No trates a tus mascotas como humanos: consejo de un experto

¿Te has preguntado si verdaderamente has observado la forma de ser de tu mascota o más bien lo tratas como a un miembro tu propia especie?

Hay algo de perverso en la manera en que algunas personas tratan a sus perros: incluso aunque su relación este basada en mimos y cariños. ¿Recuerdas las versiones de esas películas en que los padres millonarios trataban a sus hijos como señorcitos y con cuidados excesivos? Según algunos expertos, algo similar sucede con el trato de algunas personas a sus mascotas.

Para el experto en perros, Roland Sonnenbur, co-propietario de la empresa desarrolladora de talento Talented Animals, un grave problema que él observa entre humanos y mascotas es que muchas personas las tratan como si fuesen personas, adecuando sus propios gustos a sus animales. 

Algunos ejemplos:

En la alimentación

Algunas personas piensan que los animales deben ingerir alimentos tan seguido como los humanos. También muchos creen que sus perros, por ejemplo, deben comer lo que les encanta, y no necesariamente lo que les es saludable (una forma de paradójica sobreprotección).

Ejercicio

En el caso de los perros hay quienes se olvidan de que estos tienen un lado salvaje: quizá a ti no te parezca muy buena idea entrar frenético a un lago helado en invierno, pero ellos son animales. Si vas a sacar a tu perro al aire libre déjalo que explore, juguetee, persiga ardillas y se interactivo con él arrojándole la pelota aún más lejos o escondiéndola en lugares más ingeniosos.

En la vestimenta

Tu mascota necesita sentirse libre. Evita vestirla con prendas, que poniéndonos sinceros, solo responden a tus gustos.

Consejos de Sonnenbur

Observa a tu mascota y comprende sus propios gustos y emociones, es muy importante que los estudies tal cual son para que puedas comprenderlos. “Necesitamos estar abiertos a remover preconcepciones  y estar abiertos a la verdad”



Seamos adultos con educación ambiental de calidad

Es momento de dejar atrás las clases de ciencias naturales básicas y poder desempeñar roles profesionales para el desarrollo de un estilo vida sustentable en el trabajo, la política, cultura, etc. Pasar de la teoría a la práctica.

Hasta hace pocos años hablar la educación ambiental era considerada un área de estudio que podías encontrar medianamente explicada en la currícula escolar dentro de las materias de ciencias naturales, o geografía, un poco más en civismo e incluso biología. Sin embargo, en ningún caso se le prestaba la suficiente atención e importancia que merece el tema que aborda y no solamente por parte de los niños, sino en la cotidianidad de los adultos.

Casi como si fuera un cliché, la educación ambiental se considera como un conjunto de dinámicas de juegos y manualidades que enseñan a los niños a cuidar el medio ambiente. Pero en realidad es una disciplina metodológica que brinda las herramientas, conocimientos y refuerza habilidades para que todas las personas, sin importar su edad, conozcan cuáles son las maneras en las que pueden contribuir a un desarrollo sustentable de la sociedad.

La educación ambiental va más allá de buscar concientizar a las personas sobre las problemáticas de nuestro planeta, sino que se enfoca en generar cambios e iniciar acciones reales, con resultados tangibles, a nivel individual, comunitario e incluso gubernamental.

Ahora, esta disciplina es más importante que nunca, especialmente enfocada a las personas adultas, porque debido al avance acelerado de los daños ambientales que estamos sufriendo, no podemos esperar a que las nuevas generaciones estén listas para incidir un cambio. Es hoy cuando debemos empezar a implementar soluciones. Somos los adultos de hoy quienes tenemos la responsabilidad de cuidar nuestro entorno y además de brindar educación ambiental a los más pequeño, pero ¿Cómo lo haremos si como adultos nos resistimos a ser educados?

Necesitamos adultos preparados para afrontar las crisis ambientales en el aspecto económico, que construyan nuevos modelos de desarrollo que busquen la sostenibilidad y sustentabilidad, en incluso que se implementen proyectos que reviertan los impactos negativos que estamos generando día con día. Por ello, la educación ambiental no debe ser sólo para los niños, sino para los adultos que pueden implementar medidas correctivas en este momento.

Si bien es cierto que la sensibilización y concientización son eje trasversal de la educación ambiental, los adultos debemos ir un paso más allá y comenzar a profesionalizarnos en materia ambiental. Sin importar tu desempeños personal o profesional, tus gustos, aficiones o hobbies, todos somos responsables del cuidado del medio ambiente y desde la trinchera de cada uno se puede hacer algo para asegurar su estabilidad.

Cuando alguien desea incrementar sus conocimientos, mejorar su habilidades o conocer nuevas técnicas, por ejemplo, se toman cursos o talleres. Lo mismo sucede con quienes estén interesados en cuidar el medio ambiente. Algunas veces no basta con regar una planta o ver una película, es necesario comenzar a educarnos en temas ambientales para poder realizar aportaciones significativas y con resultados tangibles.

Es momento de dejar atrás las clases de ciencias naturales básicas y poder desempeñar roles profesionales para el desarrollo de un estilo vida sustentable en el trabajo, la política, cultura, etc. Pasar de la teoría a la práctica.

Es cierto que no puedes cuidar lo que no amas y parte fundamental de esta premisa parte del desinterés de las personas por convivir con espacios naturales e incluso de simplemente querer participar en la cuidado de la naturaleza.

No necesitamos vivir rodeados de árboles o estar en medio de un bosque para aprender a cuidar nuestro entorno. Cuidar el medio ambiente es una tarea cotidiana que podemos hacer en cualquier lugar.

Por ello, hoy toma más importancia que las personas adultas puedan prepararse y recibir educación ambiental que les permita crecer personal y comunitariamente en un entorno saludable.

Algunas veces las soluciones están tan cerca que no las vemos, pero te invitamos a abrir tu computadora y buscar talleres en línea, consultorías, cursos y convenciones que puedan mejorar tu educación ambiental para que tú te conviertas en un embajador por el cuidado del medio ambiente.

Deja atrás las creencias donde se adjudica a las nuevas generaciones la responsabilidad de revertir el daño que estamos haciendo ahora y comienza asumir tu compromiso ambiental de una manera más profesional y especializada.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



Razones por las que el burro mexicano está en riesgo de extinción (INFOGRÁFICO)

En México, la cifra se ha reducido de 15 millones, en 1991, a 500 000 en 2016; y en el mundo, actualmente hay tan sólo 50 millones.

Pese a los esfuerzos de países como España, Suiza e Inglaterra al crear santuarios de conservación, el burro mexicano continúa en riesgo de extinción. De acuerdo con el sitio web Investigación y Desarrollo de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, la reducción significativa de la población de esta especie se debe a la explotación desmesurada y la negligencia por parte de los grupos de atención y conservación para reproducirla de manera ecosustentable.

En México, la cifra se ha reducido de 15 millones, en 1991, a 500 000 en 2016; y en el mundo, actualmente hay tan sólo 50 millones. Las razones parecen estar relacionadas con la modernización: los burros continúan siendo animales de carga en todo el territorio nacional. 

Frente a esto, pocos santuarios y zoológicos alrededor del mundo han tratado de salvaguardarlo; en especial en sitios como España, Suiza e Inglaterra, en donde hay granjas especializadas para su conservación. Desgraciadamente en sitios como Etiopía, Pakistán, China y Egipto continúan usando a este ejemplar como medio de transporte y herramienta de trabajo. 

burro peligro de extincion

 

 
 


¿Asegurar a tu mascota? En México ya es posible

Quizá como respuesta a una cultura paranoica, cada vez más personas buscan tener certeza económica ante posibles percances

La ola del aseguramiento de las pertenencias, e incluso hasta de la vida, tiene acaso unos 50 años en auge. Esta práctica está asociada con el individualismo, es decir, con el aseguramiento financiero de todo aquello que nos importa, y que nos tranquilice el hecho de protegerlo ha sido una constante. Aseguramos nuestras casas, nuestros hijos, la salud, nuestros objetos más preciados; y entre todo aquello que valoramos y cuidamos están ciertamente las mascotas, como una suerte de miembros de la familia.

En México se conoce que 60% de los hogares poseen una mascota. Siendo una práctica activa en todas las civilizaciones, en este país no se fraguó una excepción. Desde la época precolombina las grandes culturas domesticaron algunos animales para hacerlos sus mascotas, sus acompañantes y también, sus silenciosos consejeros. Hoy esta práctica continúa y está en auge; cada vez más, sobre todo en las ciudades las personas se hacen de una pequeña mascota como compañía, una práctica que no distingue los distintos grados socioeconómicos.

En tal contexto, ahora en México las personas podrán asegurar a sus mascotas -algo que ya sucedía en otros países, como en Estados Unidos-. La primera de estas opciones es con “Seguros S”, una herramienta online para registrar a tu animalito y, desde 100 pesos mensuales, quedarte más tranquilo financieramente en caso de que tenga alguna complicación de salud.

¿Se trata de un oportunismo corporativo, o simplemente de una herramienta más para darnos tranquilidad? La respuesta es incierta. Lo verdadero es que esta opción no suena tan descabellada cuando estamos cada vez más acostumbrados a tener una certeza económica ante las crisis futuras, quizá una paranoia propia de la cultura contemporánea; pero, fuese o no lo anterior cierto, es un fenómeno en aumento.



3 antibióticos naturales para tu mascota

Los medicamentos alternativos para tu mascota son más saludables y económicos: prueba estos tres antibióticos naturales.

Cada vez existe mayor conciencia alrededor de las consecuencias negativas que muchos fármacos conllevan. Si bien no se trata de ser puritanos y satanizar cualquier sustancia que provenga de un laboratorio (aunque ganas no nos falten), lo cierto es que los famosos efectos secundarios son, en muchas ocasiones, altamente perjudiciales para nuestra salud, además de que muchos ‘medicamentos’ no están en realidad diseñados para curar sino solo para desaparecer los efectos o para mantener la salud al borde de la enfermedad.

Lo anterior aplica también para los animales. De hecho, si existen fenómenos tan aberrantes en la industria de la salud humana, difícil imaginar lo que sucede con las medicinas industriales para mascotas. Por eso, al igual que hacemos con nosotros, es buena idea buscar alternativas naturales para combatir sus enfermedades. En este caso te presentamos tres antibióticos naturales para tu mascota, compilados por la revista Dogs Naturally Magazine, que bien pueden ahorrarle una dosis ‘fármica’ y lo que ello implica.

1. Plata Coloidal: fortalece el sistema inmunológico y, aparentemente, tiene la capacidad de penetrar incluso a nivel celular y destruir patógenos como bacterias, parásitos, virus y hongos).

*Puede aplicarse de forma oral o cutánea.

2. Aceite de orégano: un tradicional antibacterial cuyos fenoles pueden ser muy eficaces en eliminar microbios y bacterias. También es antiviral y antiparasitario.

3. Miel de Manuka: aunque no es particularmente fácil de conseguir, si tienes la suerte de encontrar esta miel originaria de Australia y Nueva Zelanda, también puedes utilizarla como antibiótico. Tiene cualidades antisépticas cuando se aplica sobre una herida externa, y también se le atribuyen propiedades para curar gastritis y otros males, y para aliviar infecciones respiratorias. .



¿Qué no debes darle de comer a tu mascota? (Infográfico)

Aunque muchas mascotas ruegan por comida, algunos alimentos les pueden hacer mucho daño. Aquí te los presentamos.

Es natural querer consentir a nuestra mascota , sin embargo como nos muestra el infográfico, hay muchos alimentos que pueden intoxicarlos. Aunque se sabe que el chocolate y los alimentos grasosos les hacen daño, hay varios alimentos que aparentan ser inofensivos pero que pueden hacerles mucho daño:

 Perros

Evita: aguacate, comidas muy saladas o dulces, uvas, duraznos y ciruelas, así como nueces de la India, chocolate, alcohol y masa de pan.

Comparte: pastas y arroces cocidos, zanahorias, pepinos y ejotes o trozos de manzana, sandía plátano.

Gatos

Evita: cafeína, pescado crudo, lirios, huevo crudo, cebolla, ajo, cebolletas y puerros, así como chocolate, alcohol, uvas, pasas y masa.

Comparte: carnes cocidas, pequeñas cantidades de carnes cocidas y brócoli.

Ratas

Evita: cítricos, chocolate y queso, también alimentos para otras mascotas como cuyos o hámsteres.

Comparte: de vez en cuando puedes darles semillas de girasol y cacahuates. Es normal que las ratas coman sus heces cuando están frescas, así que déjalas hacerlo.

Conejos

Evita: ciertos tipos de lechuga, zanahoria, pasto y avena con fruta seca.

Comparte: vegetales verdes: brócoli, apio, chícharos y calabacitas.

El infográfico:

WhatNotToFeedYourPets_info0

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca