¿Ya sabes cuáles son los alimentos que curan el insomnio?

Durante el sueño el cuerpo puede optimizar el funcionamiento del sistema inmunológico, cardiovascular, endócrino, digestivo, sexual, etcétera

Dormir es un proceso vital para todo ser vivo, ya que permite al cuerpo descansar, recuperando energía y regenerando células necesarias para las actividades de la vigilia. De ese modo, el cuerpo puede optimizar el funcionamiento del sistema inmunológico, cardiovascular, endócrino, digestivo, sexual, etc. E inclusive, es uno de los mejores métodos para quemar calorías. 

Con el fin de procurar una buena salud integral es importante desarrollar ciertos hábitos de sueño, como establecer un horario adecuado, realizar algunos estiramientos o practicar meditación antes de acostarse y alejar todo estresante o estimulante 10 minutos antes de dormir, entre otros, incluyendo la alimentación, para descansar mejor. Por ello, te compartimos estos alimentos que fomentan el sueño: 

– Jugo de cereza. De acuerdo con un estudio de la Louisiana State University, al consumir este jugo dos veces al día durante 2 semanas, es posible descansar en la noche durante 84 minutos más.  

– Kiwi. Consumir esta fruta 1 hora antes de dormir puede generar resultados sorprendentes en relación a las horas de sueño (42.4% de mejoría, de acuerdo con Psychology Today). 

– Algas. La Universidad de Oxford encontró una incidencia en el consumo de algas y el aumento de omega-3 DHA en la sangre, lo cual facilita el sueño. 

– Almendras. El Journal of Orthomolecular Medicine encontró que si un cuerpo sufre de bajos niveles de magnesio, normalmente presenta también problemas de sueño, por lo que se recomienda incluir almendras en la dieta. 

– Nueces, las cuales son una fuente increíble de melatonina (hormona del sueño), fomentando la regulación del ciclo cicardiano. 



6 hacks que la ciencia recomienda para dormir más y mejor

Existen hacks para asegurar un buen sueño y reducir las consecuencias de un mal descanso.

Dormir es una de las principales actividades que el cuerpo y la mente requieren a diario. En el caso de que no se poseen las suficientes horas de descanso de calidad, probablemente surjan enfermedades físicas y emocionales hasta alcanzar la muerte. 

De acuerdo con el experto del sueño y profesor asociado en neurología en Harvard Medical School, Patrick Fuller, existen hacks para asegurar un buen sueño y reducir las consecuencias de un mal descanso. Te las compartimos: 

– Despertar siempre a la misma hora. 

Muchas personas no suelen tener un “calendario” de sueño, en el que puedan acostumbrarse a dormir a una hora y a despertar a otra sin importar el día –aún si es fin de semana–. Cuando las personas se despiertan cada vez más tarde, explica Fuller, tienen menos sueño desregularizando sus horarios. 

 

 

– Evitar estimulantes pasando medio día. 

Si bien es tentador beber un latte o un refresco después de la comida para poder trabajar en la tarde, la cafeína es capaz de mantenerse en el cuerpo durante ocho horas después de su consumo. Una alternativa para mantenerse activo a lo largo del día es el té verde. 

– Realizar ejercicio durante 20 o 30 minutos al día. 

Además de ser un tónico que previene enfermedades, como el estrés, enfermedades del corazón, diabetes, demencia y ciertos tipos de cáncer, el ejercicio es un estimulante para el sueño. 

– Reducir el consumo de alcohol en las noches. 

Si bien puede considerarse en ocasiones como un elixir nocturno para calmar músculos, nervios y estrés, las personas que consumen alcohol en la noche no gozan de un buen descanso restaurativo. 

– Establecer una rutina para dormir. 

Se trata de un ritual del sueño, y como tal se requiere poner atención a cada actividad previa al sueño. El objetivo es inducir neurológicamente al sueño mediante actividades relajantes y rutinarias.

– Disminuir la incidencia de pantallas de la televisión, computadoras o teléfonos celulares antes de ir a dormir. 

La iluminación de estas pantallas producen melatonina, impidiendo la posibilidad de fomentar el sueño. Además, explica Fuller, con el tiempo la luz de estas pantallas puede dañar la memoria e incrementa el riesgo de depresión, obesidad y ciertos tipos de cáncer. Es recomendable dejar de ver las pantallas dos horas antes de dormir. 

 

 



Este sencillo test te mostrará si se sufre un déficit de sueño

Para realizar la prueba el individuo debe debe acostarse en una habitación silenciosa y a oscuras, aguantar en la mano una cuchara sobre el borde de la cama y justo debajo, en el suelo, coloca la bandeja de metal.

El buen dormir es indispensable para la salud tanto física como emocional en el día a día; de lo contrario puede provocar fatiga, ansiedad, depresión, trastornos de memoria, disminución en la atención, irritabilidad, nerviosismo, entre otros. Sin embargo, ¿cómo saber si estamos durmiendo bien? 

De acuerdo con el doctor Michael Mosley, presentador británico sobre temas de la salud, para averiguar si se sufre de déficit de sueño basta realizar un test casero realizado por Nathaniel Kleitman, el pionero de las investigaciones sobre el sueño. Basta con realizar una prueba para ayudar a medir la duración del periodo de latencia antes del inicio del sueño. Es decir que el test debe realizarse durante las primeras horas de la tarde con una cuchara y una bandeja de metal. 

 

Para realizar la prueba el individuo debe debe acostarse en una habitación silenciosa y a oscuras, aguantar en la mano una cuchara sobre el borde de la cama y justo debajo, en el suelo, coloca la bandeja de metal. Antes de cerrar los ojos, mira el reloj. Después, cuando una persona se queda dormida, la cuchara se caerá de las manos y golpeará la bandeja, creando un ruido para despertar. Cuando eso ocurra, se volverá a ver el reloj para comprobar cuánto tiempo ha pasado. 

Según Kleitman, si uno se queda dormida antes de cinco minutos después de cerrar los ojos quiere decir que se tiene una falta severa de sueño; si se hace dentro de un periodo de diez minutos, existe una “cierta falta de sueño”; si se permanece despierto durante al menos 15 minutos, se está durmiendo lo suficiente. 

Una versión más sencilla de este test sería poner una alarma a los 15 minutos y comprobar si te quedas dormido antes de que suene. 

 

 



Estos son los alimentos que NO debes consumir antes de ir a dormir

La falta de sueño altera los niveles de endocannabinoide en el cerebro, lo cual provoca mayores niveles de antojos y ganas de comer –principalmente aperitivos dulces o salados altos en grasa–.

En algunos estudios se ha demostrado que dormir poco altera la salud global de una persona. Por ejemplo, en la revista Sleep, se publicó una investigación en donde la falta de sueño altera los niveles de endocannabinoide en el cerebro, lo cual provoca mayores niveles de antojos y ganas de comer –principalmente aperitivos dulces o salados altos en grasa–.

Sin embargo, pese a los cuidados que podamos procurar a nuestras horas de sueño, la realidad es que el estilo de vida en una ciudad reduce considerablemente este preciado tiempo de renovación celular y mental. Es decir que si no dormimos las horas suficientes, nuestro cuerpo no será capaz de regenerar células que permitan no sólo quemar calorías, también protegernos de virus y gérmenes que perjudican a nuestra salud. De hecho, de acuerdo con Matt Walker, investigador de la Universidad de Berkley, una de las principales afectaciones del no dormir es un desempeño mediocre en las funciones cognitivas y corporales. 

Si bien existen algunos hacks para dormir mejor, como colocar algunas de estas plantas en la recámara, también hay algunas actividades y alimentos que necesitas evitar antes de dirigirte a los brazos de Morfeo; por ejemplo, dormir con alguna mascota o usar algún gadget electrónico antes de dormir –dale click aquí para leer la lista completa–. A continuación te compartiremos la lista de alimentos que NO debes consumir antes de ir a descansar realmente: 

 

Cafeína. Es un estimulante del sistema nervioso, por lo que reduce la calidad de sueño. El café, té o chocolate son sólo algunos de los alimentos que contienen cafeína. 

cafeina

Alcohol. De acuerdo con John Shneerson, cabeza del centro de sueño en Papworth Hospital en Cambridge, el alcohol no fomenta el movimiento REM de los ojos a la hora de dormir. Por tanto, reduce la capacidad restaurativa del sueño profundo, y por tanto, al despertar, se tiene una mayor sensación de cansancio. 

 

 Michelada

Curry. Los alimentos muy condimentados provocan una serie de procesos digestivos, logrando que el cuerpo se enfoque más en esos procesos que en el del sueño y su restauración. Además que eso hará que te pares a mitad de la noche para ir al baño. 

curry

Comidas altas en grasa. La famosa junk food, hamburguesas, pizzas, tacos, entre otros alimentos, están relacionados con pocas horas de sueño y descanso al provocar reflujo e indigestión. 

Fast food hamburgers



Trucos gastronómicos para ayudarte a dormir toda la noche

Para aumentar las posibilidades de mejorar el sueño, existen actividades y alimentos que estimulan al cuerpo.

Dormir no sólo brinda numerosos beneficios para el cuerpo, también para la salud psicológica de las personas. Gracias a esta deliciosa actividad, el cuerpo se encarga de regular todos los sistemas que proveen una salud óptima para el desempeño diario. Sin embargo, frente a causas estresantes, emocionales o fisiológicas, hay ocasiones que nos cuesta trabajo dormir bien.

Para aumentar las posibilidades de mejorar el sueño, existen actividades y alimentos que estimulan al cuerpo. Te compartimos al menos los alimentos que facilitarán el sueño:

Plátano

5

Avena

img_0224

Leche tibia

leche bebiendo

Pollo

pechugas-de-pollo-rellenas

Pavo

receta-sandwich-pavo-mayonesa-citrica--613x342

Miel

Miel_en_la_belleza-1

Semillas de Lino

La cocinera novata_galletas integrales con semillas de lino y sésamo (5)

Almendras

Almendras

Pan Integral

pan-integral

Té de manzanilla

love-pen-bed-drinking



¿Podemos aprender mientras dormimos?

Se cree que las ondas lentas que se registran en el cerebro mientras dormimos, actúan como un eco en la data de la memoria que se retoma a la hora de despertar.

Dormir no sólo brinda un placer excesivo, también una diversa lista de beneficios para el cuerpo y la mente: renueva las células corporales, refuerza los procesos congitivos como la memoria y el aprendizaje, regula las emociones y el estado de ánimo, e inclusive reduce el riesgo de contraer enfermedades graves.

De acuerdo con las últimas investigaciones del neurocientífico Jordan Lewis, dormir ayuda tanto a recuperar energía invertida en las actividades diurnas, como a potencializar el aprendizaje y la memoria mientras se está en los brazos de Morfeo. Se cree que las ondas lentas que se registran en el cerebro mientras dormimos, actúan como un eco en la data de la memoria que se retoma a la hora de despertar.

En palabras de Lewis, las ondas lentas durante el sueño profundo forman una especie de consolidación de la memoria de corto y largo plazo: “Durante el sueño profundo, el cual suele suceder durante la primera mitad de la noche, las células del cerebro están altamente sincronizadas. Cuando se mide el sueño con electrodos pegados al cuero cabelludo, el sueño profundo aparece con oscilaciones de amplitudes largas y lentas.”; lo cual es un fenómeno ideal para el proceso del aprendizaje.

Por decirlo de algún modo, el cerebro desarrolló un mecanismo increíble que facilita numerosos procesos cognitivos, principalmente el del aprendizaje y la memoria. Así que si estás en época de exámenes académicos o en entregas importantes en el trabajo, lo indispensable será dormir las horas con las que tu cuerpo esté cómodo y vital.

También en Ecoosfera:

7 errores que están afectando tu sueño (INFOGRÁFICO)

¿Qué tanto afecta a nuestro cuerpo la falta de sueño?

¿No puedes conciliar el sueño? Estos 5 consejos te pueden ayudar

¿Por qué hoy debes dormir las horas que necesitas?

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca