta herramienta digital te sorprenderá.

Carbón, gas y petróleo. Desde la revolución industrial, allá por 1750, los humanos no hemos dejado de quemar hidrocarburos; esto ha causado, mayormente, el calentamiento global de hoy en el que la comunidad científica ha alcanzado un consenso.

Pero,¿cuántos combustibles fósiles exactamente han sido quemado desde esa etapa? The Guardian ha elaborado una fabulosa calculadora en línea que te dice en total cuántos barriles de petróleo han sido extraídos desde que abres su calculadora, cuánto gas ha sido usado desde que inició el 2015, o cuánto carbón ha sido quemado desde que tú naciste.

Se trata de un interesante invento en una especie de infográfico interactivo que nos deja boquiabiertos por la necia industria de los hidrocarburos; en la que de algún modo participamos todos, pero que sin duda va orquestada por los poderosos involucrados, para prácticamente, mantenernos ahí adentro.

Puedes usar esta calculadora en línea aquí.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca