No trates a tus mascotas como humanos: consejo de un experto

¿Te has preguntado si verdaderamente has observado la forma de ser de tu mascota o más bien lo tratas como a un miembro tu propia especie?

Hay algo de perverso en la manera en que algunas personas tratan a sus perros: incluso aunque su relación este basada en mimos y cariños. ¿Recuerdas las versiones de esas películas en que los padres millonarios trataban a sus hijos como señorcitos y con cuidados excesivos? Según algunos expertos, algo similar sucede con el trato de algunas personas a sus mascotas.

Para el experto en perros, Roland Sonnenbur, co-propietario de la empresa desarrolladora de talento Talented Animals, un grave problema que él observa entre humanos y mascotas es que muchas personas las tratan como si fuesen personas, adecuando sus propios gustos a sus animales. 

Algunos ejemplos:

En la alimentación

Algunas personas piensan que los animales deben ingerir alimentos tan seguido como los humanos. También muchos creen que sus perros, por ejemplo, deben comer lo que les encanta, y no necesariamente lo que les es saludable (una forma de paradójica sobreprotección).

Ejercicio

En el caso de los perros hay quienes se olvidan de que estos tienen un lado salvaje: quizá a ti no te parezca muy buena idea entrar frenético a un lago helado en invierno, pero ellos son animales. Si vas a sacar a tu perro al aire libre déjalo que explore, juguetee, persiga ardillas y se interactivo con él arrojándole la pelota aún más lejos o escondiéndola en lugares más ingeniosos.

En la vestimenta

Tu mascota necesita sentirse libre. Evita vestirla con prendas, que poniéndonos sinceros, solo responden a tus gustos.

Consejos de Sonnenbur

Observa a tu mascota y comprende sus propios gustos y emociones, es muy importante que los estudies tal cual son para que puedas comprenderlos. “Necesitamos estar abiertos a remover preconcepciones  y estar abiertos a la verdad”



¿Cómo mejorar el aprendizaje? Consejos de la neurociencia para lograrlo

De acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día.

El aprendizaje, junto con la atención y la memoria, ayuda al ser humano a desarrollar numerosas herramientas para la supervivencia y la cotidianidad. Y de acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día. 

Para los investigadores, el comprender el efecto del sobreaprendizaje sobre el desarrollo de un nuevo recurso, fue un proceso vital para un mejor entendimiento del cerebro. Para lograrlo dividieron en dos grupos a los voluntarios. 

El primero fue expuesto a ejercicios de aprendizaje sobre un tema, al haber mejoría en la habilidad en práctica tomaban un descanso de 30 minutos y regresaban para más ejercicios de aprendizaje sobre otro tema. Al día siguiente realizaban una post-prueba, en donde los individuos tenían buenos resultados en último tema practicado y pésimos en el primero. Estos resultados fueron como si el grupo no hubiese sido entrenado en nada.  En palabras de Takeo Watanabe, profesor de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicológicas en Brown University, en EE.UU., y autor del estudio, “Cuando uno deja de entrenar inmediatamente después de haber adquirido una habilidad nueva, el área del cerebro asociada con esta habilidad aún es plástico”. Es decir, débil. El cerebro es flexible y se adapta en función del aprendizaje de nuevas herramientas; por lo que si uno se detiene justo después de haber adquirido una de ellas, el cerebro está en un estado plástico, en un estado “preparado-para-el-aprendizaje”, y absorberá la información del segundo conocimiento –y no del primero–. 

El segundo grupo practicó el tema por más tiempo y más repeticiones, un descanso de 30 minutos y un nuevo tema que aprender. Al día siguiente, en el post-test, los individuos obtuvieron mejores resultados en aquellos temas que pasaron un poco más de 20 minutos extras en practicar, sin que un tema pudiese interferir con el otro. 

De modo que aunque el primer grupo no “sobreaprendió”, tuvo un mejor resultado en el último tema; el segundo mostró un una mejoría global con un lapso mayor de práctica y aprendizaje. Para comprender las causas, Watanabe y sus colegas realizaron fMRI, escanografías del cerebro mediante el registro de oxígeno; es decir que requirieron ver las áreas cerebrales que se activaban usando más oxígeno, carbono y nitrógeno –traducido en la presencia de neurotransmisores– permitiendo deducir cuáles químicos incrementan en niveles durante el proceso de aprendizaje.

Fue así que repitiendo el experimento con la máquina MRS, con dos cambios principales –uno, que los dos grupos estarían entrenando la misma cantidad de veces sin el segundo entrenamiento; dos, antes y durante tanto del entrenamiento como la prueba se estaría escaneando la actividad cerebral. El resultado fue sorprendente: si uno no “sobreaprende”, el cerebro consigue niveles altos de glutamato-dominante –el cual facilita al cerebro a entrar en modo plástico o “preparado-para-el-aprendizaje”–; pero si se sobre carga de información, los niveles de glutamato disminuyen y los de GABA incrementan –encargado de estabilizar el cerebro–. Para Watanabe, “Si se sobreaprende la habilidad, el estado del cerebro cambia muy rápido de ser plástico a estable”, lo cual significa que el cerebro tiene más tiempo de “congelar” la habilidad previniendo de olvidarla. 

Es decir que para aprender un tema es recomendable “sobreaprender” –repetir y repetir– la base para comprender así lo complejo. Si bien se dice que hay un riesgo del olvido con el paso del tiempo, la realidad es que existen numerosas técnicas para mantener el conocimiento en un periodo a largo plazo; como por ejemplo, dar tiempo a que suceda el aprendizaje sin necesidad de mezclar los temas. 



Estas fotos te darán una idea de cómo se ven tus alimentos a la hora de cosecharlos

Muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores.

Parece fácil: estar en la mesa del comedor con un bocado de una jugosa piña en la boca, esa frescura acidulce del desayuno que nos brinda una cantidad desbordante de nutrientes y un placer inexpresable a los primeros momentos del hambre matutino. Es realmente un instante sencillo que tan sólo requirió ir al mercado a comprarla, cortarla con cuidado y servirla fresca y amarilla. Sin embargo, ¿cuál fue el proceso que pasó una piña para llegar a nuestra mesa?

Muchas veces pasamos por una verdulería o las estanterías del supermercado, vemos las frutas y verduras, las tanteamos para sospechar su frescura y las llevamos a casa. Pero muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores. 

En caso que surja un poco de curiosidad, te compartimos algunas fotografías de cómo se ven los alimentos a la hora de cosecharse: 

 

 


¿Asegurar a tu mascota? En México ya es posible

Quizá como respuesta a una cultura paranoica, cada vez más personas buscan tener certeza económica ante posibles percances

La ola del aseguramiento de las pertenencias, e incluso hasta de la vida, tiene acaso unos 50 años en auge. Esta práctica está asociada con el individualismo, es decir, con el aseguramiento financiero de todo aquello que nos importa, y que nos tranquilice el hecho de protegerlo ha sido una constante. Aseguramos nuestras casas, nuestros hijos, la salud, nuestros objetos más preciados; y entre todo aquello que valoramos y cuidamos están ciertamente las mascotas, como una suerte de miembros de la familia.

En México se conoce que 60% de los hogares poseen una mascota. Siendo una práctica activa en todas las civilizaciones, en este país no se fraguó una excepción. Desde la época precolombina las grandes culturas domesticaron algunos animales para hacerlos sus mascotas, sus acompañantes y también, sus silenciosos consejeros. Hoy esta práctica continúa y está en auge; cada vez más, sobre todo en las ciudades las personas se hacen de una pequeña mascota como compañía, una práctica que no distingue los distintos grados socioeconómicos.

En tal contexto, ahora en México las personas podrán asegurar a sus mascotas -algo que ya sucedía en otros países, como en Estados Unidos-. La primera de estas opciones es con “Seguros S”, una herramienta online para registrar a tu animalito y, desde 100 pesos mensuales, quedarte más tranquilo financieramente en caso de que tenga alguna complicación de salud.

¿Se trata de un oportunismo corporativo, o simplemente de una herramienta más para darnos tranquilidad? La respuesta es incierta. Lo verdadero es que esta opción no suena tan descabellada cuando estamos cada vez más acostumbrados a tener una certeza económica ante las crisis futuras, quizá una paranoia propia de la cultura contemporánea; pero, fuese o no lo anterior cierto, es un fenómeno en aumento.



3 antibióticos naturales para tu mascota

Los medicamentos alternativos para tu mascota son más saludables y económicos: prueba estos tres antibióticos naturales.

Cada vez existe mayor conciencia alrededor de las consecuencias negativas que muchos fármacos conllevan. Si bien no se trata de ser puritanos y satanizar cualquier sustancia que provenga de un laboratorio (aunque ganas no nos falten), lo cierto es que los famosos efectos secundarios son, en muchas ocasiones, altamente perjudiciales para nuestra salud, además de que muchos ‘medicamentos’ no están en realidad diseñados para curar sino solo para desaparecer los efectos o para mantener la salud al borde de la enfermedad.

Lo anterior aplica también para los animales. De hecho, si existen fenómenos tan aberrantes en la industria de la salud humana, difícil imaginar lo que sucede con las medicinas industriales para mascotas. Por eso, al igual que hacemos con nosotros, es buena idea buscar alternativas naturales para combatir sus enfermedades. En este caso te presentamos tres antibióticos naturales para tu mascota, compilados por la revista Dogs Naturally Magazine, que bien pueden ahorrarle una dosis ‘fármica’ y lo que ello implica.

1. Plata Coloidal: fortalece el sistema inmunológico y, aparentemente, tiene la capacidad de penetrar incluso a nivel celular y destruir patógenos como bacterias, parásitos, virus y hongos).

*Puede aplicarse de forma oral o cutánea.

2. Aceite de orégano: un tradicional antibacterial cuyos fenoles pueden ser muy eficaces en eliminar microbios y bacterias. También es antiviral y antiparasitario.

3. Miel de Manuka: aunque no es particularmente fácil de conseguir, si tienes la suerte de encontrar esta miel originaria de Australia y Nueva Zelanda, también puedes utilizarla como antibiótico. Tiene cualidades antisépticas cuando se aplica sobre una herida externa, y también se le atribuyen propiedades para curar gastritis y otros males, y para aliviar infecciones respiratorias. .



¿Qué no debes darle de comer a tu mascota? (Infográfico)

Aunque muchas mascotas ruegan por comida, algunos alimentos les pueden hacer mucho daño. Aquí te los presentamos.

Es natural querer consentir a nuestra mascota , sin embargo como nos muestra el infográfico, hay muchos alimentos que pueden intoxicarlos. Aunque se sabe que el chocolate y los alimentos grasosos les hacen daño, hay varios alimentos que aparentan ser inofensivos pero que pueden hacerles mucho daño:

 Perros

Evita: aguacate, comidas muy saladas o dulces, uvas, duraznos y ciruelas, así como nueces de la India, chocolate, alcohol y masa de pan.

Comparte: pastas y arroces cocidos, zanahorias, pepinos y ejotes o trozos de manzana, sandía plátano.

Gatos

Evita: cafeína, pescado crudo, lirios, huevo crudo, cebolla, ajo, cebolletas y puerros, así como chocolate, alcohol, uvas, pasas y masa.

Comparte: carnes cocidas, pequeñas cantidades de carnes cocidas y brócoli.

Ratas

Evita: cítricos, chocolate y queso, también alimentos para otras mascotas como cuyos o hámsteres.

Comparte: de vez en cuando puedes darles semillas de girasol y cacahuates. Es normal que las ratas coman sus heces cuando están frescas, así que déjalas hacerlo.

Conejos

Evita: ciertos tipos de lechuga, zanahoria, pasto y avena con fruta seca.

Comparte: vegetales verdes: brócoli, apio, chícharos y calabacitas.

El infográfico:

WhatNotToFeedYourPets_info0

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca