Este popular libro online te dice cómo comer sano y barato

Su creadora consiguió 90 mil descargas (gratuitas) en 4 semanas. Un manual práctico para ahorrar y mejorar tu salud

A veces cuando el flujo de información sobre lo que es bueno para tu cuerpo y mente corre rápidamente, muchos de los insumos sanos y de moda suben de precio por el aumento de demanda y porque, evidentemente, es un buen negocio. Sin embargo, no hay razón para que todo lo bueno tenga que verse únicamente con ojos de redituabilidad; por ello, una chica ha hecho un proyecto que ha atraído a más de 90 mil personas en poco tiempo. 

Leanne Brown creó para su titulación de maestría en la Universidad de Nueva York un práctico libro titulado Good and Cheap, con recetas y alimentos que cuestan menos de 4 dólares diarios para demostrar, y con ello, permear la cultura con la idea de que es fácil, mucho más de lo que solemos creer, alimentarnos sanamente con poco dinero y a partir de ingredientes que son muy sencillos de conseguir. 

En sólo 4 semanas, su proyecto de 130 páginas fue descargado por más de 90 mil personas. Aunque en un inicio Brown creó este concepto para personas del mundo con escasos recursos, pronto entendió que, en realidad, hay mucha gente deseosa de ahorrar dinero en su alimentación diaria. 

Para ampliar este práctico manual a personas que no tienen acceso a internet, Brown lo llevará al plano físico, y para ello subió su iniciativa  a Kickstarter, recaudando más de lo esperado.

Para descargar su libro gratuito online, puedes hacer clic aquí. El objetivo de su texto es, además de correr una cortina que nos empape de una nueva cultura, que también encontremos la delicia en el acto de cocinar cuando se hace de manera rápida (por el tipo de época que vivimos) sin que necesariamente tengamos que recurrir a la engorrosa comida chatarra. 



Una guía digital gratuita para mantenerte libre de toxinas

El libro “Coming Clean: A Conscious guide to good cleanses”, gratuitamente disponible en la red, constituye una guía sobre métodos que ayudan a nuestro cuerpo a mantenerse libre de toxinas y químicos.

Culturas milenarias del mundo oriental, en particular China e India, elegían días específicos dentro de sus rituales religiosos para desintoxicar su cuerpo. Actualmente estamos más expuestos que nunca a una gran cantidad de químicos, tanto en los alimentos como en múltiples productos sintéticos que nos acompañan cotidianamente –se calcula que más de 80 mil químicos se encuentran en nuestros productos habituales de consumo–.

Una limpieza del organismo se refiere a la liberación del cuerpo de innecesaria acumulación de comida y toxinas. Cuando comemos sanamente facilitamos a nuestro organismo su proceso digestivo. Aprovechando este tiempo ‘extra’ el cuerpo puede llevar a cabo un trabajo de limpieza en un nivel más profundo. Cuando tomamos químicos artificiales, como en el caso de los refrescos, nuestro sistema no reaccionará inmediatamente pero eventualmente manifestará los efectos en problemas de salud o síntomas como un cansancio exhaustivo. El alcohol, la cafeína, el azúcar, por ejemplo, favorecen desde un plano bioquímico la presencia de estrés.

La tendencia natural del cuerpo humano, como mecanismo de supervivencia, apunta al auto-sanamiento. Sin embargo la ingesta desequilibrada o excesiva de alimento, aunado a los químicos que actualmente se utilizan en miles de productos, obstaculizan los ritmos naturales de desintoxicación, lo cual dificulta que nuestro cuerpo pueda cumplir su función auto-reguladora.

Coming Clean: A Conscious guide to good cleanses” es un libro disponible gratuitamente en la Red que incluye técnicas para ayudar a nuestro organismo a mantener una buena digestión, y a procurar una alimentación saludable. Recordemos que cuando la conciencia está en sintonía con el cuerpo, somos co-partícipes protagónicos de nuestro bienestar integral.

 



¿Comiste en exceso? Prueba esto

En las festividades es casi natural que pierdas noción de cuánto alimento estás ingiriendo. Si te ha sucedido, puebla esto.

Cuando estamos en celebraciones colectivas la presencia de la comida desde tiempos milenarios ha sido como indispensable; la alimentación y la celebración van de la mano casi indisociablemente.

En esos días de celebración es normal que pierdas la noción del tiempo y también de la cantidad de comida que ingieres, pues se trata de un estímulo esencial. Lo mejor es que hagas consciente la alimentación que ingerirás, pero si ya comiste en demasía, lo mejor es que dejes de culparte y sigas los siguientes consejos. u otros remedios.

  1. Evita las siestas:

Quizá lo más normal es que solo quieras tirarte a dormir, lo cierto es que la posición horizontal no es benéfica para la digestión.

  1. Toma té:

De raíz de endivia, menta o manzanilla, por ejemplo, el té suele tener buenos efectos para la digestión. Si el té no te gusta, el agua natural hace el mismo efecto.

  1. Haz una caminata:

Aunque no lo creas te hará sentir mucho mejor y también mejorará tu metabolismo.

  1. Haz yoga:

Algunos asanas son excelentes para la digestión. Estira, actívate y verás, como en estos ejemplos doyouyoga.com .

[mnn]



Cómo limpiar tu dieta en solo en 5 semanas (INFOGRÁFICO)

Los esenciales que debes evitar como mínimo para comer sanamente.

¿Quieres comer sano pero no estás dispuesto necesariamente a hacer una dieta especial?… Para mejorarla hay algunos tips muy básicos que debes conocer y aplicarlos. 

Este sintético infográfico nos recuerda los mínimos que debemos extraer de nuestra dieta, en 5 semanas, para convertirla en una más benéfica. 

 

La traducción:

1era. Semana: agrega a tu dieta todos los días frutas y verduras. Asegúrate que verdaderamente sean frutas y verduras; nada de sustituirlas por frutos secos u otros intentos de fruta.

2da. Semana: no a la comida rápida. Olvídala. 

3era. Semana: elimina la harina y granos blancos. Sustitúyela por pan integral, arroz moreno y pasta de harina de trigo. 

4ta. Semana: tus snacks deberán ser de una base de fruta. Por ejemplo: manzana con mantequilla de almendra.

5ta. Semana: elimina lo más que puedas el azúcar; sobre todo revisa los alimentos industriales que contengan mucha y olvídate de ellos. Las bebidas y refrescos azucarados están fuera definitivamente.

 

tumblr_mak0v4t1qC1qz887do1_r2_500

 

 



Este es el camino a la dieta perfecta (Sí, existe)

Es mucho más sencillo de lo que podemos imaginar, pero curiosamente, está desfasado de la dinámica alimenticia actual.

Muchas evidencias corroboran cómo las personas que más comen verduras y frutas suelen ser más longevas y experimentan menos enfermedades cardiovasculares. También, en los últimos años las grasas y los carbohidratos fueron presentándose como enemigos de la salud pública (sobre todo con el auge de la obesidad). Sin embargo, aunque cada organismo es distinto y en realidad no existe una dieta universal que augure que causará el mismo efecto en la totalidad de las personas, sí existe un consejo universal eficaz. 

Según el Dr. David Katz, director del Centro de Investigación para la prevención de la Universidad de Yale, para encontrar la dieta perfecta hay que seguir un consejo sencillo y poderoso: evita los productos industrializados, con ello, prácticamente comerás bien.

Más allá de evadir los carbohidratos (aunque recuerda que todo exceso es nocivo) se trata de comer naturalmente. Sí, sabemos que muchas frutas y verduras en el mercado han sido crecidas con pesticidas; aún así, tú puedes ir escogiendo los lugares donde te asegures que el alimento es más natural (no se trata tampoco de comprar todo con certificación orgánica) recuerda que mientras más te percates de que los alimentos son de productores regionales, y que se producen a escala pequeña, más naturales serán. 

Uno de los grandes cambios que trajo el siglo pasado fueron los alimentos industrializados, repletos de conservadores, químicos dañinos, o una descomunal cantidad de azúcar (considerada por muchos como la verdadera droga contemporánea). Para mucho nutriólogos, estos son los verdaderos enemigos de tu dieta. 

Es muy sencillo, guarda un equilibrio entre tus nutrientes, come más verduras que todo lo demás (como lo indica el conocido método del plato) y sobre todo, evita los productos industriales.



La forma en la que comes es tan importante como el propio alimento

Cuando nos proponemos comer mejor, pocas veces enfatizamos en la forma en la que nos alimentamos, más allá del tipo o calidad de los propios alimentos.

 

En la última década se ha desatado una masificación de la conciencia alimenticia. La popularización de los alimentos orgánicos, las múltiples denuncias ante las prácticas industriales de producción, y diversas modalidades de dietas, entre otros indicadores. Sin embargo, cuando nos proponemos comer mejor, pocas veces enfatizamos en la forma en la que nos alimentamos –más allá del tipo o calidad de los propios alimentos.

Dentro de distintas tradiciones, sobretodo orientales, se da enorme importancia no solo a llevar una dieta saludable, sino a la manera en la ingerimos la comida. Por ejemplo, la cocina ayurveda te recomienda masticar lentamente cada alimento, lo cual permitirá una mejor digestión. En el caso del Zen, aplicando la misma perspectiva que emplea para cualquier actividad, te sugieren vivir plenamente el instante, idealmente en silencio, y haciendo conciencia en cada movimiento.

A continuación una serie de recomendaciones que permiten transformar una comida, cena, o desayuno, en una verdadera sesión meditativa. Lo anterior conlleva múltiples beneficios, por ejemplo evitar desórdenes alimenticios o problemas gastrointestinales, aprovechar mejor los nutrientes activos de cada alimento, gozar de una digestión ágil, y combatir el sobrepeso, la diabetes, y otros males.

La atención

Al igual que con cualquier otra actividad que lleves a cabo, lo ideal es fijar tu atención plena en el comer. Así, inevitablemente, iras registrando cada sabor y textura, la temperatura y la consistencia de cada alimento. Lo anterior probablemente enriquezca la experiencia misma, y facilité la comunión entre tú y aquello que estás ingiriendo.

El ritmo

Procura ingerir tus alimentos despacio. El masticar entre diez y quince veces cada bocado permitirá a tu estómago procesar con mucho mayor facilidad la comida. Además, el alimento tendrá tiempo de hacerse sentir en tu estomago antes de que hayas terminado de comer, lo cual evitará que comas más de lo necesario.

El silencio

En la medida de lo posible, procura al menos algunas de tus comidas, realizarlas en silencio, e idealmente sin distracciones como el teléfono, la televisión, o incluso la lectura. “Saborea el silencio junto con tus alimentos”, dicen algunos.

El agradecimiento

En muchas culturas se acostumbra, a modo de ritual introductorio, dar gracias o bendecir los alimentos. Esto, más allá de hábitos religiosos o modismos neo-místicos, facilita el que valoremos la posibilidad de acceder a las viandas que tenemos delante –y en todo caso hay buenas razones para pensar que el agradecimiento es, en cualquier contexto, un sano recurso existencial.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca