Los perros perciben tus sentimientos en el tono de tu voz

El cerebro de los perros procesa lo que se dice, pero también la intención y emociones en la voz humana

Los seres humanos procesamos la información a través de los sonidos con los dos hemisferios del cerebro. De esta manera podemos también procesar la parte emocional de lo que escuchamos, no sólo lo que se dice. En este renglón, un nuevo estudio de la Universidad de Sussex (Reino Unido) dado a conocer en la publicación británica Current Biology ha probado cómo los perros también usan los dos lados de los hemisferios de su cerebro para procesar la voz humana.

Lo anterior es fascinante porque no sólo atienden a lo que se dice (que llegan a entender en cierto grado) sino también a cómo se dice. Es decir, tu perro sabe cómo te sientes y tu intención a través de las emociones emanadas del tono de tu voz. Lo anterior podría explicar el hecho de que nos obedezcan.

“Es muy interesantes porque los resultados muestran que el procesamiento del lenguaje en el cerebro de los perros se divide en dos hemisferios, de forma muy parecida a como lo hace en el caso de los humanos”, dijo David Reby.

Lo que los científicos desconocen, y lo cual ahora se abocarán a descubrir, es si esta particularidad de los perros es producto de su propia evolución como especie o está relacionada a su domesticación por parte de los humanos. 



Mira al perro que ha sorprendido a internet aprendiendo a decir “mamá” (VIDEO)

Un poco de risa, los momentos de apego y felicidad nata.

En internet circula toda una serie de videos acerca de las mascotas y sus hazañas: perros saltando eufóricos sobre pilas de hojas secas o gatos aventando un vaso de agua sólo porque sí. Estos videos, publicados por los dueños de las mascotas, pretenden brindar momentos de risa y alegría, haciéndonos recordar que a pesar de todo las crisis ambientales y humanas, existen cosas por las que vale la pena lucha. La risa, los momentos de apego y felicidad nata.

Por esto, en Ecoosfera decidimos compartirles un video que, seguramente, les recordará la belleza de la humanidad:

Cuando una madre en Utah, en EE.UU., decide enseñarle a su hijo la palabra “mamá” al ofrecerle un poco de comida… Sin embargo, nunca se contempló que Patch, el shepherd australiano a lado del niño, también estaría en esa valiosa lección; ya que fue el segundo quien aprendió a decir “mamá” antes que el humano:

 



Los perros sienten cuando alguien no quiere a sus amos; un estudio

La capacidad protectora de estos animales va más allá del entrenamiento; también está en su intuición y percepción.

La clásica escena de un perro que gruñe a un enemigo de su amo no es solo un cliché. Un nuevo estudio de la Universidad de Kyoto revela que los perros saben quién tiene una actitud o sentimientos hostiles hacia su amo, e incluso pueden recordarlo. 

En el estudio se estudió el comportamiento de 54 perros en tres escenarios distintos donde su amo buscaba abrir un contenedor rodeado de dos individuos. En el primer de los casos uno de los individuos impide que el amo abra el compartimiento mientras la tercer persona no hace nada.  En el segundo caso el amo pide y recibe ayuda para abrir el contenedor mientras la tercer persona no hace nada. En el tercer caso el amo no interactúa con las otras personas en lo absoluto.

La siguiente fase de este experimento fue que la segunda y tercera persona ofrecieran alimento a los perros. Los investigadores encontraron, que incluso tratándose de comida, los perros rechazaban la oferta de las personas que se habían portado hostiles con su amo pero aceptaban la comida de las que se mantuvieron afines o neutras con él. 

Este tipo de solidaridad y alianza era una característica considerada inminentemente humana, pero este ejercicio prueba que los perros también tienen esta empatía.



Esta película consiguió una adopción masiva de perros: “Hagen y yo”

200 perros callejeros fueron los protagonistas de una entrañable historia que despertó la fascinación y la empatía de miles.

En la nueva película (Hagen y Yo) del director húngaro Kornél Mundruczó, previo ganador del premio Cannes, la historia gira alrededor de más de 200 perros que incluso recibieron entrenamiento de actuación. 

En la historia los impuestos para los caninos de razas mestizas suben desproporcionadamente, lo que obliga a un abandono masivo de perros por parte de la clase media que no pueden costear los gastos. Lili, una niña de 13 años, hace todo por proteger a su perro; luego muchos de estos pueden escapar y se genera un caos general por los caninos que buscarán tomar revancha. 

Es una película que mezcla la fantasía y la realidad y es una parodia sobre la manera en que muchas veces las minorías suelen verse encapsuladas por una realidad. Fuera del arte de la película, esta sirvió para que el director consiguiera la adopción de las decenas de caninos de perrera usados para el filme, un suceso que ha llamado la atención del mundo. 

Para los realizadores de la película, la cinta prueba la enorme capacidad de los perros ¿te imaginas a 200 caninos sorprendiendo a los creativos y a miles de espectadores?: muchos de ellos no se resistieron a la tentación de adoptarlos. 

 



¿Te has preguntado por qué los perros ven la televisión?

Los perros pueden reconocer imágenes de su propia especie y de otros animales

Los perros, sobre todo los domésticos, están generalmente habituados a la presencia de la televisión en los hogares, y a muchos de ellos este transmisor no les es indiferente. Algunos pasan horas poniendo atención a los programas, sobre todo si la imagen es de otro perro. 

No se trata de una casualidad; en realidad, se ha comprobado que los perros son capaces de reconocer a sus pares en la televisión, y aunque su sentido más desarrollado es el olfato, los sonidos de otros perros “estrellas” respirando, olfateando y ladrando, son estímulos que llaman su atención. 

Según un estudio publicado por el diario Animal Cognition los perros no sólo reconocen a otros perros en la TV, sino también a otras especies de animales. Sin embargo, no todos los perros toman igual interés por la televisión; esto depende altamente de su personalidad, como afirma Nicholas Dodman, veterinario de la Universidad de Tufts en Massachussets.

El gusto de los perros por la televisión ha sido incluso capitalizado por el primer canal oficialmente hecho para perros, DOGTV, que incluye programaciones de perros intrépidos que hacen surf o que se revuelcan felizmente por las colinas. 

DOGTV ha acoplado su propuesta a la capacidad cromática de los perros para que les sea más atractiva, tomando en cuenta que los colores que ellos perciben son sólo el amarillo y el azul, y haciendo tomas más veloces, pues también se sabe que los perros pueden percibir más rápido las imágenes que los humanos. 

La cadena DOGTV está pensada sobre todo para los perros que se quedan solos en casa (y que así, puedan llenar el vacío de la ausencia de sus dueños); aunque, si lo piensas bien, esto no suena muy ecoamigable. Lo cierto es que nuestros compañeros se asemejan a los humanos en muchas cosas más de las que pensamos; incluso, en el disfrute de nuestros más comunes hábitos posmodernos.



¿Sabías que si tu perro hace piruetas podría ser una señal combativa?

Un nuevo estudio sugiere que si un perro hace piruetas, podría tratarse de un método de preparación para defenderse

Cuando los perros se tiran al suelo de espaldas y comienzan a hacer piruetas, suele creerse que se trata de un lúdico ejercicio; de hecho, es casi la señal más vívida para indicarnos que buscan caricias en su abdomen. Sin embargo, un nuevo estudio y sus resultados rompen completamente con esta usual percepción colectiva.

Según un reciente análisis de la Universidad de Lethbridge en Canadá y la Universidad de Sudáfrica, la posición de pirueta de un perro, más que una actitud de juego y predisposición cariñosa, es una señal combativa. 

En el experimento se observó a perros jugando; primero un grupo de una perra que a su vez jugaba con 33 perros, y después se analizaron decenas de videos que muestran a perros en posición de espaldas en el suelo. Lo que se encontró es que, en realidad, los animales adoptaban esta postura más como una función combativa que sumisa: cada vez que los perros se situaban de esta forma lo hacían, por ejemplo, para evadir mordidas en el cuello. 

El anterior resultado es curioso pues, incluso visualmente, cuando se observa a un perro de espaldas en el suelo, suele sentirse que el canino adopta poca soltura motriz para un ataque. Lo cierto es que aunque tras siglos de domesticación creamos que entendemos a estos entrañable animales, aún queda mucho por descubrirles. 

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca