Esta especie mexicana está en peligro de extinción y sólo tú puedes evitarlo

En honor del botánico mexicano Atanasio Echeverría, la planta de hojas verdeazuladas se encarga de almacenar grandes cantidades de agua

En los últimos años hemos sido testigos de la popularidad de las plantas, flores, frutas, verduras y hierbas en el hogar. Como un llamado de atención tanto al cuidado del medio ambiente como a la economía personal, esta integración de la vida urbana y rural ha marcado el estilo de vida de varias personas.

Esta popularidad de los vegetales ha creado una alta y desregulada demanda de estos productos. Las consecuencias son evidentes: la extinción de algunas de estas plantas. Un ejemplo es el de la Echeverría (también conocida como conchita, uña de señorita o uña de secretaria).

En honor del botánico mexicano Atanasio Echeverría, la planta de hojas verdeazuladas se encarga de almacenar grandes cantidades de agua. Desgraciadamente, se ha considerado en peligro de extinción a esta especie debido a su venta desregulada:

 

De acuerdo con el Jardín Botánico IBUNAM existen alternativas para reducir el riesgo de extinción de esta especie, desde el método en que se extrae de la tierra hasta en la toma de conciencia del lugar donde se compra.

 



Organizaciones advierten que la vaquita marina mexicana podría desaparecer en los próximos 4 años

Para revertir esta situación se está presionando al presidente, Enrique Peña Nieto, para que adopte las recomendaciones del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (CIRVA)

La vaquita marina, realmente llamada Phocoena sinus, es una especie de marsopa endémica del golfo de California que está a punto de desaparecer. En la actualidad sólo quedan alrededor de 100 de estos mamíferos marinos, los cuales caen en las redes de pesca, entre los camarones y los totoabas.

Organizaciones como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), Greenpeace, Defenders of Wildlife y Teyeliz están combatiendo la próxima desaparición de la vaquita marina. Para lograrlo están presionando al actual presidente, Enrique Peña Nieto, para que adopte las recomendaciones del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (CIRVA).

De acuerdo con el CIRVA, es necesario combatir la pesca ilegal de estas especies a través de la PROFEPA, la Marina y la PGR al aumentar el terreno de protección para la vaquita marina, de modo que se está solicitando el apoyo de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres de Estados Unidos y China para detener el tráfico ilegal de la vaquita marina.

Es importante lograr un equilibrio de las especies marítimas de modo que logremos equilibrar, de manera sustentable, el medio ambiente, aquel donde no sólo vivimos, sino también existimos. La extinción de especies es un problema que, una vez sucedido, altera toda la cadena alimenticia y simplemente no hay vuelta atrás. Cuidemos el hogar que nos brinda cobijo.

Ayuda presionando al presidente Enrique Peña Nieto para que salve a esta especie.

Fotografía principal: Expoknews

 



7 animales regresados a la naturaleza del punto de extinción

Estos siete animales estuvieron a nada de desparaecer de la faz del planeta, pero gracias a esfuerzos de conservación fueron devueltos a la vida.

En los últimos 50 años se extinguieron estas 17 especies. Pero además, según la ciencia, la Tierra está experimentando una de las peores extinciones en masa en la historia. La llamada Sexta Extinción, o extinción Holoceno dice que de las 47,677 especies contadas por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza, 17, 291 de ellas están en vías de extinción.

Sin embargo, más allá de los números rojos, hay algunas historias alentadoras. Varios animales han visto a la extinción a los ojos y cambiado las cosas. Esta es la lista de ocho animales que han regresado del precipicio.

1. El águila calva

eagle_4

Aunque es difícil creerlo, los norteamericanos casi dejan que su ave nacional se extinga. En 1967 fueron declaradas en extinción debido al uso del pesticida DDT; pero finalmente, en 1972 se prohibió el DT y la población de águilas volvió a la vida. En 1995 el águila calva fue oficialmente retirada de la lista de especies en peligro de extinción.

 

2. Turón patinegro americano

ferret_3

Esta es una especie que literalmente regresó de la extinción. Los turones patinegros fueron declarados extintos en 1979, afortunadamente, sin embargo, se descubrió que la declaración fue prematura cuando una pequeña población de turones fue encontrada viva en Wyoming. A partir de entonces se inauguró un programa de reproducción en cautiverio que comenzó con 18 individuos y al día de hoy hay más de 1,200 en libertad.

 

3. Rinoceronte blanco del Sur

white_rhino

La de ellos es una de las grandes historias alentadoras de conservación animal. A finales del siglo XIX sólo quedaban alrededor de 100 individuos, pero después de más de un siglo de protección contra cazadores, la población consta de más de 20,000, principalmente en África. El esfuerzo ofrece esperanza para las otras especies de rinocerontes en peligro (aunque todas, por desgracia, estén a punto de la extinción).

 

4. Cóndor de California

condor_1

El cóndor de California es el ave de tierra más grande de Norteamérica y se extinguió de la naturaleza en 1987, cuando los últimos 22 individuos fueron capturados por razones de conservación. Un programa de reproducción en cautiverio, liderado por el San Diego Wild Animal Park y el Zoológico de Los Ángeles logró multiplicarlos y ahora tienen 350 pájaros en cautiverio y varios otros que han liberado en los cielos de Arizona, Baja California y México.

 

5. Ballena jorobada

humpback_0

Como casi todas las especies de misticetos (o cetáceos barbados), las jorobadas fueron cazadas ferozmente para usos comerciales antes de la década de 1980. Se estima que su población se redujo al dos por ciento de sus números originales. Gracias a la prohibición internacional de caza de ballenas, los números han rebotado bastante rápido. Hoy en día la población de ballenas jorobadas es de alrededor de 80,000.

 

6. Caballo de Prezewalski

przewalskis

A diferencia de los otros llamados “caballos salvajes”, el Prezewalski es único y nunca ha sido domesticado. Representa, entonces, uno del únicos caballos salvajes reales de la historia. Trágicamente, después de disminuir constantemente por décadas, el raro animal fue declarado extinto en libertad después de que nadie lo vio desde 1960. Se inició un programa de reproducción en cautiverio con los 14 individuos en existencia y, sorprendentemente, ahora hay alrededor de 1,500 animales en zoológicos e instituciones de reproducción, y se han liberado a 400 caballos en paramos de Mongolia y China.

 

7. Bisonte americano

bison_1

Alguna vez, el bisonte americano cubrió el paisaje norteamericano, ya que corría en estampidas enormes desde Alaska hasta México. Pero gracias a la caza comercial y las enfermedades bobinas, su número se redujo casi al punto de la extinción. Esfuerzos modernos de conservación están ayudando a regresar a esta icónica bestia de vuelta a la vida salvaje.



El humano se ha especializado en extinguir animales, estas son las cifras

Antes de la presencia del humano, las especies desaparecidas de la Tierra era sólo 0.1. En la actualidad, el “índice de muerte” de las especies extintas por año, resultó entre 100 y 1 000.

De acuerdo con un reciente estudio, las especies de plantas y animales están extinguiéndose al menos 1 000 veces más rápido que en tiempos anteriores al humano. Además, el mundo está al borde de una sexta extinción significativa. 

Antes de la presencia del humano, las especies desaparecidas de la Tierra era sólo 0.1. En la actualidad, el “índice de muerte” de las especies extintas por año, resultó entre 100 y 1 000. 

El biólogo Stuart Primm, encargado de la investigación en la Universidad Duke, también explica que las tortugas secas están a punto de extinguirse: “Eso dependerá de nuestras acciones.”

La extinción de una especie es el resultado de una combinación de factores, aunque el principal es la pérdida significativa del hábitat. Es decir que tanto animales como plantas no encuentran ya un lugar 100 por ciento natural para establecerse. Esto empeora con el constante cambio climático, la pesca excesiva y el desplazamiento de especies nativas por especies invasoras. 

Por ejemplo, el tiburón de punta blanca solía ser uno de los depredadores más abundantes sobre la Tierra; sin embargo, actualmente es raro verlos después de una caza constante. Boris Worm, un biólogo marino de la Universidad Dalhousie, comenta: “Si no hacemos algo, esto tendrá el mismo fin que el de los dinosaurios.”

La Tierra ha sufrido cinco veces lo que se le llama “extinciones en masa”, es decir la desaparición de la mayor parte de los seres vivos, asociada usualmente con caídas de meteoritos. Hace alrededor 66 millones de años, una de esas extinciones acabó con la vida de los dinosaurios y de otras tres especies. Otra, hace 252 millones de años, provocó la fulminación del 90 por ciento de las especies del mundo. 

No obstante, los investigadores mantienen la esperanza. Explican que el uso de los teléfonos inteligentes y de algunas aplicaciones, puede promover la toma de conciencia acerca de esa problemática. Una vez que las personas regulares se muestren comprometidas, las especies pueden salvarse. 



La Armada Naval admite que sus entrenamientos matarán a miles de ballenas y delfines

Por si el mundo de los cetáceos necesitara una amenaza más a su libertad y bienestar, por los próximos cinco años la armada naval de E.U. conducirá una serie de ejercicios de entrenamiento en aguas costeras a lo largo del país; y aunque estos sean sólo “juegos de guerra” para mejorar el desempeño militar, las […]

Por si el mundo de los cetáceos necesitara una amenaza más a su libertad y bienestar, por los próximos cinco años la armada naval de E.U. conducirá una serie de ejercicios de entrenamiento en aguas costeras a lo largo del país; y aunque estos sean sólo “juegos de guerra” para mejorar el desempeño militar, las casualidades proyectadas son abrumadoramente altas.

El Navy Times reporta  que el entrenamiento dejará municiones en las aguas de la Costa Este, California Sur, Hawaii y el Golfo de México. Se estima que durante el periodo de 2014 a 2019 un impacto significativo tendrá lugar en la vida marina, principalmente por el uso de explosivos ultramarinos y sonar.

El reporte apunta lo siguiente:

Los modelos de computadora muestran que el entrenamiento dejará un saldo de 186 ballenas y delfines muertos en la Costa Este y 155 en Hawaii y California Sur.

En las aguas de la Costa Este podría haber 11,226 serias lesiones y 1.89 millones de lesiones menores tales como la pérdida de audición. El entrenamiento podría causar que los mamíferos marinos cambien su comportamiento –así como nadar en distinta dirección—en 20 millones de instancias.

Por más que la Armada defienda este entrenamiento como “la única manera en que los marineros pueden desarrollar habilidades que necesitan para asegurar que las tecnologías pueden ser operadas efectivamente”, ninguna práctica humana debería ser en detrimento de los océanos, ni ser cruel con la vida, ni participar en la eventual extinción de alguna especie. Como si las actividades bélicas fueran más importantes que la salud marina. Algo debe hacerse al respecto para evitar esto. Quizá aún estemos a tiempo.

bombed-whale.jpg.492x0_q85_crop-smart

[TreeHugger]



Escultura hiperrealista de una ballena encallada conmueve a los transeúntes de Londres

El colectivo Captain Boomer crea una ballena falsa de diecisiete metros para generar conciencia ecológica.

lo-whale01

La conciencia ecológica es muy difícil de transmitir. El síndrome moderno de frivolizar la información importante tiene que ver con esto. Recibimos tanto de todas partes que ya nada (o muy pocas cosas) llegan a conmovernos, y en consecuencia no hacemos mucho para mejorar las condiciones ambientales del mundo. Percatados de esto, el colectivo belga de arte Captain Boomer decidió llevar una ballena de plexiglás de diecisiete metros a los bancos del río Támesis, en Londres.

Wal02
Hay pocas cosas más tristes que una ballena encallada. Y esa tristeza normalmente va acompañada de un sentimiento de culpa por la raza humana en general. Es la contaminación y el tráfico de barcos lo que normalmente lleva a una ballena a encallar. Para generar aún más realismo, la instalación, que abrió un día antes de la inauguración del Festival Internacional de arte de Greenwich y Docklands, estuvo acompañada por actores que se hicieron pasar por científicos que recorrían el cadáver y llevaban a cabo una “investigación”.

1682466-slide-1683289-slide-slide-7-beached-whale-is-actually-a-hyper-realistic-installation
De acuerdo con los artistas, “el arquetipo psicológico de un pescado gigante muerto conmueve a todos por igual. Moviliza y mueve a la comunidad local. Las personas se comunican entre ellas, especulan, se preguntan cosas. El cachalote les gusta a todos sin importar sus antecedentes sociales o culturales”.

En el lugar estuvieron presentes algunos biólogos marinos para responder a las preguntas de la gente, que estaba realmente preocupada por hacer algo al respecto (no es fácil ignorar una tristeza tan grande frente a ti). Les informaron por qué encallan los cachalotes y qué se puede hacer en el caso de encontrarse con uno.

[Co. Exist]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca