TOP: los ingredientes insanos más comunes en alimentos procesados

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO), estos ingredientes no contienen vitaminas, minerales ni proteínas

A la hora de escoger los productos para el hogar es importante leer la etiqueta nutrimental de los alimentos, ya que existen más de 3 mil aditivos en los alimentos que afectan tanto a la salud del consumidor como al cuidado del medio ambiente.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO) estos ingredientes no contienen vitaminas, minerales ni proteínas, por lo que el cuerpo no puede usarlos con el fin de metabolizar los carbohidratos necesarios para el funcionamiento óptimo del organismo. Es decir que, aunque aportan energía, sólo son calorías vacías que absorben reservas orgánicas del cuerpo durante el proceso de digestión, como los minerales, la vitamina B, los aminoácidos, etcétera. Las consecuencias son inminentes: caries, cáncer, sobredemanda de vitamina B, hipertrigliceridemia, asterosclerosis, obesidad y diabetes mellitus, entre otras.

¿Sabes cuáles son estos ingredientes que tanto dañan al cuerpo? Mejor entérate para evitarlos en tu dieta diaria:

– Endulzantes artificiales, con compuestos como la sucralosa, la sacarina y acesulfamo potásico. Son neurotoxinas dulzonas de origen animal (específicamente del pescado) que atacan a las células del cerebro, cruzando la barrera sanguínea y creando una sobreestimulación celular tóxica. Este efecto se le llama excitotoxicidad, similar al MSG. Esto desactiva las enzimas digestivas y altera el funcionamiento del sistema digestivo.

– Grasas trans sintéticas. Las galletas, las papas fritas y la comida frita, entre otros, contienen aceite vegetal hidrogenado, el cual provoca enfermedades crónicas tales como cáncer, diabetes, disminución del funcionamiento inmune, problemas reproductivos y enfermedades cardíacas, entre otros. 

– Saborizantes artificiales. Un solo saborizante artificial puede contener cerca de 50 ingredientes químicos, los cuales producen disfunciones neurológicas como, por ejemplo, Alzheimer.

– Glutamato monosódico. Se encuentra principalmente en alimentos congelados, snacks, papas fritas y carnes. Es una excitotoxina, por lo que sobreestimula las células al punto de dañarlas o matarlas, provocando así el disfuncionamiento cerebral. Enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson, Lou Gehrig y otras, son sólo algunas consecuencias de este ingrediente.

– Colores artificiales. Estos ingredientes son unos de los principales causantes de cáncer, tumores, hiperactividad e inclusive reacciones alérgicas.

– Preservativos, conocidos como hidroxianisol butilado (BHA) e hydrozyttoluene butilado (BHT), afectan al sistema neurológico del cerebro, a la conducta y a la salud inmunológica. Se encuentran en salsas para ensaladas, jugos de frutas, bebidas y carnes, entre otros.

– Granos refinados como el arroz blanco, la pasta blanca, la harina blanca y el cereal con bajos azúcares, entre otros. Lo que estos productos realmente producen es aumentar el colesterol, la presión sanguínea, el riesgo de crisis cardíacas, la resistencia a la insulina, y provocan diabetes y obesidad.



Ciencia y drama: los alimentos que han sido demonizados en los últimos años

El azúcar, el aceite de oliva, la carne, los transgénicos: todos ellos condenados por la ciencia reciente, pero ¿qué hacer ante la información que nos depara a la desconfianza a todos los alimentos?

Foto: stellar-therapy.com

¿Has sentido que no queda más por comer? Los alimentos inmiscuidos en la cadena de la producción y agricultura industrial están inmersos en el uso de agroquímicos, conservadores, sabores artificiales, ¿Qué hacer?

“Primero fue el azúcar. Y el mundo abrazó la sacarina. Pero luego la sacarina se reveló dañina y apareció la estevia. El aceite de oliva, saludable por el tipo de grasas que posee, fue una vez demonizado hasta que el de girasol le sustituyó como enemigo mortal.” Así comienza un interesante artículo reciente de El País.

Este texto devela una premisa que muy pocos medios tocan. Y es que, es verdad, pareciera que hay tendencias según la información científica en boga. Tampoco es tan extraño, cada vez vamos a ir descubriendo lo que es mejor para el organismo; y la información irá tumbando algunos mitos por otros… lo nocivo es que quizá se siembre una desesperanza respecto a la alimentación en general.

Fernando Rivera, de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), nos comparte una noción básica: más allá de cada uno de los ingredientes, lo que importa más es la mixtura final que integra tu dieta. En el informe reciente de la OMS donde las carnes procesadas se catalogan como cancerígenas la recomendación es comer solamente dos veces por semana este producto, no necesariamente causar la  demonización por completo del mismo.

El equilibrio, como siempre, pareciera la mejor respuesta:

“No son tan importantes los alimentos concretos, que siempre deben ser de calidad y lo más frescos posibles, sino el patrón alimentario [la dieta]” apunta María Ballesteros, nutricionista y vocal de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd



Una guía para ubicar los químicos dañinos al revisar las etiquetas de los productos

Es casi imposible especializarnos en química pero una pequeño bagaje puede servirte para evitar lo más dañino.

A veces es difícil conocer qué es aquello que nos hace daño de los productos industrializados. Sabemos lo más general: hay que evitar los conservadores, el glutamato monosódico, la grasa saturada o el exceso de sodio y azúcar. Pero si no somos químicos especializados es complejo ubicar los ingredientes que debemos evitar.

Por lo anterior, aprender una cantidad básica de los aditivos que deterioran tu salud y que pululan entre los alimentos industrializados puede ser muy práctico para que acrecientes tus conocimientos básicos para comer sano. 

Aquí algunos recabados por el sitio Mother Nature Network

Nitratos y Nitritos: se encuentran en colorantes artificiales, conservadores y saborizantes. Generalmente añadidos a carnes ahumadas como jamón, salchichas o carnes para almuerzos como sandwiches. Es considerado este componente por la OMS como un cancerígeno. 

Bromato de Potasio: usado para esponjar en el proceso de cocción a algunos panes y galletas saladas. Es considerado también en muchos estudios como un cancerígeno. 

Propilparabeno:  es usado en conservadores como tortillas o muffins. Está asociado al desarrollo de células cancerígenas de mama y a la menor producción de espermas en los hombres y menor fertilidad en las mujeres. 

Butilhidroxitolueno: también es un conservador común en las papas fritas y en las carnes conservadas. Muchos científicos lo asocian como un cancerígeno y perjudica el sistema endocrino. 

Galato de propilo: contenido en productos con grasas comestibles como las salchichas o la manteca, ha estado relacionado en algunos estudios con tumores cancerígenos en ratas. 

Teobromina: ha sido muy cuestionado como un aditivo. Se trata de un alcaloide contenido en el chocolate y genera una reacción parecida a la de la cafeína. 

Diacetilo: contenido en productos como palomitas para microondas, está asociado con trastornos respiratorios, sobre todo para las personas que las cultivan en los campos. 

Fosfato: estos son de los aditivos más comunes en los alimentos industriales. Se usan para mejorar los procesos de cocción del pan y que la carne esté más tersa y fresca. Vinculado a problemas cardiovasculares y con enfermedades del riñón.

Aluminio: se usa como un estabilizador para los alimentos. Algunos estudios lo vinculan con cambios en el comportamiento, afecta el aprendizaje e incluso con Alzheimer’s.



¿Qué contiene un BioBalance de la marca Lala y por qué es insano?

Entérate por qué la organización El Poder del Consumidor descarta este “producto sano” como uno auténtico

Entre los productos que pueden portar un “distintivo nutrimental” según las autoridades mexicanas pero cuyos efectos son insanos se encuentra BioBalance, un producto lácteo fermentado con probiótico y fibra. Aunque su concepto alude a un alimento sano, la organización El Poder del Consumidor ha hecho una radiografía de los ingredientes nocivos para la salud que contiene y por qué es paradójico que las autoridades mexicanas lo tomen por un producto benéfico.

Este lácteo, además de portar un distintivo nutrimental, también puede publicitarse en horarios para niños.

Aquí un recuento de los ingredientes nocivos que contiene: 

Azúcar: cada vaso de esta bebida contiene 27.9gr de azúcares añadidos, equivalente a 5½ cucharadas cafeteras de azúcar, lo cual cubre de 80 a 111% de lo máximo tolerado de azúcar por un adulto durante todo el día. Si un niño o niña se toma un envase equivaldría de 138 a 183%, ya que la ingesta máxima tolerada de azúcar añadida para un niño o niña es no mayor de 3 a 4 cucharadas cafeteras, de acuerdo con la AHA (Asociación Americana del Corazón). Lo más grave es que estas cantidades no se muestran en el etiquetado del producto, por lo que casi cualquier persona lo daría por bueno.

Colorantes artificiales: Caramelo IV, que se elabora con amonios y sulfuros que, al calentarlos, producen unos subproductos llamados 2-metilimidazol y 4-metilimidazol (2-MI y 4-MI), los cuales se ha demostrado que causan cáncer. Tartracina, también llamado amarillo 5, que es un colorante asociado a la inducción de cambios en la conducta en niños y niñas, como déficit de atención e hiperactividad.

Poca fruta: el producto tiene 17 ingredientes en total, con cantidades muy bajas de fruta. Lo poco de esta última se encuentra en forma de “preparado de fruta” mezclada con aditivos artificiales, ácido cítrico y color caramelo para dar un tono café. También contiene tres diferentes tipos de espesantes, para dar cuerpo al producto.



Buenas razones para dejar de comer la deliciosa Nutella

A pesar que el contenido nutricional indica que es un producto libre de colores artificiales y de preservativos artificiales, cada uno de los ingredientes de la Nutella ha formado parte del proceso que implica un ejercicio artificial

Desde 1951 la Nutella, esa deliciosa crema de avellanas, es el postre ideal que sacia todo antojo dulzón que libera inmediatamente una sensación de placer. Su creador, Pietro Ferrero, inició su versión cremosa de la “supercrema” como una alternativa a la ausencia de chocolate debido a la guerra. Desde entonces, gracias a su incomparable sabor, ha recorrido el mundo a pesar de contener glutamato monosódico (MSG, por sus siglas en inglés), también conocido como E621, GMO emulsionante lecitina de soya y aceite de palma, cuya extracción ha agravado el medio ambiente alrededor del mundo.

A pesar que el contenido nutricional indica que es un producto libre de colores artificiales y de preservativos artificiales, cada uno de los ingredientes de la Nutella , según el sitio especializado preventdisease, ha formado parte del proceso que implica un ejercicio artificial, tal como:

La lecitina de soya (la cual, por cierto, es igual de artificial que el emulsionante/preservativo) proviene de los desperdicios de un proceso de desgomado, usándose continuamente como solvente y pesticida para formar plásticos sólidos. Es un producto genéticamente modificado, lo que lo convierte en un material contaminante que disminuye la fertilidad, altera las funciones inmunológicas y contamina el medio ambiente. En consecuencia, tiene efectos tóxicos.

67% del producto es grasa saturada y azúcar procesada (alrededor de 200 calorías, 11 gramos de grasa, de la cual 3.5 es saturada y 21 es azúcar).

El sabor artificial de vainillin (MSG), erróneamente confundido con vainilla. Con sabor y aroma a vainilla, este producto no es más que un químico compuesto por el extracto molecular de la vaina de la vainilla y petróleo. Contiene MSG, por lo que no es ningún nutriente, vitamina ni mineral y por ende, no provee beneficio alguno a la salud. Es 78% glutamato, 12% sodio y 10% agua. En consecuencia, no puede considerarse un producto natural. Y dado que estimula el sistema de recompensa, este compuesto puede formar parte del desarrollo de desórdenes neurológicos, endócrinos y neurodegenerativos.

El aceite de palma en estado oxidado es extraído del árbol de palma, y usualmente se usa para alimentos procesados. Se le considera un elevador de colesterol en la sangre, así como un interruptor de funciones tanto bioquímicas como psicológicas, además que su extracción ha provocado la deforestación de 80% del hábitat de los orangutanes, así como de aves y otros animales.

En conclusión la Nutella, a pesar de su delicioso sabor, es un producto nocivo para la salud tanto del consumidor como del medio ambiente. Así que es importante tener en mente que además de reducir su consumo también existen alternativas de postres como, por ejemplo, crema de avellana casera.



Top 20: ingredientes dentro de los alimentos procesados que debemos evitar siempre

Una lista que incluye ingredientes peligrosos que consumimos sin saberlo, todos los días.

azucarTodos sabemos bastante bien que nuestra comida ha sido invadida por colores artificiales, preservativos, emulsionantes y edulcolorantes desde hace cuatro décadas y sin duda alguna estamos empezando a ver los efectos en nuestra salud.

Sin embargo, hay algo de esperanza ya que cada día más personas buscan alternativas saludables y se preguntan de dónde provienen nuestros alimentos y cómo fueron producidos. A continuación les presentamos una lista con 25 ingredientes que debemos evitar, cuando vayan de compras la próxima vez búsquenlos en la parta de atrás de los productos:

1. Sabores Artificiales: estos están hechos de químicos formulados en un laboratorio y no ofrecen ningún contenido nutricional. Los podrán encontrar en casi todo, desde dulces, cereales, yogurt y sopas. Los efectos que pueden causar son: neurotoxicidad, toxicidad de orgános y cáncer.

2. Harinas Enriquecidas: Para “enriquecer” a los granos les añaden niacina, tiamina, riboflavina, ácido fólico y hierro, pero les quitan otros nutrientes durante el proceso de refinamiento.  La harina enriquecida es básicamente harina a la que le han agregado unos cuantos nutrientes después de quitárselos a través de un proceso químico y de cualquier manera no contiene suficientes nutrientes para hacerla un alimento sano.

3. Aceites hidrogenados o fraccionados: el proceso de fraccionamiento toma aceites de palma o mazorca de palma y los calientan para luego enfriarlos tan rápido que los fracciona. Al ser fraccionados se separan las partes líquidas de las sólidas, dejando solamente la parte con más grasas nocivas concentradas para el consumo humano.De manera similar, los aceites hidrogenados son el resultado de calentar aceites sanos (de coco, palma, grano, maíz o canola) hasta mil grados centígrados para convertirlos en preservativos. Consumirlos es comparable a consumir un plástico líquido.

4. Glutamato Monosódico: también conocido como MSG, saborizante natural, extracto de levadura, guanilato de disodio, proteína texturizada y muchos más, no es un nutriente, ni vitamina ni mineral —su valor nutricional es nulo. La parte nociva es el Glutamato, un derivado de maíz, melaza o trigo que es desglosado hasta convertirlo en un cristal. Muchos científicos y médicos piensan que podría causar desórdenes neurológicos como migrañas, ataques, infecciones, ciertos tipos de obesidad, Enfermedad de Parkinson, enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Huntington (entre muchos más).

5. Azúcar: La principal fuente de calorías en muchos países, la puedes encontrar en refrescos, jugos de fruta, bebidas deportivas y en casi todos los alimentos procesados desde papas hasta quesos. Lo que es más alarmante es que la fórmula para bebés contiene el equivalente de azúcar de una lata de Coca-Cola.

6. Jarabe de maíz rico en fructuosa: Causa resistencia a insulina, diabetes, hipertensión y aumento de peso, adicionalmente está hecho de maíz genéticamente modificado.

7. Benzoato de sodio y potasio: El benzoato de sodio se convierte en un veneno cancerígeno cuando se combina con ácido ascórbico ya que causa un daño alarmante al ADN de células, según estudios conducidos por el profesor Peter Piper. De manera similar el benzoato de potasio aparece en alimentos “light” o de dieta y es igual de letal.

8. Colorantes artificiales: Algunos colorantes letales aún se incluyen en muchos productos el Azul 1 y 2 por ejemplo causan cáncer, el Rojo 3 causa problemas de tiroides, el Verde 3 causa cáncer de vejiga, y el Amarillo 6 causa tumores en el riñón y glándulas adrenales.

cupcakes__full

9. Sucralosa: El Splenda o sucralosa, es azúcar clorada y no es compatible con nuestro metabolismo.

10. Soya: Aunque se promueve como una proteína barata y sana, si es parte de algún alimento no lo será. Está comprobado que afecta los niveles de estrógeno en las mujeres, disminuye el deseo sexual y desencadena una pubertad temprana. La única soya que debemos comer es fermentada y orgánica, pero este tipo no es el que se incluye en alimentos procesados.

11. Maíz: Hemos llegado al punto en el cual la mayoría parte del maíz ha sido alterado genéticamente. Cualquier producto de maíz (aceites, almidón, dextrosa) podría causar cáncer, inflamación y enfermedades cardíacas. Contiene niveles alarmantemente altos de omega 6.

12. Lecitina de Soya: Uno de los ingredientes más usados en los alimentos procesados, y adicionalmente vendido como un suplemento alimenticio, está hecho de las sobras de proceso químico que separa la soya comestible de la lecitina. Contiene muchos pesticidas y solventes.

13. Sorbato de Potasio: A pesar de que la industria alimenticia ha intentado defender este ingrediente, el hecho es que las pruebas han mostrado que es un cancerígeno y afecta los órganos reproductivos y no reproductivos.

14. Cloruro de Sodio: Sal artificial, que no tiene nada en común con la sal de mar. La sal de grano que ponemos en nuestras mesas es cloruro de sodio, y deberíamos evitarla.

15. Aspartame: Este endulzante artificial se popularizó por su bajo contenido de calorías, sin embargo, se ha probado que causa cáncer.

16. Acesulfame-K: Un endulzante utilizado en alimentos procesado que se cree causa tumores en la tiroides.

17. Polisorbato 80: Debilita el sistema inmunológico y causa choques anafilácticos, también se ha asociado con problemas de fertilidad y cambios en los órganos reproductivos femeninos.

18. Aceite de canola: Un aceite industrial que se puede usar como repelente de insectos y para matar plantas y animales —no debería ser un ingrediente en nuestros alimentos, pero lo es. Eviten a toda costa alimentos con este ingrediente.

19. Hidroxianisol butilado y hidrozittoluene butilado: preservativos utilizados en muchos alimentos como cereales, goma de mascar, papas y aceites vegetales. Son oxidantes que forman compuestos cancerígenos en el cuerpo.

20. Galato de Propilo: Otro preservativo, lo podrán encontrar en caldos de pollo en polvo, carnes y gomas de mascar. Estudios sugieren que podría causar cáncer.

Una lista larga, pero si lográramos disminuir el número de toxinas que consumimos cotidianamente nuestra vida mejoraría inmediatamente y a largo plazo.

[Waking Times]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca