¿Qué contiene un BioBalance de la marca Lala y por qué es insano?

Entérate por qué la organización El Poder del Consumidor descarta este “producto sano” como uno auténtico

Entre los productos que pueden portar un “distintivo nutrimental” según las autoridades mexicanas pero cuyos efectos son insanos se encuentra BioBalance, un producto lácteo fermentado con probiótico y fibra. Aunque su concepto alude a un alimento sano, la organización El Poder del Consumidor ha hecho una radiografía de los ingredientes nocivos para la salud que contiene y por qué es paradójico que las autoridades mexicanas lo tomen por un producto benéfico.

Este lácteo, además de portar un distintivo nutrimental, también puede publicitarse en horarios para niños.

Aquí un recuento de los ingredientes nocivos que contiene: 

Azúcar: cada vaso de esta bebida contiene 27.9gr de azúcares añadidos, equivalente a 5½ cucharadas cafeteras de azúcar, lo cual cubre de 80 a 111% de lo máximo tolerado de azúcar por un adulto durante todo el día. Si un niño o niña se toma un envase equivaldría de 138 a 183%, ya que la ingesta máxima tolerada de azúcar añadida para un niño o niña es no mayor de 3 a 4 cucharadas cafeteras, de acuerdo con la AHA (Asociación Americana del Corazón). Lo más grave es que estas cantidades no se muestran en el etiquetado del producto, por lo que casi cualquier persona lo daría por bueno.

Colorantes artificiales: Caramelo IV, que se elabora con amonios y sulfuros que, al calentarlos, producen unos subproductos llamados 2-metilimidazol y 4-metilimidazol (2-MI y 4-MI), los cuales se ha demostrado que causan cáncer. Tartracina, también llamado amarillo 5, que es un colorante asociado a la inducción de cambios en la conducta en niños y niñas, como déficit de atención e hiperactividad.

Poca fruta: el producto tiene 17 ingredientes en total, con cantidades muy bajas de fruta. Lo poco de esta última se encuentra en forma de “preparado de fruta” mezclada con aditivos artificiales, ácido cítrico y color caramelo para dar un tono café. También contiene tres diferentes tipos de espesantes, para dar cuerpo al producto.



Comunidades menonitas deforestan más de 1 440 hectáreas de selva en Quintana Roo, Campeche y Yucatán

Esta no es la primera vez que se realiza una denuncia penal en contra de los menonitas asentados al sur de México: en 2010, fue en Campeche; en 2013 y 2017, en Quintana Roo.

De acuerdo con la data brindada por la Comisión Nacional Forestal –Conafor–, el casi 90 por ciento de la deforestación del país sucede en zonas selváticas, principalmente en los estados de Yucatán, Quintana Roo, Campeche y Chiapas. Entre las principales causas de la deforestación en México se encuentra el cambio de uso de suelo en zonas forestales, con el objetivo de dedicarlo a actividades agrícolas, habitaciones o de infraestructura de comunicaciones y servicios. Recientemente, por ejemplo, se anunció que En Bacalar, Quintana Roo, se han apreciado huellas de deforestación: alrededor de 1 440 hectáreas devastadas de la selva mexicana. 

Una parte de la comunidad menonita se ha señalado como responsable de dicha deforestación, los cuales, según la Profepa, realizaron la devastación ambiental sin poseer los permisos correspondientes para cambiar el uso de suelo. Frente a esto, la Profepa presentó una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República –PGR– contra integrantes de la comunidad que se encuentran en el municipio de Bacalar, como San Fernando, El Bajío y Paraíso. 

En palabras de Ignacio Millán, subprocurador de Recursos Naturales de Profepa, “Al haber deforestado las superficies, y por selva, se tipifica como un delito de carácter penal; hasta el momento no han exhibido ningún tipo de autorización.” De este modo que aún se pueda salvar la zona para ayudar a reducir hasta 20 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero –GEI–. 

Esta no es la primera vez que se realiza una denuncia penal en contra de los menonitas asentados al sur de México: en 2010, fue en Campeche; en 2013 y 2017, en Quintana Roo. Estas comunidades utilizan estas tierras para cultivar maíz, soya, entre otros productos, para así venderlos en las regiones locales. 

 

Desde el 2010, la Conafor estableció un esquema, la REDDPLUS, que reduciría la deforestación en distintas zonas de México. Se asumían como “responsables del cambio climático por su manejo forestal, tema que podría convertirse en una forma de cumplir obligaciones ecológicas, y al mismo tiempo impulsar el desarrollo económico.” Por esta razón, cuando numerosas comunidades de diferentes ejidos –salvo la de la comunidad de Salamanca– han deforestado sin permiso de las autoridades, la Conafor ha implementado actividades de planeación, conservación, manejo forestal para preparar tanto a la sociedad como a organismos gubernamentales, realizar arreglos legales y políticas necesarias para fortalecer los esfuerzos en materia de coordinación del cambio climático.

 



Escucha la sinfonía de la vida de un árbol (VIDEO)

La pregunta que surge de este instrumento es la historia que un árbol, ¿qué tiene que contarnos después de años, quizá siglos, de vivencia?

Las artes y la naturaleza son partes indispensables en la vida del ser humano; pues son dos elementos que llegan hasta la profundidad de las dendritas de nuestras neuronas cerebrales. Sin embargo pocas son las ocasiones que al juntarlos, se alcanza un nivel de interconexión que facilita la comprensión de la unidad histórica entre ambos. Un ejemplo de estas contadas ocasiones es la creación del artista Bartholomäus Traubeck, quien desarrolló una pieza que captura el paso del tiempo y lo traslada a un territorio musical: una tornamesa que lee las líneas y texturas de los anillos del os árboles. 

La pregunta que surge de este instrumento es la historia que un árbol, ¿qué tiene que contarnos después de años, quizá siglos, de vivencia? La edad de los árboles se descubre al interior de sus troncos en forma de anillos, las cuales se forman y se acumulan pasando los años de vida: fuerte y hermoso, con surcos y deformaciones que ostenta la resiliencia “de años flacos y años frondosos, los ataques superados y las tormentas sobrevividas” (Hermann Hesse).

El resultado, además de conmovedor, es una sinfonía de la vida, implacable, coherente, hermoso, cuyo compositor es la naturaleza misma. Conócelo: 

 



TOP: los ingredientes insanos más comunes en alimentos procesados

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO), estos ingredientes no contienen vitaminas, minerales ni proteínas

A la hora de escoger los productos para el hogar es importante leer la etiqueta nutrimental de los alimentos, ya que existen más de 3 mil aditivos en los alimentos que afectan tanto a la salud del consumidor como al cuidado del medio ambiente.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO) estos ingredientes no contienen vitaminas, minerales ni proteínas, por lo que el cuerpo no puede usarlos con el fin de metabolizar los carbohidratos necesarios para el funcionamiento óptimo del organismo. Es decir que, aunque aportan energía, sólo son calorías vacías que absorben reservas orgánicas del cuerpo durante el proceso de digestión, como los minerales, la vitamina B, los aminoácidos, etcétera. Las consecuencias son inminentes: caries, cáncer, sobredemanda de vitamina B, hipertrigliceridemia, asterosclerosis, obesidad y diabetes mellitus, entre otras.

¿Sabes cuáles son estos ingredientes que tanto dañan al cuerpo? Mejor entérate para evitarlos en tu dieta diaria:

– Endulzantes artificiales, con compuestos como la sucralosa, la sacarina y acesulfamo potásico. Son neurotoxinas dulzonas de origen animal (específicamente del pescado) que atacan a las células del cerebro, cruzando la barrera sanguínea y creando una sobreestimulación celular tóxica. Este efecto se le llama excitotoxicidad, similar al MSG. Esto desactiva las enzimas digestivas y altera el funcionamiento del sistema digestivo.

– Grasas trans sintéticas. Las galletas, las papas fritas y la comida frita, entre otros, contienen aceite vegetal hidrogenado, el cual provoca enfermedades crónicas tales como cáncer, diabetes, disminución del funcionamiento inmune, problemas reproductivos y enfermedades cardíacas, entre otros. 

– Saborizantes artificiales. Un solo saborizante artificial puede contener cerca de 50 ingredientes químicos, los cuales producen disfunciones neurológicas como, por ejemplo, Alzheimer.

– Glutamato monosódico. Se encuentra principalmente en alimentos congelados, snacks, papas fritas y carnes. Es una excitotoxina, por lo que sobreestimula las células al punto de dañarlas o matarlas, provocando así el disfuncionamiento cerebral. Enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson, Lou Gehrig y otras, son sólo algunas consecuencias de este ingrediente.

– Colores artificiales. Estos ingredientes son unos de los principales causantes de cáncer, tumores, hiperactividad e inclusive reacciones alérgicas.

– Preservativos, conocidos como hidroxianisol butilado (BHA) e hydrozyttoluene butilado (BHT), afectan al sistema neurológico del cerebro, a la conducta y a la salud inmunológica. Se encuentran en salsas para ensaladas, jugos de frutas, bebidas y carnes, entre otros.

– Granos refinados como el arroz blanco, la pasta blanca, la harina blanca y el cereal con bajos azúcares, entre otros. Lo que estos productos realmente producen es aumentar el colesterol, la presión sanguínea, el riesgo de crisis cardíacas, la resistencia a la insulina, y provocan diabetes y obesidad.



Conoce el contenido del Chamyto de Nestlé y porqué es insano para los niños

Algunos productos anunciados como saludables en realidad usan ingredientes que son perjudiciales en la infancia

Bajo el disfraz de sustituir las grandes cantidades de azúcar de productos para niños por endulzantes de dieta, algunas empresas han tratado de simular que sus productos son más saludables. En México, una nueva legislación ha reducido los productos que podrán publicitarse en un horario infantil; sin embargo, algunos como el Chamyto de Nestlé han alcanzado una “cualidad” de saludables, pese a ser ficticio esto.

Te presentamos una serie de entregas donde la organización El Poder del Consumidor nos advierte de los productos que son un engaño y que, tras una máscara de saludables, en realidad dañan a los niños por sus ingredientes. En la entrega de hoy, damos el turno al Chamyto:

Chamyto de Nestlé se promociona como un producto lácteo fermentado que ayuda a cuidar la pancita de tus hijos con lactobacilos que los protegen contra bacterias patógenas pero, en realidad, este producto es insano por las siguientes razones:

Azúcar de dieta: Alberga azúcar invertida y sucralosa. Esta última es un edulcorante no calórico que no se recomienda para el consumo de preescolares y escolares. La cantidad de azúcar contenida, 10gr, equivale a dos cucharadas cafeteras de azúcar y cubre de 50 a 66% del azúcar máxima tolerada por un niño o niña, de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés).

Demás ingredientes: Agua, azúcar, leche descremada en polvo 4.3% (3.5 ml), pectina, saborizante artificial, lactobacilos, sucralosa, cúrcuma y extracto de annato.

 



Las agüitas para niños portarán un distintivo nutrimental en México pese a ser temibles (entérate por qué)

Entre sus ingredientes nocivos contienen azúcar de dieta, no recomendada para niños, y colorantes que causan hiperactividad (y algunos, hasta cáncer)

Hasta hace poco se tenía poca conciencia sobre los alimentos industrializados que tomamos. Afortunadamente está en incremento la noción sobre lo que consumimos, pero algunas regulaciones del gobierno en México han sido laxas con productos que dañan la salud, y más aún, la de los niños.

Recientemente la Cofrepis (Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios) cambió algunos criterios para impedir la publicitación de chatarra en horario para niños, pero algunas de las pautas no convencen a organizaciones civiles pues hay algunos productos que, siendo nocivos para los niños, encajan en criterios nutritivos para la dependencia, tan así que llevarán un “distintivo nutrimental” y podrán publicitarse en medios masivos.

Un ejemplo fehaciente de lo anterior ha sido documentado por la organización El Poder del Consumidor, que analizó el contenido de las nominadas “agüitas para niños”(que en realidad son bebidas de azúcar que fingen contener fruta). Como ejemplo están los productos de Ciel, Bonafot y Nestlé, que emplean figuras de personajes de caricatura y frutas para atraer a los niños, cuando su contenido es un concentrado de jugo azucaroso, que equivale a entre 75% y 100% del azúcar que requiere un pequeño en un solo día.

Estos son los focos rojos, los ingredientes más perjudiciales contenidos en las “agüitas”:

Azúcar de dieta: es también conocida como sucralosa o Splenda, acesulfame K o Stevia, la cual no se especifica como dietética en las etiquetas y no es recomendada para menores. Tiene un promedio de 15gr por envase, lo cual equivale a tres cucharadas cafeteras de azúcar, que cubren de 75 a 100% de lo que un niño o niña puede consumir todo el día.

Sodio: empleado para diluir los sabores dulces, por las altas concentraciones de azúcar, lo que disimula los grados de endulzante contenido.

Colorantes: uno de los frecuentemente empleados en estos productos se llama caramelo IV, elaborado con amonios y sulfuros que al calentarlos producen unos subproductos llamados 2-metilimidazol y 4-metilimidazol (2-MI y 4-MI), los cuales se han demostrado como cancerígenos. Muchos productos también emplean tartrazina (o amarillo 5), amarillo ocaso (o amarillo 6) y rojo allura (o rojo 40), colorantes asociados a inducir cambios en la conducta e hiperactividad en niños y niñas.

Concentrado de jugo: es en realidad conocido como otro tipo de azúcar que ha sido procesada, congelada y rehidratada.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca