Close

Top: 5 megaproyectos cancelados por presión de ambientalistas en México

La voracidad y el poder de las corporaciones parecen ubicuos e inquebrantables. Sabemos que las empresas corrompen gobiernos y operan con su lobby, en el mejor de los casos, para imponer sus agendas e intereses. Ante este panorama y los corpo-gobiernos, pareciera que no podemos hacer nada para impedir sus desmedidos intereses. Sin embargo, en muchas partes del mundo saltan ejemplos que muestran lo contrario: proyectos, por ejemplo, que se han varado, cancelado e incluso algunos diluido por la presión de grupos ambientalistas y civiles.

México es uno de los cinco países más megadiversos del mundo; aquí confluyen ecosistemas como manglares, desiertos, selvas, bosques… Por ello, su riqueza natural es un imán para las empresas que buscan explotar los recursos naturales o para los proyectos de desarrollos turísticos a gran escala. Aunado a una cultura de corrupción en los distintos niveles de gobierno, los recursos naturales parecen estar a merced del poder del dinero, pero hay algunos inspiradores casos, unos ya concluidos en fulgurantes victorias y otros aún con un camino por recorrer, que nos muestran cómo la presión de la sociedad civil puede hacer mella ahí donde los grandes poderes están acostumbrados a imponerse.

Te presentamos una lista de algunos megaproyectos que han quedado varados gracias a la presión de ambientalistas y ciudadanos:

Cabo Pulmo y Cabo Cortés 

El complejo turístico Cabo Dorado buscaba edificar hasta 22 mil cuartos en nueve hoteles turísticos en una superficie de 3 mil 770 hectáreas. Antes ya se había intentado construir el proyecto Cabo Cortés en la misma zona, pero ambientalistas fueron reacios a este plan, argumentando que el estudio de impacto ambiental ya se había hecho previamente, con resultados perjudiciales para el medio ambiente. Uno de los principales argumentos ecológicos es que en la bahía de Cabo Pulmo se encuentra un arrecife coralino de 71km2, una de las pocas áreas arrecifales en el Pacífico Este y la única en el Golfo de California o Mar de Cortés. Este lugar sigue siendo de gran interés para los inversionistas y, aunque los ecologistas consiguieron la cancelación del proyecto, hay nuevas amenazas. Recientemente diversas organizaciones denunciaron que una nueva resolución jurídica obligará a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) a dar un nuevo veredicto sobre el proyecto, lo que podría favorecer a la empresa Hansa Urbana. Esta sería la tercera lucha por conservar este paraje natural. Lejos de la frustración, las anteriores victorias dan atisbos esperanzadores de que el lugar quedará protegido.

Dragon Mart

Este mega lugar de arribo de mercancías chinas estaría ubicado en la zona más importante de humedales de Puerto Morelos, lo que prácticamente culminaría en una futura devastación del mangle y el arrecife, por la previsible ampliación del muelle para recibir cargueros multimodales. Cientos de ciudadanos y asociaciones ambientalistas se opusieron a este plan que recibió una millonaria multa de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) por daño ecológico, y en 2013 se le dio una negativa local para conseguir los permisos. En agosto de este año, los inversionistas anunciaron la anulación del proyecto. Aunque por ahora este complejo se encuentra cancelado, sobre todo gracias a la acción de la sociedad, se sabe que podría ser una privación temporal. Aun así, la victoria ciudadana se perfila como una realidad, sobre todo por la pésima fama que ha ganado el proyecto.

Holbox

Holbox es una paradisíaca isla maya inmersa en un Área Natural protegida. El proyecto “La Ensenada” pretendía edificar en este lugar en 980.85 hectáreas, de las cuales, 90.49 son vírgenes. Ahora se encuentra también temporalmente suspendido, gracias a la indignación ciudadana. En junio de este año se dio a conocer que la empresa Península Maya Developments abandonó el proyecto turístico en la isla Holbox, al desistirse de continuar el proceso de evaluación ambiental que pedía la SEMARNAT. Aunque aparentemente el proyecto está cancelado, se han hecho algunas compras y se han dividido algunos ejidos de la isla, lo que da pie a la sospecha de la persistencia de los planes del proyecto. Sin embargo, miles de personas se han unido y han hecho famoso este peligro, lo que ha significado una gran presión para las autoridades.

Paraíso del Mar 

Muchas organizaciones denunciaron que este complejo ubicado en el humedal Ramsar en La Paz, Baja California Sur, impactaba atrozmente al ecosistema, sobre todo al manglar y a especies como el tiburón ballena y el delfín mular. En la administración de Felipe Calderón la SEMARNAT aprobó incluso la deforestación del manglar, pero en enero de 2013 un tribunal ratificó la nulidad del proyecto por su impacto ambiental. Este fue un gran logro civil.

Mineras en Wirikuta

Los wixárikas, quienes han sido apoyados por organizaciones ecologistas y sociales en su lucha por conservar su zona sagrada, obtuvieron en septiembre de 2013 de un tribunal la suspensión de permisos a las empresas canadienses y a Frisco en la región de Wirikuta, con 98 mil hectáreas. La medida no significa que los proyectos están cancelados, pero inéditamente, consiguieron un paro de las labores de explotación de empresas de gran poder. Se cree que es un gran paso y los wixárikas van sumando cada vez más apoyo de la sociedad civil, incluso internacional.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Ver Más
Close