Estos son los derrames tóxicos más graves de los últimos 2 años en México

Llevar una memoria colectiva, atenta a los derrames que han contaminado los ríos y lagos, es importante para el activismo ecológico

En la memoria colectiva, quizá el sinónimo más temible de los derrames de tóxicos a las aguas es que se vierta petróleo en el mar, como pasó hace unos años en el Golfo de México. Sin embargo, los derrames de contaminación a ríos y lagos son cotidianos, sobre todo en países en desarrollo, pues sus sistemas de justicia son débiles y los costos por contaminar son pocos. 

En México, el 8 de agosto de 2014 al menos 40 mil litros de ácido sulfúrico fueron vertidos al río Sonora, por una negligencia de la empresa Grupo México en una de sus minas. Sin embargo, algunos trabajadores aseguran que las cifras oficiales son menores a las reales. 

El derrame destapó una serie de descuidos que se han dado en los últimos 2 años en México, aunque existen desde hace muchos años. Los derrames de hidrocarburos y de desechos mineros son los más usuales. 

Los derrames tóxicos que ha reportado la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) en los últimos 2 años son 32, según su titular, David Korenfeld. Los más desastrosos han sido estos: 

-Cianuro en el río Jaqui, en Hermosillo, Sonora.
-Hidrocarburos en Agua Dulce, Veracruz.
-Hidrocarburos en ductos de las playas de Mazatlán, Sinaloa.
-Hidrocarburos en la laguna El Limón, en Tabasco.
-Contaminación minera en Los Remedios, Durango.
-Sulfato de zinc en el arroyo Lazarillo, en Nuevo León.
-Cianuro en la mina Proyecto Magistral, en El Oro, Durango.
-Hidrocarburos en la presa Marte R. Gómez, en Tamaulipas.
-Derrame de sulfatos y lixiviados en el río Sonora, provocado por la minera Buenavista del Cobre.

El caso de derrame más escandaloso es el del río Sonora; aunque el tema se ha apagado al menos en el reflector público, sus habitantes continúan viviendo incertidumbre y aseguran que no existe ningún estudio que avale que el agua está lista para usarse. Por su parte, también han hecho un SOS por un represo de la mina Buenavista del Cobre que podría colapsar:

“Ese represo colapsará en cualquier momento porque no se le ha dado mantenimiento. Si eso sucede, el daño será brutal, no se comparará con el que ya se le hizo al río, sino que será el fin de los pueblos donde viven 25 mil sonorenses. (…) Mide 15km de largo por 15km de ancho, y la cantidad de desechos contenidos ahí, es incalculable”, dijo Antonio Navarrete Aguirre, del Sindicato Minero Sección 65 de Cananea.

Si te “suena” escribir a la SEMARNAT para presionar por el mantenimiento del represo del que advierten los mineros, aquí está su cuenta de Twitter: puedes escribir algo así como “¡Exigimos urgentemente la supervisión de los represos de la mina Buenavista del Cobre!”. Recuerda que el “ruido” en internet tiene efectos probados.

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

 



Ahuisculco, el pueblo de Jalisco que logró defender el agua de sus malantiales

La lucha comenzó en septiembre de 2015, cuando los habitantes supieron acerca de las excavaciones de que una empresa instalaría tanques para procesar melaza.

Los habitantes del ejido de Ahuisculco, en Jalisco, han pasado más de tres meses luchando en contra de una empresa productora de melaza, la cual ha contaminado sus fuentes de agua. Como resultado, los habitantes han pasado este tiempo en un plantón en frente del Congreso de este mismo estado.

Actualmente el ejido, enclavado en el municipio de Tala, posee el corredor biológico más importante del Bosque Primavera –reserva natural reconocida por la UNESCO en el borde occidental de Guadalajara–.

GUADALAJARA-1

La lucha comenzó en septiembre de 2015, cuando los habitantes supieron acerca de las excavaciones de que una empresa instalaría tanques para procesar melaza. Fue así que se formó el Comité de Defensa de Recursos Naturales de Ahuisculco, en donde los habitantes, preocupados por la contaminación en la zona de manantiales, se instalaron en un campamento sobre la carretera frente a la construcción.

Gracias a la resistencia de este grupo de ambientalistas, se ha conseguido la promesa de la Universidad de Guadalajara de revisar cualquier permiso de impacto ambiental, pues al parecer la empresa no cuenta con todos los documentos necesarios para operar en la zona.

Esto ha logrado que, de acuerdo con un representante de la empresa, una asociada de la farmacéutica mexicana Pisa, se mostraran con disposición para retirar el proyecto –o reubicarlo–.  En caso que se concrete el proyecto en el lugar actual, es posible que el daño del recurso en la zona también afecte a pueblos vecinos –Cuisillos, Pacana y Presa La Vega–.

 

maxresdefault

[Change.org]



Mira cómo las mineras se llevan todas las ganancias en México (Infográfico)

Tienen la ventaja de reportar menos ganancias de las que extraen; y de miles de millones de pesos pagan menos de 1% en forma de impuestos y concesiones.

En los últimos años la extracción minera ha ido ganándose el repudio de la población… Primero por que sus implicaciones ambientales son muy altas; también por que los costos humanos son indignantes, pues los mineros se exponen a un gran peligro diariamente. Las personas que fueron en algún momento dueñas de esas tierras reciben muy pocas compensaciones y las comunidades cercanas suelen recibir  contaminación y pocos beneficios económicos. En fin, las mineras suelen tener muchas condescendencias del gobierno, pero, ¿Qué hay del cliché sobre que estas prácticamente se quedan con la totalidad de las ganancias por explotar recursos naturales de todos?

En México investigadores del Centro de Análisis e Investigación Fundar y la Auditoría Superior de la Federación (ASF) han alertado que los concesionarios mineros no están obligados a esclarecer el volumen de su producción. SinEmbargo ha elaborado una tabla que nos muestra que el dinero pagado por las mineras en formas de concesiones o impuestos no llegan a 1%. De los más de 1.2 billones de pesos que recaudaron entre 2008 y 2013, las mineras dieron a los mexicanos (gobierno) solo el el 0.6 por ciento.

Ahora, imagina que ese 0.6% viene de un cifra que podría ser mucho mayor, pues las mineras tienen un margen legal que les permite reportar menos ganancias de las que hacen. En México hay 26 mil 064 títulos de concesiones en una superficie total de 30.68 millones de hectárea; pero solo se hacen 200 visitas de inspección anuales.

JUEVES13DEAGOSTO-1

 

A nivel medioambiental

México es también el país con más conflictos mineros de todo América Latina, con 80 conflictos socio ambientales y 22 laborales. Hace un año Grupo México, una de las concesionarias mineras más grandes del país, contaminó el río Sonora (la multa sobre este incidente fue mínima). Esta misma empresa es la responsable de la tragedia en Pasta de Conchos, en el 2006, cuando 65 mineros quedaron atrapados; fueron solo rescatados los cuerpos de unos cuantos.   

La industria minera es cada vez más menos justificable, sobre todo por sus implicaciones ambientales, mayormente de la que se hace a cielo abierto. Pocas compañía disfrutan de los beneficios de los recursos naturales comunes, con una condenscendencia absoluta por parte del Estado y un margen descabellado de ganancias a costa del medio ambiente.

[SinEmbargo]

 



El increíble caso del Río Santiago; 20 años contaminado por empresas intocables en México (VIDEO)

Las columnas de espuma contaminada, los olores y los químicos en el aire son respirados por unas 120 mil personas a diario.

Foto: verdebandera.com.mx

En el estado de Jalisco, del alguna vez magnífico lago de Chapala, nace el Río Santiago; que luego desemboca en las costas de Nayarit. En la cuenca de este río el gobierno ha permitido por años la instalación de unas 200 industrias nacionales y extranjeras que han descargado por lustros sus desechos químicos e industriales en sus aguas.

Hace unos 20 años organizaciones sociales y habitantes de la zona comenzaron a pelear por el saneamiento del río (existe un caso que hizo ruido internacional por la muerte de un niño que cayó al río y murió luego de tener contacto con estos químicos). La respuesta del gobierno ha sido el gasto de miles de millones de pesos en plantas de tratamiento. Pero existe un absurdo que nos lleva más allá del México surrealista: al México corrupto, que se empequeñece ante el poder de las empresas… En todo este tiempo, increíblemente las corporaciones continúan arrojando sus desechos al río sin que nadie lo impida. De esta manera, las autoridades no han tenido la voluntad política de eliminar el problema de fondo que, simplemente es: obligar a las empresas a que traten sus propios desechos.

Para el gobierno la causa principal de la contaminación del Río Santiago han sido los desechos fecales de los hogares, pero a la fecha, ni si quiera en el discurso ha sido capaz de reconocer la responsabilidad de las industrias en esta contaminación.

Cada días unas 120 mil personas son afectadas por la suciedad de esta agua que pasa por municipios como El Salto y Juanacatlán. Caminar por este río es encontrarte con montañas de espuma contaminada; olor a ácidos, metales y residuos; un espectáculo que en su grotesca magnitud devela el gran poder de las corporaciones.

¿Qué autoridades son las que deben obligar a las empresas para que paren el arrojo de residuos al río (y a las que hay que presionar)?

Profepa

Gobernador de Jalisco

 

Twitter de la autor: @anapauladelatd



7 puntos por los que la Ley General de Aguas de EPN no garantiza el derecho al agua para los más vulnerables

Según organizaciones civiles, la propuesta no garantiza el derecho humano al agua y al saneamiento de esta, sobre todo para las personas más marginadas.

Al menos quince organizaciones de la sociedad civil se han unido para denunciar las omisiones de la propuesta de la Ley General de Aguas del presidente de México, Enrique Peña Nieto.  Esta ley forma parte de las leyes llamadas “del paquete verde” que acompañan a la Nueva Reforma Energética, que permite, entre otros percances ambientales, la aplicación del nocivo Fracking.

Supuestamente, el objetivo de la  Ley General de Aguas era el aseguramiento de los servicios de agua potable para todos los habitantes. Sin embargo, según un comunicado de CEMDA (Centro Mexicano de Derecho Ambiental), también firmado por más de 14 organizaciones, la ley no asegura los mecanismos por medio de los cuales las personas más vulnerables podrán acceder a esta garantía. 

Estos son los puntos por los cuales las organizaciones llaman a los legisladores a no votar por esta ley tal como está, y a los ciudadanos a presionar por medio de las redes sociales para que la ley no se apruebe en tales condiciones. 

“El proyecto de ley omite respetar y garantizar el cumplimiento de diversas obligaciones que en él se señalan, entre las que se puede mencionar”:

1. Asegurar el derecho de acceso al agua y las instalaciones y servicios de agua sobre una base no discriminatoria, en especial en lo que respecta a los grupos vulnerables o marginados.

 

2. Garantizar un acceso sostenible a los recursos hídricos con fines agrícolas de subsistencia para el ejercicio del derecho a una alimentación adecuada. Ello implica que debe hacerse lo posible para asegurar que las y los agricultores desfavorecidos y marginados, en particular las mujeres, tengan un acceso equitativo al agua y a los sistemas tradicionales de gestión del agua.

 

3. El acceso de los pueblos indígenas y comunidades equiparables a los recursos de agua en sus tierras ancestrales debe ser protegido de toda transgresión y contaminación ilícitas. Los Estados deben facilitar recursos para que estos pueblos planifiquen, ejerzan y controlen su acceso al agua.

 

4. Adoptar medidas legislativas o de otra índole que sean necesarias y efectivas para impedir que terceros menoscaben el disfrute del derecho al agua. Por terceros puede entenderse a particulares, grupos, empresas y otras entidades que nieguen el acceso al agua potable, contaminen o exploten en forma no equitativa los recursos de agua.

 

5. Las autoridades deben velar porque, en caso de que un Estado o tercero haga algo que interfiera con el derecho al agua de una persona, se garanticen los derechos a la información, participación y consulta; así como la disponibilidad de vías de recurso y reparación para los afectados, incluyendo asistencia jurídica.

 

6. Prestar especial atención para que las mujeres, los niños, los grupos minoritarios, los pueblos indígenas, los refugiados, los solicitantes de asilo, los desplazados internos, los trabajadores migrantes, los presos y los detenidos tengan acceso al agua potable.



A 3 meses del derrame, ¿qué ha pasado con la limpieza del río Sonora?

La empresa responsable de la contaminación asegura que ya limpió el río, pero ninguna dependencia lo ha probado aún

Este 8 de noviembre se cumplieron 3 meses de que la empresa Grupo México derramara, por negligencia, más de 40 mil m3 de ácido sulfúrico al río Sonora. Este hecho ha sido quizá el desastre ambiental más sonado de los últimos años en este país, mayormente porque fue provocado por una de las empresas más poderosas y porque su directivo principal, Germán Larrea, ha estado ligado a otros escándalos, como el que trabajadores de la mina Pasta de Conchos perdieran la vida por un déficit en las condiciones de seguridad.

En México las concesiones mineras han sido tradicionalmente controversiales por sus implicaciones ambientales, y porque las ganancias suelen excluir a los habitantes cercanos (muchas veces indígenas y campesinos) y, en cambio, se suele provocar contaminación a sus aguas y recursos naturales. Luego de la conmoción y polémica que causó el derrame al río Sonora, incluso en prensa internacional, Grupo México afrontó algunas multas raquíticas, porque así lo marcan las leyes mexicanas (que suelen favorecer a las grandes empresas) y, entre otros de sus castigos, debió hacer un estudio de las condiciones del río y asegurarse de limpiarlo cabalmente.

A la fecha, la empresa entregó el informe que, de hecho, confirma que los metales detectados en el estudio rebasan los límites permitidos por las NOM (Normas Oficiales Mexicanas) para suelos y sedimentos. La empresa reportó también haber limpiado el 100% del cauce del río y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) aseguró que lo  corroboraría.

Sin embargo los pobladores, que son los que verdaderamente resienten y pueden dar crédito de ello, han declarado a medios como Excelsior que los trabajos de limpieza realizados han sido unas cuantas remociones de tierra; no se ha metido maquinaria pesada ni se ha dragado el río, por ejemplo. Es decir, se pretende que se confíe en la limpieza del río y de los pozos aledaños mediante una limpieza aparentemente superflua.

Alcaldes municipales como Pedro Armando Lugo López y Vidal Vázquez Chacón, de Aconchi y Arizpe, confirman que los habitantes de la zona e incluso los políticos locales desconfían de que el río esté verdaderamente limpio. El estudio que presentó Grupo México y la confirmación por parte de la PROFEPA de que el río está limpio no se han hecho públicos. El tema, como muchos hechos noticiosos en México, parece diluirse con  la premura de otras noticias.

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca