Crecen argumentos ambientalistas contra la construcción del nuevo aeropuerto de la ciudad de México

La Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad ha hecho un análisis que pone en entredicho la “sustentabilidad” del proyecto

En México una iniciativa reciente, la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, ha estado publicando posicionamientos y estudios en torno a distintos temas que causan polémica por sus repercusiones ambientales. Su tópico más recurrente ha sido la defensa del maíz endémico en la lucha contra el transgénico; sin embargo, su defensa por el medio ambiente se extiende significativamente a otros estudios. 

Para que el conocimiento científico no se quede únicamente en la esfera académica, la UCCS busca informar a la sociedad de los temas que afectan a partir de información científica confiable y no meramente con posicionamientos ideológicos; una iniciativa que hacía falta en México, justo por el notable distanciamiento existente entre la academia y la sociedad. 

Por todo lo anterior, un nuevo análisis de la UCCS ha advertido de los estragos que causaría el nuevo aeropuerto de la ciudad de México, que ha sido anunciado por el gobierno federal como una panacea al problema del tráfico aéreo, sobrepasado en el antiguo aeropuerto. Aunque el proyecto se ha anunciado como una idea completamente sustentable, el lugar donde sería ubicado el proyecto estaría situado en una Zona Protegida y las secuelas serían importantes. 

Cuando el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto anunció el proyecto, algunos especialistas habían señalado al menos seis adversidades para el medio ambiente; hoy se suman los argumentos publicados con la UCCS (por cierto, una agrupación que ha venido aumentando su legitimidad): 

1. El proyecto contempla la siembra de 264 mil 534 individuos de especies exóticas invasoras de árboles como una de las principales medidas de compensación. Las especies del género Tamarix (cedro salado) son consideradas por la CONANP como una de las principales amenazas para la flora y fauna a nivel nacional.

2. La construcción del proyecto viola el Plan Regional de Desarrollo Urbano del Valle Cuautitlán–Texcoco.

3. El proyecto se pretende construir en la zona con mayor vulnerabilidad y omite la presentación de Estudios de Riesgo Ambiental asociados a la posibilidad de inundaciones ante eventos hidrometeorológicos.

4. No existen elementos técnicos para asegurar que las obras hidráulicas que supuestamente desviarán los escurrimientos sean suficientes para evitar las inundaciones en la zona del proyecto y en las zonas aledañas.

5. El proyecto pretende duplicar y mejorar la cantidad y calidad de los humedales; sin embargo, no se presenta ningún tipo de información sobre cómo se crearán y mantendrán estos nuevos cuerpos de agua.

6. No existen escenarios hídricos que permitan evaluar la factibilidad del recurso dentro de la red municipal de agua potable en cada una de las etapas del proyecto.

7. El proyecto omite por completo la estimación del uso de agua de la Aerotrópolis, una zona urbanizable en la que trabajarán de manera regular 180 mil personas. Esto supone un gasto adicional de 23.6 millones de metros cúbicos de agua al año, lo cual sería una enorme presión para el recurso hídrico de la región.

8. Los elementos técnicos para evaluar el impacto que sufrirán las aves son completamente deficientes: omiten información deliberadamente, no se cuenta con un programa adecuado para el manejo de la ornitofauna, se minimiza el riesgo por colisión entre las aves y las aeronaves y se proponen acciones incorrectas e injustificadas.

9. El estudio de riesgo referente al resguardo y manipulación de los combustibles subestima los riesgos asociados con eventos catastróficos.



La Semarnat autorizó la siembra de especies invasoras en Texcoco

Las especies invasoras son aquellas que no pertenecen naturalmente a un sitio y que debido a la falta de deparadores o reguladores naturales se convierten en plagas incontrolables

El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México  navega con la bandera del “aeropuerto más sustentable”. Sin embargo, esto no es más que un disfraz verde utilizado para validar su construcción (1). Por ejemplo, la principal medida de compensación ambiental del proyecto es la siembra masiva de especies invasoras.

Las especies invasoras son aquellas que no pertenecen naturalmente a un sitio y que debido a la falta de deparadores o reguladores naturales se convierten en plagas incontrolables. Me pregunto si la SEMARANT ignora que la introducción de especies invasoras es la segunda causa más importante para la pérdida de biodiversidad a nivel mundial.

Debido a la vocación lacustre de Texcoco, el suelo es muy salado y pocas especies nativas pueden sobrevivir en esas condiciones. Sin embargo, para justificar la construcción del Nuevo Aeropuerto era necesario encontrar especies que pudieran tolerar altas salinidades y así transformar lo que debería ser un lago en un bosque. Así, el programa de compensación pretende sembrar 264,534 individuos de especies invasoras de árboles cuyos efectos nocivos para la flora y fauna nativa han sido ampliamente estudiados y muy bien documentados a nivel nacional e internacional (2, 3, 4).

Por ejemplo, se sembrarán más de 259,000 individuos del género africano Tamarix (cedro salado). De acuerdo con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), el cedro salado es una de las principales amenazas para la flora y fauna nativa de las Áreas Naturales Protegidas a nivel nacional debido a que “sus raíces se extienden hasta llegar a niveles freáticos profundos, mientras que sus hojas almacenan la sal excedente hasta que se caen; al acumularse en el suelo, aumentan su salinidad, con lo que impiden la germinación y crecimiento de las especies nativas. Además, las hojas muertas acumuladas en el suelo son muy inflamables, y por lo tanto aumentan la frecuencia de los incendios; la invasión de tamariscos provoca cambios profundos en la dinámica del agua y en la comunidad biótica. Los bosques maduros constituidos de tamarisco, transpiran grandes cantidades de agua, y esto puede hacer descender el nivel freático más allá del alcance de las especies nativas” (4).

Tamarix-456x346

 

Cedro salado (Tamarix)

Una vez que una especie invasora se establece en un nuevo territorio, su dispersión es incontrolable y su erradicación imposible. Por lo anterior, la siembra del cedro salado debe de ser evitada sin excepción alguna dentro del territorio mexicano. En consecuencia, es completamente inaceptable que la SEMARNAT haya aprobado esta siembra masiva. Por ningún motivo puede esto considerarse una medida de compensación, al contrario, sería una actividad que traería gravísimos impactos ambientales a mediano y largo plazo para los ecosistemas del Valle de México.

Si tomamos en cuenta, además, que desde la década de los setenta muchos especialistas y urbanistas señalan que Texcoco debe recuperar su vocación lacustre, queda más claro aún que construir ahí el Nuevo Aeropuerto es una atrocidad, pues significa perder la última esperanza que tiene esta metrópoli de asegurar el abasto de agua a mediano y largo

plazo.

Twitter del autor: @FerCordovaTapia

 

Publicado también en Animal Político

* Fernando Córdova Tapia es Candidato a Doctor en Ciencias por la UNAM, coordinador del Grupo de Análisis de Manifestaciones de Impacto Ambiental de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (GAMIA/UCCS) y coordinador académico del Laboratorio de Restauración Ecológica del IBUNAM.

Referencias

1. Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad. Análisis del resolutivo SGPA/DGIRA/DG/09965 del proyecto “Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, S. A. de C. V.” MIA-15EM2014V0044. 2015. Descargar.

2. Briken y Cooper, 2006; Briken A. S. y Cooper D. J. 2006. Processe of Tamarix invasion and floodplain development along the lower Green River, Utah. Ecological Applications 16: 1103-1120.

3. Natale E. S., Gaskin J., Zalba S. M., Ceballos M. y Reinoso H. E. 2008. Especies del género Tamraix (Tamaricaceae) invadiendo ambientes naturales y seminaturales en Argentina. Boletín de la Sociedad Argentina de Botánica 43: 137-145.

4. Blancas-Gallangos et al., 2012 Blancas-Gallangos N., Rubio-Taboada P. M. y Santos- González P. 2012. Control de la especie invasora Casuarina equisetifolia (Pino australiano) en el APFF Manglares de Nichupté. Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

5. CONANP. 2009. Diagnóstico de especies invasoras (EI) y sus efectos en las ANPs de competencia federal.



El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, manifestación de cinismo ambiental

Un compendio de las, a todas luces, atrocidades ambientales implicadas en este proyecto.

En México los megaproyectos, sin importar su tipo ni su ubicación geográfica, están casi siempre acompañados de una violación sistemática a los derechos humanos, del despojo de las comunidades locales, de la exclusión de la población en la toma de decisiones, de gravísimos impactos ambientales y del menosprecio a las opiniones de los especialistas. Por estas razones, los megaproyectos suelen estar sentenciados a generar descontento, oposición y un desgaste continuo del tejido social. Un ejemplo de todo esto es la idea de construir, encima del lago de Texcoco, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y una nueva Santa Fe.

Todo empieza con un interesado, en este caso el gobierno federal, que tiene la intención de construir una obra faraónica que repentinamente mejorará la crítica situación de nuestro país. Para poder realizar este proyecto necesita elaborar, primero, una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), para que se evalúe objetivamente y así poder determinar si los beneficios son mayores a los perjuicios. Para elaborarla debe contratar una consultoría ambiental que, más que analizar objetivamente el impacto de la obra, sea capaz de justificar ante la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) lo sustentable y ambientalmente amigable que será esta obra. Entonces utiliza dos de sus fichas recurrentes en los últimos años: 1) Especialistas Ambientales S.A. de C.V, cuyo fundador es Rodolfo Lacy Tamayo, actual subsecretario de Planeación y Política Ambiental de la Semarnat; y 2) el Colegio de Biólogos de México A. C., que en 2013 renovó su Consejo Directivo, siendo el mismo Juan José Guerra Abud, actual secretario del Medio Ambiente, el que tomara su protesta. Una vez realizada la MIA, se entrega a la Semarnat para su objetiva e imparcial evaluación y, en este caso, obvia aprobación.

Con el fin de que los proyectos sean autorizados, en México existe una tendencia a elaborar varias MIAs para un solo megaproyecto. De esta forma se busca ocultar y “repartir” sus verdaderos impactos acumulados. Por ejemplo, el Nuevo Aeropuerto contempla tanto la construcción de pistas y terminales aéreas como el desarrollo de una Aerotrópolis (la nueva Santa Fe-Texcoco). Lo único que sabemos hasta el momento de la Aerotrópolis es que será una zona urbanizable de 375 hectáreas (750 campos de fútbol de 50 x 100 m) que ofrecerá “oportunidades de desarrollo para bienes raíces comerciales de clase mundial para atender a los viajeros, dada su ubicación estratégica para desarrollos comerciales, parques empresariales y zonas de libre comercio”. La MIA omite deliberadamente los impactos de la Aerotrópolis, pero afirma que es parte del proyecto. Por lo tanto, la Semarnat, al autorizar el proyecto, firmó un cheque en blanco para la construcción de esta nueva Santa Fe-Texcoco.

Uno de los impactos más preocupantes es que esta pequeña ciudad estará conectada a la red municipal de agua potable, que actualmente está sobreexplotada. De llevarse a cabo este proyecto, una vez instalado el aeropuerto y su Aerotrópolis, todos sabemos a quién se le va a dar prioridad sobre el uso de agua potable.  

Esta realidad en la que el gobierno federal es juez y parte provoca que proyectos como este se autoricen sí o sí, por encima de cualquier riesgo socio-ambiental. Por ejemplo, el secretario del Medio Ambiente, Guerra Abud, defiende a capa y espada que el proyecto es ambientalmente viable debido a que se crearán nuevos bosques alrededor. Uno de los elementos que omite es que la Semarnat autorizó la siembra de 264,534 árboles de la especie de cedro salado (Tamarix ramosissima), una especie invasora de alto impacto negativo para la biodiversidad mexicana. De acuerdo con la Comisión de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), esta especie altera los regímenes naturales de inundaciones, modifica la dinámica de los ecosistemas, promueve la propagación de incendios y provoca la desecación de los cuerpos de agua, por lo que está catalogada como una de las principales amenazas para la flora y fauna a nivel nacional. Me pregunto si la Semarnat ignora que la introducción de especies invasoras es la segunda causa más importante para la pérdida de biodiversidad a nivel mundial.

El ex lago de Texcoco es una de las zonas más bajas de la cuenca y se hunde entre veinte y treinta centímetros por año. Es por esto que cada temporada de lluvias existen graves inundaciones en la zona oriente de la Ciudad de México. Por ejemplo, el 42% del terreno donde se pretende construir el aeropuerto se inunda frecuentemente. Para tratar de solucionar el problema de las inundaciones en el terreno, el proyecto contempla la realización de cinco obras hidráulicas, de las que hasta la fecha no se conoce ningún detalle técnico, pues la MIA no explica nada al respecto. De esto surgen dos preguntas: ¿cómo es que a la Semarnat no se le ocurrió preguntar de qué se trataban estas obras al autorizar el proyecto? y ¿qué certeza tenemos de que estas obras solucionarán el problema natural de las inundaciones? No olvidemos las experiencias que hemos tenido con el “magnífico” túnel emisor oriente.

El lago Nabor Carrillo colinda con el predio del Nuevo Aeropuerto y es uno de los ejemplos más exitosos de restauración ecológica en México, tanto que se ha convertido en uno de los sitios más importantes para las aves migratorias. La colisión entre aves y aviones es, sin embargo, un problema severo en los aeropuertos a nivel internacional y ha generado accidentes lamentables. Los estándares internacionales establecen que para minimizar el riesgo de colisión debe haber una distancia mínima de ocho kilómetros entre las pistas y los sitios con alta presencia de aves. En el caso del Nuevo Aeropuerto las pistas se encontrarían a menos de dos kilómetros de una zona en la que anualmente habitan cerca de 120,000 aves. Las aves migratorias son generalmente más grandes que otras aves y suelen volar a mayor altura, lo que hace que el riesgo de colisión aumente. Además, la orientación de las pistas coincide exactamente con los patrones de vuelo de estos animales. Este peligroso factor de riesgo no fue considerado ni en la MIA ni en la autorización del proyecto.

Debido a la magnitud del Nuevo Aeropuerto es necesario tener en cuenta las obras asociadas. Se está considerando, al menos, la construcción de doce proyectos viales, con un total de 190 kilómetros, entre los que se encuentra un segundo piso del Viaducto Río Piedad y la Autopista Urbana Oriente sobre Xochimilco e Iztapalapa. Es evidente que el impacto ambiental no será únicamente local, sino que tendría un efecto acumulado, sinérgico y a largo plazo sobre el Valle de México. Este impacto regional es el que nosotros, los ciudadanos, exigimos conocer porque de otra manera no sabremos si los supuestos beneficios serán mayores que los perjuicios. Es este mismo impacto el que el gobierno federal se niega a reconocer, estudiar y evaluar.

En este contexto, la ciudadanía está completamente excluida y sin elementos para influir ni en la evaluación ni en la toma de decisión. Actualmente, el reglamento en materia de impacto ambiental es obsoleto; no es un instrumento de evaluación y se ha convertido en un mero trámite. El gobierno federal está aprovechando la mediocre situación de la legislación ambiental para imponer el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Esta penosa situación seguirá ocasionando, cada vez con más frecuencia, conflictos socio-ambientales en todo el país.

Si tomamos en cuenta, además, que desde la década de los setenta muchos especialistas y urbanistas señalan que Texcoco debe recuperar su vocación lacustre, queda más claro aún que construir ahí el Nuevo Aeropuerto es una atrocidad, pues significa perder la última esperanza que tiene esta metrópoli de asegurar el abasto de agua a mediano y largo plazo.

*

La información técnica que sostiene cada uno de los argumentos expuestos aquí puede ser consultada en la siguiente liga: http://bit.ly/1J5HWff

Artículo publicado también en: Horizontal.mx

Por Fernando Córdova Tapia y Karen Levy Gálvez

Fernando Córdova Tapia (@FerCordovaTapia) es coordinador académico del Laboratorio de Restauración Ecológica de la UNAM y del Grupo de Análisis de Manifestaciones de Impacto Ambiental de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (GAMIA-UCCS).

 

Karen Levy Gálvez es bióloga de la UNAM, actualmente trabaja en la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel en Ciudad Universitaria y colabora en el GAMIA-UCCS.



Aerotrópolis, un cheque en blanco firmado por SEMARNAT

Es una idea atroz construir el Nuevo Aeropuerto sobre la única esperanza que tenemos en esta metrópolis de tener una seguridad hídrica a mediano y a largo plazo. Una vez instalado el aeropuerto y su Aerotrópolis, todos sabemos a quién se le va a dar prioridad sobre el uso de agua potable.

La Aerotrópolis  es una zona urbanizable de 375 hectáreas (3,750,000 m2  ó 750 campos de fútbol de 50 x100 m) que colinda con el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (#NAICM). La único que sabemos sobre esta Nueva Santa Fé-Texcoco es que “ofrecerá oportunidades de desarrollo para bienes raíces comerciales de clase mundial para atender a los viajeros… la ubicación estratégica de desarrollos comerciales, parques empresariales y zonas de libre comercio…” (1).

El Nuevo Aeropuerto se enaltece de su sustentabilidad, pero si analizamos a detalle, la Manifestación de Impacto Ambiental dice, con respecto al uso de agua, que: “… el diseño de las instalaciones contempla reducir el consumo de agua potable en un 70% con respecto a lo observado en el aeropuerto actual de la Ciudad de México” 1. Ellos aseguran que lo lograrán mediante el uso de agua no potable o reciclada y de baños de bajo consumo.  Sin embargo, todas las cifras y estimaciones de uso y aprovechamiento de agua “no incluyen el desarrollo de la Aerotrópolis” (1).  

Esta omisión deliberada de información es gravísima, ya que se estima que en la Aerotrópolis trabajarán al menos 180,000 personas de manera regular. Si el proyecto contemplara el uso de agua de esta Nueva Santa Fe-Texcoco cambiaría por completo la estimación anual del uso del agua y todo su discurso “greenwash-sustentable” se vendría abajo. La Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad estima que el uso de agua de esta nueva ciudad será de aproximadamente 23 millones de metros cúbicos al año (2). 

¿Qué dice la SEMARNAT al respecto?  Hace caso omiso de este evidente engaño y se limita a decir que “la CONAGUA lo proveerá del suministro necesario de agua potable de todas sus fases de desarrollo”  (3). En resumen, todo el  proyecto, incluyendo el aeropuerto y la Aerotrópolis estarán conectados a la Red Municipal de Agua Potable, una red que se encuentra sumamente explotada. La SEMARANT aprobó el desarrollo de esta ciudad sin ni siquiera considerar escenarios hídricos que permitan evaluar la disponibilidad de agua potable, poniendo así en gravísimo riesgo a las poblaciones vecinas.

Es una idea atroz construir el Nuevo Aeropuerto sobre la única esperanza que tenemos en esta metrópolis de tener una seguridad hídrica a mediano y a largo plazo. De llevarse a cabo este capricho, una vez instalado el aeropuerto y su Aerotrópolis, todos sabemos a quién se le va a dar prioridad sobre el uso de agua potable.

De manera degenerada, la consultoría que hizo la Manifestación de Impacto Ambiental (la empresa de Rodolfo Lacy (4), actual Subsecretario de la SEMARNAT, en conjunto con el Colegio de Biólogos de México, que nadie sabe de dónde sacó lo de colegio y lo de biólogos) no contempló ninguno de los impactos de la Aerotrópolis. Sin embargo, la Aerotrópolis sí es parte del proyecto. Por lo tanto, la SEMARNAT, al aprobar el proyecto, firmó un cheque en blanco para la construcción de la Aerotrópolis. Así, se podrá construir a conveniencia sin evaluación de impactos ni de viabilidad.  

 

Publicado en Animal Político

 

Twitter del autor: @FerCordovaTapia

Fernando Córdova Tapia es Candidato a Doctor en Ciencias por la UNAM, coordinador del Grupo de Análisis de Manifestaciones de Impacto Ambiental de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (GAMIA/UCCS) y coordinador académico del Laboratorio de Restauración Ecológica del IBUNAM.

Referencias

(1) Manifestación de Impacto Ambiental del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. MIA-15EM2014V0044.  http://bit.ly/1PWvE8Q

(2) GAMIA-UCCS. Análisis del resolutivo SGPA/DGIRA/DG/09965 del proyecto “Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México” MIA-15EM2014V0044.  http://bit.ly/1K0OfyD

 

(3) Resolutivo SGPA/DGIRA/DG/09965. http://bit.ly/1FvTYgi

 

(4) Acta Constitutiva de Especialistas Ambientales S.A. de C.V., Anexos de la MIA-15EM2014V0044

 



Si hacen el Aeropuerto, en solo cinco años se secaría la zona de Texcoco: ONG

Según el Observatorio Regional Ciudadano Sustentable, la sobrepoblación que causará el Aeropuerto causaría daños irreversibles al ambiente.

El Nuevo Aeropuerto Internacional de la ciudad de México es un proyecto millonario que se edificaría en las inmediaciones del lago de Texcoco. Esta zona fue recuperada en la década de los 70`s y está formada por lagunas y humedales; el sitio tiene una gran función como estabilizador de los niveles de agua de la ciudad y hoy es hogar de más de cien mil  aves acuáticas que peligrarían con el Aeropuerto (además la zona del Vaso del Exlago de Texcoco es considerada como Área Natural Protegida). 

Lo han advertido distintas organizaciones como la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad o el especialista Fernando Córdova: el proyecto sería nocivo para el medio ambiente y la ciudad. 

Otra organización, el Observatorio Regional Ciudadano Sustentable, ahora suma argumentos en contra de la construcción de este proyecto. Según sus estimaciones, en menos de cinco años lo que queda del lago se secaría, sobre todo por la sobrepoblación de la región oriente del Valle de México. 

Lo anterior amenazaría a 140 especies en peligro de extinción y a 135 vestigios arqueológicos.

“Es un error construir en una zona donde el suelo es gelatinoso e inestable; estudios demuestran que en la zona hay hundimientos diferenciales de 20 a 30 centímetros anuales de manera permanente”, dijeron integrantes del observatorio, conformado por siete agrupaciones sociales y de académicos.

Como se sabe, cuando un proyecto de esta envergadura se construye, los terrenos aledaños suelen subir de precio, lo que provoca la conocida “gentrification”. Esto hace que los locales tengan que buscar nuevas formas de vida, pues los negocios y desarrollos inmobiliarios persiguen sus terrenos.

“Hoy, una hectárea que antes se vendía en 50 mil pesos hoy se cotiza en 8 millones, dijo Ricardo Jiménez, del Centro de Servicios Municipales Heriberto Jara.” retomado por la Jornada.



La invasión de Texcoco

El lago de Texcoco ha vuelto a convertirse en el refugio más importante para aves acuáticas migratorias en el Valle de México. Pero quizá no por mucho tiempo más.

Las naves vinieron de Texcoco, doce naves. Zarparon desde el oriente empujadas por el viento y la voz de Cortés, ahora firme y segura tras haberse recuperado de aquella noche triste. Cruzaron el lago y llegaron hasta el dique de Nezahualcoyótl que partía las aguas salobres de Texcoco y las aguas dulces de Xochimilco y Chalco. Ahí se reunieron todos juntos para decir que perforarían con disparos a los mexicas, y derrumbaron el muro para siempre. Los invasores habían regresado.

Casi cinco siglos después, el lago de Texcoco parece un lugar prístino, engalanado con el murmullo de sus parvadas y el resguardo cercano de dos volcanes, uno despierto y otro dormido. Pero el paisaje puede ser engañoso.

Alguna vez lo suficientemente grande y profundo como para que el navío español surcara sus aguas, Texcoco ahora sobrevive en forma de un extenso lecho desecado y humildes lagunas artificiales creadas desde 1971 en un intento por rescatarlo de la sobreexplotación y deforestación que con el tiempo lo habían enfermado. El Proyecto Lago Texcoco, encabezado por los ingenieros Nabor Carrillo y Gerardo Cruickshank, pretendía volver a alimentarlo mediante el tratamiento de aguas residuales.

“Cuando llegué, el área era una zona degradada –recuerda Cruickshank en una entrevista con El Universal–: se hacían tolvaneras, se tiraban desperdicios y no se podía ni pasar. En unos cuantos años mejoramos todo; se hizo un ambiente tolerable para la vida”.

El biólogo Daniel Muciñio ha documentado algunos de los beneficios de este ambicioso plan. En un documento elaborado en colaboración con organizaciones como el Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente, Muciñio reporta que el Proyecto Lago Texcoco ha ayudado a prevenir la erosión de los suelos, mejorar la salud de las poblaciones cercanas y disminuir las inundaciones en zonas urbanas de la Ciudad de México. Además, en palabras del propio Cruickshank, el lago de Texcoco ha vuelto a convertirse en el refugio más importante para aves acuáticas migratorias en el Valle de México. Pero quizá no por mucho tiempo más.

“El nuevo aeropuerto será el mayor proyecto de infraestructura de los últimos años en nuestro país, e incluso uno de los más grandes del mundo”. Así sentenció el presidente Enrique Peña Nieto el futuro del lago de Texcoco en septiembre de 2014. Planeada desde 2001, la construcción del nuevo aeropuerto internacional se concibió como una solución al aumento del tráfico aéreo en la Ciudad de México. Sin embargo, de acuerdo con varios especialistas, un mega aeropuerto no será la solución, más bien se debería impulsar una red funcional de aeropuertos en el país para descentralizar y evitar la saturación en un punto específico.

El impacto ambiental de este proyecto, si es que existe, seguramente será mínimo. Al menos eso opinó el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México en 2014 cuando aseguró ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) que el ex-lago de Texcoco no es más que un ecosistema alterado. “Un área desolada y abandonada, a pesar de los intentos por mejorar su imagen.”

No pocas voces difieren. Para los investigadores José Alcántara y Patricia Escalante, del Colegio de Postgraduados y el Instituto de Biología de la UNAM, la construcción del nuevo aeropuerto representa la amenaza más grande en el lago de Texcoco. Al igual que Muciñio, ambos defienden la importancia ecológica de esta zona. “Un ecosistema restaurado también posee un valor enorme tanto para la salud humana como ambiental, y el lago de Texcoco es un claro ejemplo de ello”, concluyeron en un estudio publicado en 2005.

Recientemente, en enero de 2015, la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad presentó un análisis donde se descubren al menos nueve deficiencias en la aprobación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. Entre estas se incluye la introducción de un nuevo tipo de invasores que, como flota española, amenaza la compleja red ecológica del lago de Texcoco.

Consciente de que la vegetación será desmontada en más del 56% del predio dedicado a la construcción del aeropuerto, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México propuso compensar el daño con la introducción de casi 265 mil plantas. La mayoría de ellas serían pinos salados, o tamariscos, originarios del norte de África.

“Existen dos opiniones distintas sobre el tamarisco”, aclara Mike Scott, investigador del Servicio Geológico de Estados Unidos, durante una entrevista para la revista High Country News. Una lo presenta como un conquistador sediento y agresivo que desplaza especies nativas y debe ser erradicado. La otra argumenta que es una especie oportunista que ha sabido sacar ventaja de los nichos desocupados en ecosistemas previamente alterados por el ser humano. 

Sin embargo, en México los estudios han documentado el efecto de esta planta en la naturaleza. Una investigación impulsada por el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), entre otros, sugirió que los tamariscos desecan humedales y cuerpos de agua, como los pocos que integran el lago de Texcoco. Por su parte, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) también ha advertido que “la invasión de tamariscos provoca cambios profundos en la dinámica del agua y en la comunidad biótica”. Incluso la cataloga como una de las principales amenazas para la flora y fauna nativa de las Áreas Naturales Protegidas a nivel nacional. 

Igual de preocupante resulta la llegada del pino australiano, o casuarina. Los habitantes de las islas Bahamas tienen una larga historia de lucha contra esta especie desde que comenzó a reproducirse con rapidez en sus playas. The Bahamas National Trust, una organización que administra los 27 parques nacionales en este país, declaró en 2010 que la casuarina es uno de los principales factores de pérdida de biodiversidad en las Bahamas.

Es evidente que la siembra masiva de estas especies no compensará el daño ocasionado por la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. Su siembra, más bien, esconde la promesa de un futuro indeseado para el lago de Texcoco y los ecosistemas mexicanos. ¿Qué opciones tendremos una vez que los invasores hayan regresado?

Twitter de los autores: Emiliano Rodríguez ( @ )

 Fernando Córdova Tapia ( @fercordovatpia)

Publicación original en: Animal Político

Emiliano Rodríguez Mega () es biólogo de la Facultad de Ciencias de la UNAM y divulgador de la ciencia en Historias Cienciacionales.

Fernando Córdova Tapia (@fercordovatpia) es candidato a doctor por el Instituto de Biología de la UNAM, coordinador del Grupo de Análisis de Manifestaciones de Impacto Ambiental de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad y coordinador académico del Laboratorio de Restauración Ecológica de la UNAM.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca