Del afrodisíaco a la preservación: ciudadanos mexicanos comienzan a proteger a las tortugas

Habitantes de las playas mexicanas en la península de Baja California han protegido hasta 19 mil nidos en los últimos años

En el Golfo de California, en México, viven cinco de las siete especies de tortugas marinas que hay en el mundo. De estas, al menos tres depositan sus huevos en las playas californianas. La tortuga marina, en sus distintas especies, es uno de los ejemplares en peligro de extinción y  su subsistencia depende intensamente de que los huevecillos logren incubarse y sobrevivir, para que así prosiga su reproducción.

Una de las grandes amenazas para la tortuga marina es que las temperaturas están aumentando. En las playas de Baja California Sur se han reportado hasta 37º, lo que ha afectado el nacimiento de las tortugas, como un fenómeno causado por el cambio climático. También las costumbres y hábitos de los habitantes de las playas son determinantes; en México, por ejemplo, es usual (y más hace unas décadas, pues desde 1990 está prohibido el consumo y comercialización de cualquier producto de tortuga) el consumo de su carne preparada como birria o como carne asada. Cambiar la mentalidad de la población es un tema complejo y son ellos quienes más pudieran cuidarlas (lo que, de algún modo, ya está sucediendo). 

Algunas organizaciones sociales como WWF han implementado programas de conservación de las tortugas a los que se han unido muchos habitantes que, paulatinamente, van adecuándose a  una nueva forma de ver y cuidar a la tortuga. Según un reporte de El País, los habitantes del Golfo de California han logrado vigilar hasta 150km de litorales, que se traducen en el cuidado de hasta 19 mil nidos y han liberado más de 1.5 millones de crías al mar. 

Como un ejemplo Noé Araiza, padre de familia y habitante de la playa, está encargado de vigilar hasta 19km que resguardan unos 35o nidos; cuidar a las tortugas se ha vuelto parte de su vida como un ingrediente más, como un afortunado cambio de mentalidad que contagia a otros de sus vecinos.



El sorprendente vuelo de una ballena jorobada jugando en el mar

En el video se vislumbra una ballena adulta de aproximadamente 40 toneladas que va saltando sobre el agua, hasta en una ocasión que su salto parecía un vuelo onírico.

Es difícil asimilar a grandes y feroces animales buscando momentos de diversión; sin embargo, el mundo animal está cargado de sabiduría, perfección y alegría. Un ejemplo de ello es el video que el marinero Craig Crapehart que grabó y publicó al ver cómo un par de ballenas jorobadas saltaban y se divertían en el mar. 

En el video se vislumbra una ballena adulta de aproximadamente 40 toneladas que va saltando sobre el agua, hasta en una ocasión que su salto parecía un vuelo onírico. Capehart escribió en la plataforma de videos YouTube: “Un evento muy raro, de hecho. Parece que nunca antes se ha hecho una grabación de una ballena jorobada adulta saltando completament fuera del agua”. Estas ballenas habitan en el mar de Mbotyi en Pondoland, Provincia del Cabo Oriental , Sudáfrica –antes Transkei–. 
Te compartimos el video del épico momento: 
 


Importancia de una cultura ambiental para el desarrollo de obras marítimas y de protección costera

En la zona costera y marítima también se construyen obras tales como puertos marítimos y obras de protección costera; sin embargo, esta zona es muy dinámica, y por tanto los impactos generados suelen ser en gran medida negativos.

Autor: Ricardo Moreno

Cualquier obra de infraestructura que el ser humano construye para su beneficio genera un impacto sobre el medio ambiente, sin embargo este impacto no siempre resulta ser positivo. En la zona costera y marítima también se construyen obras tales como puertos marítimos y obras de protección costera; sin embargo, esta zona es muy dinámica, y por tanto los impactos generados suelen ser en gran medida negativos, pues muchas veces lejos de dar solución a los problemas que se quieren resolver, al modificarse los procesos naturales que allí acontecen, se afectan de manera negativa los ecosistemas costeros perjudicando el ecosistema costero entero.

A pesar de que las obras costeras y portuarias tengan un óptimo diseño ingenieril, en algunos casos no siempre funcionan como fueron previstas, y esto se debe principalmente al mal enfoque que se les da, pues en su mayoría se diseñan y planean considerando solo la parte ingenieril, sin tomar en cuenta que el sistema costero es un sistema complejo en el cual intervienen también factores oceanográficos, ambientales, sociales, culturales, políticos y económicos.

En este ensayo se mencionan algunos de los principales problemas a los que se enfrentan los ingenieros para desarrollar proyectos marítimos y costeros, y a su vez los problemas ambientales que este tipo de obras conlleva. Se recalca también la importancia en que aquellos que desarrollan o están involucrados en este tipo de proyectos tengan una cultura ambiental en su formación para que de esta esta manera se basen en una gestión integral de zonas costeras y así tener un desarrollo de infraestructura costera más amigable con los sistemas costeros y marítimos.

Las obras marítimas como puertos, muelles, infraestructura pesquera, se utilizan como detonante económico ya sea a escala local, regional o nacional. Además, las obras de protección costera se utilizan generalmente para proteger las zonas de maniobras y obras interiores de los puertos, para evitar la erosión costera, contra inundaciones costeras, proteger contra aumento del nivel del mar, evitar el azolve de bocas de lagunas, encauzar corrientes costeras, interrupción del transporte litoral, ganancia de terrenos al mar y para proteger zonas de maniobras en el interior de un puerto por mencionar algunos. Para cualquiera de este tipo de obras es importante entender que la zona costera es un sistema natural único donde coinciden tres sistemas ambientales, la tierra, el agua y el aire, por lo que se dice que son sistemas muy complejos y dinámicos ya que intervienen gran cantidad de procesos (Carter, 1991 y Martínez, 2009).

Desafortunadamente no siempre se tiene presente la complejidad de los sistemas costeros, pues muchas veces la solución no es integral ya que comúnmente la alternativa propuesta considera solo la parte técnica, y solo de manera muy superficial los demás factores como el medio ambiente, la sociedad, la política, la cultura, los cuales también son importantes. La formación de recursos en este ámbito es una respuesta posible para atender la problemática. En México, la formación de recursos se da frecuentemente de manera disciplinaria. Por ejemplo, los ingenieros para diseñar obras no se les enseña adecuadamente la relevancia del medio ambiente y las consecuencias de modificarlo, por lo que no están conscientes de la verdadera problemática que trae consigo este tipo de obras.

En México, las personas que se preparan para ser ingenieros civiles llevan sólo de manera superficial el tema ambiental dentro de las obras de infraestructura. Existe desde mi parecer, un menosprecio por los posibles impactos y las consecuencias generadas que conlleva toda obra de infraestructura portuaria y costera. Por eso es importante generar una cultura ambiental dentro de la formación de las diferentes disciplinas que tienen relación con el desarrollo costero pues de esta manera podremos dar soluciones más integrales a los proyectos de infraestructura costera y portuaria.

Otro factor importante que influye en el buen planteamiento de los proyectos de obras marítimas y costeras es la información que se utiliza. Son varias las razones por las cuales la información utilizada para llevar a cabo los proyectos no siempre es la más adecuada. Por un lado, el tiempo para llevar a cabo los estudios es crucial, pues para este tipo de proyectos que involucran la zona costera se recomienda hacer campañas de medición por periodos largos y en varias temporadas, para poder tener datos objetivos y cuantitativos, sin embargo muchas veces estas campañas no se llevan a cabo como deberían, ya sea por falta de recursos o por falta de tiempo, lo cual incide de manera significativa en los estudios que son base para los proyectos. Por otra parte la carencia de información y bases de datos útiles para soportar los resultados también es muy escasa en nuestro país. En resumen, los estudios de impacto ambiental no se hacen como deberían y obviamente los resultados a largo plazo no son los esperados.

Las consecuencias de no llevar a cabo un buen proyecto de obras marítimas y costeras se ve reflejado en gran medida en el medio ambiente, ya que la construcción de este tipo de obras puede alterar los procesos naturales de transporte litoral, se generan cambios de salinidad de las aguas estuarinas, se incrementa la contaminación y en general se afectan las características de los ecosistemas naturales. Estos impactos, sumados a los de orige natural como son, tsunamis, ciclones, lluvia y los efectos del cambio climático, son una amenaza ya que pueden incrementar la vulnerabilidad de las poblaciones, biodiversidad, infraestructura, actividades económicas, y servicios públicos cercanos (Vergara, 2007).

Pero no basta con dar una solución integral a las problemáticas que enfrenta la zona costera, pues aunque exista tal solución, no siempre se lleva a cabo por diferentes razones. Una de ellas es debido a lo que se explica en la tragedia de los comunes de Hardin (1968), pues muchas veces los intereses personales de aquellos que quieren llevar cabo este tipo de proyectos son para obtener un beneficio propio lejos del bien común, por lo que poco les importa los daños ocasionados al medio ambiente o a las personas locales, las cuales lamentablemente no siempre resultan beneficiadas por este tipo de proyectos. De aquí la importancia de que aquellos involucrados en el desarrollo de este tipo de obras tengan una cultura ambiental que les permita dar la una solución integral para este tipo de proyectos.

Todo lo anterior nos hace pensar que es mejor no construir obras en la zona costera a menos que se haga un exhaustivo análisis, lo cual pareciera que es pedir mucho. Sin embargo, fundamentando los proyectos por medio de diversos estudios interdisciplinarios y basados en una gestión integral de zonas costeras como la expuesta por Pérez-Careiyo et al. (2016) o considerando manuales de manejo costero como los de Olsen et al. (1999) o Heileman (2006) lo cual permita prever los impactos positivos y negativos de este tipo de obras, es posible llevar a cabo proyectos amigables con el medio ambiente. Nuestra sociedad necesita de este tipo de obras para el progreso, siempre y cuando se respete el medio ambiente, ya que de seguir como hasta ahora, no tardaremos en acabar con nuestro planeta en menos tiempo del que se espera.



Las tortugas solían no tener caparazón, estudio revela

El actual caparazón de las tortugas es una estructura compleja, que comenzó a formarse hace unos 260,000,000 de años, durante el período Pérmico.

La característica física más llamativa de una tortuga es su caparazón, una estructura ósea que la protege de amenazas y posibles depredadores, pero, este escudo guarda grandes secretos y curiosidades de la misma naturaleza.

Por ejemplo, las primeras tortugas en la Tierra no tenían caparazón, ya que el ejemplar fósil más antiguo de esta especie, conocido como Odontochelys semitestacea, tenía en su lugar una base plana que le protegía únicamente el estómago.

El actual caparazón de las tortugas es una estructura compleja, que comenzó a formarse hace unos 260,000,000 de años, durante el período Pérmico. Popularmente se cree que el caparazón es una única pieza ósea, sin embargo, en realidad está conformado por 50 huesos aproximadamente, incluso, es el único animal con este tipo de escudo, otras especies llegan a tener protecciones hechas con escamas.

A diferencia de los mamíferos y los lagartos, las tortugas tienen incorporadas las costillas a su concha protectora. En otras especies, las costillas son esenciales para ventilar los pulmones, pero las tortugas evolucionaron para poder respirar a través de una serie de músculos en su cuerpo.

En 2013 la Universidad de Yale en Estados Unidos, encontró los restos de una tortuga en Sudáfrica que podría ser la primera en contar con caparazón. Este fósil tiene aproximadamente 40,000,000 de años y su complexión es la más parecida a las tortugas actuales, debido a que cuenta con nueve costillas y músculos intercostales para poder respirar, aunque también presenta diferencias, como espinas en sus vertebras.

Ahora bien, no todos los caparazones de las tortugas modernas son rígidos y duros, la tortuga laúd, por ejemplo, tiene uno liso y suave, por lo que es conocida en algunas regiones del planeta como “espalda de cuero”. Esta tortuga marina tiene una capa osteodérmica, es decir, una protección conformada por huesos y piel. Solamente durante las primeras semanas de vida la tortuga laúd presenta escamas, posteriormente adopta su actual caparazón de tonalidades oscuras con manchas blancas.

La mayoría de las tortugas, especialmente las marinas, se encuentran en riesgo de extinción, por lo que apoyar a su conservación es fundamental. Recuerda que si visitas alguna playa de anidación en los próximos meses debes seguir las indicaciones de los guías para que las crías puedan sobrevivir, ya que al ser recién nacidas su caparazón aún no se encuentra fuerte.

 

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



Esta campaña exige salvar a las tortugas de Akumal

El nado de tortuga, aunque suena muy atractivo, en realidad daña a esta especie.

Foto: excursionesenrivieramaya.es

En los últimos años la campañas digitales han conseguido unir a muchas personas en causas que, de no ser por el internet, quizá desconocerían. Afortunadamente el tema ambiental y animalista genera mucha empatía en internet. Son cada vez más recurrentes los logros sociales: como el agua de los mantos acuíferos que ciudadanos mexicanos consiguieron defender de la avaricia de las corporaciones.

Sobre las preciosas tortugas de la bahía de Akumal, en el municipio de Tulum en la Riviera Maya, recientemente se declaró su hogar como refugio de la tortuga marina. Esta tipificación, sin embargo, no ha servido como una verdadera protección para la tortuga por las empresas que hacen paseos de nado esta especie poniéndolas en riesgo. Las tortugas por esta práctica presentan malformaciones, tumores y papiloma.

Las empresas que han continuado con esta práctica, a pesar de que desde el 30 de mayo de 2015 vencieron los permisos expedidos por la Dirección General de Vida Silvestre “DGVS” (Oficio No. SGPA/DGVS/03347/15 del 30 MAR, 2015) son: Cancun Adventures, Aventuras Mayas y Ocean Tours.

Una petición en change.org ha conseguido en poco tiempo más de 6 mil firmas para que la PROFEPA sancione y ponga un alto a estas prácticas que hoy se realizan ilegalmente. Recientemente una noticia ha alegrado a los defensores de las tortugas cuando se anunció que las tortugas verdes han dejado de estar en la lista de peligro de extinción en México y Estados Unidos.

Ahora las tortugas del sur de México merecen también su protección.

Si te suena, únete a la petición acá.



El gobierno mexicano está deteniendo el Acuerdo de Refugio para la Tortuga Caguama: alertan ONG´s

Sin explicación, el gobierno de Baja California y la Conapesca, han detenido un acuerdo para proteger a la tortuga.

Los tratados de comercio entre los países han hecho que los miembros deban cumplir algunos requisitos mínimos. Algunos de estos criterios, aunque sabemos que en la lógica del libre comercio no es prioritario, es el tema ambiental. 

Hace unos meses el gobierno de Estados Unidos advirtió a México de la urgencia de medidas para equiparar la manera en que se llevan a cabo la pesca en E.U. y la abrupta necesidad de la  protección de las tortugas caguama o amarilla (Caretta caretta) del Pacífico norte,  debido a su alta mortandad por la pesca incidental. 

Entre las medidas que el gobierno mexicano adoptaría está el acuerdo por el que se establece el área de refugio para la tortuga amarilla (Caretta caretta) en el Golfo de Ulloa, en Baja California Sur, promovido por la Semarnat. Sin embargo, organizaciones sociales como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental  y Defenders of Wildlife han denunciado que la Conapesca y el gobierno de Baja California Sur han detenido, inexplicablemente, la publicación del acuerdo para la protección la tortuga en el Diario Oficial de la Federación; lo que además, podría significar un embargo pesquero para los habitantes de la zona, lo que desembocaría en un conflicto social y ambiental, por la pesca ilegal. 

Cabe apuntar que la tortuga amarilla está en peligro de extinción. Las organizaciones sociales exhortan a la Semarnat a que la proteja como es su responsabilidad legal, aún si la Conapesca está incumpliendo su responsabilidad, con la protección de la tortuga. 

Las organizaciones señalan este capítulo donde las distintas autoridades mexicanas actúan sin una política sincronizada de cuidado a la naturaleza; como si las especies amenazadas debieran esperar a que los políticos logren ponerse de acuerdo en hacer su trabajo.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca