Alimentos cotidianos que debes evitar para cuidar tu salud

Algunos productos que suelen estar producidos con sustancias que dañan tu salud.

Los conservadores, alimentos industrializados, el uso de fertilizantes, herbicidas, y el cultivo de alimentos transgénicos, etc. Todo lo anterior permea nuestras mesas mientras la mayoría apenas contamos con tiempo para comer (en un ritmo de la frenética vida citadina). Sin embargo, aunque la realidad anterior es apabullante, hay ciertos básicos que debes conocer para cuidar tu salud: alimentos casi ubicuos que debes evitar siempre.

Tomates enlatados: generalmente contienen bisfenol, un químico tóxico asociado a deficiencias reproductivas, cáncer de próstata, diabetes y enfermedades cardíacas. Está probado como los niveles de acicidad del tomate hacen que estos absorban el bisfenol más que otros alimentos, lo que lo vuelve peligroso.

Carnes procesadas: el sabor delicioso de las carnes procesadas como jamón, salami, roast beef, etc., contienen componentes como el nitrato de sodio, hormonas de crecimiento y antibióticos. Los nitratos por ejemplo, están asociados con el cáncer.

Margarina: contiene grasas saturadas que son artificiales. Está asociada con enfermedades del corazón, cáncer, problemas óseos, desbalances hormonales, infertilidad y problemas en el embarazo y lactancia, entre otros. 

Azúcar artificial: esta contiene aspartamo, un ingrediente artificial que ha sido muy polémico y ha sido defendido férreamente por empresas tan oscuras como Monsanto. Está asociado a la formación de cáncer.



¿Sabías que el aspartame es un veneno que probablemente ingieres a diario? (evítalo)

Se encuentra en muchos alimentos cotidianos como un endulzante alternativo: múltiples estudios han probado sus efectos dañinos

El aspartame en un endulzante alternativo al azúcar. Es utilizado generalmente en productos dietéticos, y se encuentra en marcas de endulzantes como Natreen,  Canderel y NutraSweet, y en algunos productos tan populares como la Coca-Cola. 

Hacer un repaso por la historia del aspartame, por cierto, un producto creado en laboratorio, es un tanto macabro, pues van develándose los intentos sistemáticos de los promotores de la marca para legitimar con estudios dudosos el uso del producto, cuando por su parte, casi la totalidad de los análisis independientes prueban los efectos nocivos del aspartame, entre ellos, cancerígenos. 

 

Algo de la historia del aspartame

Fue descubierto por casualidad en 1965 por James M. Schlatter. Es un polvo blanco, cristalino, sin olor, y que se deriva de dos aminoácidos: el ácido aspártico y la fenilalanina. En 1975 se otorgó el permiso para la comercialización del aspartame, pero sólo unos meses después fue suspendido por considerarse que no existían pruebas suficientes sobre sus efectos en el organismo, sobre todo en el cerebro, aunque posteriormente fue permitido. Desde entonces, científicos independientes han estado propulsando estudios que prueban los efectos cancerígenos, sobre todo en el cerebro, del aspartame, mismos que han sido devaluados por la propia empresa comercializadora. 

En 1974, el defensor del consumidor James Turner y el neurólogo John Olney de la Universidad de Washington hicieron un comunicado dirigido al gobierno norteamericano en contra de la aprobación del aspartame, argumentando que destruía las células nerviosas en cerebros de ratones. Luego de esto se ha desatado una guerra de estudios en los que, curiosamente, la totalidad de los asociados a NutraSweet defienden el producto, pero al menos 92% de los análisis independientes han encontrado secuelas inadmisibles en la salud del organismo. 

Cabe anotar que, desde 1985, la antipopular empresa Monsanto compró G.D. Searl y creó James Hetfield Company, comercializando desde entonces el aspartame. Hasta la fecha este producto se continúa comercializando, a pesar de la incertidumbre respecto a los efectos del producto.

 

Recomendaciones

Revisa el etiquetado de tus productos y asegúrate de que no contenga aspartame o bien, evita las marcas Natreen, Canderel y NutraSweet. También te proporcionamos algunos productos que suelen contenerlo:

Coca-Cola Light

Coca Cola Zero

Pepsi Max

Sprite Zero

7Up Free

Fanta Zero

Dr. Pepper Zero

Danone Activia Cherry

Silver Spoon Sweetness y Light

Silver Spoon Light Granulated Sugar

 

También en Ecoosfera

Aspartame: La dulce historia de terror en el endulzante en las bebidas refrescantes.



TOP: 10 cosas que la industria de comida procesada no quiere que sepas

Todos sabemos que la comida procesada es nociva para la salud, pero no sabemos hasta dónde pueden llegar sus estragos porque la industría ha sido muy cuidadosa al esconderlo. Te presentamos diez cosas que es bueno saber antes de caer en la tentación.

Típicamente, los alimentos procesados están llenos de azúcar, sal, preservativos y otros aditivos en exceso. Pero probablemente esto ya lo sabías. Lo que quizá no sepas es el alcance que pueden tener sus estragos, algo que la industria de comida procesada no quiere que sepas.

En pocas palabras, aunque sepan muy bien y sean fáciles de preparar, cuando comes alimentos preparados estas cambiando salud por conveniencia.

Donna Gates, autora de The Body Ecology Diet, explica diez razones por las cuales deberías pensar dos veces la próxima vez que te veas tentado a comer alimentos procesados.

1. Son adictivos y pueden provocar que comas de más

Procesar modifica o remueve componentes importantes de la comida como la fibra, el agua y los nutrientes, cambiando la manera en que son digeridos y asimilados en tu cuerpo.

A diferencia de la comida cruda y entera, que contiene una mezcla de carbohidratos, grasas, proteínas, fibra y agua para ayudarte a sentir satisfecha, los alimentos procesados estimulan la liberación de dopamina y te hacen sentir bien incluso cuando la comida no tiene nutrientes ni fibra. Esta liberación de dopamina puede llevarte a comer de más y, ultimadamente, a volverte adicto a la comida.

2. Están vinculados a la obesidad

Está virtualmente garantizado que la comida procesada contiene aditivos que están vinculados a la obesidad. Esto incluye el glutamato monosódico, el jarabe de maíz alto en fructosa, endulzantes artificiales y otros. Además, los carbohidratos refinados como cereales de desayuno, bagels, waffles, pretzels y la mayoría de los demás alimentos procesados se convierten rápidamente en azúcar.

Esto incrementa tus niveles de insulina y leptina y contribuye a la resistencia a la insulina, lo cual es el factor principal de casi  todas las enfermedades crónicas y condiciones conocidas por el hombre, incluyendo el aumento de peso.

3. Rompen los principios de la combinación de comida

Comer alimentos en ciertas combinaciones ayuda a que el proceso de digestión de tu cuerpo trabaje más eficientemente y absorba más nutrientes. De acuerdo con un estudio, comer proteínas y almidones en un mismo momento (lo cual es común en comidas procesadas como la pizza de pepperoni) inhibe la digestión y lleva a la putrefacción de tu comida y a condiciones acídicas en tu sangre.

4. Fomentan el desbalance de tu ecosistema interno

Los microorganismos que viven en tus tractos digestivos forman un ecosistema interno muy importante que influencia numerosos aspectos de tu salud. Los alimentos procesados interrumpen este sistema, suprimiendo a la microflora benéfica y llevando a problemas digestivos, antojos y enfermedades. Los organismos benéficos en tu flora se regocijan con la comida entera y no procesada.

5. Son nocivos para tu estado de ánimo y cerebro

Cambios de ánimo, problemas de memoria e incluso la depresión son muchas veces resultados de una dieta fuerte en comida procesada. De hecho, la mayor concentración de serotonina, que está involucrada en el control del ánimo, la depresión y la agresión, se encuentra en tus intestinos, no en tu cerebro.

6. Fomentan comer demasiado rápido

Los alimentos procesados son rápidos y fáciles, lo que los hace perfectos para comer mientras tienes prisa. Pero comer tan rápido, o mientras haces otras cosas, puede causar que pierdas contacto con las señales naturales de tu cuerpo que te avisan cuando estas lleno. Esto evidentemente hace que comas de más y que ganes peso, e incluso hace más difícil la digestión correcta.

7. Las etiquetas de nutrición pueden ser engañosas

Un alimento procesado puede estar marcado como “natural” o “libre de azúcar”, pero no lo hace sano. Por ejemplo, un producto denominado “natural” puede legalmente estar genéticamente modificado, lleno de pesticidas o hecho con jarabe de maíz, aditivos, preservativos e ingredientes artificiales.

8. Las carnes procesadas están vinculadas al cáncer

Las carnes procesadas son aquellas que están preservadas con humo o sal, o la adición de preservativos químicos. Estas incluyen el tocino, el jamón, el pastrami, el salami, el pepperoni, las salchichas y algunas hamburguesas. Los nitratos que se les añaden son particularmente problemáticos.

9. Los alimentos procesados pueden incrementar tu riesgo a la infertilidad y la malnutrición

Ya que los alimentos procesados están vaciados de nutrientes, puedes estar comiendo una gran cantidad de calorías pero aun así estar malnutrido.  Y los alimentos genéticamente modificados están vinculados a problemas reproductivos.

10. Los alimentos procesados pueden sobrevivir años en un armario, pero no así una vida humana

Gracias al coctel de quí9micos, preservativos y otros aditivos alimentos procesados pueden sobrevivir mucho tiempo en una alacena sin descomponerse. Desafortunadamente, los productores invierten mucho dinero y tiempo en estrategias para incrementar la vida en alacena y crear empaques atractivos y muy poca atención en el valor de los nutrientes o en cómo serán nocivos para la salud.

[Waking Times]



Aspartame: la dulce historia de terror del endulzante en las bebidas refrescantes

A sabiendas de que hay cosas que son “demasiado buenas para ser verdad”, el aspartame prometía endulzar bebidas y productos sin aumentar las calorias ni producir obesidad en los usuarios –pero a un costo demasiado grave para la salud.

aspartame

El 23 de abril del 2007, el doctor italiano Morando Soffritti recibió el premio Irving J. Selikoff en la escuela de medicina de Nueva York Monte Sinaí, uno de los galardones más prestigiosos de la medicina. Soffritti fue reconocido así por su “destacable contribución a la identificación de cancerígenos ambientales e industriales y por su promoción de la investigación científica independiente.” Soffritti es sólo uno de muchos científicos que han cuestionado el aspartame comercial como sustancia endulzante, a pesar de que el gobierno estadunidense siga ratificándolo como un producto no peligroso.

En el caso del aspartame como en el de pesticidas, semillas genéticamente modificadas e industrias como la del tabaco, la FDA (agencia gubernamental encargada de aprobar los ingredientes utilizados en medicinas y alimentos en Estados Unidos) ha hecho oídos sordos: los estudios independientes siguen demostrando los peligros de sustancias y productos de uso cotidiano mientras que los estudios conducidos por la FDA o fuentes corporativas alaban sus propiedades. ¿De qué lado está la ciencia?

¿Qué es el aspartame?

Es una combinación de metanol y dos aminoácidos, fenilalanina y ácido aspártico. Fue descubierta por accidente en 1965 por el químico James Schlattler, quien trabajaba en la empresa G.D. Searle, mientras trabajaba en otra sustancia. El aspartame resultó ser mucho más dulce que el azúcar convencional pero sin el añadido de las calorías.

La panacea de este químico de sabor a caramelo es amenazada por los metabolitos, que no son sino los remanentes de una sustancia cuando esta es absorbida (es decir, metabolizada, “descompuesta” a través de la digestión u otro proceso químico del cuerpo), y que pueden tener efectos secundarios con el paso del tiempo.

Casi todos los estudios científicos que provienen de fuentes corporativas sobre el aspartame no encuentran ninguna señal de los posibles efectos adversos de la sustancia; en oposición, casi todos los estudios independientes evidencian peligros para la salud. Uno de los más tempranos estudios data de 1967, cuando Harold Waisman, bioquímico de la Universidad de Winsconsin, suministró leche endulzada con aspartame a siete bebés mono. Uno murió y otros cinco desarrollaron convulsión tónico-clónica. El estudio puede consultarse aquí.

Pensando un poco en una teoría de conspiración, puede tratarse de que los gobiernos conozcan los efectos secundarios descritos por estudios independientes (aumento en la agresividad y el enojo) por lo que bebidas carbonatadas endulzadas con aspartame son entregadas puntualmente en el frente de guerra a los soldados desde hace décadas.

La etiqueta de los productos que consumimos, así como la información, son nuestra única arma para elegir conscientemente qué productos deseamos en nuestras vidas y qué sustancias no deseamos en nuestros cuerpos. Aquí una pequeña lista de los tipos de productos y bebidas comerciales que contienen aspartame:

Diet Coca Cola

Coca Cola Zero

Pepsi Max

Sprite Zero

7Up Free

Fanta Zero

Dr. Pepper Zero

Danone Activia Cherry

Canderel

Silver Spoon Sweetness y Light

Silver Spoon Light Granulated Sugar

etc.

[Global Research]



Alimentos que se venden como “saludables” cuando no lo son

Creemos que muchos alimentos son más saludables por ser bajos en grasas, sin azúcar o libres de gluten pero no lo son.

glutenfree

En el mercado hay miles de productos que se anuncian como “saludables” pero no lo son. Las etiquetas “bajo en grasa”, “light”, “sin azúcar”, “sin gluten”, a menudo nos engañan. Aquí una lista de alimentos dañinos que fácilmente podríamos confundir con saludables.

1. Jugos frutales

Los jugos que se encuentran en el supermercado no siempre son lo que parecen. Pueden contener fruta pero generalmente se componen mayoritariamente por agua, sabor artificial y azúcar.

Aún el jugo natural de no es tan nutritivo, lo mejor de la fruta no queda en él, casi no contiene vitaminas pero sí grandes cantidades de azúcar.

Es más saludable comer frutas que tomar jugos.

2.Trigo entero

Es verdad que el trigo entero es mejor que el refinado pero esto significa que comer trigo sea saludable.

El trigo es la fuente principal de gluten, sustancia a la que muchas personas son sensibles, ya que su sistema inmune atacará al gluten en el tracto digestivo, causando daño en esta parte del cuerpo.

Estudios han demostrado que la fibra de trigo puede causar deficiencia de Vitamina D, además de aumentar el LDL (colesterol malo).

3. Néctar de agave

Entre los alimentos libres de azúcar hay varios que están endulzados con néctar de agave, se cree que es una alternativa saludable al azúcar porque tienen un índice glicémico bajo. Pero el índice glicémico en los endulzantes no es tan perjudicial como la fructuosa.

El consumo de fructuosa puede causar hígado graso, problemas metabólicos como resistencia a las hormonas de insulina y leptina que eventualmente desembocará en diabetes y obesidad.

4. Bebidas deportivas

Estas bebidas fueron diseñadas para los atletas que practican intensas sesiones de entrenamiento, por esta razón contienen agua, electrolitos y azúcar.

A menos que se tomen después de haber hecho un gran esfuerzo físico, no se necesitan los electrolitos adicionales ni el azúcar. Una botella de Gatorade contiene más de 30 gramos de azúcar.

5. Aceites vegetales “saludables”

El miedo a consumir grasas saturadas provocó un aumento de ingredientes sustitutos en los aceites como soya, maíz y semilla de algodón.

Estos aceites contienen grandes cantidades de ácidos grasos Omega-6, son extraídos a partir de procesos que incluyen alto calentamiento, blanqueamiento y el solvente tóxico hexano.

Comer muchas grasas de este tipo puede provocar varias enfermedades crónicas.

6. Alimentos bajos en grasas

Pese a toda la propaganda contra las grasas saturadas, ahora se sabe que no son dañinas, aún así el mercado de comida  sigue inundado de alimentos “saludables” sin gradas. El problema es que los químicos con los que se sustituyen las grasas además de los saborizantes artificiales y las grandes cantidades de azúcar no son saludables.

7. Comida chatarra libre de gluten

Mucha gente ha empezado a evitar el gluten y esto ha abierto una nueva beta para hacer dinero en el mercado de la comida.

Ahora existen numerosos productos libres de gluten que sustituyen esta sustancia por almidón de papa, tapioca, entre otros ingredientes. Estos almidones generalmente están altamente refinados, faltos de nutrientes e incrementan los niveles de azúcar en la sangre.

8. Margarinas y mantequillas artificiales

Otro efecto de la histeria anti-grasas fue la creación de las alternativas a la mantequilla, el ejemplo más notable de esto es la margarina. Antes tenía grasas trans, ahora contiene aceites vegetales procesadas.

La mantequilla es una buena fuente de ácido butírico y vintamina K2, ambos pueden tener un impacto positivo en la salud. En cambio, la margarina  está procesada con ingredientes dañinos.

9. Barras energéticas

Las barras energéticas no funcionan para quienes no llevan un entrenamiento físico intenso, y generalmente tienen ingredientes altamente procesados y dañinos: azúcar, harinas, saborizantes artificiales.

10. Cereales “saludables”

Estos cereales tienen altas cantidades de azúcares y carbohidratos refinados.

Las compañías agregan vitaminas sintéticas y pequeñas cantidades de granos enteros y las venden como “saludables”.


[io9]

 



Consumir cotidianamente aspartame multiplica el riesgo de padecer leucemia, linfoma y otras enfermedades

Investigación de más de 20 años en más de 2 millones de personas concluye que beber diariamente una lata de refresco de dieta (en cuya composición regularmente se incluye al aspartame) aumenta notablemente el riesgo de desarrollar leucemia, linfoma y otras enfermedades de mutación celular.

El aspartame fue uno de los emblemas de la década de los 90: por un lado, cuando se introdujo al mercado, se ofreció como la solución endulzante que podía añadirse a los alimentos para evitar todas las complicaciones de salud que conlleva el consumo de azúcar. Sin embargo, pronto se descubrió que este edulcorante generaba más problemas de los que prometía evitar.

Con todo, hasta la fecha el aspartame continúa presente en diversos alimentos y bebidas, sobre todo aquellos catalogadas como “light” o de “dieta” y, dentro de estos, especialmente en los refrescos vendidos con alguna de estas denominaciones.

Recientemente un estudio sumamente detallado y al mismo tiempo preocupante, confirmó los efectos nocivos del aspartame como factor que incrementa notablemente la probabilidad de desarrollar leucemia y cáncer, dos de las enfermedades de mutación celular más agresivas.

La investigación fue realizada por un equipo de la Escuela de Medicina de Harvard en colaboración con otras instituciones. Según estos resultados, beber una lata de 355 ml de refresco de dieta diariamente aumenta hasta en 42% la probabilidad de leucemia en hombres y mujeres, en 102% de mieloma múltiple en hombres y en 31% de linfoma no-Hodgkin también en hombres.

A diferencia de otros estudios, en este caso se trató de un análisis exhaustivo, que tomó una muestra de 2 millones de personas analizadas con todo detalle en sus hábitos alimenticios durante 22 años. Durante este tiempo los participantes respondieron un cuestionario sobre su dieta sumamente detallado, además de que esta fue modificada cada cuatro años por el equipo de investigación. Además de enmarcarse en un modelo multifactorial de riesgo, el estudio tuvo siempre un grupo de control que no bebía refresco para comparar los datos obtenidos.

Hasta ahora esta es la investigación más completa que se ha hecho al respecto, lo cual en cierto modo también la vuelve notablemente precisa y concluyente.

Los artículos publicados al respecto en estos enlaces:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16507461

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23097267

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17805418

[collective evolution]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca