Cómo hacer un radiador casero y económico para calentar tu hogar

La fuente de calor provendrá de la vela; el calor se dirigirá hacia el exterior a través de las diferentes capas de cerámica

El frío ya está tocando la puerta de los hogares y, desgraciadamente, no en todos ellos se puede costear un radiador, de modo que, con base en actividades físicas y varias capas de cobijas, se puede generar un poco de calor corporal. No obstante, nunca es suficiente a la hora, por ejemplo, de salir de la regadera, por lo que te compartimos cómo hacer un radiador casero y económico vía el Murodelavoz:

radiador_casero2

 

Materiales: tres macetas (una de 4”, 2” y 1 ½”), dos arandelas grandes de 1 ½” x ¼”, tres de 1” x ¼” y ocho de ¾” x ¼”, siete tuercas de ¼”, un tornillo de 3” x ¼” y una vela.

La fuente de calor provendrá de la vela; el calor se dirigirá hacia el exterior a través de las diferentes capas de cerámica.

radiador_casero3

 

Instrucciones:

 

radiador_casero4

 

radiador_casero5

radiador_casero8

radiador_casero6

radiador_casero7

 



El hielo del Ártico está más vulnerable de lo que creíamos

El problema del flujo de las aguas deshieladas es que desprotegen la zona polar de los océanos más cálidos, provocando fracturas y derretimiento de la mayoría de los glaciares.

En los últimos años ha surgido la preocupación ante el deshielo de los polos debido al calentamiento global. Poco a poco se ha tratado de investigar a profundidad las causas, consecuencias y medidas de prevención para enfrentar esta crisis global. Un ejemplo de ello es la investigación realizada por The Earth Institute de Columbia University, desde el siglo XX, en la cual se surgiere que la Antártica es más vulnerable ante los próximos aumentos de temperatura de lo que se solía creer. 

Para llegar a esa conclusión, los científicos grabaron los canales de agua deshielada para tratar de encontrar la distancia que recorrían y el tiempo que hacían para llegar a los océanos. Los resultados no fueron gratos. En palabras de Jonathan Kingslake, glaciólogo y miembro de la investigación, “Esto no es el futuro. Se está expandiendo ahora mismo y ha sido así en las últimas décadas.” 

Anteriormente se creía que el agua deshielada se quedaba en la zona; sin embargo la investigación demostró que estas aguas se mueven a lo largo de la superficie de la Antártica recorriendo grandes áreas. En total, hay 700 canales y lagunillas que recorren desde 121 km hasta 604 km a 1 300 metros sobre el nivel del mar. Suponen sitios en donde se pensó que era imposible el flujo acuífero y que, pese a la lógica física, pueden llegar a formar cascadas; como la que se encuentra en Nansen Ice Shelf, con una altura de 122 metros. 

Estas aguas deshieladas usualmente se congela de nuevo en invierno, sin embargo en los últimos años se ha vivido una pérdida considerable de hielo debido al calentamiento global. Esto quiere decir que hay ahora más agua deshielada de la que se vuelve congelar, y conforme las temperaturas aumenten, continuará el mismo curso de deshielo ocasionando numerosas crisis en el planeta. 

 

El problema del flujo de las aguas deshieladas es que desprotegen la zona polar de los océanos más cálidos, provocando fracturas y derretimiento de la mayoría de los glaciares. En otras palabras, estas aguas deshieladas dejan expuestos y en vulnerabilidad a los polos; como muestran las zonas rojas de la imagen a continuación:

 Más en Ecoosfera: 

¿Qué está pasando en el Ártico? Conoce la campaña para proteger esta zona de las voraces petroleas

Un albúm lleno de recuerdos: el mundo Ártico que pronto dejará de ser (FOTOS)

Victoria ciudadana: Shell se va del Ártico indefinidamente



Correr una hora prolonga la vida siete horas, estudio

Según un nuevo estudio realizado por el profesor de kinesiología en la Iowa State University, Duck-chul Lee, correr durante una hora prolonga la esperanza de vida incluso siete horas.

Salir a correr es una de las actividades físicas con mayor número de beneficios tanto corporales como psicoemocionales: incrementa los niveles de endorfinas y serotonina, brindando mayor estabilidad en cada uno de los sistemas corporales y en la salud psicológica de la persona que lo practica; ayuda a la digestión, y por tanto a absorber con mayor facilidad los nutrientes de los alimentos y a desechar todas las toxinas que se encuentran en el cuerpo; entre otros. Según un nuevo estudio realizado por el profesor de kinesiología en la Iowa State University, Duck-chul Lee, correr durante una hora prolonga la esperanza de vida incluso siete horas y previene tanto enfermedades como muerte prematura. 

Para llegar a esta conclusión tan específica, Dr. Lee realizó un análisis en el que comparaba la esperanza de vida entre no corredores y corredores, encontrando que los últimos tendían a vivir tres años más que los primeros –aún si corren lento o esporádico y fuman, beben o tienen sobrepeso–. Lee retomó un estudio elaborado hace aproximadamente tres años en el que se indicaba que correr diario durante cinco minutos se correlacionaba con la prolongación de vida. De modo que para analizar la relación necesitaba primero que nada establecer los factores de mortalidad y ejercicio, y luego recolectar la información de los voluntarios a una grande escala. 

Conforme se fue realizando el análisis, Lee encontró que una persona corredora –frecuente o no– disminuía el riesgo de una muerte prematura hasta un 40 por ciento, controlando factores como el tabaco, bebidas alcohólicas, problemas de salud como hipertensión u obesidad, de ataques cardíacos en un 25 por ciento y de muertes en un 16 por ciento. Y no sólo eso: los investigadores calcularon que correr regresaba estadísticamente más tiempo en la vida de las personas que la que les hacía consumir. Estimaron que un corredor típico pasa menos de seis meses en correr dos veces a la semana durante 40 años, y poseía un incremento en la esperanza de vida de 3.2 años; es decir que una hora de correr alarga la esperanza de vida siete horas. 

Dr. Lee agrega en su estudio que estas adiciones “no son infinitas”; correr no vuelve inmortal a las personas pero reduce los efectos de la vejez y mejora la calidad de vida. 

 



Te decimos cómo mantener el calor corporal con tus propias manos

En caso de que desees ahorrarte el uso de electrodomésticos para mantenerte en calor, estas son algunas alternativas

El frío en esta temporada, además de convertirnos en víctimas de varias capas de ropa, puede llegar a inmovilizarnos e inclusive alejarnos de los brazos de Morfeo, por lo que buscamos cobijo cálido a través de la calefacción en el coche o en las recámaras e incluso, en caso de tener la oportunidad, usamos la chimenea.

Sin embargo, estas alternativas requieren de energía eléctrica que no sólo sube los costos de la cuenta sino que también genera más contaminación en el medio ambiente. Esto trae como consecuencia afectaciones en varios ecosistemas alrededor del mundo…

Por ello, en caso de que desees ahorrarte el uso de electrodomésticos para mantenerte en calor, estas son algunas alternativas:

Al levantarte, dale un masaje a tu rostro a fin de estimular la microcirculación y darle un efecto calorífico. Basta con frotarte las manos, calentarlas y masajear las aletas de la nariz, las orejas, la frente, la barbilla y las mejillas.

Cubre tu cabeza para evitar que el calor corporal se escape.

Masajea los pies y las manos durante el día, aun con guantes, calcetines o medias puestos. Esto ayudará a reactivar la energía, mejorando la circulación y aliviando las tensiones.

Frota las palmas de las manos una contra la otra.

Mantén tanto el vientre como los riñones calientes a través de la ropa, brebajes calientes y respiraciones profundas (inflando el estómago a la hora de inhalar y desinflándolo a la hora de exhalar).



8 maneras económicas y fáciles de mantener el calor de tu casa en un día helado

Todos estos consejos son realmente obvios, ecológicos y muy efectivos.

1. Clausura las habitaciones que no uses.

Mantener las puertas cerradas no solo previene que aire frío se mueva al resto de la casa, ayudará a contener el calor que has generado.

2. Programa los ventiladores de techo para que roten conforme las manecillas del reloj.

Lo sepas o no, tu ventilador de techo debe ser cambiado cada temporada. En invierno, si los programas para que vayan en sentido de las manecillas del reloj a una velocidad baja, puedes hacer que el aire caliente baje hacia ti.

photo+1

3. Cambia tus sábanas.

Cambia algodón por franela y despreocúpate del costo de cobijas extra.

medallion-area-rugs-3

4. Añade capas a tu piso.

Los tapetes fueron inventados por una razón muy práctica: mantener tus pisos tibios. EL 10% del calor pedido se escapa por el piso si no está aislado. Así, las alfombras o tapetes son esenciales en lugares fríos.

5. Apaga el ventilador de tu baño.

Si tienes un ventilador en el baño, asegúrate de desconectarlo (también el de tu cocina). Estos ventiladores jalan el aire caliente que sube a los techos de tu casa y los absorbe.

article-2233731-0B67865900000578-694_468x286

6. Botellas de agua caliente.

Esta técnica es ancestral y es maravillosa. Las botellas de agua caliente o bolsas de arroz o de frijoles calentadas en el microondas funcionan para calentar tu cama, por ejemplo, o a ti mismo.

7. Reacomoda tus muebles.

Sentarte junto a la ventana puede causar pérdida de calor de tu cuerpo al cristal y hacerte pasar frío. Para evitar esto, asegúrate que tus muebles no den a una ventana o hacia una pared que de hacia el exterior. También evita colocar muebles grandes frente a un radiador (sillones o camas) ya que absorberán todo el calor.

8. Preocúpate de la persona, no de la casa.

A las casas no les importa pasar frío. El que importa eres tú. Lo mejor es usar sombreros, suéteres calientes, calcetines de lana y cuellos de tortuga. EL té es imprescindible para calentar el cuerpo y darte una sensación de comodidad y bienestar. Si, lo haces bien, esto podría ahorrarte mucho dinero en electricidad y evitarás dañar más al ambiente del planeta.



8 métodos simples y realistas para vivir de manera ecológica

Esta es una serie de tips que cualquiera puede implementar en su vida diaria sin mucho trabajo y en cualquier momento.

Estos son algunos consejos realistas y viables para llevar una vida más ecológica, sencilla y saludable. Aunque algunos dependan del tipo de clima en el que vivas, todos los tips se pueden implementar en el hogar y todos son económicos, sencillos y efectivos.

 

Calefacción solar pasiva: incluso si no puedes pagar un sistema de calefacción solar para tu casa (que aún pueden ser bastante caros), si tienes suficiente luz solar directa durante el invierno, implementar calentadores pasivos de luz solar puede aumentar efectivamente la temperatura interior y reducir la necesidad de fuentes de energía externa.

Ventanas aislantes o con sombra: al bloquear la luz directa del sol de las ventanas durante el verano y añadir cortinas aislantes en el invierno, los hogares pueden mantenerse frescos en verano y cálidos en invierno, sin necesidad de utilizar energía extra.

Secado solar: en una cultura en que la electricidad y el gas son bastante baratas, tendemos a usarlas generosamente, especialmente para secar nuestra ropa o calentar nuestros hogares o el agua. Una manera efectiva de reducir las emisiones de gases de invernadero o combustibles fósiles es simplemente secar nuestra ropa al sol después de lavarla. De esta manera, además, evitas que tu  ropa se gaste demasiado y se acabe más pronto. Para aquellos que viven en lugares más fríos, se pueden implementar estantes para secar telas en el interior de una casa. Tal vez tarden más en secar, pero tanto el ambiente como tu ropa se beneficiarán de ello.

Cargadores solares: los cargadores solares para teléfonos, iPods y otros dispositivos te permite aprovechar la energía renovable de los días soleados. GoalZero es una de las marcas que distribuye este tipo de cargadores. Y otro es  WakaWaka, que además tiene luces LED para poder leer en la noche.

Reúsa el agua de tu casa: dependiendo de los reglamentos de tu país acerca de la recolección de agua pluvial, puedes utilizarla para regar tus plantas o lavar platos. Recolectar el agua después de bañarte en tina también es una buena idea para ahorrar este recurso. Toda esa agua sirve después otras funciones como jalar el baño, por ejemplo. Otro método es tomar baños de regadera más cortos, o al estilo “marinero”, que es apagar el agua mientras te lavas el pelo o te enjabonas. Jalar el escusado tantas veces también es una de las formas de desperdicio de agua. Cuando sólo haya orina en el escusado, puedes prescindir de jalarle.

Harapos reusables para limpiar: como bien lo apuntó Bea Johnson, la reina del “cero-desecho”, no tienen que utilizar toallas de papel para limpiar tu casa; siempre puedes usar tiras de ropa vieja o toallas viejas para limpiar todo, y además te durarán mucho más tiempo.

Germinar y cultivar en casa: aprender a germinar tus propias semillas es una sencilla manera para entrar al mundo de los huertos domésticos, y es mucho más económico y saludable. De esta manera puedes estar seguro de que tus productos están libres de fertilizantes y no requieren mucho espacio ni sol. Aquí te compartimos una guía para germinar semillas y una guía para crecer verduras y hierbas a partir de las que compras en el mercado.

Limpiar con productos verdes y caseros: uno de los grandes problemas de contaminación marina es el uso de detergentes tóxicos. Hay maneras de preparar tus propios productos de limpieza en casa, aquí te decimos cómo, y también hay varias marcas de detergentes ecológicos, tanto de trastes como de ropa, que se pueden encontrar en el supermercado.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca