¿Sabías que el aspartame es un veneno que probablemente ingieres a diario? (evítalo)

Se encuentra en muchos alimentos cotidianos como un endulzante alternativo: múltiples estudios han probado sus efectos dañinos

El aspartame en un endulzante alternativo al azúcar. Es utilizado generalmente en productos dietéticos, y se encuentra en marcas de endulzantes como Natreen,  Canderel y NutraSweet, y en algunos productos tan populares como la Coca-Cola. 

Hacer un repaso por la historia del aspartame, por cierto, un producto creado en laboratorio, es un tanto macabro, pues van develándose los intentos sistemáticos de los promotores de la marca para legitimar con estudios dudosos el uso del producto, cuando por su parte, casi la totalidad de los análisis independientes prueban los efectos nocivos del aspartame, entre ellos, cancerígenos. 

 

Algo de la historia del aspartame

Fue descubierto por casualidad en 1965 por James M. Schlatter. Es un polvo blanco, cristalino, sin olor, y que se deriva de dos aminoácidos: el ácido aspártico y la fenilalanina. En 1975 se otorgó el permiso para la comercialización del aspartame, pero sólo unos meses después fue suspendido por considerarse que no existían pruebas suficientes sobre sus efectos en el organismo, sobre todo en el cerebro, aunque posteriormente fue permitido. Desde entonces, científicos independientes han estado propulsando estudios que prueban los efectos cancerígenos, sobre todo en el cerebro, del aspartame, mismos que han sido devaluados por la propia empresa comercializadora. 

En 1974, el defensor del consumidor James Turner y el neurólogo John Olney de la Universidad de Washington hicieron un comunicado dirigido al gobierno norteamericano en contra de la aprobación del aspartame, argumentando que destruía las células nerviosas en cerebros de ratones. Luego de esto se ha desatado una guerra de estudios en los que, curiosamente, la totalidad de los asociados a NutraSweet defienden el producto, pero al menos 92% de los análisis independientes han encontrado secuelas inadmisibles en la salud del organismo. 

Cabe anotar que, desde 1985, la antipopular empresa Monsanto compró G.D. Searl y creó James Hetfield Company, comercializando desde entonces el aspartame. Hasta la fecha este producto se continúa comercializando, a pesar de la incertidumbre respecto a los efectos del producto.

 

Recomendaciones

Revisa el etiquetado de tus productos y asegúrate de que no contenga aspartame o bien, evita las marcas Natreen, Canderel y NutraSweet. También te proporcionamos algunos productos que suelen contenerlo:

Coca-Cola Light

Coca Cola Zero

Pepsi Max

Sprite Zero

7Up Free

Fanta Zero

Dr. Pepper Zero

Danone Activia Cherry

Silver Spoon Sweetness y Light

Silver Spoon Light Granulated Sugar

 

También en Ecoosfera

Aspartame: La dulce historia de terror en el endulzante en las bebidas refrescantes.



Seamos adultos con educación ambiental de calidad

Es momento de dejar atrás las clases de ciencias naturales básicas y poder desempeñar roles profesionales para el desarrollo de un estilo vida sustentable en el trabajo, la política, cultura, etc. Pasar de la teoría a la práctica.

Hasta hace pocos años hablar la educación ambiental era considerada un área de estudio que podías encontrar medianamente explicada en la currícula escolar dentro de las materias de ciencias naturales, o geografía, un poco más en civismo e incluso biología. Sin embargo, en ningún caso se le prestaba la suficiente atención e importancia que merece el tema que aborda y no solamente por parte de los niños, sino en la cotidianidad de los adultos.

Casi como si fuera un cliché, la educación ambiental se considera como un conjunto de dinámicas de juegos y manualidades que enseñan a los niños a cuidar el medio ambiente. Pero en realidad es una disciplina metodológica que brinda las herramientas, conocimientos y refuerza habilidades para que todas las personas, sin importar su edad, conozcan cuáles son las maneras en las que pueden contribuir a un desarrollo sustentable de la sociedad.

La educación ambiental va más allá de buscar concientizar a las personas sobre las problemáticas de nuestro planeta, sino que se enfoca en generar cambios e iniciar acciones reales, con resultados tangibles, a nivel individual, comunitario e incluso gubernamental.

Ahora, esta disciplina es más importante que nunca, especialmente enfocada a las personas adultas, porque debido al avance acelerado de los daños ambientales que estamos sufriendo, no podemos esperar a que las nuevas generaciones estén listas para incidir un cambio. Es hoy cuando debemos empezar a implementar soluciones. Somos los adultos de hoy quienes tenemos la responsabilidad de cuidar nuestro entorno y además de brindar educación ambiental a los más pequeño, pero ¿Cómo lo haremos si como adultos nos resistimos a ser educados?

Necesitamos adultos preparados para afrontar las crisis ambientales en el aspecto económico, que construyan nuevos modelos de desarrollo que busquen la sostenibilidad y sustentabilidad, en incluso que se implementen proyectos que reviertan los impactos negativos que estamos generando día con día. Por ello, la educación ambiental no debe ser sólo para los niños, sino para los adultos que pueden implementar medidas correctivas en este momento.

Si bien es cierto que la sensibilización y concientización son eje trasversal de la educación ambiental, los adultos debemos ir un paso más allá y comenzar a profesionalizarnos en materia ambiental. Sin importar tu desempeños personal o profesional, tus gustos, aficiones o hobbies, todos somos responsables del cuidado del medio ambiente y desde la trinchera de cada uno se puede hacer algo para asegurar su estabilidad.

Cuando alguien desea incrementar sus conocimientos, mejorar su habilidades o conocer nuevas técnicas, por ejemplo, se toman cursos o talleres. Lo mismo sucede con quienes estén interesados en cuidar el medio ambiente. Algunas veces no basta con regar una planta o ver una película, es necesario comenzar a educarnos en temas ambientales para poder realizar aportaciones significativas y con resultados tangibles.

Es momento de dejar atrás las clases de ciencias naturales básicas y poder desempeñar roles profesionales para el desarrollo de un estilo vida sustentable en el trabajo, la política, cultura, etc. Pasar de la teoría a la práctica.

Es cierto que no puedes cuidar lo que no amas y parte fundamental de esta premisa parte del desinterés de las personas por convivir con espacios naturales e incluso de simplemente querer participar en la cuidado de la naturaleza.

No necesitamos vivir rodeados de árboles o estar en medio de un bosque para aprender a cuidar nuestro entorno. Cuidar el medio ambiente es una tarea cotidiana que podemos hacer en cualquier lugar.

Por ello, hoy toma más importancia que las personas adultas puedan prepararse y recibir educación ambiental que les permita crecer personal y comunitariamente en un entorno saludable.

Algunas veces las soluciones están tan cerca que no las vemos, pero te invitamos a abrir tu computadora y buscar talleres en línea, consultorías, cursos y convenciones que puedan mejorar tu educación ambiental para que tú te conviertas en un embajador por el cuidado del medio ambiente.

Deja atrás las creencias donde se adjudica a las nuevas generaciones la responsabilidad de revertir el daño que estamos haciendo ahora y comienza asumir tu compromiso ambiental de una manera más profesional y especializada.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



Alimentos cotidianos que debes evitar para cuidar tu salud

Algunos productos que suelen estar producidos con sustancias que dañan tu salud.

Los conservadores, alimentos industrializados, el uso de fertilizantes, herbicidas, y el cultivo de alimentos transgénicos, etc. Todo lo anterior permea nuestras mesas mientras la mayoría apenas contamos con tiempo para comer (en un ritmo de la frenética vida citadina). Sin embargo, aunque la realidad anterior es apabullante, hay ciertos básicos que debes conocer para cuidar tu salud: alimentos casi ubicuos que debes evitar siempre.

Tomates enlatados: generalmente contienen bisfenol, un químico tóxico asociado a deficiencias reproductivas, cáncer de próstata, diabetes y enfermedades cardíacas. Está probado como los niveles de acicidad del tomate hacen que estos absorban el bisfenol más que otros alimentos, lo que lo vuelve peligroso.

Carnes procesadas: el sabor delicioso de las carnes procesadas como jamón, salami, roast beef, etc., contienen componentes como el nitrato de sodio, hormonas de crecimiento y antibióticos. Los nitratos por ejemplo, están asociados con el cáncer.

Margarina: contiene grasas saturadas que son artificiales. Está asociada con enfermedades del corazón, cáncer, problemas óseos, desbalances hormonales, infertilidad y problemas en el embarazo y lactancia, entre otros. 

Azúcar artificial: esta contiene aspartamo, un ingrediente artificial que ha sido muy polémico y ha sido defendido férreamente por empresas tan oscuras como Monsanto. Está asociado a la formación de cáncer.



Aspartame: la dulce historia de terror del endulzante en las bebidas refrescantes

A sabiendas de que hay cosas que son “demasiado buenas para ser verdad”, el aspartame prometía endulzar bebidas y productos sin aumentar las calorias ni producir obesidad en los usuarios –pero a un costo demasiado grave para la salud.

aspartame

El 23 de abril del 2007, el doctor italiano Morando Soffritti recibió el premio Irving J. Selikoff en la escuela de medicina de Nueva York Monte Sinaí, uno de los galardones más prestigiosos de la medicina. Soffritti fue reconocido así por su “destacable contribución a la identificación de cancerígenos ambientales e industriales y por su promoción de la investigación científica independiente.” Soffritti es sólo uno de muchos científicos que han cuestionado el aspartame comercial como sustancia endulzante, a pesar de que el gobierno estadunidense siga ratificándolo como un producto no peligroso.

En el caso del aspartame como en el de pesticidas, semillas genéticamente modificadas e industrias como la del tabaco, la FDA (agencia gubernamental encargada de aprobar los ingredientes utilizados en medicinas y alimentos en Estados Unidos) ha hecho oídos sordos: los estudios independientes siguen demostrando los peligros de sustancias y productos de uso cotidiano mientras que los estudios conducidos por la FDA o fuentes corporativas alaban sus propiedades. ¿De qué lado está la ciencia?

¿Qué es el aspartame?

Es una combinación de metanol y dos aminoácidos, fenilalanina y ácido aspártico. Fue descubierta por accidente en 1965 por el químico James Schlattler, quien trabajaba en la empresa G.D. Searle, mientras trabajaba en otra sustancia. El aspartame resultó ser mucho más dulce que el azúcar convencional pero sin el añadido de las calorías.

La panacea de este químico de sabor a caramelo es amenazada por los metabolitos, que no son sino los remanentes de una sustancia cuando esta es absorbida (es decir, metabolizada, “descompuesta” a través de la digestión u otro proceso químico del cuerpo), y que pueden tener efectos secundarios con el paso del tiempo.

Casi todos los estudios científicos que provienen de fuentes corporativas sobre el aspartame no encuentran ninguna señal de los posibles efectos adversos de la sustancia; en oposición, casi todos los estudios independientes evidencian peligros para la salud. Uno de los más tempranos estudios data de 1967, cuando Harold Waisman, bioquímico de la Universidad de Winsconsin, suministró leche endulzada con aspartame a siete bebés mono. Uno murió y otros cinco desarrollaron convulsión tónico-clónica. El estudio puede consultarse aquí.

Pensando un poco en una teoría de conspiración, puede tratarse de que los gobiernos conozcan los efectos secundarios descritos por estudios independientes (aumento en la agresividad y el enojo) por lo que bebidas carbonatadas endulzadas con aspartame son entregadas puntualmente en el frente de guerra a los soldados desde hace décadas.

La etiqueta de los productos que consumimos, así como la información, son nuestra única arma para elegir conscientemente qué productos deseamos en nuestras vidas y qué sustancias no deseamos en nuestros cuerpos. Aquí una pequeña lista de los tipos de productos y bebidas comerciales que contienen aspartame:

Diet Coca Cola

Coca Cola Zero

Pepsi Max

Sprite Zero

7Up Free

Fanta Zero

Dr. Pepper Zero

Danone Activia Cherry

Canderel

Silver Spoon Sweetness y Light

Silver Spoon Light Granulated Sugar

etc.

[Global Research]



Consumir cotidianamente aspartame multiplica el riesgo de padecer leucemia, linfoma y otras enfermedades

Investigación de más de 20 años en más de 2 millones de personas concluye que beber diariamente una lata de refresco de dieta (en cuya composición regularmente se incluye al aspartame) aumenta notablemente el riesgo de desarrollar leucemia, linfoma y otras enfermedades de mutación celular.

El aspartame fue uno de los emblemas de la década de los 90: por un lado, cuando se introdujo al mercado, se ofreció como la solución endulzante que podía añadirse a los alimentos para evitar todas las complicaciones de salud que conlleva el consumo de azúcar. Sin embargo, pronto se descubrió que este edulcorante generaba más problemas de los que prometía evitar.

Con todo, hasta la fecha el aspartame continúa presente en diversos alimentos y bebidas, sobre todo aquellos catalogadas como “light” o de “dieta” y, dentro de estos, especialmente en los refrescos vendidos con alguna de estas denominaciones.

Recientemente un estudio sumamente detallado y al mismo tiempo preocupante, confirmó los efectos nocivos del aspartame como factor que incrementa notablemente la probabilidad de desarrollar leucemia y cáncer, dos de las enfermedades de mutación celular más agresivas.

La investigación fue realizada por un equipo de la Escuela de Medicina de Harvard en colaboración con otras instituciones. Según estos resultados, beber una lata de 355 ml de refresco de dieta diariamente aumenta hasta en 42% la probabilidad de leucemia en hombres y mujeres, en 102% de mieloma múltiple en hombres y en 31% de linfoma no-Hodgkin también en hombres.

A diferencia de otros estudios, en este caso se trató de un análisis exhaustivo, que tomó una muestra de 2 millones de personas analizadas con todo detalle en sus hábitos alimenticios durante 22 años. Durante este tiempo los participantes respondieron un cuestionario sobre su dieta sumamente detallado, además de que esta fue modificada cada cuatro años por el equipo de investigación. Además de enmarcarse en un modelo multifactorial de riesgo, el estudio tuvo siempre un grupo de control que no bebía refresco para comparar los datos obtenidos.

Hasta ahora esta es la investigación más completa que se ha hecho al respecto, lo cual en cierto modo también la vuelve notablemente precisa y concluyente.

Los artículos publicados al respecto en estos enlaces:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16507461

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23097267

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17805418

[collective evolution]



Gobierno mexicano acepta venta de refrescos dietéticos en escuelas

En una medida deplorable, ya sea por torpeza o por intereses económicos, la Secretaría de Economía de México permitirá la venta de bebidas “light” (o de dieta) en escuelas de ese país

Una vez más los niños de México son víctimas de las decisiones de nuestros gobernantes. Hace apenas unos meses la Secretaría de Educación Pública, junto con la Secretaría de Salud, anunciaban con bombo y platillo el fin de la venta de bebidas gaseosas o refrescos, como se conocen en México.

Read more

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca