7 remedios naturales para la depresión

Alicientes cotidianos que están al alcance para hacerte sentir mejor

La depresión va de la mano con los tiempos que vivimos. Aunque es una enfermedad que siempre ha existido, los valores promovidos, por ejemplo, desde la publicidad o desde el mismo sistema capitalista, han hecho que cada vez más personas padezcan este mal, pues hay un inagotable sentimiento de insatisfacción.

Aspectos como el éxito o la premura de la vida citadina han provocado que las personas carguen pesos psicológicos en aumento: como el estrés, la constante insatisfacción que busca saciarse con el reconocimiento social o con el infinito consumismo, van mermando la calidad de vida en pro de supuestos que darán la felicidad. Curiosamente, según los más sabios místicos de todos los tiempos, en realidad esta va de la mano con el desapego y el disfrute del momento presente, es decir, aprender a valorar lo que se tiene.

Algunos otros remedios naturales y milenarios, como los que enlistamos a continuación, también podrán ayudarte si crees tener indicios de depresión, aunque siempre será recomendable ver a un especialista si consideras que se ha salido de tus manos:

Vitamina D: está presente en alimentos como el huevo, las setas y puedes obtenerla también a través del Sol.

Hierba de San Juan: esta planta trepadora se emplea en el tratamiento de afecciones nerviosas como la melancolía y la tristeza. Eleva el ánimo y combate la depresión leve a moderada. 

Ejercicio: ejercitarte genera un cúmulo de increíbles reacciones en tu cerebro que te harán producir serotonina.

Selenio: lo encontrarás en alimentos como las lentejas, cacahuates, semillas de girasol, frijoles, huevo, té negro, plátanos, bayas, aguacate, kiwi, sandía, uvas y  fresas.

Ácido fólico: este tipo de vitamina la encontrarás en alimentos como las espinacas, acelgas, lechuga romana, lentejas, frijoles, espárragos, brócoli y naranja.

Evita aislarte: uno de los impulsos más usuales cuando se tiene depresión es el aislamiento social; sin embargo, este te llenará de sentimientos con los que te apabullarás y dejarás de escuchar otros tipos de vista sobre la vida que, en realidad, podrían ayudarte.

Luz solarestar expuesto a ella te brinda vitamina D que, como mencionábamos antes, es vital para el estado de ánimo.

 

 

 

 



¿Tienes mucha ansiedad? quizá este mineral te está haciendo falta

Muchas personas se han sorprendido al encontrar que sus conflictos de ansiedad son más tratables de lo que esperaban.

Hoy la celeridad de la vida ha hecho que estemos más concentrados en el trabajo y otras exigencias del sistema capitalista que en nuestras dietas. Pero como milenariamente se conoce, la salud comienza con tus alimentos.

En tiempos ancestrales los antepasados tenían acceso a una alimentación más natural y sana; y de algún modo, el estrés de la vida actual ha hecho que millones de personas caigan en enfermedades anteriormente no tan comunes como la depresión.

La Dr. Emily Deans, experta en la relación ente psicología y nutrición apunta a que quizá, si tienes mucha ansiedad, tengas una deficiencia de magnesio. Este mineral es esencial no solo para el buen desarrollo y crecimiento celular y la apropiada función de los músculos y tu sistema nervioso, también está encargado de mantener los óptimos niveles de serotonina en tu cerebro.

La deficiencia de serotonina, causa depresión y ansiedad, y se convierte en un círculo vicioso, porque cuando tienes estrés, tu organismo consume más magnesio. Así, si te está haciendo falta este último, es también mayormente consumido.

¿ Cómo saber si te está haciendo falta magnesio?

Generalmente los test se hacen vía sanguínea, pero la mayor parte de tu magnesio no se encuentra en tu sangre, lo que hace poco eficiente esta prueba. Por ello, es necesario que ubiques si tienes los siguientes síntomas:

Insomnio

Irritabilidad

Calambres o espasmos musculares

Depresión

Ansiedad

Ritmo cardíaco irregular

Desbalances hormonales

Es importante que comas los alimentos que más tienen magnesio y que son los siguientes, pero en caso de sufrir los síntomas anteriores, y de ser diagnosticado con déficit de este mineral, que asimismo tomes suplementos de este.

Nueces y semillas: de girasol, almendras, anacardos, nueces de brasil, semillas de calabaza.

Sandía

Mariscos

Pescados

Cereales

Acelgas

Espinacas

Alcachofas

Perejil

Aguacate

Kiwi

Plátano

Cerezas

Papaya

Piña



Top 4: Remedios naturales para la ansiedad

Ubicarla es muy fácil; generalmente asociada al miedo, puedes paliarla con métodos accesibles.

 En un momento me sentí acosada por la ansiedad. Pero me deshice del miedo estudiando el cielo, determinando cuándo saldría la luna y dónde aparcería el sol por la mañana.

Louise Bourgeois

La ansiedad, esa mezcla entre angustia y desesperación, en muchas ocasiones sin un motivo aparente, es un mal común. Asociada con el estrés de las ciudades y la vida de competencia que solemos llevar es uno de los factores, que de no tratarse, puede llevar a la depresión. 

Es normal vivir con un poco de ansiedad, y existen incluso artistas como Paul Klee quienes dicen que sin ella la vida sería aburrida, sin embargo, todo requiere un equilibrio y cuando tu ansiedad comienza a ser alarmante debes tomar medidas al respecto. 

Aquí algunos remedios naturales a la mano y cotidianos:

Ejercicio

El ejercicio es uno de los mejores remedios para la depresión; es bueno para el cerebro y suele darte una buena autoestima. Hacer mínimo unos treinta minutos de ejercicio diarios te ayudará a reducir tus niveles de ansiedad. 

Manzanilla:

Mundialmente conocida, las propiedades de esta planta, sobre todo en té, provocan los mismos efecto calmantes que el valium, por ejemplo. Si la tomas constantemente, sus efectos serán a largo plazo. 

Bálsamo de Limón

Una de sus propiedades más importante es que te mantiene atento. Te dará un poco de más claridad y reducirá tu ansiedad, sin embargo, debes tomarlo (generalmente se toma como infusión) en pocas cantidades, por que de lo contrario podría causarte más ansiedad. 

Meditación

En sí la respiración profunda suele ser muy útil para aliviar la ansiedad. Pero si trasciendes esta práctica a una mucho más profunda (e igualmente sencilla) como la meditación, entonces tu mente entenderá, uno; que no existe en realidad algo tan trascendental como para preocuparse tanto. Y dos, a encontrar su propia tranquilidad en base a este tipo de ejercicios.



Algunos alimentos que, literalmente, te darán alegría

¿Qué mejor manera de hacerlo que a través de alimentos que incrementan los niveles de endorfinas y serotonina en el cuerpo y, por ende, reducen la sensación de tristeza?

La tristeza es esa sensación casi dolorosa que nos impide movernos por el vacío que se siente en el interior de aquel lugar donde nos dicen que duele: el corazón. Hay ocasiones en que somos presas de ella ante una crisis, la sensación de impotencia o simplemente porque nuestro cuerpo pide a gritos un “¡hasta aquí: date un respiro!”.

En ese momento de la tristeza, además de escucharla a fin de vivir en plena consciencia la vida, es importante darle pequeños apapachos a nuestro ser. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que a través de alimentos que incrementan los niveles de endorfinas y serotonina en el cuerpo y, por ende, reducen la sensación de tristeza? Estos son algunos de ellos:

Salmón. Gracias a ser una fuente rica en ácidos grasos omega 3, este alimento reduce el riesgo de estrés y enfermedades cardiovasculares, además de que promueve la optimización del funcionamiento cognitivo.

Café. Estudios recientes han demostrado que el café ayuda al tratamiento contra la depresión, el Parkinson, la diabetes tipo 2 y enfermedades del hígado, así como el cáncer. Además, parece mejorar el funcionamiento cognitivo. Recuerda que es el café negro, sin azúcar.

Linaza. Contiene ácidos grasos omega 3, los cuales reducen la inflamación y el riesgo de cualquier enfermedad cardiovascular. Según un estudio elaborado en China, esta semilla funciona como un apoyo en el tratamiento contra la depresión, reduciendo el riesgo de suicidio.

Lentejas. Gracias a sus altos niveles de folato, este alimento reduce casi 80% el riesgo de desarrollar depresión.

Papas. Sí, estos deliciosos productos de la naturaleza cuentan con altos niveles de calcio, vitamina C, hierro, vitamina B, magnesio y potasio.

Nueces. Ricas en ácidos grasos omega 3 y antioxidantes, disminuyen la vulnerabilidad del estrés oxidativo que ocurre al envejecer.

Chocolate oscuro. Como antioxidante, el chocolate oscuro provee una gran cantidad de endorfinas y serotonina, ayudando al funcionamiento cognitivo.



Descubren antridepresivos sin efectos secundarios en estas plantas mexicanas

El toronjil y la tilia tienen propiedades confirmadas, que podrían ayudar a paliar la depresión, por primera vez, sin efectos secundarios.

El estrés y la ansiedad, se han convertido en enfermedades del siglo. Afectan principalmente al sistema nervioso, y cuando se convierten en crónicas, pueden provocar una depresión, que inhibe las capacidades sociales. Una depresión puede acabar con tus proyectos, aunque cada vez es más sencillo detectarla y atenderla.

Todos en algún momento del día sentimos estrés o ansiedad, sobre todo si vives apresurado, pero si pones atención podrás notar cuando se vuelven constantes. Los antidepresivos se han tornado en un potente aliado para enfrentar esta enfermedad, pero tienen efectos secundarios, y son hechos con químicos adictivos. En este contexto, un grupo de científicos mexicanos anunciaron un descubrimiento que da luz al tratamiento natural de la depresión: se encontró que en las plantas toronjil (Agastache mexicana) y la tilia de hoja (Tilia americana variación mexicana), existen propiedades antidepresivas y ansiolítcas.

Además de tener las anteriores cualidades, estas dos especies también tienen propiedades sedantes, analgésicas y anticonvulsivos.”Sus compuestos llamados flavonoides han sido reconocidos incluso como una nueva familia de medicamentos psicotrópicos (benzodiacepinas), con la ventaja de no presentar efectos secundarios”, comentó la doctora Eva Aguirre Hernández, especialista de la Facultad de Ciencias de la UNAM para La Jornada.

Los flavonoides de estas plantas también poseen propiedades antioxidantes que protegen a las células del estrés oxidativo, relacionado con patologías asociadas al envejecimiento, como las enfermedades de Alzheimer y enfermedad del Parkinson. Se espera que pronto se inicien tratamientos en personas, con estas especies. Los depresivos actuales, generan sedación y dependencia en los pacientes, librarnos de esto sería un gran avanc,  hoy que la depresión es común, e identificable.



El sol es el mejor antidepresivo natural

No estar expuestos al sol causa una deficiencia de vitamina D que es responsable por una serie de malestares incluyendo un sistema inmunológico débil, dolores estomacales y depresión.

Es muy difícil conseguir vitamina D a través de los alimentos, ya que sólo se encuentra en pescados grasos, algunos hongos y soya orgánica. La mejor manera de conseguir la vitamina es indudablemente a través del sol. Ya que se produce fotoquímicamente en la piel a partir de 7-dehidrocolesterol, este se sucede con una eficacia impresionante: el exponer todo el cuerpo al sol por media hora producimos entre 10 mil y 20 mil UI (unidades internacionales) de la vitamina, esto se debe a una reacción con los rayos ultra violeta.

La falta de exposición al sol en algunos países nórdicos es una de las causas principales de la depresión de los habitantes, al grado que durante los inviernos les recetan dosis de tres meses de vitamina D para combatir los efectos físicos causados por la ausencia del sol en cielos permanentemente grises. Una deficiencia de vitamina D sólo se puede combatir tomando la versión sintética ya que los alimentos no aportan las cantidades necesarias para balancear nuestro sistema. Los síntomas de la falta de vitamina D incluyen dolores musculares óseos, deterioro cognitivo en adultos mayores, asma severo en niños pequeños e infecciones debilitantes (respiratorias y estomacales).

Para evitar una deficiencia de la “vitamina del sol” podemos intentar pasar algo de tiempo afuera; caminatas cortas, paseos por bicicleta, lectura en una banca del parque son solo algunos ejemplos de cómo recargar nuestra vitamina D. Prevenir es siempre mejor que lamentar, mientras más informados estemos en cuanto a la salud de nuestro cuerpo podremos reconocer los síntomas antes de tener que lidiar con problemas serios. Extrañamente los países con más deficiencia de vitamina D son Australia, Estados Unidos y Canadá, que nos recuerda que pasar todo el día encerrado en una oficina o en casa no aporta nada a nuestra salud; una vida pasiva es mucho más nociva que una activa.

Pareciera que los humanos dependemos de la luz solar tanto como las plantas, lo que nos recuerda que a pesar de nuestra forma no sustentable de vida, tenemos mucho más en común con el reino vegetal de lo que creemos. El balance de nuestro planeta se refleja en todos los niveles; debemos empezar cuidando nuestro organismo para después poder ocuparnos de otros.

 Con información de The Telegraph.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca