Quedan sólo 97 vaquitas de mar; invitan a firmar para protegerlas

En sólo 2 años, más de la mitad de su población ha desaparecido; de seguir esta tendencia, en 3 años se habrán extinguido

La vaquita de mar es, curiosamente, un animal poco conocido, aunque es precioso. Es muy parecido a un delfín, sólo que con unas manchas alrededor de los ojos muy parecidas a las de un oso panda. Esta especie es endémica del Mar de Cortés mexicano, pero los ambientalistas han estado muy preocupados en los últimos años por la abrupta desaparición de numerosos miembros de su especie. 

Hoy en México, según datos de organizaciones como Greenpeace, sólo quedan unos 97 ejemplares; así de inminentes serán las acciones que la sociedad deberá tomar para salvar a esta especie. En el lapso de solo 2 años, más de la mitad de la población de vaquita marina ha desaparecido, sobre todo, por la persistente pesca ilegal. 

En opinión de los especialistas, aún no se han tomado acciones contundentes ni se ha dado la importancia necesaria para salvar a la vaquita marina. Según algunas proyecciones, de continuar así la tendencia de desaparición de esta especie, en sólo 3 años estará extinta. 

Por todo lo anterior, algunas organizaciones y ambientalistas se han unido para presionar al gobierno mexicano para que tome acciones categóricas y urgentes para salvar a la vaquita marina. Aunque como decíamos en un inicio, esta especie es en realidad poco conocida, esta campaña está ayudando para que miles de personas conozcan el peligro que viven.

Si te suena, puedes firmar la petición aquí.



Sólo quedan 30 ejemplares de la vaquita marina en el mundo

Las causas se le atribuyen a la caza ilegal por parte de barcos chinos, los cuales, en la búsqueda de la totoaba, lanzan redes en las que se quedan atrapadas las vaquitas hasta el punto de fallecer dentro de las mismas.

Varias ONG’s lo habían denunciado con anterioridad: la población de las vaquitas marinas se encuentra en peligro de extinción. Desde el 2016 se planificaron e implementaron planes que permitieran salvar a los 60 ejemplares que restaban en las aguas californianas; sin embargo, un año más tarde, los estudios han demostrado que los esfuerzos se vieron reducido a mantener protegidos a tan sólo 30 ejemplares. 

Las causas se le atribuyen a la caza ilegal por parte de barcos chinos, los cuales, en la búsqueda de la totoaba, lanzan redes en las que se quedan atrapadas las vaquitas hasta el punto de fallecer dentro de las mismas. En palabras de Rod Norland, “El camino a la extinción de la marsopa ha estado marcado por esfuerzos de conservación inconsistentes por parte de gobiernos y conservacionistas en ambos lados de la frontera entre México y EE.UU., así como por traficantes de partes de animales en peligro de extinción y de pescadores sin escrúpulos.” Pese a que se lanzó la prohibición de la pesca ilegal en la zona de refugio y que se creó un refugio para las mismas con una inversión de 30 millones de dólares tanto para compensar a pescadores como para promover el uso de otros métodos de pesca, la población de las vaquitas marinas continúa al borde de la desaparición. Agrega, “Funcionarios mexicanos y otros funcionarios del CIRVA dicen que los carteles de narcotráfico incluso se han sumado a la venta por las altas ganancias… y porque ningún pescador ha sido detenido por traficar las vejigas.” 

Para Robert Brownell Jr., científico sénior de la Administración Océanica y Atmosférica Nacional –NOAA–, la vaquita marina es “el integrante más pequeño de los cetáceos, que incluyen a las ballenas y los delfines, y uno de los más recientes en ser reconocidos como parte de esta familia animal por la ciencia.” Pero parece que toda su especie está por extinguirse si no se hace algo al respecto. Por ello, el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita –CIRVA–, un pánel bilateral de alto nivel compuesto por científicos mexicanos y estadounidenses, pretende salvar a la especie aunque se deba capturar a las que siguen vivas: “Algunos de los científicos creen que, si acaso, hay dos o tres vaquitas marinas y que las dos halladas muertas recientemente –incluida la que estaba sobre la mesa para autopsias en Tijuana– podrían haber sido las últimas. Aunque tendrán que pasar años para poder confirmar el dato.”

Los integrantes de la comisión pusieron artefactos de localización acústica a principios del año en zonas donde habían sido registrados los animales en 2016. Estos artefactos recogen datos de ecolocalización a partir de los “clicls” que usan los animales para navegar y comunicarse entre sí. Sin embargo, en palabras de Brownell, “Hay tantos ojos sobre el agua que es difícil imaginar que no hubiéramos descubierto a alguno. […] Es muy deprimente. Con la reunión queremos dejar claro que cualquier vaquita que no sea sacada de su peligroso hábitat probablemente morirá, y rápidamente. Es una situación desesperada.”

Más en Ecoosfera

¡Salvemos a la vaquita marina! Sólo quedan 60 ejemplares en el mundo

La vaquita marina mexicana, al borde de la extinción



El último rinoceronte blanco del norte busca pareja en Tinder para salvar a su especie

Sudán, que vive en Kenia, ha sido actualmente apodado como “el soltero más codiciado en el mundo” por lo que su equipo en Ol Pejeta Conservancy lo cuida con rigurosidad.

Frente a la extinción de una especie, la creatividad urge aparecer mediante los recursos que existen en la actualidad. Basta con usar una de las principales plataformas de citas en el mundo, Tinder, para intentar salvar al rinoceronte blanco del norte que se encuentra al borde de la extinción. Sudán, que vive en Kenia, ha sido actualmente apodado como “el soltero más codiciado en el mundo” por lo que su equipo en Ol Pejeta Conservancy lo cuida con rigurosidad. 

De acuerdo con Mattieu Plassard, de la agencia de comunicaciones Ogilvy Africa, Sudán cuenta ahora con dos posibles pretendientes restantes. En caso de que el apoyo de internet surta efecto, el acercamiento “va a ser transmitido en 190 países y en 40 idiomas. Es la primera vez que Tinder ha hecho algo como esto.” El objetivo es que Ol Pejeta Conservancy pueda recaudar fondos para un intento de salvar a la especie en peligro usando el método de Fertilización In Vitro –FIV–; en especial desde que Sudán tiene 43 años y no ha logrado aparearse con las dos rinocerontes blancos del norte hembras que quedan. 

Con una descripción de su personalidad y un agregado de “No quiero ser demasiado atrevido, pero el destino de mi especie depende literalmente de mí”, los usuarios de Tinder que deslizan a la derecha serán dirigidos a un sitio en donde el público puede realizar donaciones a favor de Sudán y su misión de reproducirse. 

Para Richard Vigne, director ejecutivo de la conservación, “Tenemos un largo camino por recorrer, un programa de 10, posiblemente 15 años para recuperar esta especie. Estimamos que costará alrededor de nueve a 10 millones de dólares.” Y con las donaciones, procesadas por Virgin Money en Reino Unido y Europa, CrowdRise en EE.UU. y MPesa en Kenia, se podrá financiar la investigación en curso sobre Técnicas de Reproducción Asistida –ART– que se llevan a cabo en institutos de EE.UU., Alemania y Japón. En caso de éxito, se esperará un rebaño de diez rinocerones blancos del norte después de cinco años de tratamiento FIV. 

 



“Estamos enfrentando una extinción masiva”, WWF

Esta disminución en la fauna del planeta supone un riesgo tanto para el planeta como para el humano.

De acuerdo con un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza –WWF, por sus siglas en inglés–, 7 de cada 10 animales hoy vivos en el planeta estarán muertos en los próximos 50 años. Según sus cálculos, estamos viviendo la mayor extinción de animales desde hace 65 millones de años –durante la desaparición de los dinosaurios–. Y el principal factor de riesgo es el humano.

El reporte, realizado en colaboración con el Centro de Resiliencia de Estocolmo, Global Footprint Network, Instituto Ambiental y Metabólico de Estocolmo y ZSL, ha reunido datos que demuestran el impacto devastador de los humanos en la naturaleza. En la siguiente gráfico demuestran cómo la población animal ha disminuido hasta en un 58 por ciento entre 1970 y 2012

graph_6pzcr5v

WWF ha advertido incluso que para el 2020, las poblaciones de vertebrados habrán desaparecido hasta en un 67 por ciento en comparación con las que existían en 1970. Actualmente la fauna está pasando por una serie de crisis, pues los animales marinos,  han disminuido en un 36 por ciento; los terrestres, en un 38 por ciento; y las especies de agua dulce, un 81 por ciento.

Esta disminución en la fauna del planeta supone un riesgo tanto para el planeta como para el humano, pues, en palabras de Mike Barrett, director de Ciencia y Política de WWF Reino Unido, “nuestro impacto en el mundo nos sostiene.” Es decir que el mal uso que le hemos dado a los recursos naturales ha amenazado todos los hábitats, “empujando especies irremplazables al borde de la extinción y amenazando la estabilidad de nuestro clima.”

animales extincion

 

 

Para Marco Lambertini, director general de WWF International, así como los humanos somos los principales destructores del planeta, también somos la clave para salvarla: “Tenemos las herramientas para solucionar este problema.” 

Conoce más sobre el informe en inglés dándole click aquí. 

 

 

 



¡Salvemos a la vaquita marina! Sólo quedan 60 ejemplares en el mundo

La población de las vaquitas ha descendido hasta sólo conservar a 60 ejemplares en total.

 
En los mares mexicanos habita el cetáceo más pequeño del mundo, la vaquita marina. Aunque apenas se reconoció su existencia en 1958, cuando se encontraron tres cráneos en una playa, esta especie marina ha caracterizado desde hace siglos el ecosistema marino del alto golfo de California.
 
De acuerdo con la investigación de varias ONG’s –la mayoría americanas–, la población de las vaquitas ha descendido hasta sólo conservar a 60 ejemplares en total. Las causas se atribuyen a la caza ilegal de totoaba, un pez que los chinos consumen significativamente por su vejiga natatoria y el cual puede valer hasta 8 000 dólares el kilo. Es decir que, al buscar a la totoaba, los pescadores ilegales lanzan redes en donde se quedan atrapadas las vaquitas hasta el punto de fallecer dentro de las mismas. 
 
Pese a que se lanzó la prohibición de la pesca ilegal en la zona de refugio de la vaquita, la creación de un refugio para las mismas y la inversión de 30 millones de dólares para compensar a pescadores y promover el uso de otros métodos de pesca, la población sigue disminuyendo. De hecho, se cree que para el 2018, esta especie mexicana pueda desaparecer de la faz de la tierra. Lorenzo Rojas-Bracho, especialista en cetáceos de la Comisión de Áreas Naturales Protegidas de México, sentenció esta situación como una “gran decepción para todos, porque hemos trabajado mucho por revertir la situación.”
 
En vez de aumentar los ejemplares un 4 por ciento cada año, los especialistas vinculados con la preservación de las vaquitas marinas comentan que ha habido un descenso del 18, 5 por ciento anual desde 2005. Rojas-Bracho atribuye a ese descenso a que “la pesca ilegal está fuera de control”. 
 
Actualmente muchas ONG’s aprovechen para conscientizar a la población de esta situación; como es el caso de #SOSVaquita, el cual es el proyecto autónomo e independiente de investigación y producción cinematográfica sobre la Vaquita Marina. El objetivo es prevenir su extinción, por lo que basta que no sólo te informes, también puedas compartir esta información con los hashtag #SOSVaquita, #Mexico, #VaquitaDay.   Para más información, dale click aquí. 
 
 
 


Este no es el primer animal que encuentran muerto en las playas de Yucatán

Estas son las primeras alertas de un problema mayor: el descuido del medio ambiente frente a la contaminación, el calentamiento global, derrames de petróleo y las construcciones hoteleras en zonas con especies vegetal y animal de suma importancia para el planeta.

De aproximadamente 5 metros de largo y 2 toneladas, una ballena encalló muerta en Yucatán. Se trata del primer arribo de esta especie en la historia moderna del estado de Mérida, ya que hasta el momento no se había documentado otra situación similar en los últimos 50 años de la zona.

Sin embargo, no ha sido el único animal que ha recalado en estas condiciones en los últimos meses del 2016: el último sábado del mes de enero llegó a estas playas, un delfín en estado de putrefacción; y el día seis de enero, una tortuga de carey. Inclusive, de acuerdo con el primer informe del departamento de Ecología del Ayuntamiento de Progreso, la ballena recaló con signos evidentes de putrefacción en diversas partes del cuerpo que fueron masticadas y arrancadas por otros animales marinos.

Estas son las primeras alertas de un problema mayor: el descuido del medio ambiente frente a la contaminación, el calentamiento global, derrames de petróleo y las construcciones hoteleras en zonas con especies vegetal y animal de suma importancia para el planeta.

En el caso que quieras formar parte del movimiento para reducir que numerosas especies lleguen al punto de la extinción, te compartimos diez maneras de proteger especies en peligro de extinción.

 

También en Ecoosfera:

Ecocidio: policía reanuda la devastación del manglar Tajamar en Cancún

Punta Nizuc en Cancún, es amenazada por una nueva cadena de hoteles españoles

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca