La basura es la energía de Suecia: 4 datos impresionantes

Se ha convertido en el primer país que además importa la basura de otros para convertirla en energía.

Desde los años setenta Suecia fue uno de los países que se adelantó notablemente al reciclaje. Su gobierno, sobre todo, comenzó con una campaña que culminó en con una cultura del reciclaje encomiable en su ciudadanía. 

Hoy, Suecia es uno de los primero países en importar basura. Así es, a Suecia le resulta tan redituable transformar la basura en energía que ahora incluso necesita importarla de otros sitios como Noruega, que prefiere venderle sus desechos. 

Algunos datos sorprendentes del reciclaje Sueco: 

  • El 96% de los desperdicios se recicla o se deriva a las plantas de incineración.
  • 250 mil hogares se abastecen de electricidad generada por los desechos y el 20% de los hogares gozan de calefacción proveniente del tratamiento de basura.
  • Finalmente, los basureros públicos de este país solo reciben el 4% de sus desechos.
  • En las casas separan no solo dos tipos de basura sino todos estos: orgánicos, metales, pilas, vidrios de color, vidrios transparentes, plástico duro, plástico blando, cartón y Tetra Pak, papeles, periódicos y revistas.


Suecia, la próxima potencia en energías ecosustentables

Esta ley pretende comprometer la neutralidad de carbono para el 2021, convirtiéndolo en el único país con más de 1 millón de personas con el mismo objetivo ambicioso.

Desde 2018, la Ley del Clima en Suecia entrará en rigor planteando como metas que la política climática del gobierno en torno a los objetivos del Acuerdo de París. Este proyecto busca promover una ley de presupuesto así como un plan de acción de política climática para la consecución de sus objetivos climáticos cada cuatro años. 

Esta ley pretende comprometer la neutralidad de carbono para el 2021, convirtiéndolo en el único país con más de 1 millón de personas con el mismo objetivo ambicioso. En palabras de Gareth Redmond-King, jefe de clima y energía de World Wildlife Fund, “Con Donald Trump planeando retirarse del acuerdo de París, ahora más que nunca necesitamos que el resto del mundo aumente su contribución en la lucha contra el cambio climático. Es una victoria importante, no sólo para Suecia, sino para todos los que se preocupan por el futuro de nuestro medio ambiente.”

En los últimos años, Suecia ha ido eliminando el carbono de su suministro de energía. Desde la década de los 70, comenzó a construir una flota de reactores de energía nuclear; en la década de los 90, introdujo un impuesto sobre el carbono, que alentó un alejamiento de los combustibles fósiles; hasta ahora, que se comenzó a invertir más en energías renovables, como la eólica y solar. De hecho, actualmente sólo una cuarta parte de la energía de Suecia proviene de los combustibles fósiles, en comparación con las 4/5 partes en EE.UU. y Reino unido. 

Esta ley compromete al país a reducir sus emisiones absolutas de gases de efecto invernadero hasta en un 85 por ciento por debajo de los niveles de la década de los 90. Se planea compensar las emisiones invirtiendo en proyectos que contribuyan a reducir la contaminación en Suecia y en otros lugares.  



Prácticos e innovadores inventos para los ciclistas (FOTOS)

Una afortunada y creciente cultura del ciclismo, y el diseño, se fusionan en artefactos que mejorarán tu vida en bicicleta.

La presencia de ciclistas crece cada vez más. Curiosamente, luego de que el automóvil se convirtió en un medio de status y comodidad, la bicicleta regresó como una vía de supervivencia para huir de las aglomeraciones del tráfico, y como un aliciente para mejorar la salud e incrementar la felicidad. 

Hoy que millones  se mueven en bicicleta como medio de transporte, las innovaciones para los ciclistas son un tema de interés colectivo. Algunos inventos harán tu vida en la bici mucho más segura y práctica, aquí algunos recientes ejemplos:

 

 

 



En Francia pagarán a los empleados que vayan al trabajo en bicicleta

Una nueva ley contempla una indemnización a los empleados que hagan uso de la bicicleta para ir al trabajo

Aunque no con la premura requerida, muchas ciudades en el mundo están aplicando algunas estrategias que aceleren el cambio energético, para disminuir las emisiones de carbono a la atmósfera y para cambiar el paradigma colectivo hacia las energías más sustentables.

Entre esos experimentos que se están haciendo para disminuir, por ejemplo, la dependencia del automóvil, el gobierno francés inició un programa piloto para pagar indemnizaciones a al menos 308 empleados de 18 empresas para que asistieran por un tiempo determinado al trabajo en bicicleta. 

En esta prueba se pagó 0.25 euros a los inscritos en el programa por cada kilómetro pedaleado. El resultado fue que cada uno de ellos aumentó los kilómetros promedio que suelen pedalear los trabajadores: de 3.5 a 5km diarios; es decir, el experimento ha detonado motivación para trasladarse por un segmento más amplio en bici. 

El programa también resultó en que el uso de la bicicleta por parte de los empleados aumentó 50% con el pago de las indemnizaciones. También, al menos 1/3 de los nuevos ciclistas comenzó a emplear la bici para usos ajenos al trabajo.

Una nueva ley sobre transición energética que aún está en trámite en el parlamento francés incluye esta indemnización a quienes vayan al trabajo en bicicleta, lo que también tendrá repercusiones benéficas en el sistema de salud pública.



Fotografías de una ciudad que integró la cultura ciclista a la perfección

En la ciudad de Malmö, en Suecia, el gobierno se encargó de incentivar el uso de la bicicleta a través de diversas facilidades

La bicicleta se ha convertido en uno de los medios de transporte más influyentes en los últimos años. Gracias a su nula producción de gases invernadero cada vez más personas se unen a la cultura del ciclismo a lo largo y ancho del mundo, por lo que es normal encontrarnos a un número significativo de ciclistas andando por las rutas urbanas. 

Hay ocasiones en que la cultura ciclista tarda un tiempo en permearse con la automovilista. Sin embargo es grato encontrar detalles que, por más pequeños que sean, fomentan la igualdad de transporte. Un ejemplo de ello es la ciudad de Malmö, en Suecia, donde el gobierno se encargó de incentivar el uso de la bicicleta a través de diversas facilidades. Te compartimos una galería al respecto: 

 



Oslo: la ciudad que compra basura para producir energía limpia

Mientras la mayoría de las ciudades del mundo enfrentan constantes problemas para deshacerse efectivamente de sus desechos, Noruega ve subexplotada su capacidad de reciclaje industrial a gran escala.

Oslo, capital de Noruega, a diferencia de la mayoría de las ciudades del mundo es una ciudad que no sólo produce basura sino que la importa. Barcos con basura proveniente de Inglaterra, Irlanda e incluso de sus vecinos suecos llegan con sus fétidas toneladas a laguna de las muchas plantas industriales que transforman los residuos de nuestra era de consumo desmedido en energía eléctrica y calorífica.

Se estima que más o menos la mitad de la ciudad y la mayoría de las escuelas utilizan calefacción proveniente de basura quemada: desechos caseros, desperdicios industriales e incluso materiales tóxicos provenientes de fábricas y hospitales (además de drogas decomisadas incluyendo alcoholes importados ilegalmente) terminan en uno de los muchos centros de combustión de basura.

Sin embargo, esta fuente alternativa de combustibles no-fósiles se halla en una paradójica disyuntiva: la ciudad de 1.4 millones de habitantes produce una cantidad mínima de basura, por lo que Oslo literalmente necesita importarla de otros países. En el Norte de Europa se producen unas 150 toneladas de basura al año, lo que según los expertos se quedaría muy corto para la capacidad noruega, que puede procesar más de 700 millones de toneladas.

Según Hege Rooth Olvergsveen, asesor del programa de recuperación de desechos de Oslo, la basura “es un mercado en crecimiento.” Aunque los suecos y los ingleses estén implementando programas similares (en Inglaterra vender la basura resulta rentable para reducir impuestos a los tiraderos), los noruegos siguen a la cabeza del mundo en la producción de combustibles: no sólo producen energía a partir de la basura, sino que se encuentran entre los 10 más grandes exportadores de hidrocarburos y gas, además de tener abundantes reservas de carbón y una red de más de 1000 plantas hidroeléctricas que producen energía limpia gracias a la vasta red acuífera de sus montañas. Pero según Pal Mikkelsen, director de una de las plantas de reciclaje más grandes del país, quemar la basura fue “una apuesta por la energía renovable, para disminuir el uso de combustibles fósiles.”

La posibilidad de utilizar estos desechos como energía va de la mano de un cambio en los hábitos de la población, algo sólo posible mediante la educación: los noruegos tienen un sistema de separación de basura completamente funcional. La basura doméstica se separa en bolsas verdes para desechos orgánicos, azules para plásticos y el vidrio en otra. Las bolsas de colores son ofrecidas gratuitamente por el gobierno.

Las bolsas son separadas automáticamente en las plantas por sensores computarizados, disponiendo de ellos en los incineradores adecuados. La planta donde trabaja Mikkelsen, además, compite a nivel arquitectónico con la recientemente inaugurada casa de la ópera en Oslo.

Pero por atractivo que pudiera parecer este método de reciclaje, podría no ser una solución medioambiental sustentable a largo plazo. Lars Haltbrekken, líder de uno de los grupos de ambientalistas noruegos más antiguos del país, afirma que importar basura es bueno, mientras la prioridad principal siga siendo reducir los desechos, no generar una demanda mayor de estos.

En la lista de tareas ambientales, según Haltbrekken, producir menos basura debería ser prioritario, mientras que generar energía alternativa a partir de la basura debería ser el último. “El problema es que nuestra última prioridad está en conflicto con la primera.”

Mientras los gobiernos del mundo comienzan a adoptar la apuesta por producir combustibles alternativos de manera sustentable, el curioso caso de Noruega permanece como un referente para cualquier estrategia de reciclaje a gran escala en el mundo.

[NYT]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca