Descubre los ingredientes tóxicos de los cereales procesados

La elaboración de los cereales comerciales cuentan con un proceso llamado extrusión, el cual expone los granos a niveles excesivos de calor y presión.

Los cereales son casi omnipresente en la mayoría de los hogares con familias. Basta con estirar el brazo ante un desayuno apresurado, un snack rápido o una cena sencilla. Sin embargo, esta asequibilidad tiene sus lados oscuros que, a largo plazo, pueden provocar graves consecuencias en relación con la salud. 

La elaboración de los cereales comerciales cuentan con un proceso llamado extrusión, el cual expone los granos a niveles excesivos de calor y presión. Esto genera un cambio en la naturaleza del mismo grano, destruyendo sus nutrientes básicos y convirtiéndolo en un producto tóxico.

De acuerdo con Dirty Secrets of the Food Processing Industry, existen dos estudios inéditos en donde se demostraba la toxicidad de este tipo de productos: en el primero, el grupo de control de ratas que tenían una dieta con base en cereales y agua, murió antes que aquel de las ratas con una dieta regular; en el segundo, las proteínas de estos alimentos podían interactuar entre sí y entre otros compuestos, formando unos nuevos que son ajenos al cuerpo humano.

Esto trae como consecuencia, por un lado, la eliminación de los nutrientes naturales, y la acumulación excesiva de nutrientes tóxicos. Algunos de los ingredientes tóxicos que normalmente se encuentran en estos alimentos son:

Jarabe de maíz con fructrosa, también llamado azúcar de maíz.

Aceites hidrogenados, los cuales contienen grasas saturadas o trans, y por lo tanto se relacionan con cáncer, enfermedades cardiacas y problemas inmunes.

Aditivos GRAS (o BHA), son conocidos como productos cancerígenos.

Lecitina de soya. Este producto, derivado de la soya genéticamente modificada, cuenta con altas cantidades de toxinas cancerígenas.

Annatto. Es un saborizante natural que ha entrado, últimamente, en controversia. De acuerdo con WebMD, este producto afecta los niveles de azúcar en la sangre. Inclusive se le asocia con la diabetes y ciertas alergias.

Existen alternativas saludables a estos productos rápidos y azucarados. El objetivo es que a través de una alimentación nutritiva se equilibre en índice glucémico. En Ecoosfera te compartimos una lista de desayunos saludables, vegetarianos y rápidos de hacer. Dale click aquí.

Más información al respecto en Ecoosfera:

http://ecoosfera.com/2014/03/10-smoothies-deliciosos-para-empezar-tu-dia-de-la-mejor-manera/



Vaquita, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983).

Autor: Andrea Tapia García

Vaquita (Phoecena sinus), mejor conocida como vaquita marina. Es una especie endémica del Golfo de California que actualmente se encuentra en peligro crítico de extinción con una población cercana a los 30 individuos. ¿Cómo fue que esta especie llegó a este punto?

El Golfo de California, también conocido como Mar de Cortés, es uno de los mares biológicamente mas ricos y productivos en todo el mundo. Su riqueza ecológica y alta productividad, ha hecho que las actividades económicas aumentaran constantemente a lo largo del Golfo, convirtiéndolo en una región económicamente activa y causando un crecimiento incontrolado de la población (Urban, Rojas, Guerrero, Jaramillo & Findley, 2005).

Este mar es el hogar de cerca de 43 especies de mamíferos marinos, incluida la endémica vaquita. Debido a las diversas e insostenibles actividades humanas, como lo son la pesca, turismo, contaminación y cambio climático; los mamíferos marinos de esta área han sufrido diversas amenazas, logrando disminuir sus poblaciones, en algunos casos a un nivel crítico (Arrellano, Torreblanca & Smith, 2014).

Actualmente la vaquita es el cetáceo más amenazado en todo el mundo. Siendo la causa principal son las capturas incidentales en redes de pesca (Rohr, 2016). Durante las actividades pesqueras, los mamíferos marinos son capturados y mueren. Esto es conocido como captura incidental; y representa un problema para muchas especies de cetáceos alrededor del mundo (Danemann & Ezcurra 2007).

El poner en riesgo a esta especie, nos lleva a cuestionarnos ¿Qué se hizo bien?, ¿qué fue lo que faltó?, ¿queda algo más por hacer?. A partir de estas y otras preguntas, se tratará de dar un panorama sobre el porqué esta especie se encuentra al borde de la extinción.

La vaquita (P. sinus), es el cetáceo más pequeño de todo el mundo con un tamaño cerca de los 140 cm. De acuerdo a Norris y Mc Farland (1958; citados por Urban et al. 2005), su distribución se encuentra limitada a la parte Norte del Golfo de California. Suelen estar en grupos pequeños o solitarios y se calcula una vida media de 20 años, con una reproducción de un individuo cada 2 años. Aunque la edad de madurez sexual ha sido difícil de estimar, se cree que maduran alrededor de los 5 años (Mateos, 2017; Brownell & Robert. 1983; Rohr, 2016; Urban et al. 2005).

La vaquita comparte aguas con un pez conocido como totoaba, también endémico de la región. La vejiga de este pez, al que se le atribuyen capacidades afrodisiacas y medicinales, puede venderse en Asia con un precio que llega alcanzar hasta los 60 mil dólares, consumiéndose principalmente en China (El Universal, 2017). Desde el año de 1942, la pesca furtiva y el tráfico para su vejiga han provocado una pesca incontrolada e ilegal, involucrando tanto a pescadores mexicanos como traficantes estadunidenses (Brownell & Robert. 1983).

El primer reporte registrado de vaquita en una red de pesca data del año 1961 por Norris y Prescott. La captura incidental por las flotas pesqueras en la década de 1970, estaba en el rango de decenas a cientos de vaquitas (Brownell & Robert. 1983). En el año 1975, se declaró la veda permanente para la totoaba; sin embargo, la pesca con redes de enmalle siguieron operando.

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983). Se contrató personal profesional en áreas protegidas y se desarrolló un plan de manejo (Arrellano et al. 2014). A pesar de esto, las pescas incidentales, no se detuvieron, teniendo un rango de muerte de 32 vaquitas por año (Brownell & Robert. 1983).

En 1993, el Alto Golfo de California y el Río Colorado, son decretados Reserva de la Biosfera. El gobierno especifica la protección legal de la vaquita, complementando las regulaciones de la reserva. Al observar que la población seguía disminuyendo, se realizaron estudios de población que demostraron que el área protegida no coincidía con su distribución. Además, la zona de reserva no contaba con los señalamientos adecuados para la prohibición de pesca.

La International Whale Commission (IWC) basándose en un estudio con una mortalidad de entre 39 y 84 vaquitas en 1995 (D’Agrossa et al, 2000), propuso el cierre de la pesquería de totoaba. Se necesitaba reconsiderar los permisos de pesca, realizar acciones para detener el comercio ilegal de totoaba y desarrollar un plan de protección a largo plazo para la vaquita. En dicho plan necesitaba incluirse educación y alternativas para pescadores, así como acciones de monitoreo (Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita marina [CIRVA], 2014). De no ponerse en marcha, calcularon que la población bajaría durante los siguientes 15 años a 50 individuos (Urban et al. 2005).

En la década de los 90 la gestión de áreas litorales se basaba en un modelo integrador, donde se tomaba en cuenta el desarrollo sostenible junto con la participación pública (Pérez C. 2014). Si se observa el caso de la reserva de Cabo Pulmo en Baja California, resulta evidente que para que un plan de manejo sea exitoso, debe haber una implementación de las acciones por parte del gobierno y las personas afectadas por dicho manejo (Olsen et al 1999).

En el caso del Mar de Cortés, se prohibieron las redes de enmalle, pero sin dar una solución a los pescadores. Los pescadores locales argumentaron que las nuevas redes eran insuficientes para mantenerse y que mientras no se diera una solución eficaz, seguirían utilizando redes de enmalle (CIRVA, 2014).

La CIRVA sostuvo que debido a la falta de medidas eficaces para controlar la pesca, las vaquitas habían seguido un rápido camino a la extinción y que para detenerlo se debían retirar todas las redes de enmalle. (CIRVA, 2014). Después de que Omar Vidal, director de la WWF, comentara que las redes de enmalle eran la razón por la que la población de vaquitas se encontraba encolapso, la SEMARNAT (Secretaria de Medio Ambiente y de Recursos Naturales), comenzó a trabajar en una alternativa para sustituir este tipo de redes, trabajo que hasta la fecha sigue inconcluso. (Zamarrón, 2016).

A pesar de las advertencias, el gobierno Mexicano no realizó las acciones necesarias. Inclusive la IWC afirmó que si el gobierno hubiera seguido las recomendaciones, la vaquita probablemente no se encontraría en esta situación. (CIRVA, 2014). No fue hasta el año 2012, que se realizaron los primeros esfuerzos reales para detener el comercio ilegal (CIRVA,2014). A pesar de los esfuerzos en patrullar las zonas y hacer cumplir las normas, el proceso judicial es descuidado y no se logran las condenas establecidas. Consecuentemente, el comercio ilegal no ha podido ser detenido (Méndez E. 2017). En este punto, el retirar las redes de enmalle era insuficiente, se necesitaba prohibir todo tipo de pesca en la zona (CIRVA, 2014).

Debido a los pocos avances logrados, en el año 2016 se lanzó una iniciativa, donde se buscaba considerar la pesca de totoaba como un delito grave y sin derecho a fianza, con la finalidad de cesar con las redes de pesca de manera definitiva. Actualmente esta iniciativa sigue en proceso de revisión. (Garduño J., 2017).

De acuerdo a la CIRVA en noviembre de 2016 quedaban 30 individuos. Al no poder parar la caza ilegal y al borde de la extinción, científicos han propuesto capturar especímenes y colocarlos en un corral marino. Junto con ayuda de delfines entrenados por parte la marina de EUA, se buscaría localizar los individuos para transferirlos a un estanque temporal, construido dentro de su hábitat.

Sin embargo, aunque este plan pudiera llevarse a cabo, los científicos ven poco probable que la reproducción en cautiverio, pudiera restaurar la población. Este plan de manejo, representa una última alternativa, para evitar la extinción de la vaquita, que requeriría de grandes esfuerzos de manera continua, durante décadas (Mendez E., 2017).

Este caso de pérdida de biodiversidad debido al comercio y el tráfico ilegal, la falta de comunicación entre sociedad y gobierno, y la falta de acciones por parte del gobierno Mexicano, Estadunidense y Chino; deberá tomarse como referencia para poder realizar planes de manejo completos, eficaces e integradores. Se debe ayudar a la gente a ver en una perspectiva diferente. Informarlos, entender sus problemas y entre todos buscar una solución. Sólo de esta manera, los recursos marinos podrán ser aprovechados de manera sostenible; y la conservación y el manejo de recursos, podrán ir de la mano.



Estas son tus heces cuando comes lo mismo por 3 días (FOTOS)

Que somos lo que comemos queda demostrado, de manera más cruda y evidente, en nuestras heces, esa especie de “creación” que ejercemos diariamente y que, incontrovertiblemente, revela parte importante de nuestra esencia cotidiana: nuestros hábitos, nuestras prácticas, nuestras preferencias y nuestras aversiones. Aunque parezca un asunto insignificante por reiterativo, lo cierto es que tanto en […]

Que somos lo que comemos queda demostrado, de manera más cruda y evidente, en nuestras heces, esa especie de “creación” que ejercemos diariamente y que, incontrovertiblemente, revela parte importante de nuestra esencia cotidiana: nuestros hábitos, nuestras prácticas, nuestras preferencias y nuestras aversiones. Aunque parezca un asunto insignificante por reiterativo, lo cierto es que tanto en la alimentación como en su contraparte, el desecho, se encuentra codificada nuestra humanidad.

En este sentido, Gabriel Morais (en colaboración con Rodrigo de Castro y João Unzer) realizó un interesante ejercicio fotográfico, nutricional e incluso artístico en cierto sentido, en el cual documentó los detritus generados luego de pasar hasta 36 horas comiendo el mismo alimento, intentando presentar pruebas más o menos irrefutables de que, efectivamente, lo que introducimos en nuestro cuerpo provoca efectos palpables.

Destaca, por supuesto, el aspecto totalmente artificial de las heces generadas a partir de los alimentos sumamente procesados como los llamados “cereales” industriales, cuyo cóctel de saborizantes y colorantes artificiales y químicos de varios tipos se transforma en una creación bastante sui generis, acaso estéticamente inquietante.

Las imágenes, se asegura, no están manipuladas, como quizá tampoco la posible reflexión que podamos emprender a partir de este ejercicio.

[Laughing Squid]



¿Consumes cereales Kellog’s? Cuidado: podrías ingerir un trozo de cristal

En Estados Unidos el gigante de los cereales procesados, Kellogg’s, alertó sobre el peligro de encontrar pedazos de cristal en algunas de sus cajas.

special_k_fragmentos_cristal

Hace unos meses, en octubre del año pasado, la trasnacional Kellog’s se vio envuelta en un escándalo luego de haber aceptado que casi 300 mil de cajas de su producto Mini-Wheats podrían contener fragmentos de metal mezclados con el cereal de trigo.

Con todo, tal parece que este es un “accidente” habitual de la compañía, pues ahora el peligro se ha repetido con un lote de cajas del cereal Special K Red Berries, las cuales podrían contener fragmentos de cristal en su interior, según un aviso emitido por la firma en Estados Unidos.

La alarma es sobre todo para territorio estadounidense, donde se distribuyó esta producción, sin embargo, el suceso nos invita a poner atención en la calidad de los alimentos que consumimos diariamente: ¿de verdad queremos en nuestro cuerpo alimentos que pasan por infinidad de procesos industriales que, por lo mismo, aumentan la probabilidad de que se mezclen con sustancias altamente tóxicas para nuestro organismo?

[Take Part]



EcoReceta: leche de quinoa

La leche casera de Quinoa te dará la oportunidad de incorporar todos los nutrientes de este genial alimento incaico que tantas propiedades tiene para ofrecer. Es sumamente fácil de preparar y la podrás emplear como cualquier leche

Propiedades de la leche de quinoa:

La leche casera de quinoa te dará la oportunidad de incorporar todos los nutrientes de este genial alimento incaico que tantas propiedades tiene para ofrecer. Es sumamente fácil de preparar y la podrás emplear como cualquier leche.

Poco más, poco menos, todos están enterados hoy día de qué se trata la quinoa. Este seudocereal andino se ha convertido en un gran aliado para la salud, ya que tiene propiedades realmente notables para el organismo. Por ejemplo, es sumamente proteica y se la puede dar a los niños en formato de leche sin ningún inconveniente. Puedes seguir la receta y verás qué fácil es gozar de los beneficios de este súper alimento.

Ingredientes:

* Ocho cucharadas de quinoa en granos bien lavada
* Un litro de agua
* Endulzante permitido al gusto

Preparación:

Para preparar esta leche de quinoa, no tendrás más que dejar las ocho cucharadas de este alimento en remojo. Escúrrela bien y ponla hervir a fuego bajo con el litro de agua, siempre a fuego bajo y durante unos 5, 10 minutos.

Transcurrido ese tiempo, cuela bien la preparación, preservando todo el líquido. El resto del alimento puedes usarlo para cualquier preparación.

f48081f360c488f865090f89e1c9c14d

Así, la quinoa te ayudará a perder peso, a combatir el colesterol y, por si fuera poco, sumarás una notable cantidad de proteínas naturales y fibras solubles.

Twitter del autor: @lucia_mtz93



¿Cereales enriquecidos? Descubren fragmentos de metal en casi 3 millones de cajas de cereal Kellog’s

Kellog’s, el gigante de los cereales industrializados, anuncia que casi 3 millones de cajas de su producto Mini-Wheats podrían contener fragmentos de metal mezclados con el cereal de trigo, un accidente que pone en riesgo a consumidores de Estados Unidos, México y Canadá.

Kellog’s, el gigante de los cereales industrializados, se encuentra envuelto en un escándalo luego de que en Estados Unidos se encontrara “la posible presencia de fragmentos de metal flexible de la malla de una planta de fabricación defectuosa” en casi 3 millones de cajas del producto Mini-Wheats.

El peligroso hallazgo fue anunciado por la propia compañía, que comenzó una amplia campaña para recoger el mayor número de cajas afectadas por el descuido (y seguramente evitar millonarias demandas).

Con todo, al tratarse de una empresa trasnacional, el problema va más allá de las fronteras estadounidenses. En México, por ejemplo, una dependencia gubernamental ya pidió a la compañía retirar del mercado el producto en cuestión, especialmente en el estado de Baja California, al norte del país, en donde se distribuyeron poco más de 5 mil cajas de Mini-Wheats, aunque al parecer otras 11 mil permanecen en bodegas que Kellog’s tiene en Querétaro, entidad del centro de México. Asimismo, otro tanto pudo haber llegado a territorio canadiense.

Al menos en Estados Unidos, todavía no hay reportes de personas afectadas por la peligrosa mezcla de trigo y metal.

De acuerdo con Kellog’s, para saber si la caja de Mini-Wheats en tu alacena pertenece a esos tres millones con fragmentos de metal, basta con revisar la fecha de caducidad de la misma: si la sugerencia de consumo va del 1 de Abril de 2013 al 21 de Septiembre de 2013, será mejor que deseches esa caja.

Cabe recordar que ya en 2010 la misma compañía retiró de los almacenes estadounidenses 28 millones de cajas de varios productos (entre ellos Froot Loops, Corn Pops y Honey Smacks) que despedían un raro olor que se atribuyó a una deficiencia en su empaque.

El incidente invita a reflexionar sobre el riesgo que supone consumir alimentos sumamente industrializados como los cereales Kellog’s, que pasan por decenas de procesos antes de llegar a tu mesa, cada uno de los cuales aumenta un poco la probabilidad de que sucedan accidentes como este que, en última instancia, solo afectarán a quien verdaderamente sostiene esta peligrosa cadena: el consumidor final.

También en Ecoosfera: 5 objetos asquerosos encontrados en comida rápida.

[Gawker]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca