Victoria de México contra Dragon Mart (aunque aún no definitiva)

La cancelación del proyecto ha despertado el contento de los ambientalistas, aunque esta determinación puede ser aún impugnada por los empresarios

Dragon Mart es un proyecto chino que pretendía construirse a a 3km de la costa, a 18km del sur de Cancún. Simbólica y operativamente este plan en la región era imprescindible para China, algo así como una conquista geopolítica, pues se trataría del centro de distribución de productos chinos más importante de Latinoamérica. 

Desde su inicio el proyecto despertó el rechazo, sobre todo de grupos ambientalistas, pues el sitio estaría asentado en en la zona más importante de humedales de Puerto Morelos, lo que prácticamente implicaría una futura devastación del mangle y el arrecife, por la previsible ampliación del muelle para recibir cargueros multimodales.

Durante más de 2 años de vaivenes jurídicos -pues primero el ayuntamiento de Cancún negó la licencia de construcción, pero luego un juez obligó a otorgar los permisos, la sociedad civil y, por ejemplo, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) estuvieron advirtiendo sobre que el proyecto también requería del permiso de la instancia federal, la SEMARNAT. 

Tras estos sucesos, finalmente el día de ayer el gobierno anunció que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente  (Profepa) clausuró las obras de Dragon Mart por el daño ambiental a la zona. Sin embargo, el titular de Profepa, Haro Bélchez, y el vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez, reconocieron que la clausura puede ser impugnada. Por su parte, el economista Juan Carlos López Rodríguez, director y socio comercial de Dragon Mart, dijo que “el fondo del asunto sigue en litigio y se llevará por lo menos unos 10 meses”.

Aunque los ambientalistas y distintos sectores sociales han celebrado la resolución de la Profepa aún queda un halo de desconfianza, pues el gobierno federal ha dado una conferencia de prensa para dar a conocer la clausura del proyecto mientras discretamente advirtieron que los empresarios aún podrán impugnar. No obstante, el trayecto que ha tomado este proyecto pinta para que su fracaso sea factible, un logro impregnado de una gran influencia ciudadana. 



¿Por qué un Estado informado y participativo podrá salvar a la biodiversidad de México?

Uno de los ecosistemas más importantes es el Sistema Arrecifal Veracruzano (SAV) el cual nos ofrece diversos servicios ambientales protegiéndonos contra los vientos y los huracanes.

El Estado de Veracruz ha enfrentado diversos conflictos ambientales en los últimos años debido a las actividades productivas que se desarrollan en el territorio (Rodriguez 2006). Como consecuencia se ha visto un impacto ambiental en sus ecosistemas.

Uno de los ecosistemas más importantes es el Sistema Arrecifal Veracruzano (SAV) el cual nos ofrece diversos servicios ambientales protegiéndonos contra los vientos y los huracanes. En el reporte de un área natural protegida amenazada del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) se puede concluir como el SAV se ha visto amenazado por un mal manejo de las autoridades permitiendo llevarse a cabo diversas actividades que han ocasionado un deterioro dentro de la poligonal. Algunas actividades que han ocasionado un daño son la sobrepesca, el turismo, la contaminación, la extracción de coral para material de construcción, e inclusive se ha visto amenazado por la artesanía, siendo un atractivo turístico en el Puerto, la cual utiliza  diferentes especies como corales blandos y duros, moluscos, crustáceos y otros grupos de animales. 

La gran amenaza que está enfrentando hoy en día el SAV es la ampliación del Puerto de Veracruz. Desde hace varios años diversas organizaciones como el CEMDA y la Asociación Interamericana de Derecho Ambiental (AIDA) se han manifestado para que este proyecto no se lleve a cabo y así poder salvaguardar este ecosistema, pero ¿cómo vamos a defender algo de lo que no estamos enterados? ¿Cuántos realmente conocen la importancia del Sistema Arrecifal Veracruzano? Y ¿Cuántos de nosotros estamos enterados de las amenazas por las que ha pasado? Debemos de saber que los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas más diversos y complejos en la Tierra (Hernández y Vives, 2002). Éstos  empiezan a formarse cuando un pólipo se adhiere a una roca del lecho marino dividiéndose en miles de clones, se crean colonias gracias a la estructura calcacea de los pólipos que se conectan entre sí y cuando las colonias van creciendo estas se agrupan formándose arrecifes (National Geographic 2010).

La importancia de los arrecifes de coral reside en los servicios ambientales que brinde, otorgándoles una importancia ecológica, social y económica (AIDA 2015). Los servicios ambientales son las condiciones y procesos naturales de los ecosistemas por medio de los cuales cuáles el hombre obtiene algún tipo de beneficio (Cortina et al 2007).

Los servicios ambientales se pueden dividir en cuatro clases (MEA 2005):

– Servicios de suministro: son los productos obtenidos de los ecosistemas como el alimento.

– Servicios de regulación: son obtenidos mediante diversos procesos de los ecosistemas. Por ejemplo, sirven como amortiguamiento a los efectos negativos de los eventos hidrometeorologicos extremos.

– Servicios culturales: son los beneficios no materiales obtenidos de los ecosistemas. Por ejemplo, el valor científico que tienen diversos ecosistemas llevándose a cabo diversas investigaciones en el área o el valor recreativo que tienen algunos ecosistemas permitiendo diversas actividades.

– Servicios de soporte: mantienen los procesos de los ecosistemas permitiendo la provisión del resto de los servicios como el mantenimiento de la biodiversidad (Inecol 2010).

Como se observa, podemos obtener diversos beneficios a través de los ecosistemas, por ejemplo la industria turística se beneficia a través de los servicios culturales ya que dentro de ellos se encuentra un valor recreativo permitiendo de esta manera el ecoturismo. Analizándolo de esta manera son más importantes de lo que pensamos, como ciudadanos debemos generar una conciencia ambiental para preservarlos y protegerlos de las diversas amenazas que enfrentan hoy en día.

Una vez entendido lo importante que es un sistema arrecifal por los diversos servicios que nos ofrecen, debemos hacernos la pregunta ¿es necesario que el desarrollo de una ciudad implique un gran impacto ambiental sobre uno de sus ecosistemas? La respuesta es fácil y sencilla: no. Al permitir estos tipos de proyectos nos estamos olvidando del desarrollo sostenible que de acuerdo con la Declaración de Río de 1992: “el derecho al desarrollo debe ejercerse en forma tal que responda equitativamente a las necesidades de desarrollo y ambientales de las generaciones tanto presentes como futuras, es imposible considerarse de forma aislada ya que la protección al medio ambiente es parte integrante del proceso de desarrollo” (Principio 3 y 4 de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992). La Comisión Oceanográfica Intergubernamental nos informa que un aspecto fundamental del desarrollo sostenible es un medio ambiente sano y productivo ya que los ecosistemas que presentan buena salud y un funcionamiento óptimo brindan un mayor potencial de maximación a largo plazo de los beneficios sociales y económicos.

Retomando el caso del SAV, es necesario informarnos sobre la amenaza que está enfrentando, de qué manera está siendo afectado y con ello qué consecuencias se generarán en la ciudad, ya que al generar un impacto ambiental dentro del arrecife se puede generar una perdida en los servicios que nos ofrecen y estos son diversos, por ejemplo: los arrecifes nos proporcionan alimento, funcionan como barreras contra los impactos del cambio climático, generan beneficios para el turismo debido a su gran belleza (AIDA 2015), la flora y fauna que viven dentro de los arrecifes son proveedoras de sustancias útiles en farmacología (Romeu 1995).

Sin duda una comunidad informada toma mejores decisiones, es tiempo de tomar responsabilidad en estas problemáticas. La exigencia del cumplimiento de la normatividad ambiental requiere que esta sociedad sea activa y participante (Carmona, s.f). Un ejemplo claro es Cabo en Pulmo, un sistema arrecifal ubicado en el Golfo de California que se ha encontrado amenazado por diversos proyectos pero que gracias al esfuerzo de las comunidades aledañas en conjunto con diversas asociaciones civiles, académicos y científicos han logrado salvaguardar este parque nacional con resultados exitosos ya que el área se ha recuperado de la sobrepesca permitiendo el regreso de especies migratorias como el tiburón ballena y las tortugas marinas (Cabo Pulmo vivo, s.f).

Es esencial que la comunidad se involucre en las problemáticas ambientales, a fin de generar conciencia y con ello ser responsable de las decisiones que se tomen en el territorio. Debemos convertirnos en ciudadanos ambientales, es decir, aquellos voluntarios comprometidos a aprender acerca del ambiente para poder involucrarse por medio de la acción generando soluciones a favor del desarrollo sin descuidar el enfoque ambiental (Mrazek 1992, citado en Gaudiano 2003).

En conclusión, para poder convertirnos en esos ciudadanos ambientales necesitamos generar nociones de aprendizaje y de participación y sólo lo lograremos comprometiéndonos a informarnos sobre los problemas ambientales, sus causas y sus posibles soluciones para saber cómo actuar. Necesitamos crear un sentido de pertenencia a través de las diversas prácticas sociales y culturales. (García 1995, citado en Gaudiano 2003). Debemos asumir un compromiso con el bienestar común, necesitamos desempeñar un rol de protección al medio ambiente exigiendo el cumplimiento de nuestros derechos ambientales mediante el acceso a la información, uso de herramientas legales y a través de la participación en la toma de decisiones.



Vuelve la ameneza sobre Holbox: lugareños son despojados de sus terrenos para construir un complejo turístico

La aprobación de la división de la isla provocará el despojo de 2 000 habitantes de la isla. Aunque aún falta que se ciertos acuerdos se apliquen, Holbox está siendo el escenario entre la injusticia y la desesperación.

La isla de Holbox, ubicada al norte de Quintana Roo (México), es un sitio impregnado de historia y cultura. Cuenta la leyenda que las tierras fueron habitadas por los mayas y sus descendientes, formando parte del cacicazgo de Ekab. Con el paso del tiempo, la tierra se mantuvo custodiada por piratas, europeos, sobrevivientes de la Guerra de Castas, empresarios yucatecos, entre otros. 

Actualmente, Holbox es uno de los destinos turísticos más importantes de la zona. Cuenta con alrededor de 2000 habitantes, quienes viven mayoritariamente de sus productos agrícolas y pesqueros. 

Sin embargo la isla está viviendo un momento de crisis. Desde el domingo empezó el despojo de los dueños de terrenos dentro de Yum Balám, en Holbox. Esta decisión se llevó a cabo a partir de una asamblea (considerada como ilegal), protegida por antimotines del gobierno de Quintana Roo, donde se aprobaba por unanimidad la división de la isla en cuatro ejidos: Holbox, Isla Holbox, Península Holbox y Punta Holbox. 

holbox01

El objetivo de exiliar a los dueños originales es facilitar el desarrollo de un proyecto turístico impulsado por Fernando Ponce, empresario yucateco dueño de Bepensa y  de la embotelladora de Coca Cola. De ese modo, bajo el nombre de Península Maya Developments, se construirían 875 villas y condominios, hoteles, áreas comerciales, canales y un puerto. 

En la asamblea antes mencionada estuvieron presentes funcionarios del gobierno de Quintana Roo, ejidatarios yucatecos proactivos al diseño turístico, Fernando Ponce y Hermilo Castilla Rocha. De acuerdo con una entrevista en el semanario Proceso acerca del frente “Yo Defiendo a Holbox” (YDH), los dueños que asistieron a la reunión no son nativos ni vecinos de la isla, sino empresarios o prestanombres yucatecos que obtuvieron ilegalmente los certificados ejidales. Mientras que, afuera de la reunión, se manifestaban decenas de pobladores y ejidatarios en contra del despojo de sus hogares. 

Fue entonces que cerca de 200 ejidatarios tomaron el domingo la alcaldía en protesta por la asamblea ilegal. Advirtiendo que no abandonarán las instalaciones hasta que el presidente municipal, Luciano Sima, los defienda del fraude por parte de Península Maya Developments. 

Como consecuencia de la manifestación hubo un operativo policiaco, encabezado por el secretario estatal de Seguridad Pública, General Carlos Bibiano Villa Castillo, donde la policía aventó rocas y gases lacrimógenos. Personas de la tercera edad, niños y mujeres embarazadas salieron lastimadas. 

La aprobación de la división de la isla provocará el despojo de 2000 habitantes de la isla. Aunque aún falta que se ciertos acuerdos se apliquen, Holbox está siendo el escenario entre la injusticia y la desesperación. Con el fin de evitar que el desalojo se lleve a cabo, varios medios empezaron a movilizarse para que la isla se convierta en Patrimonio de la Humanidad. Firma tu petición aquí, para salvaguardar a la isla de la manos de las mafias coorporativas. Te toma un minuto.



Dragon Mart Cancún obtiene permisos necesarios para seguir con su construcción

La Sala Constitucional y Administrativa del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo falló en contra del Ayuntamiento de Benito Juárez, obligándolo a otorgar la licencia de construcción.

Tal parece que Dragon Mart Cancún, el monstruo chino, sí llevará a cabo la construcción del mega-centro comercial dedicado a la venta de productos exclusivamente chinos. Después de meses de deliberar, la Sala Constitucional y Administrativa del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo falló en contra del Ayuntamiento de Benito Juárez, obligándolo a otorgar la licencia de construcción del centro comercial. Este proyecto se ubicará a menos de 3.5 kms de la costa y del  Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos, una reserva natural de aves que además pertenece a la Red Mundial de Reservas de Biosfera de la UNESCO.

Según Greenpeace, esto significa que a pesar de que el proyecto ya recibió el permiso del Ayuntamiento de Benito Juárez, existen aún varias trabas que podrían impedir que se termine de construir. Dragon Mart aún debe obtener permisos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a causa del posible impacto natural de la construcción de 1 millón de metros cuadrados de este proyecto. En teoría, esto debería frenar por completo los trabajos en la zona ya que el Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos declaró que existe la posibilidad de que  “ocurra contaminación proveniente de tierra, principalmente filtración de aguas negras, ya que la zona costera aledaña al Parque Nacional carece de drenaje y muchas de las fosas sépticas están mal construidas.”

dragon-mart-cancun_2

Tulio Arroyo, presidente de una organización de Cancún que lucha por preservar las últimas zonas verdes de la región  explica que sería “aberrante” crear una nueva población segregada dentro de una población ya existente (refiriéndose a los  2 mil 500 comerciantes chinos que vivirán dentro del complejo Dragon Mart).

Julián Ricalde, el gobernador del municipio Benito Juárez que incluye a Cancún, explica que las preocupaciones de la población no tienen nada que ver con xenofobia, sino con el hecho de que “temen no poder competir con ese esquema comercial”.

Aunque el proyecto se puede percibir como una absoluta violación del suelo, una amenaza para las reservas naturales de la zona y el medio ambiente en general, así como para la población local que indudablemente no podrá competir con el bajo costo de los productos chinos,  el proyecto es apoyado por el PRI, el partido que gobierna el estado. Posiblemente ligado al gobierno de Peña Nieto, que busca mantener estrechas relaciones comerciales con China (aunque Peña Nieto no ha hecho ninguna declaración al respecto de Dragon Mart).

[Green Peace]

[LA Times]

[Dragon Mart Cancún]



Dragon Mart pierde: ayuntamiento en Cancún le niega la licencia de construcción

Autoridades del municipio de Benito Juárez en Cancún, Quintana Roo, negaron la licencia de construcción a Dragon Mart, la cadena de almacenes que al establecer una de sus tiendas en la zona hubiera afectado profundamente el entorno natural del lugar.

dragon_mart

En una decisión que sin duda obedece a la presión social y ciudadana que se generó en torno a la construcción de una tienda de la cadena Dragon Mart en las inmediaciones de Cancún, perteneciente al municipio de Benito Juárez, Quintana Roo, las autoridades locales negaron la construcción del almacén que, según se dijo, generaría un impacto profundamente negativo en el entorno ambiental de la zona.

“El resolutivo ya se entregó a los promoventes. El resolutivo viene en carácter negativo. Se le niega la licencia de construcción porque el proyecto esta sobredensificado. No es el proyecto original”, explicó en términos técnicos Julián Javier Ricalde Magaña, presidente municipal de Benito Juárez.

Con todo, el político aseguró que esta determinación se tomó solo por motivos de orden administrativo, no por razones políticas.

[Proceso]



Dragon Mart Cancún: la destrucción del monstruo chino llegó a México

El “Dragon Mart” es el segundo proyecto de China más grande del mundo después de Dubái, con una inversión inicial de aproximadamente 200 millones de dólares.

Dragon Mart es el segundo proyecto de China más grande del mundo después de Dubái, con una inversión inicial de aproximadamente 200 millones de dólares que contempla la creación del Centro de Distribución de Productos Chinos, (MDCCC por sus siglas en inglés), que se encargará de movilizar mercancía china por todo Latinoamérica.

Ubicado a tres kilómetros de la costa, a 18 km del sur de Cancún, nueve km del aeropuerto y a 11 km del Municipio de Puerto Morelos, del que formará parte. Se desarrollará en un perímetro de 100 hectáreas; del millón de metros cuadrados, 255 mil están destinados a GFA, 100 mil al área comercial, 90 mil para un hotel y edificios de departamentos, 20 mil para viviendas y 45 mil metros cuadrados para área de almacenamiento. Buscando ser la apunta de lanza para los productos chinos, de dudosa calidad, en Latinoamérica.

Todo esto al amparo del tráfico de influencias de empresarios panistas ligados a la Presidencia de la República y al despojo simulado por parte de empresarios y políticos locales de cientos de hectáreas a ejidatarios del municipio de Puerto Morelos y una futura devastación del mangle y el arrecife ante la previsible ampliación del muelle para recibir cargueros multimodales.

Y si fuera poco el daño causado al ecosistema, se espera en principio, la llegada de más 2 mil 500 comerciantes chinos que vivirán dentro del complejo Dragon Mart; la experiencia indica que con el paso de los años traerán a familiares, esposas e hijos, lo que desembocará en un núcleo poblacional de aproximadamente 100 mil chinos, que conformarán el primer barrio chino del Caribe mexicano, similar al barrio Chino del D.F en México, o al barrio Chino de Los Ángeles, California, cuyas principales características son la endogamia y resistencia a integrarse a la cultura anfitriona, causando una mancha cultural que podría afectar las tradiciones y creencias nacionales de la zona.

Las bases del proyecto oriental fueron establecidas por el ex gobernador Félix González Canto, que datan del año 2007 cuando terrenos, propiedad del gobierno de Quintana Roo, fueron expropiados y vendidos al proyecto. Fue hasta el 22 de marzo de 2011 cuando quedó firmado el acuerdo legalmente por el ahora senador priista González Canto y el presidente de Chinamex y Dragon Mart Cancún, Hao Feng.

Y aunque el proyecto debió estar terminado a finales de este año, apenas iniciaron su construcción en septiembre y quedará terminado en diciembre del 2013. Una de las razones, según involucrados en el proyecto Dragon Mart, es que el representante de la mega empresa era el empresario chino-mexicano, Zhen Li Ye Gon, procesado en Estados Unidos por la fabricación de drogas sintéticas, por lo que su destino judicial provocó que se retrasaran acuerdos y permisos.

“Voces Unidas de Puerto Morelos” busca revocar licencias a Dragon Mart

Vecinos de puerto Morelos, apoyados por cinco agrupaciones ambientalistas, enviaron una carta al presidente Felipe Calderón para exigir la revocación de una Manifestación de Impacto Ambiental otorgada por el Instituto de Impacto y Riesgo Ambiental de Quintana Roo para el proyecto Dragon Mart en las inmediaciones de esta ciudad.

Rosa Eloísa Rodríguez, de la asociación Voces Unidas de Puerto Morelos, informó que el proyecto de plaza proyectada por empresarios chinos y mexicanos, implica violación de la normatividad ambienta y tratados internacionales suscritos por México.

Entre otros mencionan la Agenda 21, Declaración sobre Bosques, Convención de Derechos del Mar de la ONU y Programa de Mundial de Protección del Medio Marino frente a Actividades realizadas en Tierra.

Para la población de puerto Morelos y grupos ambientalistas, el megaproyecto comercial chino mexicano Dragon Mart, equivale a una amenaza de efectos nocivos contra el entorno ambiental y el tejido económico, social y cultural de Quintana Roo.

Con información de:

[Expreso Campeche]

[El Paraíso en la Mira del Dragón]

[Voces Unidas De Puerto Morelos]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca