¿Qué contiene un BioBalance de la marca Lala y por qué es insano?

Entérate por qué la organización El Poder del Consumidor descarta este “producto sano” como uno auténtico

Entre los productos que pueden portar un “distintivo nutrimental” según las autoridades mexicanas pero cuyos efectos son insanos se encuentra BioBalance, un producto lácteo fermentado con probiótico y fibra. Aunque su concepto alude a un alimento sano, la organización El Poder del Consumidor ha hecho una radiografía de los ingredientes nocivos para la salud que contiene y por qué es paradójico que las autoridades mexicanas lo tomen por un producto benéfico.

Este lácteo, además de portar un distintivo nutrimental, también puede publicitarse en horarios para niños.

Aquí un recuento de los ingredientes nocivos que contiene: 

Azúcar: cada vaso de esta bebida contiene 27.9gr de azúcares añadidos, equivalente a 5½ cucharadas cafeteras de azúcar, lo cual cubre de 80 a 111% de lo máximo tolerado de azúcar por un adulto durante todo el día. Si un niño o niña se toma un envase equivaldría de 138 a 183%, ya que la ingesta máxima tolerada de azúcar añadida para un niño o niña es no mayor de 3 a 4 cucharadas cafeteras, de acuerdo con la AHA (Asociación Americana del Corazón). Lo más grave es que estas cantidades no se muestran en el etiquetado del producto, por lo que casi cualquier persona lo daría por bueno.

Colorantes artificiales: Caramelo IV, que se elabora con amonios y sulfuros que, al calentarlos, producen unos subproductos llamados 2-metilimidazol y 4-metilimidazol (2-MI y 4-MI), los cuales se ha demostrado que causan cáncer. Tartracina, también llamado amarillo 5, que es un colorante asociado a la inducción de cambios en la conducta en niños y niñas, como déficit de atención e hiperactividad.

Poca fruta: el producto tiene 17 ingredientes en total, con cantidades muy bajas de fruta. Lo poco de esta última se encuentra en forma de “preparado de fruta” mezclada con aditivos artificiales, ácido cítrico y color caramelo para dar un tono café. También contiene tres diferentes tipos de espesantes, para dar cuerpo al producto.



Ecorecetas: 5 maneras de introducir el amaranto en la dieta diaria

El amaranto, además de ser delicioso, contiene un alto valor nutricional.

El amaranto, planta de hojas anchas y flores rojas con tonalidades doradas, se ha usado como elemento gastronómico desde la Prehistoria. Si bien en un principio era contemplado para fines ceremoniales en honor a los dioses aztecas, actualmente se relaciona con platillos deliciosos y tradicionales de América Latina. 

Y es que, además de ser delicioso, contiene un alto valor nutricional. De hecho este alimento fue seleccionado por la NASA para alimentar a los astronautas, gracias a su aprovechamiento integral, la brevedad de su ciclo de cultivo y su capacidad de crecer en condiciones adversas; así como ayuda a remover el dióxido de carbono de la atmósfera, genera alimentos, oxígeno y agua para los mismos consumidores. Un solo grano de amaranto posee 16 por ciento de proteína –el maíz tiene sólo 9.33 por ciento–, balanceando prodigiosamente los aminoácidos esenciales en la alimentación humana,  16.6 por ciento de lisina, carbohidratos, calcio, hierro, magnesio, fósforo, vitamina A y C, fibras, fécula y sales minerales. 

Para disfrutar de los beneficios de este ancestral alimento, te compartimos 5 eco-recetas: 

– Sopa de Fideo en caldo de frijol de amaranto. 

Necesitas: 1 taza de harina de amaranto, 1 diente de aojo, 1 1/2 litros de caldo de frijol, 1 taza de queso blanco rallado, 1 paquete de fideo delgado, 2 chiles serranos, 1 jitomate mediano, sal al gusto, 1/2 cebolla. 

Elaboración: Desmadejando el fideo, sin desbaratarlo, fríe en aceite hasta que esté dorado. Después hay que licuar el jitomate, cebolla y ajo con sal, cuya mezcla se vertirá en el fideo dorado. Se dejará sazonar durante unos minutos y se agregarán los chiles. En el caldo de frijol se disolverá la harina de amaranto, añadiéndolo a la sopa. Dejar hervir, agregar la sal y apagar el fuego cuando esté listo el fideo. Servir la sopa con queso rallado. 

– Tortitas de amaranto con verduras. 

Necesitas: 500 gramos de amaranto reventado, 3 calabazas ralladas, 3 zanahorias peladas y ralladas, 3 huevos, 2 cucharadas de perejil picado finamente, aceite de oliva, sal al gusto, 1/4 de cebolla finamente picada. 

Elaboración: Mezclar con las manos hasta hacer una masa homogénea el amaranto, calabazas, zanahorias, cebolla, perejil y huevos en un recipiente. Calentar el aceite en un sartén a fuego lento. Formar las tortitas plantas y ovaladas con las manos, freírlas en tandas en el aceite caliente hasta estar doradas por ambos lados. Colocar las tortitas doradas sobre una charola cubierta con papel absorbente para retirar el exceso de grasa. 

– Ensalada de flor de calabaza con amaranto. 

Necesitas: 1 lechuga escalora, 1 lechuga sangría, 1 lechuga achicoria, 1 kilo de flor de calabaza, 400 gramos de queso manchego rallado, 2 1/2 tazas de granos de granada roja, 1/2 taza de amaranto natural, 2 aguacates en rajas, vinagreta para ensalada de flor de calabaza. 

Elaboración: Cortar las lechugas en trozos y retirar los tallos de la flor de calabaza. Colocar las lechugas en una ensaladera y acomodar las flores de calabaza alrededor. Bañar la ensalada con la vinagreta, revolver y espolvorear con queso rallado, granado, amaranto y aguacate. 

– Horchata de amaranto. 

Necesitas: 1 litro de leche, 3 cucharadas de harina de amaranto, miel de abeja, 3 litros de agua y canela en polvo. 

Elaboración: Endulzar 1 litro de agua con miel, disolver la harina con el agua restante y dejar reposar durante diez minutos. Terminado el tiempo, colarla y añadirla al agua endulzada. Añadir la leche al gusto y espolvorear la canela. Finalmente agrega hielos. 

– Alegría de amaranto. 

Necesitas: 6 cucharadas de miel, 1 cucharada de mantequilla, 1 taza de amaranto lavado y escurrido. 

Elaboración: Reventar el amaranto en un sartén, a fuego moderado como si fueran palomitas de maíz. Una vez hecho, dejar que se enfríe; y mientras tanto mezclar las 6 cucharadas de miel y 1 cucharada de mantequilla. Hervir la mezcla a fuego medio y revolver constantemente con una cuchara de madera durante 8 minutos. Cuando la masa esté homogénea, caliente y de color tostado, agregar el amaranto reventado y mezclar todos los ingredientes. Añadir semillas de girasol, coco rallado o fruta seca. Al retirar del fuego, amasar en una bandeja, cortar con el molde deseado y dejar enfriar. 



76% de la miel es falsa y tóxica para la salud, estudio confirma

En palabras del presidente de la Asociación Americana de Productores de Miel, Mark Jensen, “estas mieles fueron producidas de manera ilegal y se les ha quitado el polen para no poder rastrear su procedencia.”

Pese a que se ha promovido el uso de la miel para numerosos malestares, un estudio de la Universidad de Texas A&M demostró que el 76 por ciento de las mieles comercializadas son alteradas y ultrafinadas con el fin de eliminar las impurezas y el polen. Esto quiere decir que al convertir la miel en ultrafina, se eliminan también vitaminas, aminoácidos, minerales y propiedades tanto antibacterianas, antivirales como antifúngicas características de la miel. Es decir, la mayor parte de la mayor cantidad de miel que se vende está adulerada, por lo que no sólo pierde su calidad, también cuesta más caro.

En palabras del presidente de la Asociación Americana de Productores de Miel, Mark Jensen, “estas mieles fueron producidas de manera ilegal y se les ha quitado el polen para no poder rastrear su procedencia.”; por lo que en el mercado existe mayoritariamente mieles adulteradas, mezclas de miel con soluciones de glucosa y agua. Y es que la investigación de la Universidad de Texas A&M, lidereada por Vaughn Bryant, demostró que “una miel que no contenga en su composición no se puede considerar miel ya que pierde todas las propiedades nutritivas y saludables. Por esta razón se ha analizado la cantidad de polen para determinar la calidad de la miel sometida a examen.”

Según Bryant, en el caso de los pequeños comercios, el 76 por ciento de los productos no contienen polen; en los grandes almacenes, 77 por ciento; en farmacias y restaurantes de comida rápida, el 100 por ciento. De modo que la miel que se consume en estos sitios ha pasado por un proceso llamado “ultrafinado”, el cual consiste en calentar la miel a altas temperaturas, pasarla por filtros muy finos y adulterarla con agua para conseguir más cantidad para vender. A lo largo de estos filtros se queda el polen y con él, cada una de las propiedades nutritivas o curativas de la miel. En otras palabras, la miel pasa a ser un edulcorante.

Para distinguir si la miel es pura, es importante que:
 
– en el etiquetado no exista la palabra “glucosa”, “jarabe de glucosa” ni otro aditivo usado para estirar la miel y evitar que se soldifique;
– al poner una gota de miel sobre el pulgar, se mantiene ahí sin escurrir.
– si una cucharada de miel se cae al fondo de un vaso con agua, en vez de disolverse;
– se carameliza si se pone en un recipiente en el microondas, en lugar de convertirse en espuma llena de brubujas;

– se cristaliza o la masa se solidifica con el paso del tiempo, cuando la adulterada sigue siendo líquida como el primer día.

En caso que la miel esté alterada, se trata de un alimento tóxico para el consumo. De hecho, se sospecha que algunas de estas mieles ultrafinadas contienen antibióticos ilegales y están contaminados con metales pesados que pueden tener graves afectaciones para la salud. Por esta razón se recomienda consumir la miel que proviene de mercados locales de agricultores, en tiendas “naturistas” o cooperativas así como aquellas que están bajo la etiqueta de “productos orgánicos”.
 


TOP: los ingredientes insanos más comunes en alimentos procesados

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO), estos ingredientes no contienen vitaminas, minerales ni proteínas

A la hora de escoger los productos para el hogar es importante leer la etiqueta nutrimental de los alimentos, ya que existen más de 3 mil aditivos en los alimentos que afectan tanto a la salud del consumidor como al cuidado del medio ambiente.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO) estos ingredientes no contienen vitaminas, minerales ni proteínas, por lo que el cuerpo no puede usarlos con el fin de metabolizar los carbohidratos necesarios para el funcionamiento óptimo del organismo. Es decir que, aunque aportan energía, sólo son calorías vacías que absorben reservas orgánicas del cuerpo durante el proceso de digestión, como los minerales, la vitamina B, los aminoácidos, etcétera. Las consecuencias son inminentes: caries, cáncer, sobredemanda de vitamina B, hipertrigliceridemia, asterosclerosis, obesidad y diabetes mellitus, entre otras.

¿Sabes cuáles son estos ingredientes que tanto dañan al cuerpo? Mejor entérate para evitarlos en tu dieta diaria:

– Endulzantes artificiales, con compuestos como la sucralosa, la sacarina y acesulfamo potásico. Son neurotoxinas dulzonas de origen animal (específicamente del pescado) que atacan a las células del cerebro, cruzando la barrera sanguínea y creando una sobreestimulación celular tóxica. Este efecto se le llama excitotoxicidad, similar al MSG. Esto desactiva las enzimas digestivas y altera el funcionamiento del sistema digestivo.

– Grasas trans sintéticas. Las galletas, las papas fritas y la comida frita, entre otros, contienen aceite vegetal hidrogenado, el cual provoca enfermedades crónicas tales como cáncer, diabetes, disminución del funcionamiento inmune, problemas reproductivos y enfermedades cardíacas, entre otros. 

– Saborizantes artificiales. Un solo saborizante artificial puede contener cerca de 50 ingredientes químicos, los cuales producen disfunciones neurológicas como, por ejemplo, Alzheimer.

– Glutamato monosódico. Se encuentra principalmente en alimentos congelados, snacks, papas fritas y carnes. Es una excitotoxina, por lo que sobreestimula las células al punto de dañarlas o matarlas, provocando así el disfuncionamiento cerebral. Enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson, Lou Gehrig y otras, son sólo algunas consecuencias de este ingrediente.

– Colores artificiales. Estos ingredientes son unos de los principales causantes de cáncer, tumores, hiperactividad e inclusive reacciones alérgicas.

– Preservativos, conocidos como hidroxianisol butilado (BHA) e hydrozyttoluene butilado (BHT), afectan al sistema neurológico del cerebro, a la conducta y a la salud inmunológica. Se encuentran en salsas para ensaladas, jugos de frutas, bebidas y carnes, entre otros.

– Granos refinados como el arroz blanco, la pasta blanca, la harina blanca y el cereal con bajos azúcares, entre otros. Lo que estos productos realmente producen es aumentar el colesterol, la presión sanguínea, el riesgo de crisis cardíacas, la resistencia a la insulina, y provocan diabetes y obesidad.



Conoce el contenido del Chamyto de Nestlé y porqué es insano para los niños

Algunos productos anunciados como saludables en realidad usan ingredientes que son perjudiciales en la infancia

Bajo el disfraz de sustituir las grandes cantidades de azúcar de productos para niños por endulzantes de dieta, algunas empresas han tratado de simular que sus productos son más saludables. En México, una nueva legislación ha reducido los productos que podrán publicitarse en un horario infantil; sin embargo, algunos como el Chamyto de Nestlé han alcanzado una “cualidad” de saludables, pese a ser ficticio esto.

Te presentamos una serie de entregas donde la organización El Poder del Consumidor nos advierte de los productos que son un engaño y que, tras una máscara de saludables, en realidad dañan a los niños por sus ingredientes. En la entrega de hoy, damos el turno al Chamyto:

Chamyto de Nestlé se promociona como un producto lácteo fermentado que ayuda a cuidar la pancita de tus hijos con lactobacilos que los protegen contra bacterias patógenas pero, en realidad, este producto es insano por las siguientes razones:

Azúcar de dieta: Alberga azúcar invertida y sucralosa. Esta última es un edulcorante no calórico que no se recomienda para el consumo de preescolares y escolares. La cantidad de azúcar contenida, 10gr, equivale a dos cucharadas cafeteras de azúcar y cubre de 50 a 66% del azúcar máxima tolerada por un niño o niña, de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés).

Demás ingredientes: Agua, azúcar, leche descremada en polvo 4.3% (3.5 ml), pectina, saborizante artificial, lactobacilos, sucralosa, cúrcuma y extracto de annato.

 



Las agüitas para niños portarán un distintivo nutrimental en México pese a ser temibles (entérate por qué)

Entre sus ingredientes nocivos contienen azúcar de dieta, no recomendada para niños, y colorantes que causan hiperactividad (y algunos, hasta cáncer)

Hasta hace poco se tenía poca conciencia sobre los alimentos industrializados que tomamos. Afortunadamente está en incremento la noción sobre lo que consumimos, pero algunas regulaciones del gobierno en México han sido laxas con productos que dañan la salud, y más aún, la de los niños.

Recientemente la Cofrepis (Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios) cambió algunos criterios para impedir la publicitación de chatarra en horario para niños, pero algunas de las pautas no convencen a organizaciones civiles pues hay algunos productos que, siendo nocivos para los niños, encajan en criterios nutritivos para la dependencia, tan así que llevarán un “distintivo nutrimental” y podrán publicitarse en medios masivos.

Un ejemplo fehaciente de lo anterior ha sido documentado por la organización El Poder del Consumidor, que analizó el contenido de las nominadas “agüitas para niños”(que en realidad son bebidas de azúcar que fingen contener fruta). Como ejemplo están los productos de Ciel, Bonafot y Nestlé, que emplean figuras de personajes de caricatura y frutas para atraer a los niños, cuando su contenido es un concentrado de jugo azucaroso, que equivale a entre 75% y 100% del azúcar que requiere un pequeño en un solo día.

Estos son los focos rojos, los ingredientes más perjudiciales contenidos en las “agüitas”:

Azúcar de dieta: es también conocida como sucralosa o Splenda, acesulfame K o Stevia, la cual no se especifica como dietética en las etiquetas y no es recomendada para menores. Tiene un promedio de 15gr por envase, lo cual equivale a tres cucharadas cafeteras de azúcar, que cubren de 75 a 100% de lo que un niño o niña puede consumir todo el día.

Sodio: empleado para diluir los sabores dulces, por las altas concentraciones de azúcar, lo que disimula los grados de endulzante contenido.

Colorantes: uno de los frecuentemente empleados en estos productos se llama caramelo IV, elaborado con amonios y sulfuros que al calentarlos producen unos subproductos llamados 2-metilimidazol y 4-metilimidazol (2-MI y 4-MI), los cuales se han demostrado como cancerígenos. Muchos productos también emplean tartrazina (o amarillo 5), amarillo ocaso (o amarillo 6) y rojo allura (o rojo 40), colorantes asociados a inducir cambios en la conducta e hiperactividad en niños y niñas.

Concentrado de jugo: es en realidad conocido como otro tipo de azúcar que ha sido procesada, congelada y rehidratada.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca