La contaminación marina en Hong Kong genera preciosas bioluminiscencias

Un microorganismo causado por la contaminación de los cultivos ha provocado impactantes y hermosas imágenes

En ocasiones el daño que hemos provocado al planeta tiene su rostro estético, pero no por ello menos macabro. De entre estas expresiones estéticas que son bellísimas y majestuosas pero no necesariamente saludables, las bioluminiscencias en las inmediaciones de Hong Kong causadas por la Noctiluca scintillans, un organismo unicelular que según científicos técnicamente tiene función tanto de animal como de planta, resultan especialmente hermosas.

La Noctiluca scintillans, también conocida como “chispa de mar”, es capaz de causar destellos de luz; sin embargo, su aglomeración es muy dañina y puede afectar notablemente la vida marina, además de volverse tóxica. Este organismo parecido a un alga es producido por la contaminación de los cultivos. En el caso que muestran las siguientes fotografías, la chispa de mar se ha convertido en un problema de contaminación en aguas marinas en las inmediaciones de Hong Kong. 

Las imágenes son impresionantes y aunque al conocer de qué se trata la majestuosidad puede apagarse, es como si con hermosura la propia naturaleza creara semáforos orgánicos para alertar a los humanos y llevarnos a hacer algo al respecto. 

 

 



Comunidades menonitas deforestan más de 1 440 hectáreas de selva en Quintana Roo, Campeche y Yucatán

Esta no es la primera vez que se realiza una denuncia penal en contra de los menonitas asentados al sur de México: en 2010, fue en Campeche; en 2013 y 2017, en Quintana Roo.

De acuerdo con la data brindada por la Comisión Nacional Forestal –Conafor–, el casi 90 por ciento de la deforestación del país sucede en zonas selváticas, principalmente en los estados de Yucatán, Quintana Roo, Campeche y Chiapas. Entre las principales causas de la deforestación en México se encuentra el cambio de uso de suelo en zonas forestales, con el objetivo de dedicarlo a actividades agrícolas, habitaciones o de infraestructura de comunicaciones y servicios. Recientemente, por ejemplo, se anunció que En Bacalar, Quintana Roo, se han apreciado huellas de deforestación: alrededor de 1 440 hectáreas devastadas de la selva mexicana. 

Una parte de la comunidad menonita se ha señalado como responsable de dicha deforestación, los cuales, según la Profepa, realizaron la devastación ambiental sin poseer los permisos correspondientes para cambiar el uso de suelo. Frente a esto, la Profepa presentó una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República –PGR– contra integrantes de la comunidad que se encuentran en el municipio de Bacalar, como San Fernando, El Bajío y Paraíso. 

En palabras de Ignacio Millán, subprocurador de Recursos Naturales de Profepa, “Al haber deforestado las superficies, y por selva, se tipifica como un delito de carácter penal; hasta el momento no han exhibido ningún tipo de autorización.” De este modo que aún se pueda salvar la zona para ayudar a reducir hasta 20 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero –GEI–. 

Esta no es la primera vez que se realiza una denuncia penal en contra de los menonitas asentados al sur de México: en 2010, fue en Campeche; en 2013 y 2017, en Quintana Roo. Estas comunidades utilizan estas tierras para cultivar maíz, soya, entre otros productos, para así venderlos en las regiones locales. 

 

Desde el 2010, la Conafor estableció un esquema, la REDDPLUS, que reduciría la deforestación en distintas zonas de México. Se asumían como “responsables del cambio climático por su manejo forestal, tema que podría convertirse en una forma de cumplir obligaciones ecológicas, y al mismo tiempo impulsar el desarrollo económico.” Por esta razón, cuando numerosas comunidades de diferentes ejidos –salvo la de la comunidad de Salamanca– han deforestado sin permiso de las autoridades, la Conafor ha implementado actividades de planeación, conservación, manejo forestal para preparar tanto a la sociedad como a organismos gubernamentales, realizar arreglos legales y políticas necesarias para fortalecer los esfuerzos en materia de coordinación del cambio climático.

 



Escucha la sinfonía de la vida de un árbol (VIDEO)

La pregunta que surge de este instrumento es la historia que un árbol, ¿qué tiene que contarnos después de años, quizá siglos, de vivencia?

Las artes y la naturaleza son partes indispensables en la vida del ser humano; pues son dos elementos que llegan hasta la profundidad de las dendritas de nuestras neuronas cerebrales. Sin embargo pocas son las ocasiones que al juntarlos, se alcanza un nivel de interconexión que facilita la comprensión de la unidad histórica entre ambos. Un ejemplo de estas contadas ocasiones es la creación del artista Bartholomäus Traubeck, quien desarrolló una pieza que captura el paso del tiempo y lo traslada a un territorio musical: una tornamesa que lee las líneas y texturas de los anillos del os árboles. 

La pregunta que surge de este instrumento es la historia que un árbol, ¿qué tiene que contarnos después de años, quizá siglos, de vivencia? La edad de los árboles se descubre al interior de sus troncos en forma de anillos, las cuales se forman y se acumulan pasando los años de vida: fuerte y hermoso, con surcos y deformaciones que ostenta la resiliencia “de años flacos y años frondosos, los ataques superados y las tormentas sobrevividas” (Hermann Hesse).

El resultado, además de conmovedor, es una sinfonía de la vida, implacable, coherente, hermoso, cuyo compositor es la naturaleza misma. Conócelo: 

 



Encuentran a la primera tortuga luminosa del mundo (VIDEO)

Hasta ahora se desconocía que esta especie de tortuga existiera acaso. Es es primer reptil descubierto capaz de reflejar luz en su cuerpo.

En el mundo de la naturaleza existen dos tipos de emisiones de luz por parte de los seres vivos. Una de ellas es la biofluorescencia y otra es la bioluminiscencia; la primera es aquella en la que los organismos reflejan la luz existente y pueden convertirla en otros colores; la segunda son los casos en los que los animales o plantas, sobre todo por sus bacterias, emiten su propia luz.

Ambos fenómenos son de lo más poéticos y al parecer animales más comunes de lo que solemos creer, es decir, no solo esos seres misteriosos de los fondos de los océanos, tienen la capacidad de reflejar la luz.

Un video publicado por National Geographic devela un capítulo reciente en el que el equipo de científicos liderado por el biólogo marino David Gruber descubrió un tipo de tortuga jamás hallada que es capaz de reflejar la luz de la superficie en otros colores como verde rojo y naranja.

Fue una sorpresa porque los investigadores buscaban cocodrilos en el área de las islas Solomón.

He estado estudiando tortugas por un largo tiempo y nunca nadie había visto esto…(…) Es increíble”. Declaró Alexander Gaos, director de  Eastern Pacific Hawksbill Initiative.

+

[NationalGeographic]



2014 fue un año récord en la generación de basura electrónica (2 veces las distancia entre Tokio y Nueva York)

La ONU explica que es indispensable cambiar nuestra manera moderna de consumir así como de recolectar, procesar y reciclar basura electrónica.

Foto: Vicente Albero

Sin darnos cuenta, tirar los desechos electrónicos a la basura puede provocar graves consecuencias en el medio ambiente. Por ejemplo,  al mezclar los aparatos electrónicos en basureros producen lixiviados, los cuales resultan de la combinación entre basura, metales pesados y desechos tanto orgánicos como inorgánicos, que van permeando en los mantos acuíferos y contaminando con plomo, mercurio, platino o arsénico. Esto, en consecuencia, termina en el agua que usas y bebes, lo cual puede provocar daños neurológicos, respiratorios, cardiovasculares, hepáticos, renales, deformaciones, entre otras afectaciones.

En 2014, el mundo generó alrededor de 42 millones de toneladas en desechos electrónicos, cantidad que llena a más de un millón de camiones de transporte de 18 ruedas, que ocuparían dos veces la distancia entre Nueva York y Tokio. Desde refrigeradores, lavadoras, aspiradoras, máquinas de afeitar hasta teléfonos celulares, son algunos de las máquinas que ocupan el espacio en los basureros del mundo.

Desgraciadamente sólo un 17 por ciento de esa basura se recicla en el mundo, lo que significa que hay una pérdida estimada de 52 000 millones de dólares estadounidenses en oro, plata, aluminio y otros recursos. 

De acuerdo con Ruediger Kuehr, de BBC Mundo, una de las principales causas que potencializado la producción de basura electrónica es que ahora los aparatos electrónicos duran menos, por lo que se encuentra en un precio asequible y con un diseño de manera que no se pueden reparar.

No es de sorprenderse que haya países que generan más basura electrónica con este tipo de dinámicas, tales como EE.UU. y China. Estos producen alrededor de 6 000 y 7 000 millones de toneladas respectivamente, generando hasta 32 por ciento de la basura total mundial. Le siguen países como Noruega, Suiza, Islandia, Dinamarca, Reino Unido, Holanda, Suecia y Francia.

Mientras que en Latinoamérica hay países que forman parte de los primeros 40 en el mundo que cuentan con el mayor número de desechos electrónicos. Por ejemplo, Brasil ocupa la octava posición con 1.4 millones de toneladas de basura; mientras que en México sigue en la posición onceava con un millón. También en la lista se puede ver a Argentina, Colombia, Venezuela y Chile.

La ONU explica que es indispensable cambiar nuestra manera moderna de consumir así como de recolectar, procesar y reciclar basura electrónica. La mejor manera de empezar es que los consumidores quieran reducir el impacto ambiental de los productos electrónicos que consumen al fijarse en el precio, comprar lo indispensable (sin excesos), analizar el producto en función de su posible reparo, los años de vida útil, quién se encarga si se estropea, etcétera. Esto fomenta entonces la responsabilidad en la gestión de la basura electrónica, formando entonces su competitividad en el mercado.

Fotografía principal: Juanjo Payá

 



Planta genéticamente modificada para emanar luz (VIDEO)

Un grupo de especialistas tiene como objetivo insertar ADN de bacterias bioluminiscentes en un planta.

Qué mejor que reemplazar un foco, que es un consumidor de energía, por una planta. Por más extraño que parezca esto podría ser posible.

Un grupo de especialistas de Kickstarter está solicitando donativos para crear una planta genéticamente modificada que emane luz. Para esto el grupo ha preparado un laboratorio donde están seleccionando genes de bacterias bioluminiscentes. El paso siguiente sería utilizar un software llamado Compilador de Genoma para crear ADN que la planta pueda “leer”. Con más dinero el equipo de investigación podría sintetizar las bacterias luminiscentes e insertarlos en plantas.

Existe una lámpara hecha con este tipo de bacterias pero insertarlas en la planta es algo completamente nuevo y mucho más sofisticado.

El proyecto ya alcanzó su meta monetaria de 65 mil dólares, los patrocinadores han prometido más de 200 mil dólares y todavía faltan 34 días para que se cierren la recaudación.

[Popsci]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca