La luz del reciclaje: increíbles lámparas hechas con botellas de plástico

Los diseños son vanguardistas y muestran cuán valiosa y admirable es una mente creativa

La creatividad no sólo es, como suele creerse, una cualidad innata o un destello que viene después de una súbita inspiración. La creatividad es, en realidad, una forma de pensamiento, un “ver con ojos de imaginación las cosas que nos rodean, sin miedo a ello”. 

Observar el mundo con una mirada que sea capaz de creer que sí hay cosas nuevas bajo el Sol, y que las habrá siempre, es imprescindible para tener una mente creativa: no todo se ha dicho y jamás todo será dicho, pues somos seres con imaginación y, por lo tanto, de una capacidad infinita de invención. 

A continuación mostramos inesperadas ideas de sofisticadas y bellas lámparas que fueron hechas con botellas de plástico recicladas. El recorrido será una fulminante pincelada de inspiración para mirar de una manera distinta al mundo.

 

bottleball heath nash

 

fabric softener heath nash

flowerdrum heath nash

heathnash bottleball

 

plastic-bottle-art-designrulz-6

 

stuart_haygarth_tide_light

 



¿Cómo mejorar el aprendizaje? Consejos de la neurociencia para lograrlo

De acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día.

El aprendizaje, junto con la atención y la memoria, ayuda al ser humano a desarrollar numerosas herramientas para la supervivencia y la cotidianidad. Y de acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día. 

Para los investigadores, el comprender el efecto del sobreaprendizaje sobre el desarrollo de un nuevo recurso, fue un proceso vital para un mejor entendimiento del cerebro. Para lograrlo dividieron en dos grupos a los voluntarios. 

El primero fue expuesto a ejercicios de aprendizaje sobre un tema, al haber mejoría en la habilidad en práctica tomaban un descanso de 30 minutos y regresaban para más ejercicios de aprendizaje sobre otro tema. Al día siguiente realizaban una post-prueba, en donde los individuos tenían buenos resultados en último tema practicado y pésimos en el primero. Estos resultados fueron como si el grupo no hubiese sido entrenado en nada.  En palabras de Takeo Watanabe, profesor de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicológicas en Brown University, en EE.UU., y autor del estudio, “Cuando uno deja de entrenar inmediatamente después de haber adquirido una habilidad nueva, el área del cerebro asociada con esta habilidad aún es plástico”. Es decir, débil. El cerebro es flexible y se adapta en función del aprendizaje de nuevas herramientas; por lo que si uno se detiene justo después de haber adquirido una de ellas, el cerebro está en un estado plástico, en un estado “preparado-para-el-aprendizaje”, y absorberá la información del segundo conocimiento –y no del primero–. 

El segundo grupo practicó el tema por más tiempo y más repeticiones, un descanso de 30 minutos y un nuevo tema que aprender. Al día siguiente, en el post-test, los individuos obtuvieron mejores resultados en aquellos temas que pasaron un poco más de 20 minutos extras en practicar, sin que un tema pudiese interferir con el otro. 

De modo que aunque el primer grupo no “sobreaprendió”, tuvo un mejor resultado en el último tema; el segundo mostró un una mejoría global con un lapso mayor de práctica y aprendizaje. Para comprender las causas, Watanabe y sus colegas realizaron fMRI, escanografías del cerebro mediante el registro de oxígeno; es decir que requirieron ver las áreas cerebrales que se activaban usando más oxígeno, carbono y nitrógeno –traducido en la presencia de neurotransmisores– permitiendo deducir cuáles químicos incrementan en niveles durante el proceso de aprendizaje.

Fue así que repitiendo el experimento con la máquina MRS, con dos cambios principales –uno, que los dos grupos estarían entrenando la misma cantidad de veces sin el segundo entrenamiento; dos, antes y durante tanto del entrenamiento como la prueba se estaría escaneando la actividad cerebral. El resultado fue sorprendente: si uno no “sobreaprende”, el cerebro consigue niveles altos de glutamato-dominante –el cual facilita al cerebro a entrar en modo plástico o “preparado-para-el-aprendizaje”–; pero si se sobre carga de información, los niveles de glutamato disminuyen y los de GABA incrementan –encargado de estabilizar el cerebro–. Para Watanabe, “Si se sobreaprende la habilidad, el estado del cerebro cambia muy rápido de ser plástico a estable”, lo cual significa que el cerebro tiene más tiempo de “congelar” la habilidad previniendo de olvidarla. 

Es decir que para aprender un tema es recomendable “sobreaprender” –repetir y repetir– la base para comprender así lo complejo. Si bien se dice que hay un riesgo del olvido con el paso del tiempo, la realidad es que existen numerosas técnicas para mantener el conocimiento en un periodo a largo plazo; como por ejemplo, dar tiempo a que suceda el aprendizaje sin necesidad de mezclar los temas. 



Estas fotos te darán una idea de cómo se ven tus alimentos a la hora de cosecharlos

Muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores.

Parece fácil: estar en la mesa del comedor con un bocado de una jugosa piña en la boca, esa frescura acidulce del desayuno que nos brinda una cantidad desbordante de nutrientes y un placer inexpresable a los primeros momentos del hambre matutino. Es realmente un instante sencillo que tan sólo requirió ir al mercado a comprarla, cortarla con cuidado y servirla fresca y amarilla. Sin embargo, ¿cuál fue el proceso que pasó una piña para llegar a nuestra mesa?

Muchas veces pasamos por una verdulería o las estanterías del supermercado, vemos las frutas y verduras, las tanteamos para sospechar su frescura y las llevamos a casa. Pero muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores. 

En caso que surja un poco de curiosidad, te compartimos algunas fotografías de cómo se ven los alimentos a la hora de cosecharse: 

 

 


BPS, el sustituto del BPA en plástico, es igual de tóxico en animales y humanos

Tras realizar un estudio en peces zebra, los embriones se desarrollaron más rápido que la norma cuando estaba presente el BPA o BPS.

El BPA, bisfenol A, es un químico que se encuentra dentro de los plásticos que usamos para botellas de agua, contenedores o juguetes de los niños. En las últimas décadas estudios han demostrado que este químico es un factor desencadenante de enfermedades, como cáncer, o trastornos en el sistema reproductivo. Sin embargo, ¿las medidas de prevención han sido realmente útiles?

Empresas y fábricas de plástico han sustituido el BPA por el BPS, bisfenol S, otro químico igual de tóxico que su antecesor. La diferencia radica que ahora no sólo afecta a humanos, también a animales. De acuerdo con estudios realizados en la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), bajos niveles de BPA o BPS, de tan sólo 25 horas, puede provocar la alteración fisiológica en animales desde estadios embrionarios.

Tras realizar un estudio en peces zebra, los embriones se desarrollaron más rápido que la norma cuando estaba presente el BPA o BPS. De manera que el equipo de investigación descubrió que la exposición a estos químicos puede sobrestimular el sistema reproductivo de los animales, incrementándolo hasta un 40 por ciento: “La exposición a dosis bajas de BPA tiene un impacto significativo en el desarrollo embrionario de las células cerebrales, las cuales controlan los genes reproductivos de la vida.”

Pese a encontrar data acerca de la toxicidad del plástico, la US Food and Drug Administration –FDA–, afirma que el BPA es seguro, por lo que aprueba usar contenedores y empaques de plástico. De modo que las personas se encuentran diariamente expuestas a pequeñas dosis de BPA, sufriendo consecuencias relacionadas con la toxicidad de estos químicos.

[ScienceAlert]



Para el 2050, habrá más plástico que peces en el océano

De acuerdo con un reporte del World Economic Forum (WEF, por sus siglas en inglés), el número de peces disminuirá en los océanos al ser invadidos por estas cantidades desorbitantes de plástico.

Situaciones como el consumo desmesurado de productos plásticos y la ausencia de un proyecto ecosustentable que prevenga y contenga los problemas derivados de la contaminación, han llevado a estimar que en los próximos 35 años el plástico que producimos será la población predominante en los océanos.

De acuerdo con un reporte del World Economic Forum (WEF, por sus siglas en inglés), el número de peces disminuirá en los océanos al ser invadidos por estas cantidades desorbitantes de plástico. El mismo reporte revela que la tercera parte de todo el plástico producido, se escapa hacia el medio ambiente y termina principalmente dentro de los límites marítimos. Aquí, el plástico termina siendo una cama flotante de contaminantes o comida para la vida del ecosistema marítimo.

Tras analizar 200 estudios y hablar con 180 expertos, el WEF solicita un refuerzo en soluciones preventivas, como la reducción, el reciclaje y el reuso. Sin embargo, se está consciente que a pesar de realizar las medidas necesarias, el plástico seguirá produciéndose y consumiéndose a través de empaquetados, bolsas, botes de limpieza personal, etcétera.

Alt_Plastics in our oceansentering the food chain

En palabras de Sarah Kaplan, actualmente se produce 20 veces más plástico de lo que sucedía hace 50 años, y se espera que esa producción gane el doble 20 años después: “Para el 2050, estaremos haciendo tres veces más de plástico de lo que hicimos en el 2014.”

Si bien el 95 por ciento del plástico sólo se utiliza una vez, y el 14 por ciento de él se recicla, normalmente termina en las calles, espacios públicos y finalmente en los océanos. Esto equivale a 8 millones de toneladas de plástico o un camión de la basura llenándose cada minuto dirigiéndose al océano.

Se espera que el océano sólo contenga una tonelada de plástico cada tres toneladas de peces para el 2025; sin embargo, para el 2050, se espera que la capacidad de almacenaje del océano se invierta al contener más plástico que peces.

WEF asegura que es una acción de escalada, por lo que se requiere el trabajo del sector público, privado y civil para mobilizar el balance del plástico: “Es una excelente oportunidad para una nueva economía circular de plástico.” En EE.UU., por ejemplo, hay comienzos de estos movimientos, al prohibir las micropearlas en jabones y detergentes y realizar investigaciones para empaquetados ecosustentables.

[ScienceAlert]

 

Más en Ecoosfera: 

Algunos consejos vitales para acabar con la era del plástico

Razones irrefutables para evitar los productos de plástico y sus alternativas



12 creativas maneras de reusar tu basura en casa

Te compartimos algunos tips para reducir la cantidad de desecho que generas en casa y además hacer artículos funcionales y estéticos a partir de él.

Apelando al dicho que reza que “la basura de un hombre es el tesoro de otro hombre”, estos doce consejos te permitirán convertir tu propia basura en artículos funcionales o estéticos. Estas imágenes te darán una idea de la cantidad de desecho que producimos en una semana aproximadamente. Reusar es mejor que reciclar, y los siguientes son apenas algunas de las cientos de funciones que podemos dar a la basura doméstica.

1. Utiliza los corchos del vino como pequeñas macetas o como llaveros que flotan (por si vas a la playa).

2. Haz un comedero de pájaros con 2 botellas de plástico.

3. Coloca un refractario abierto con granos de café usados para neutralizar el olor de tu refrigerador u auto.

4. Coloca un anillo de granos de café usados alrededor de tus plantes de jardín para ahuyentar insectos.

5. Guarda las bolsitas de té en tu refrigerador después de usarlas y colócalas sobre tus ojos en la mañana para reducir la inflamación.

6. Utiliza todos tus frascos de plástico para guardar cosas.

7. Los calcetines viejos o rotos son material perfecto para trapos de cocina.

8. Utiliza cáscaras de plátano para sacar brillo a tus zapatos. Embarra el interior de la cáscara y luego talla con un trapo suave.

9. Guarda los limones ya exprimidor en tu congelador y luego úsalos en agua fresca para beber o ráyalos para dar sabor a tu comida.

10. No tires el migajón del pan. Guárdalo y deja que seque para alimentar a los pájaros.

11. Añade un pedazo de cáscara de naranja al azúcar morena para asegurarte de que permanezca suave.

12. Utiliza los cartones de huevo para plantar semillas; ya que el papel se bio-degradará puedes tirarlo directamente en la tierra después de que tus semillas hayan germinado.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca