Greenpeace no es una organización de piratas; es una organización de activistas

¿Quién que conozca realmente el trabajo de Greenpeace -una organización pacifista por definición- creería las mentiras de un cuerpo militar acusándola de piratería?

¿Quién que conozca realmente el trabajo de Greenpeace -una organización pacifista por definición- creería las mentiras de un cuerpo militar acusándola de piratería? Más de 40 años de activismo en el mundo avalan las acciones de Greenpeace, cuyo único objetivo es preservar el medio ambiente. Por eso, que se pretenda acusar a esta organización de piratería, de haber causado las heridas de una activista y de mentir; que se pretenda proceder legalmente contra la organización y que se le incaute un barco tras realizar una protesta civil pacífica es indignante e inverosímil.

El sábado 15 de noviembre de 2014 una de las embarcaciones de Greenpeace, el Arctic Sunrise, ocupó el punto en el mar en Canarias, España, en el que la petrolera Repsol quería iniciar las prospecciones en búsqueda de petróleo en aguas profundas, a fin de realizar una protesta civil pacífica contra dichos planes que ponen en riesgo al ecosistema marino y condenan a la sociedad a un modelo energético basado en los combustibles fósiles y a más cambio climático.

A las 7:30 hrs, dos botes rápidos procedentes del barco de Greenpeace se pusieron en el agua para acercarse al buque plataforma de Repsol. A los pocos minutos fueron embestidos violentamente, tres veces, por los botes de la Armada española, tirando a una activista al agua, quien quedó gravemente herida en una pierna y sufrió numerosos cortes. La Armada afirmó que el corte fue con los botes propiedad de Greenpeace, pero la Armada miente… Miente porque las dos lanchas que participaron en la acción no tienen hélices; son botes con propulsión a chorro. En un intento por sostener esa mentira, la Armada fotografió y movió en redes sociales una foto del bote usado para medios de comunicación, pero ese no estaba cerca del accidente. Afortunadamente, todo quedó registrado en video.

  

En ese sentido, queremos reiterar que quien miente no es Greenpeace

¿Una activista de 21 años, de poco más de 50kg de peso, abordando sola una plataforma de prospecciones de 230m de longitud, frente a un buque de la Armada?, ¿cayéndose sola al agua, cortándose con las hélices de su zodiac? ¿Y la Armada tuvo que ir a socorrerla y salvarla? Dudo que alguna persona haya llegado a creerse esta historia. No sabemos muy bien qué pasaba por las cabezas del gabinete de comunicación de la Armada cuando decidieron sacar un comunicado con esta versión. Probablemente no contaron con que 1 hora más tarde saldrían las imágenes de lo que realmente pasó.

Y no conformes con mentir, ahora el Ministerio de Fomento de España -encargado de proponer y ejecutar las políticas de infraestructura para transporte terrestre, aéreo y marítimo- inició un procedimiento sancionador en contra del capitán del barco Arctic Sunrise de Greenpeace, Joel David Stewart, por una supuesta “infracción contra la ordenación del tráfico marítimo”, hecho tipificado como muy grave en la legislación de ese país y que puede ser sancionado con una multa de hasta 300 mil euros.

Además, la Dirección General de la Marina Mercante, que depende del Ministerio de Fomento, ha comunicado al capitán la retención del buque como medida cautelar hasta que los inculpados designen domicilio en España a efectos de notificaciones y constituyan aval o garantía suficiente por valor de 50 mil euros.

Greenpeace apelará este proceso sancionador a medida, por considerarlo totalmente desproporcionado. La organización ambientalista nunca elude la acción de la justicia, pero no aceptará una medida que considera un atropello. La organización ambientalista señala que, detrás de esta medida, se quiere esconder la también desproporcionada actuación de la Armada.

En España, en México y en todo el mundo, Greenpeace trabaja por la protección al medio ambiente, la justicia y la paz y seguirá haciéndolo a pesar de los intentos de los gobiernos por criminalizar la protesta social y de otros medios con los que intentan amedrentar su labor.  

Twitter del autor: @PrensaGPMX

 

 



¿Por qué las instalaciones de musgo son la solución a la contaminación en las ciudades?

Bajo el concepto de CityTree, estas instalaciones citadinas están cubiertas por musgo, aprisionando cierta materia como óxido nitrógeno y CO2 mientras produce cantidades significativas de oxígeno y refresca el medio ambiente.

Numerosas ciudades del mundo han tenido que adaptarse a la cada vez más creciente sobrepoblación; han tenido que desarrollar nuevas infraestructuras tanto públicos como privados para agilizar el transporte y efectivar la vivencia de millones de habitantes. Desgraciadamente no todas las ciudades cuentan con conceptos y diseños que sean capaces de ser sostenibles tanto con las necesidades humanas como con la resiliencia de la naturaleza. Frente a ello, surge una startup tecnológica llamada Green City Solutions, la cual instala fitros de aire mediante cultivos de musgo. 

Bajo el concepto de CityTree, estas instalaciones citadinas están cubiertas por musgo,  aprisionando cierta materia como óxido nitrógeno y CO2 mientras produce cantidades significativas de oxígeno y refresca el medio ambiente. Cada instalación es alrededor de 3 metros de anchoy 4 metros de alto, en donde hay plantas a lo largo de 2.19 metros de profundidad. Además, es capaz de ofrecer un beneficio ambiental de 275 árboles, absorbiendo 250 gramos de partículas al día y removiendo 240 toneladas métricas de dióxido de carbono cada año. 

De acuerdo con el cofundador de Green City Solutions, Zhengliang Wu, “los cultivos de musgo poseen mucha más área de superficie vegetal que cualquier otra planta. Esto significa que puede capturar más contaminantes.” Y gracias a que cada instalación posee sensores vía Wi-Fi, se puede medir la calidad de aire alrededor de ella: se ha comprobado su efectividad a un bajo costo –cada instalación cuesta alrededor de 25 000– para limpiar el aire. 

 

 

Este tipo de proyectos que busca la ecosustentabilidad de las ciudades proveería numerosos beneficios tanto a la salud general de la población como a la ecología de la región. Varios estudios han comprobado la toxicidad de los contaminantes derivados de los medios de transporte, la basura, entre otros. De modo que incorporar esta tecnología podría ayudar a fortalecer la infraestructura citadina, mejorar el medio ambiente y regular la temperatura de las ciudades. 

 



Vaquita, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983).

Autor: Andrea Tapia García

Vaquita (Phoecena sinus), mejor conocida como vaquita marina. Es una especie endémica del Golfo de California que actualmente se encuentra en peligro crítico de extinción con una población cercana a los 30 individuos. ¿Cómo fue que esta especie llegó a este punto?

El Golfo de California, también conocido como Mar de Cortés, es uno de los mares biológicamente mas ricos y productivos en todo el mundo. Su riqueza ecológica y alta productividad, ha hecho que las actividades económicas aumentaran constantemente a lo largo del Golfo, convirtiéndolo en una región económicamente activa y causando un crecimiento incontrolado de la población (Urban, Rojas, Guerrero, Jaramillo & Findley, 2005).

Este mar es el hogar de cerca de 43 especies de mamíferos marinos, incluida la endémica vaquita. Debido a las diversas e insostenibles actividades humanas, como lo son la pesca, turismo, contaminación y cambio climático; los mamíferos marinos de esta área han sufrido diversas amenazas, logrando disminuir sus poblaciones, en algunos casos a un nivel crítico (Arrellano, Torreblanca & Smith, 2014).

Actualmente la vaquita es el cetáceo más amenazado en todo el mundo. Siendo la causa principal son las capturas incidentales en redes de pesca (Rohr, 2016). Durante las actividades pesqueras, los mamíferos marinos son capturados y mueren. Esto es conocido como captura incidental; y representa un problema para muchas especies de cetáceos alrededor del mundo (Danemann & Ezcurra 2007).

El poner en riesgo a esta especie, nos lleva a cuestionarnos ¿Qué se hizo bien?, ¿qué fue lo que faltó?, ¿queda algo más por hacer?. A partir de estas y otras preguntas, se tratará de dar un panorama sobre el porqué esta especie se encuentra al borde de la extinción.

La vaquita (P. sinus), es el cetáceo más pequeño de todo el mundo con un tamaño cerca de los 140 cm. De acuerdo a Norris y Mc Farland (1958; citados por Urban et al. 2005), su distribución se encuentra limitada a la parte Norte del Golfo de California. Suelen estar en grupos pequeños o solitarios y se calcula una vida media de 20 años, con una reproducción de un individuo cada 2 años. Aunque la edad de madurez sexual ha sido difícil de estimar, se cree que maduran alrededor de los 5 años (Mateos, 2017; Brownell & Robert. 1983; Rohr, 2016; Urban et al. 2005).

La vaquita comparte aguas con un pez conocido como totoaba, también endémico de la región. La vejiga de este pez, al que se le atribuyen capacidades afrodisiacas y medicinales, puede venderse en Asia con un precio que llega alcanzar hasta los 60 mil dólares, consumiéndose principalmente en China (El Universal, 2017). Desde el año de 1942, la pesca furtiva y el tráfico para su vejiga han provocado una pesca incontrolada e ilegal, involucrando tanto a pescadores mexicanos como traficantes estadunidenses (Brownell & Robert. 1983).

El primer reporte registrado de vaquita en una red de pesca data del año 1961 por Norris y Prescott. La captura incidental por las flotas pesqueras en la década de 1970, estaba en el rango de decenas a cientos de vaquitas (Brownell & Robert. 1983). En el año 1975, se declaró la veda permanente para la totoaba; sin embargo, la pesca con redes de enmalle siguieron operando.

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983). Se contrató personal profesional en áreas protegidas y se desarrolló un plan de manejo (Arrellano et al. 2014). A pesar de esto, las pescas incidentales, no se detuvieron, teniendo un rango de muerte de 32 vaquitas por año (Brownell & Robert. 1983).

En 1993, el Alto Golfo de California y el Río Colorado, son decretados Reserva de la Biosfera. El gobierno especifica la protección legal de la vaquita, complementando las regulaciones de la reserva. Al observar que la población seguía disminuyendo, se realizaron estudios de población que demostraron que el área protegida no coincidía con su distribución. Además, la zona de reserva no contaba con los señalamientos adecuados para la prohibición de pesca.

La International Whale Commission (IWC) basándose en un estudio con una mortalidad de entre 39 y 84 vaquitas en 1995 (D’Agrossa et al, 2000), propuso el cierre de la pesquería de totoaba. Se necesitaba reconsiderar los permisos de pesca, realizar acciones para detener el comercio ilegal de totoaba y desarrollar un plan de protección a largo plazo para la vaquita. En dicho plan necesitaba incluirse educación y alternativas para pescadores, así como acciones de monitoreo (Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita marina [CIRVA], 2014). De no ponerse en marcha, calcularon que la población bajaría durante los siguientes 15 años a 50 individuos (Urban et al. 2005).

En la década de los 90 la gestión de áreas litorales se basaba en un modelo integrador, donde se tomaba en cuenta el desarrollo sostenible junto con la participación pública (Pérez C. 2014). Si se observa el caso de la reserva de Cabo Pulmo en Baja California, resulta evidente que para que un plan de manejo sea exitoso, debe haber una implementación de las acciones por parte del gobierno y las personas afectadas por dicho manejo (Olsen et al 1999).

En el caso del Mar de Cortés, se prohibieron las redes de enmalle, pero sin dar una solución a los pescadores. Los pescadores locales argumentaron que las nuevas redes eran insuficientes para mantenerse y que mientras no se diera una solución eficaz, seguirían utilizando redes de enmalle (CIRVA, 2014).

La CIRVA sostuvo que debido a la falta de medidas eficaces para controlar la pesca, las vaquitas habían seguido un rápido camino a la extinción y que para detenerlo se debían retirar todas las redes de enmalle. (CIRVA, 2014). Después de que Omar Vidal, director de la WWF, comentara que las redes de enmalle eran la razón por la que la población de vaquitas se encontraba encolapso, la SEMARNAT (Secretaria de Medio Ambiente y de Recursos Naturales), comenzó a trabajar en una alternativa para sustituir este tipo de redes, trabajo que hasta la fecha sigue inconcluso. (Zamarrón, 2016).

A pesar de las advertencias, el gobierno Mexicano no realizó las acciones necesarias. Inclusive la IWC afirmó que si el gobierno hubiera seguido las recomendaciones, la vaquita probablemente no se encontraría en esta situación. (CIRVA, 2014). No fue hasta el año 2012, que se realizaron los primeros esfuerzos reales para detener el comercio ilegal (CIRVA,2014). A pesar de los esfuerzos en patrullar las zonas y hacer cumplir las normas, el proceso judicial es descuidado y no se logran las condenas establecidas. Consecuentemente, el comercio ilegal no ha podido ser detenido (Méndez E. 2017). En este punto, el retirar las redes de enmalle era insuficiente, se necesitaba prohibir todo tipo de pesca en la zona (CIRVA, 2014).

Debido a los pocos avances logrados, en el año 2016 se lanzó una iniciativa, donde se buscaba considerar la pesca de totoaba como un delito grave y sin derecho a fianza, con la finalidad de cesar con las redes de pesca de manera definitiva. Actualmente esta iniciativa sigue en proceso de revisión. (Garduño J., 2017).

De acuerdo a la CIRVA en noviembre de 2016 quedaban 30 individuos. Al no poder parar la caza ilegal y al borde de la extinción, científicos han propuesto capturar especímenes y colocarlos en un corral marino. Junto con ayuda de delfines entrenados por parte la marina de EUA, se buscaría localizar los individuos para transferirlos a un estanque temporal, construido dentro de su hábitat.

Sin embargo, aunque este plan pudiera llevarse a cabo, los científicos ven poco probable que la reproducción en cautiverio, pudiera restaurar la población. Este plan de manejo, representa una última alternativa, para evitar la extinción de la vaquita, que requeriría de grandes esfuerzos de manera continua, durante décadas (Mendez E., 2017).

Este caso de pérdida de biodiversidad debido al comercio y el tráfico ilegal, la falta de comunicación entre sociedad y gobierno, y la falta de acciones por parte del gobierno Mexicano, Estadunidense y Chino; deberá tomarse como referencia para poder realizar planes de manejo completos, eficaces e integradores. Se debe ayudar a la gente a ver en una perspectiva diferente. Informarlos, entender sus problemas y entre todos buscar una solución. Sólo de esta manera, los recursos marinos podrán ser aprovechados de manera sostenible; y la conservación y el manejo de recursos, podrán ir de la mano.



Llega el barco Esperanza de Greenpeace a las costas mexicanas

Su presencia sitúa temas de agenda ambientales importantes y los proyecta de manera internacional; estará hasta el 16 de septiembre en el pacífico y será posible visitarlo.

Desde el 2002 el barco esperanza de Greenpeace es su mayor embarcación existente. Fue adecuado con trabajos especiales para convertirlo en una nave completamente verde y su año de nacimiento fue en 1984, hecho por el gobierno ruso como un barco de bomberos.

Las historias del Esperanza

Entre sus capítulos más memorables están la campaña de bosques; participó en varias acciones de protesta durante la pasada Cumbre de la Tierra de Johanesburgo; ha documentado el impacto de las flotas pesqueras en las costas africanas, y a bordo de él, Greenpeace llevó la campaña “Un año en defensa de nuestros océanos”.

La importancia de su arribo

Afortunadamente Greepeace ha sumado poder con los años. Así, ahí donde llega una de sus embarcaciones, suele haber  más presión ambiental para los gobiernos. De esta manera, internacionalmente la organización señala la agenda urgente ambiental de su ubicación.

México en este momento atraviesa un momento ecológico complicado, entre otros temas por la proliferación del fracking, la extinción de la vaquita marina, numerosos conflictos ambientales, sobre todo por la presencia de mineras, etc.

Dónde podrías topar al Esperanza

El recorrido del barco se hará en dos partes: del 19 de julio al 16 de septiembre en el océano Pacífico, donde visitará puertos de Mazatlán, Sinaloa; Puerto Vallarta, Jalisco; Manzanillo, Colima y Acapulco, Guerrero; la segunda fase sucederá en el océano Atlántico para visitar Yucatán, Campeche y Veracruz.

Para las personas que visiten el barco habrán visitas guiadas para conocer a la tripulación, mercados orgánicos, cine debate, etc.Para conocer a detalle la programación de actividades del esperanza puedes hacerlo aquí.  También en Twitter: @greenpeacemx y en Facebook: Greenpeace México.



Esta nueva campaña busca impedir que el glifosato se use en el campo mexicano

Este herbicida ha sido usado en grandes cantidades en el mundo y ahora que la OMS advierte de su peligro es urgente prohibirlo.

Hace unas semanas la Organización Mundial de la Salud catalogó al Glifosato como tóxico y cancerígeno. Este ha sido usado por Monsanto desde hace más de treinta años, y recientes estudios revelan que la gran y oscura corporación conocía de los posibles efectos. 

Greenpeace ha iniciado una campaña en muchos países para que cada gobierno impida tajantemente el uso de este herbicida. Según sus cifras, en América Latina el uso del glifosato es alarmante. En 2014, cerca de 100 millones de hectáreas y pueblos latinoamericanos fueron rociados con este producto químico. En ese año, en Argentina se utilizaron más de 200 millones de litros de glifosato. En México, por cada mil hectáreas se utilizan 3 mil 307 toneladas de plaguicidas, el glifosato uno de los más consumidos.

“Es hora de avanzar hacia la eliminación de estas sustancias que dañan el suelo y la salud, y promover modelos de agricultura ecológica que garanticen una producción de alimentos sana para la tierra, para quienes los producen y para consumidores”, señaló Sandra Laso, campañista de Comida Sana de Greenpeace México.

La organización invita a los mexicanos a sumarse a esta exigencia contra el glifosato  para que el presidente Enrique Peña Nieto decrete una prohibición de urgencia y se promuevan políticas públicas para transitar hacia una agricultura ecológica libre de agrotóxicos y transgénicos que ponen en riesgo el medio ambiente y la salud de las personas. 

Aquí la campaña.



Tras clausurar simbólicamente Los Pinos, Greenpeace logra diálogo con la presidencia de México

Angélica Simón, de esta organización, narra cómo, luego de consistentes protestas, el gobierno de Enrique Peña Nieto escuchará sus propuestas para proteger el medio ambiente

Como sabrás una serie de legislaciones, en especial la Reforma Energética, que impulsa más que nunca el uso de hidrocarburos, amenazan el medio ambiente en México. Por esta legislación y otras que se vienen, Greenpeace y ambientalistas han estado presionando para que se tomen en cuenta las opiniones de los especialistas en la elaboración de las legislaciones secundarias de algunas ya de por sí nocivas leyes para el medio ambiente.

Angélica Simón, activista y colaboradora de prensa de Greenpeace narra cómo, con perseverancia, la organización logró, luego de meses, que se tomara en cuenta su postura desde la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT). ¿Los medios que usaron? La campaña Tiempo de Héroes y las significativas protestas.

Aquí su texto: 

Hablemos de Cómo Proteger el Medio Ambiente

Tener un medio ambiente sano, un planeta más habitable, con recursos naturales suficientes y saludables para todos, es el objetivo de Greenpeace. ¿Y no es el mismo objetivo y hasta el mandato de las autoridades, de los tomadores de decisiones del país: del presidente, de los legisladores, de los gobiernos municipales y estatales y muy particularmente de instancias como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales? ¿No vamos todos hacia el mismo lado? ¿Debemos ser antagónicos cuando podríamos ser aliados?

El 23 de septiembre Greenpeace lanzó la campaña Tiempo de Héroes, un llamado a la ciudadanía a actuar en demanda de una política de gobierno y una legislación que eleve el nivel de protección de los ecosistemas.

¿Por qué en este momento? No, no es una mera ocurrencia. Los motivos de esta campaña son:

1.    Por lo que ya ocurre: los desastres ambientales y la impunidad alrededor de ellos es una realidad que está destruyendo México. Uno de los ejemplos más recientes es de la contaminación de los ríos Sonora y Bacanuchi por un derrame de tóxicos provenientes de la industria minera. Los ríos  fueron contaminados, la gente tiene afectaciones en su salud y en su economía. La minera responsable del desastre ambiental no ha sido cerrada…

2.    Por lo que no queremos que ocurra: esta es una campaña que busca prevenir. Queremos prevenir el debilitamiento de la legislación ambiental en el país; prevenir más desastres ambientales, prevenir la fragmentación de las áreas naturales protegidas; prevenir el cambio de  uso de suelo de un bosque o una selva para construir una termoeléctrica; prevenir el despojo y contaminación de las tierras que pertenecen a las comunidades… ¿Cómo? Aprovechando que se presentará un paquete de reformas legislativas vinculadas al sector hidrocarburos, en el cual tenemos la oportunidad de “incluir” candados de protección en lugar de debilitarlos para facilitar la destrucción de la naturaleza.

¿Qué hemos hecho desde Greenpeace con esta campaña para que eso suceda?

No sólo cuestionamos, también proponemos. Por eso entregamos al Ejecutivo Federal una serie de propuestas de modificaciones a diversas leyes, todas a favor del medio ambiente, y solicitamos audiencias con Enrique Peña Nieto.

Las propuestas y las demandas de audiencia fueron entregadas el 8 de octubre y el 29 del mismo mes, pero no fuimos atendidos.

A la par, hemos denunciado la destrucción de nuestros ecosistemas, que se está destruyendo México, y ante la incapacidad para resolver los problemas ambientales del país, realizamos una protesta en la que clausuramos simbólicamente la residencia oficial de Los Pinos… ¡Eureka! ¡Eureka! ¡Eureka! Después de esta acción decidieron desde Presidencia abrir un canal de diálogo con lo que podemos llamar el área experta del gobierno federal, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) para revisar las propuestas de Greenpeace y encontrar la viabilidad de las mismas.

Esa reunión tuvo lugar el viernes 21 de noviembre, entre una comisión de Greenpeace y funcionarios de SEMARNAT encabezados por el subsecretario de Planeación y Política Ambiental, Rodolfo Lacy. El acuerdo final del encuentro fue que entre el 1 y 3 de diciembre la dependencia federal responderá puntualmente a cada una de las iniciativas de Greenpeace, informando cuáles podrían ser incluidas en este proceso de elaboración de reformas legislativas que se encuentra encabezado por SEMARNAT, cuáles no y por qué.(1)  

Confiamos en que las propuestas de esta organización serán retomadas. ¿Por qué? No porque lo dice Greenpeace, no porque las acepten para evitar más protestas, no por imposición; simplemente porque tienen el mismo fin que el que las autoridades de esa dependencia y el gobierno federal deben estar buscando en concordancia con su mandato: el bienestar de los ecosistemas, el bienestar de los mexicanos.

Así que una vez iniciado este diálogo, hagamos de él algo constructivo… Hablemos, hablemos de cómo proteger el medio ambiente.    

 

(1) Comunicado de la reunión entre Greenpeace y SEMARNAThttp://www.greenpeace.org/mexico/es/Prensa1/2014/Noviembre/Inicia-dialogo-entre-Greenpeace-y-Semarnat-/

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca