Mexicanos crean una casa móvil que se alimenta de energías sustentables

La casa tiene un sistema que separa al hidrógeno del agua y genera electricidad, además de aprovechar la energía del Sol

El Sol, el viento y hasta el hidrógeno pueden hacer funcionar una casa. Aludiendo a esa premisa, investigadores del Instituto Politécnico Nacional de México han creado una casa móvil (como un cómodo remolque) que se alimenta únicamente de energías sustentables.

Los investigadores coordinadores del proyecto, los doctores Rosa González Huerta y Miguel Tufiño Velázquez de la Escuela Superior de Física y Matemáticas del Politécnico, creen urgente que los habitantes se vayan familiarizando con el uso práctico de energías alternas, pues las procedentes de hidrocarburos son cada vez más escasas, por lo tanto caras, y están llevando al planeta al colapso. 

Identificarnos con las energías alternas, convencernos de su utilidad y luego volcar nuestros usos hacia ellas puede hacer una notable diferencia en la calidad del medio ambiente pero, para ello, deben volverse cada vez más usuales y prácticas. González y Tufiño, en un intento por que las personas conozcan cómo una casa entera puede funcionar con energías limpias (aunque en este caso, en un ejemplo en escala), han creado un hogar móvil al que integraron un sistema fotovoltaico de un kilowatt para proveer el espacio de energía eléctrica y térmica.

“La periferia del techo se equipó con canaletas que permiten la captación de agua de lluvia, la cual es dirigida hasta una pequeña cisterna mediante un proceso de filtración para almacenar líquido”, comenta el doctor Tufiño para La Jornada.

También se acopló un sistema de producción de hidrógeno que separa la molécula de agua en sus dos elementos principales: hidrógeno y oxígeno. El hidrógeno provee de una corriente directa para un medio de almacenamiento. La casa-remolque también tiene dos celdas de combustible de 500 watts para respaldar el suministro de energía a los electrodomésticos básicos que se utilizan en la vivienda móvil. “Se trata de un sistema de respaldo que entra en funcionamiento cuando no existe la suficiente energía solar”, aclara el doctor Tufiño.

Según los investigadores este tipo de tecnologías, más accesibles de lo que pensamos, es completamente acoplable a los hogares convencionales. La casa móvil ha tenido un éxito insólito y, según sus inventores, no esperaron que las personas mostraran tanto interés en las energías alternativas.



¿Por qué un Estado informado y participativo podrá salvar a la biodiversidad de México?

Uno de los ecosistemas más importantes es el Sistema Arrecifal Veracruzano (SAV) el cual nos ofrece diversos servicios ambientales protegiéndonos contra los vientos y los huracanes.

El Estado de Veracruz ha enfrentado diversos conflictos ambientales en los últimos años debido a las actividades productivas que se desarrollan en el territorio (Rodriguez 2006). Como consecuencia se ha visto un impacto ambiental en sus ecosistemas.

Uno de los ecosistemas más importantes es el Sistema Arrecifal Veracruzano (SAV) el cual nos ofrece diversos servicios ambientales protegiéndonos contra los vientos y los huracanes. En el reporte de un área natural protegida amenazada del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) se puede concluir como el SAV se ha visto amenazado por un mal manejo de las autoridades permitiendo llevarse a cabo diversas actividades que han ocasionado un deterioro dentro de la poligonal. Algunas actividades que han ocasionado un daño son la sobrepesca, el turismo, la contaminación, la extracción de coral para material de construcción, e inclusive se ha visto amenazado por la artesanía, siendo un atractivo turístico en el Puerto, la cual utiliza  diferentes especies como corales blandos y duros, moluscos, crustáceos y otros grupos de animales. 

La gran amenaza que está enfrentando hoy en día el SAV es la ampliación del Puerto de Veracruz. Desde hace varios años diversas organizaciones como el CEMDA y la Asociación Interamericana de Derecho Ambiental (AIDA) se han manifestado para que este proyecto no se lleve a cabo y así poder salvaguardar este ecosistema, pero ¿cómo vamos a defender algo de lo que no estamos enterados? ¿Cuántos realmente conocen la importancia del Sistema Arrecifal Veracruzano? Y ¿Cuántos de nosotros estamos enterados de las amenazas por las que ha pasado? Debemos de saber que los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas más diversos y complejos en la Tierra (Hernández y Vives, 2002). Éstos  empiezan a formarse cuando un pólipo se adhiere a una roca del lecho marino dividiéndose en miles de clones, se crean colonias gracias a la estructura calcacea de los pólipos que se conectan entre sí y cuando las colonias van creciendo estas se agrupan formándose arrecifes (National Geographic 2010).

La importancia de los arrecifes de coral reside en los servicios ambientales que brinde, otorgándoles una importancia ecológica, social y económica (AIDA 2015). Los servicios ambientales son las condiciones y procesos naturales de los ecosistemas por medio de los cuales cuáles el hombre obtiene algún tipo de beneficio (Cortina et al 2007).

Los servicios ambientales se pueden dividir en cuatro clases (MEA 2005):

– Servicios de suministro: son los productos obtenidos de los ecosistemas como el alimento.

– Servicios de regulación: son obtenidos mediante diversos procesos de los ecosistemas. Por ejemplo, sirven como amortiguamiento a los efectos negativos de los eventos hidrometeorologicos extremos.

– Servicios culturales: son los beneficios no materiales obtenidos de los ecosistemas. Por ejemplo, el valor científico que tienen diversos ecosistemas llevándose a cabo diversas investigaciones en el área o el valor recreativo que tienen algunos ecosistemas permitiendo diversas actividades.

– Servicios de soporte: mantienen los procesos de los ecosistemas permitiendo la provisión del resto de los servicios como el mantenimiento de la biodiversidad (Inecol 2010).

Como se observa, podemos obtener diversos beneficios a través de los ecosistemas, por ejemplo la industria turística se beneficia a través de los servicios culturales ya que dentro de ellos se encuentra un valor recreativo permitiendo de esta manera el ecoturismo. Analizándolo de esta manera son más importantes de lo que pensamos, como ciudadanos debemos generar una conciencia ambiental para preservarlos y protegerlos de las diversas amenazas que enfrentan hoy en día.

Una vez entendido lo importante que es un sistema arrecifal por los diversos servicios que nos ofrecen, debemos hacernos la pregunta ¿es necesario que el desarrollo de una ciudad implique un gran impacto ambiental sobre uno de sus ecosistemas? La respuesta es fácil y sencilla: no. Al permitir estos tipos de proyectos nos estamos olvidando del desarrollo sostenible que de acuerdo con la Declaración de Río de 1992: “el derecho al desarrollo debe ejercerse en forma tal que responda equitativamente a las necesidades de desarrollo y ambientales de las generaciones tanto presentes como futuras, es imposible considerarse de forma aislada ya que la protección al medio ambiente es parte integrante del proceso de desarrollo” (Principio 3 y 4 de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992). La Comisión Oceanográfica Intergubernamental nos informa que un aspecto fundamental del desarrollo sostenible es un medio ambiente sano y productivo ya que los ecosistemas que presentan buena salud y un funcionamiento óptimo brindan un mayor potencial de maximación a largo plazo de los beneficios sociales y económicos.

Retomando el caso del SAV, es necesario informarnos sobre la amenaza que está enfrentando, de qué manera está siendo afectado y con ello qué consecuencias se generarán en la ciudad, ya que al generar un impacto ambiental dentro del arrecife se puede generar una perdida en los servicios que nos ofrecen y estos son diversos, por ejemplo: los arrecifes nos proporcionan alimento, funcionan como barreras contra los impactos del cambio climático, generan beneficios para el turismo debido a su gran belleza (AIDA 2015), la flora y fauna que viven dentro de los arrecifes son proveedoras de sustancias útiles en farmacología (Romeu 1995).

Sin duda una comunidad informada toma mejores decisiones, es tiempo de tomar responsabilidad en estas problemáticas. La exigencia del cumplimiento de la normatividad ambiental requiere que esta sociedad sea activa y participante (Carmona, s.f). Un ejemplo claro es Cabo en Pulmo, un sistema arrecifal ubicado en el Golfo de California que se ha encontrado amenazado por diversos proyectos pero que gracias al esfuerzo de las comunidades aledañas en conjunto con diversas asociaciones civiles, académicos y científicos han logrado salvaguardar este parque nacional con resultados exitosos ya que el área se ha recuperado de la sobrepesca permitiendo el regreso de especies migratorias como el tiburón ballena y las tortugas marinas (Cabo Pulmo vivo, s.f).

Es esencial que la comunidad se involucre en las problemáticas ambientales, a fin de generar conciencia y con ello ser responsable de las decisiones que se tomen en el territorio. Debemos convertirnos en ciudadanos ambientales, es decir, aquellos voluntarios comprometidos a aprender acerca del ambiente para poder involucrarse por medio de la acción generando soluciones a favor del desarrollo sin descuidar el enfoque ambiental (Mrazek 1992, citado en Gaudiano 2003).

En conclusión, para poder convertirnos en esos ciudadanos ambientales necesitamos generar nociones de aprendizaje y de participación y sólo lo lograremos comprometiéndonos a informarnos sobre los problemas ambientales, sus causas y sus posibles soluciones para saber cómo actuar. Necesitamos crear un sentido de pertenencia a través de las diversas prácticas sociales y culturales. (García 1995, citado en Gaudiano 2003). Debemos asumir un compromiso con el bienestar común, necesitamos desempeñar un rol de protección al medio ambiente exigiendo el cumplimiento de nuestros derechos ambientales mediante el acceso a la información, uso de herramientas legales y a través de la participación en la toma de decisiones.



Conoce United Businesses, el nuevo modelo económico sustentable

Como civilización humana hemos llegado a un punto en que no es posible mantener una economía cuyo valor más significativo sean las utilidades.

Se dice que la gran última ideología fue el neoliberalismo, el cual alcanzó un desgaste sin precedentes con la crisis económica del 2009. Esta doctrina, privilegiada en Occidente desde la Revolución Francesa, ha llegado a un momento crítico debido al deterioro ecológico y a la persistente inequidad social. La cuarta parte de población más rica del planeta consume la mitad de los recursos disponibles y produce además la mitad de los desechos totales.

Mientras tanto dos mil millones de personas viven en pobreza –la mitad de ellas alimentaria–. Simultáneamente China e India amplían su clase media y estadísticamente, por el ritmo de consumo mundial, nuestro sistema económico resulta insostenible, sobre todo en términos energéticos.

Aunque la energía renovable poco a poco comienza a ser más utilizada e incorporada a proyectos mercantiles, la dependencia al petróleo sigue siendo, a mediano plazo, una lamentable realidad. El calentamiento global y la advertencia científica de desequilibrios ambientales no han sido suficientes para obligar a los países a cambiar los modelos energéticos. Mientras que en el ámbito económico las empresas continúan siendo valuadas en el sistema financiero según las utilidades obtenidas.

Ante este escenario Feike Sijbesma –presidente del Consejo de Agenda Global del Foro Económico Mundial–, ha propuesto un modelo denominado “United Businesses”, el cual generaría una alianza entre gobiernos, sociedad civil y empresas para generar, como parte de la dinámica económica, beneficios sociales y ecológicos para el planeta. En su concepción, una empresa que favorezca en mayor medida estas prácticas tendrá un valor más elevado en el mercado.

La urgencia ecológica, según Feike Sijbesm, está orillando a los gobiernos a que obliguen a las empresas a asumir una responsabilidad directa con el bienestar de las personas y del planeta. Además, advierte la inminente necesidad de un debate que desarrolle nuevos modelos para valuar una empresa, y la urgencia un nuevo paradigma económico. A fin de cuentas recordemos que ningún mercado será realmente ‘libre’ si no prioriza el bienestar común antes que la acumulación de riqueza sectorial.



10 preguntas que te harán un consumidor más responsable

Muchos piensan que llevar una vida sustentable requiere mucho dinero y tiempo, pero no es así. Aquí te decimos como puedes ahorrar y cuidar el planeta al mismo tiempo.

Es un error pensar que vivir sosteniblemente no va de la mano con la comodidad o con cuidar de la economía familiar. Muchas veces, llevar una vida sustentable es más barato que depender del consumismo para sentirnos cómodos o felices.

Te proponemos 10 sencillas preguntas que te puedes hacer antes de comprar algo, estas te ayudarán a determinar si realmente necesitas hacer esa compra o si mejor puedes arreglar algo que ya tienes o quizá compartirlo con alguien. Te aseguramos que si realmente las aplicas en tu día a día podrás ahorrar algo de dinero y cuidar el planeta al mismo tiempo:

  1. ¿Realmente lo necesito?
  2. ¿Ya tengo algo que pueda llevar a cabo la misma función?
  3. ¿Podría pedirlo prestado en vez de comprarlo?
  4. ¿Puedo comprar uno usado?
  5. ¿Podría dividir el costo con alguien que también lo necesite y compartirlo?
  6. ¿Puedo conseguir uno fabricado localmente?
  7. ¿Puedo comprar uno a base de materiales eco-amigables?
  8. ¿Existe algo similar pero que también tenga otras funciones?
  9. ¿puedo convertirlo en composta o reciclarlo después?
  10. ¿Cuál será el impacto ambiental del producto, desde su manufactura, empaque, hasta que lo deseche?

Sea una licuadora, un suéter, el último gadget o una caja de galletas, pregúntate qué pasaría si decides no comprarlo. Si no pasa nada, lo más probable es que no lo necesites. Parece obvio, pero cuidar del medio ambiente no tiene por qué hacer que tu vida sea más cara o difícil. Piensa que esos “lujos” innecesarios que serán utilizados una vez para después ser relegados  a un rincón en donde acumularán polvo, contaminan al planeta, en algunos casos contribuyen a la explotación de personas, y, además, te hacen gastar dinero que podrías invertir en algo realmente necesario y sostenible.

Otra manera de ser autosustentable es evitar alimentos procesados: si cocinas todo a partir de productos básicos evitas ingredientes nocivos, paquetes contaminantes y, en muchos casos, calorías.



Las empresas cooperativas podrían resistir mejor al capitalismo global

Las cooperativas son una forma de organización comunitaria resistente: organismos internacionales se sorprendieron de su capacidad de seguir con vida aún después de la crisis financiera global del 2009.

cooperativismoDIA

Durante la crisis financiera mundial del 2009, muchos analistas destacaron el funcionamiento de las sociedades cooperativas como especialmente resistentes a los estragos bancarios. Mientras grandes bancos y compañías transnacionales tuvieron que liquidar a sus activos humanos (es decir, despedir a miles de trabajadores), las cooperativas lograron mantenerse funcionando. ¿A qué se debe esto?

Por principio, a la organización misma del trabajo y a la participación de los trabajadores en la parte proporcional de las ganancias. Las cooperativas, para empezar, son formas de organización laboral mucho más conservadoras, en el sentido en el que el capital de riesgo no está expuesto a los vaivenes de la bolsa, y mucho menos por la necesidad de aportar beneficios para accionistas y bonos para dirigentes.

Fue tal el impacto de la particularidad de las cooperativas que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) nombró el 2012 el “Año Internacional de las Cooperativas”.  Hagen Henrÿ, jefe del Servicio de Cooperativas de la OIT afirmó que “las cooperativas están cerca de una economía democrática, centradas en las personas que se preocupan por el medio ambiente y al mismo tiempo promueven crecimiento económico, justicia social y una globalización equitativa”.

Incluso hoy en día se estima que dos millones de estadunidenses mayores de 30 años están adoptando prácticas de cooperativa en su vida cotidiana. Gente que vende sus casas y se organiza para vivir en microcomunidades, donde los gastos se reparten equitativamente, a la vez que las responsabilidades.

En términos macroeconómicos, la OIT afirma que la estructura de cooperativas resulta ideal, pues promueve los valores propios de las empresas sin comprar “en su conjunto” los valores del capitalismo globalizado. Sus fines no son solamente lucrativos, pues el éxito se evalúa a partir de la igualdad y bienestar de sus asociados, los cuales ganan según la proporción del tiempo trabajado, o bien según el monto de las operaciones realizadas. En esto se diferencian las cooperativas de producción y las de consumo.

Se estima que las principales 300 cooperativas a nivel mundial, en términos de rotación del personal, tienen la misma dimensión del PIB de Canadá. En Etiopía, por ejemplo, parte de los ingresos de 900 mil personas del sector agrícola provienen de este tipo de organización. Durante la crisis financiera del 2009, ningún banco cooperativo solicitó préstamos a otras instituciones financieras.

[Kaos]



5 lecciones de las compañías que han hecho productiva la sustentabilidad

Un nuevo estudio encontró que las compañías que adoptan la sustentabilidad están haciendo más dinero que antes. Aquí hay 5 consejos que podemos aprender de estas compañías.

1681339-poster-1280-mit-prifitable-sustainability

Buenas noticias para los líderes empresariales: cada vez hay más evidencia de que la sustentabilidad sí va de la mano con las ganancias; y lo confirma el reporte “The Innovation Bottom Line” de MIT y del Boston Consulting Group, que examinó la administración de 2,600 ejecutivos alrededor del mundo.

De acuerdo con este estudio, el número de compañías que ha obtenido ganancias al cambiar sus modelos de negocios y al incorporar iniciativas sustentables ha aumentado del 23% del año pasado a 37%.

El estudio toma de ejemplo a Kraft Foods, ahora conocidos como Mondelez International:

A través de innovaciones en su cadena de suplementos, la compañía redujo significativamente los costos de empaque. El nuevo plástico contendedor requiere 50% menos energía para producirse y utiliza 28% menos material que sus predecesores. Los nuevos contenedores, más grandes y más fáciles de utilizar, y que también son menos caros para producirse, son extremadamente con los restaurantes, lo que le ha dado a Kraft una ventaja competitiva debido a sus menores costos.

Impresionantemente, el 61% de las compañías que han cambiado sus modelos de negocios, al incorporar la sustentabilidad como una parte primordial de su administración, afirman que han obtenido beneficios económicos de sus esfuerzos.

Todas estas compañías comparten 5 prácticas en común:

    1. Están preparadas para cambiar sus modelos de negocios.
    2. Integran la sustentabilidad directamente en sus negocios.
    3. Mantienen un registro del desempeño de los nuevos modelos.
    4. Entienden cómo sus clientes ven la sustentabilidad y cuánto están dispuestos a pagar por ello.
    5. Colaboran con personas y grupos ajenos a su organización.

En resumen, el reporte sólo reitera lo que muchos profesionales ya sabían instintivamente: que los esfuerzos sustentables deben ser integrados en un negocio a todo los niveles y que la responsabilidad es clave para obtener metas.

[Co.EXIST]

 

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca