Close

¿Por qué las barras nutritivas no son tan saludables como suele creerse?

Las barras nutritivas se han convertido en el almuerzo más común en las escuelas, oficinas y gimnasios. Estas barras se popularizaron con la idea de ser alimentos dulzones aparentemente nutritivos, ya que proveen de la suficiente cantidad de carbohidratos, proteína y energía que el cuerpo usualmente requiere.

Sin embargo, la mayoría de estas barras, que remplazan en ocasiones a los alimentos sólidos, ocasionan más problemas a la salud de los que se llega a imaginar. Sin duda alguna, estas barras fáciles de conseguir son una alternativa conveniente para aquellas personas que quieren librarse de los carbohidratos del pan dulce o las garnachas. No obstante, estos productos de granola con sabor a chocolate o vainilla, cuentan normalmente con la misma cantidad de grasa que aquellos alimentos que intentamos dejar.

De acuerdo con Dawn Jackson, profesora de medicina dietética en la Ohio State University, las barras son convenientes para tu dieta siempre y cuando te mantengas en actividad constante. “No pondrías un sándwich con pechuga de pavo en tu bolsillo mientras vas con la bici”. Sin embargo, algunas de estas barras cuentan con altas cantidades de grasa saturada y azúcar, como un dulce macizo, por lo que es importante consumirlas con moderación.

Además es importante tomar en consideración el objetivo con que se consumen estas barras, ya que de ese modo se pondrá especial atención a sus composiciones nutricionales. Por ejemplo, en caso de que desees más energía en tu desempeño diario, algunas barras lo logran al incrementar el nivel de glucosa en la sangre, mientras que otras producen un sugar rush que desaparece rápidamente. Esto se logra gracias a que aportan calorías, como el pan dulce procesado o el plátano…

Por lo que, en caso que quieras “matar el hambre” o proveerte de energía, lo mejor es consumir una manzana o un plátano. Pero para una competencia atlética, lo mejor es un bagel o galletas integrales, los cuales producen niveles de glucosa similares a los de una barra energética, a un menor costo. 

Es verdad que las barras nutritivas son más rápidas de conseguir; no obstante, existen alternativas más saludables que mejoran los efectos de energía a un costo más económico, como por ejemplo las frutas y verduras, un yogurt blanco con cereal integral o un bagel integral con jitomate y una rebanada de queso cottage.

Ver Más
Close