Remedios con cítricos que podrían ayudarte con tu gripa

Recurrimos a las recetas ancestrales que nuestros padres o abuelos solían darnos cuando éramos pequeños

Estamos entrando en épocas donde el frío predomina en el ambiente, convirtiéndonos en seres vulnerables a infecciones tales como la gripa. En consecuencia sufrimos de un interminable dolor corporal y muscular, ardor en la garganta, fiebre, pérdida de apetito, conjuntivitis, tos e inclusive vómito.

Al visitar al doctor este nos receta un sinfín de antibióticos y desinflamatorios para los ganglios y, de paso, una alimentación rica en vitaminas C y D, hierro y magnesio, entre otros. Entonces recurrimos a las recetas ancestrales que nuestros padres o abuelos solían darnos cuando éramos pequeños:

– Un jugo fresco de limón para elevar los niveles de vitamina C. Exprime ½ limón en una taza con agua purificada. Bébelo tres veces (o más) al día. En caso de querer eliminar la mucosidad de la gripa, añade al jugo pimienta negra o jengibre en polvo.

– Té con limón y vapor. Coloca una olla con agua a hervir, añadiéndole dos cucharadas de ungüento de menta o hierbabuena. Una vez hervida, coloca una toalla encima de la olla para contener el vapor; de esa manera podrás sentir los beneficios del vapor conforme tomas el té. En cuanto a la bebida, necesitas té de hojas de naranja, miel y jugo de limón: haz el té hirviendo las hojas, agregándole una cucharadita de miel y otra de jugo de limón. Es recomendable hacer este remedio antes de dormir, y lo más caliente posible. Así, al entrar en cama, sentirás el calor recorrer el cuerpo (relajándolo).

– Jarabe de limón y miel. Coloca en una olla dos vasos de zumo de limón y seis cucharadas de miel. Deja la mezcla a fuego lento durante 1 hora y media. Toma tres veces al día para aliviar los síntomas.

– Jugo de cítricos. Necesitas dos naranjas, un limón y dos cucharadas de miel. Extrae los jugos de las naranjas y el limón, agregándole la miel al final. Tómalo en pequeños tragos.

 Fotografía principal: José Luis Ruiz



Tres remedios caseros con jengibre para enfermedades respiratorias

Existen numerosas maneras se sanar este tipo de enfermedades, sin embargo no todas son efectivas o naturales para el cuerpo.

 Al año se reportan 893 mil casos de enfermedades respiratorias en el país, de los cuales, el 60 por ciento corresponde a niños menores de cinco años. Estas enfermedades se relacionan con afecciones en los bronquios, cavidades nasales, faringe, laringe, pleura, pulmón y tráquea; y entre las más populares se encuentran silicosis, asma, bronquiolitis y afecciones pulmonares derivadas de sustancias químicas aromatizantes; sin mencionar la gripa, tos y catarro. 
 
Existen numerosas maneras se sanar este tipo de enfermedades, sin embargo no todas son efectivas o naturales para el cuerpo. Por lo que hemos reunido tres remedios naturales que utilizan el jengibre como planta medicinal efectiva, saludable y deliciosa: 
 
– Infusión de jengibre y limón para bajar la fiebre, pues además es un gran analgésico y antibacteriano, es un remedio ideal para enfermedades como la gripa. Necesitas: 3 cucharaditas de jengibre fresco y una taza de agua hirviendo. Deja reposar por 10 minutos y añade 1 cucharada de zumo de limón recién exprimido. Endúlzalo con miel. 
 
– Té de jengibre para la garganta. Necesitas dos cucharadas de té negro en hierbas, trozo de jengibre, limón, un litro de agua y miel. Instrucciones: Corta en trozos el limón con su pulpa y miel, y el jengibre previamente pelada. Llévalos a una cacerola con el litro de agua y deja que hiervan durante cinco minutos. Apaga el fuego y añade dos cucharadas de té negro, y deja que repose durante quince minutos más. Cuela y listo. 
 
– Infusión de jengibre y ginkgo para la circulación. Al ser vasodilatadores, esta combinación es un remedio interesante y efectivo para mejorar la circulación sanguínea. Necesitas: una taza y media de agua, una cucharada de jengibre rayado, una cucharada de hojas de ginkgo biloba y miel. Instrucciones: Hierve la taza y media de agua, añadiendo el jengibre y la cucharada de hojas de ginkgo. Deja hervir durante cinco minutos, apaga el fuego y deja reposar durante unos 15 minutos. 


Consejos para la prevención y el tratamiento de los resfriados (I)

Un análisis profundo de Andrés Sierra para entender el resfriado como enfermedad y enfrentarlo desde la prevención sobre todo.

¿QUÉ ES EL RESFRIADO?

Es la infección respiratoria más común, es contagiosa.

Causada por virus ( existen más de 200 rinovirus capaces de producir el resfriado).

Los síntomas más comunes afectan a la nariz: congestión y/o escurrimiento  nasal, estornudos. También pueden presentarse otros síntomas: tos, garganta irritada, dolor de cabeza, malestar general, disminución del apetito, fiebre o febrícula, dolores musculares.

Es más común durante el invierno.

Se incuba en 24-72 hrs.

Es auto limitado: dura de 7 a 10 días.

Los niños pueden contraer numerosos resfriados a lo largo del año.

EL TRATAMIENTO DE LOS RESFRIADOS.

La medicina moderna ha identificado la causa de los resfriados: se trata de una infección viral, pero no existe un medicamento que elimine a estos virus, de suerte que el tratamiento se orienta a aliviar los síntomas, sin embargo, puede ser contraproducente en muchos casos, como veremos a continuación. Por su parte, la Medicina Natural, siempre ha insistido en el tratamiento preventivo (fortalecer nuestras defensas disminuye el riesgo de sufrir un resfriado) , y también nos  ofrece tratamientos paliativos no lesivos. Todos  los tratamientos buscan combatir los síntomas.

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO:

En general los fármacos (antibióticos, antitusígenos y expectorantes) no abrevian el curso de la enfermedad y pueden complicar el cuadro. Los fármacos para combatir el resfriado usualmente combinan varias sustancias activas: antitusígenas, expectorantes, antihistamínicos, antipiréticos y descongestionantes.

ALERTA DE LA FDA (SECRETARIA DE ADMINISTRACIÓN DE FARMACOS Y ALIMENTOS EN ESTADOS UNIDOS): LOS PRODUCTOS COMBINADOS, DE VENTA SIN RECETA MÉDICA, PARA LA TOS Y EL RESFRIADO, ENTRE ELLOS LOS QUE CONTIENEN GUAIFENESINA, ( recomendada para descongestionar) PUEDEN PROVOCAR EFECTOS SECUNDARIOS GRAVES E INCLUSO MORTALES.

En marzo del  2011 la FDA, advirtió que no se debían usar medicamentos de patente de venta libre recomendados para combatir la tos y el resfriado en niños menores de 2 años y usarlos con mucha precaución en niños mayores de 2 años, debido a que se han reportado muchos efectos secundarios  provocados por estos fármacos incluyendo taquicardia, convulsiones, disminución de los niveles de conciencia e inclusive la muerte.

Numerosos pediatras consideran que no se deben usar fármacos para combatir el resfriado en niños menores de 6 años.

COMPLICACIONES CON OTROS FÁRMACOS:

. ANTITUSÍGENOS: inhiben bruscamente el reflejo de la tos, pueden promover acumulación de las flemas y contribuir a generar bronquitis, otitis, inclusive neumonía. EL dextrometorfano ( considerado menos tóxico) puede generar somnolencia y depresión (los jóvenes se drogan con ese fármaco).

. MUCOLÍTICOS, EXPECTORANTES: pueden provocar náusea, vómitos, diarrea o estreñimiento y reacciones de  hipersensibilidad como taquicardia, erupciones cutáneas, alteración del sueño.

. ASPIRINA: nunca debe darse aspirina en menores de 12 años. Personas menores de 19 años que cursan una enfermedad viral y que toman aspirina tienen mayor riesgo de desarrollar síndrome de Reye, enfermedad que es poco común, afecta al hígado y al sistema nervioso y puede ser mortal.

ACETAMINOFEN: Un estudio realizado por el Departamento de Medicina Comunitaria de la Universidad de Adelaida del Sur , en Australia, demostró que el acetaminofén ( paracetamol ) y la aspirina,  utilizados para combatir los resfriados en adultos, disminuyen la capacidad de nuestro sistema inmunológico para combatir los virus y agravan y  prolongan la duración de los malestares.

ANTIBIÓTICOS: NO SE DEBEN USAR PARA TRATAR EL REFRIADO. No combaten los virus , sólo a las bacterias,  y pueden complicar el caso. Los antibióticos destruyen nuestra flora intestinal que constituye una barrera contra las infecciones y alteran a nuestro sistema inmunológico. Tradicionalmente se consideraba que la aparición de una secreción nasal de moco amarillo o verde era señal de complicaciones  asociadas con bacterias y momento de usar antibióticos, pero hoy sabemos que es normal que aparezca este tipo de secreción hacia el tercer día de un resfriado.

La prescripción  inadecuada de antibióticos es un asunto de preocupación a nivel mundial hoy en día y continúa siendo muy frecuente. Podemos citar como ejemplo los hallazgos de un estudio publicado en 2010, en la revista Infection Control and Hospital Epidemiology , llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania. Los autores revisaron los casos de adultos con infecciones virales de vías respiratorias,  admitidos en dos hospitales urbanos durante 2 años. En total 196 pacientes. Basados en los expedientes clínicos , encontraron que al ingresar al hospital 131 pacientes estaban tomando antibióticos y que solo a 6 de ellos se les recomendó interrumpir el uso de los mismos a pesar de haberse confirmado una infección viral, de modo que 125 pacientes continuaron recibiendo antibióticos. Los investigadores descubrieron que en  79 ( 63%) de estos pacientes no estaba justificado el uso de los antibióticos. El uso de antibióticos, señalan los autores, se asoció con algunas desventajas:

estancia hospitalaria más prolongada, ( 5 días en los pacientes que continuaron tomando antibiótico vs 3 días en los que no lo continuaron),

mucho mayor índice de mortalidad por todas las causas en la estancia intrahospitalaria ( 10 muertes vs 0 muertes),

mayor índice de reingreso al hospital 30 días después de haber sido dado de alta,

desarrollo de infección gastrointestinal ( 6 casos  vs 0).

Muchos médicos continúan recetando antibióticos a los pacientes con  enfermedades virales de vías respiratorias para prevenir una coinfección bacteriana, señalan los investigadores, pero esto no se justifica, salvo que existan datos que permitan confirmar ese riesgo (una radiografía de tórax anómala que habla de riesgo de sufrir neumonía).

En la Medicina Natural abogamos por evitar en la medida de lo posible el uso de antibióticos. Los efectos deletéreo que estos pueden tener son múltiples:

destruyen la flora intestinal benéfica lo cual nos hace susceptibles a las infecciones, 

la alteración negativa de la flora intestinal afecta fuertemente al sistema inmunológico,

los antibióticos alteran severamente el PH de nuestros tejidos y

crean bacterias resistentes e infecciones repetitivas.

EN RESUMEN: los antitusígenos y expectorantes de patente por lo general no sirven y pueden provocar reacciones severas, inclusive la muerte  en los niños, los antibióticos no combaten a los virus y su uso para el resfriado puede ser contraproducente. Numerosos pediatras recomiendan no utilizar fármacos para tratar los resfriados en niños menores de 6 años. Además, no existe ningún estudio que demuestre que el uso de estos fármacos mejore a los niños con resfriado.

ES MEJOR RECURRIR EN PRIMER LUGAR A LOS TRATAMIENTOS NATURALES.

TRATAMIENTO NATURAL DE LOS RESFRIADOS.

El tratamiento natural de los resfriados busca fortalecer nuestras defensas y aliviar los síntomas sin dañar. 

CONSEJOS GENERALES.

En la Medicina Natural le damos prioridad a la prevención y como utilizamos recursos no invasivos podemos emplearlos muy bien y sin riesgos a titulo preventivo. Existen numerosas medidas importante que podemos adoptar para fortalecer nuestras defensas y prevenir los resfriados.

EJERCICIO: el ejercicio aeróbico, practicado de forma regular, contribuye a incrementar nuestra capacidad de resistencia a las infecciones y mejora nuestra adaptación ante los cambios de clima y de temperatura. Es recomendable practicar por lo menos 30 min de ejercicio 3 veces por semana. Un estudio sobre 500 personas,  realizado por investigadores de la Universidad de Carolina del Sur en los Estados Unidos, demostró que quienes practicaban ejercicio eran menos propensos a los resfriados y cuando los contraían se curaban más rápido.

DESCANSO: la falta de descanso apropiado afecta a nuestro sistema defensivo. La falta de sueño genera fatiga, irritabilidad, estrés y susceptibilidad a las infecciones.

COMBATIR EL ESTRÉS: las hormonas generadas por el estrés afectan negativamente a nuestro sistema inmunológico, contribuyen a producir inflamación crónica y desgate de nuestra vitalidad. La manera más fácil de combatir el estrés y de neutralizar  sus efectos lesivos es practicar ejercicio.

CANSANCIO + CAFEÍNA + AZÚCAR= RESFRIADO SEGURO. Esta es una pésima combinación, a la cual recurrimos con frecuencia para combatir el cansancio. Pero los resultados son poco beneficiosos. El consumo regular de bebidas con cafeína y de alimentos y bebidas con azúcar, proporciona chispazos de energía, pero a largo plazo la cafeína genera desgaste del sistema nervioso y el azúcar produce oxidación , inflamación y susceptibilidad a las infecciones.  Lo mejor para combatir el cansancio es hacer ejercicio. Muchas veces no hacemos ejercicio porque estamos cansados, pero lo que no sabemos es que estamos cansados porque no hacemos ejercicio. La práctica del ejercicio aeróbico incrementa la producción de energía a nivel celular.

TABACO Y BEBIDAS ALCOHOLICAS: el consumo excesivo de estas sustancias disminuye las reservas de micronutrientes y de vitamina C, haciéndonos más frágiles ante el ataque de virus y bacterias.

DIETA EQUILIBRADA: en la actualidad abusamos del consumo de productos con grandes cantidades de azúcar y de harinas blancas, que aportan muchas calorías y pocos nutrientes, y hemos disminuido enormemente el consumo de frutas y vegetales. Esto a largo plazo, contribuye a generar deficiencias de nutrientes críticos para el buen funcionamiento de nuestras defensas y de todos nuestros órganos.

Para prevenir y/o combatir los resfriados sugerimos las siguientes medidas alimenticias:

Evite el consumo de leche de vaca en todas sus formas ( bronca, de cartón, en polvo, etc.): la leche incrementa la producción de flemas y contribuye a producir reacciones inflamatorias. Es mejor consumir yogurt natural ( sin azúcar) que fortalece nuestra flora intestinal y de esa manera nos ayuda a prevenir las infecciones.

Evite el consumo del azúcar y productos que lo contengan, como los refrescos y las bebidas embotelladas. El consumo regular de azúcar genera muchas reacciones indeseables en su organismo (además de que contribuye al sobrepeso , la obesidad y la diabetes). Sustitúyalo por piloncillo, miel de abeja , miel de maguey o stevia.

Evite el consumos de harinas blancas y de cereales refinados, que contribuyen a producir flemas y son pobres en nutrientes. Prefiera el consumo de productos elaborados con harina integral y los cereales integrales.  En el caso de los niños, la recomendación más importante en este rubro es sustituir el consumo regular de los cereales de caja por verdaderos cereales como el amaranto ( súper nutritivo), la avena o la granola.

Incremente el consumo de frutas y de verduras; contienen numerosos nutrientes y fitoquímicos indispensables para mantener saludables nuestras defensas y todas nuestras células.

TABACO Y ALCOHOL: El consumo excesivo de bebidas alcohólicas y la exposición al humo del tabaco afectan al sistema inmunológico y nos hace más propensos a las infecciones.

MANTENGA UNA FLORA INTESTINAL EQUILIBRADA: en las últimas décadas la investigación científica moderna ha redescubierto la enorme importancia de los microorganismos que habitan en nuestro cuerpo, sobretodo en el intestino grueso. Hoy sabemos que nuestra salud depende enormemente del mantenimiento de una flora intestinal sana. La flora intestinal ayuda en la absorción y la producción de diferentes nutrientes, contribuye a la producción de energía, es muy importante para un buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico, constituye la primera línea de defensa contra diversos tipos de infecciones (las bacterias intestinales producen sustancias semejantes a los antibióticos), nos ayuda aprevenir enfermedades como la obesidad y la diabetes, mantienen equilibrados los niveles de colesterol, ayudan a proveer de energía a nuestro organismo,  y a prevenir cáncer de colon; inclusive se ha descubierto que una flora intestinal equilibrada mejora nuestras capacidades mentales y nuestro estado de ánimo.

¿Qué podemos hacer para mantener nuestra flora intestinal saludable?

Consumir abundantes frutas y vegetales: la flora intestinal se alimenta de la fibra proveniente de los alimentos vegetales.

Evitar cuanto más pueda el uso de antibióticos que destruyen la flora intestinal.

Evitar el consumo de azúcar y harinas blancas que cambian negativamente a la flora intestinal,

Consumir alimentos que contengan bacterias benéficas, como el yogurt ( de preferencia sin azúcar).

Tomar suplementos que contengan bacterias benéficas.

LACTANCIA MATERNA: siempre que sea posible prefiera la lactancia materna respecto del uso de leches de fórmula. Entre otros beneficios, se sabe que la leche materna conforma un sistema inmunológico más fuerte y una flora intestinal apropiada, la lactancia materna hace que los niños sean más resistentes a las infecciones de las vías respiratorias durante los primeros años de vida. Los niños que han sido amamantados sufren 5 veces menos de infecciones de los oídos.

RESOLVER LAS DEFICIENCIAS NUTRICIONALES: en la actualidad la mayoría de la población sufrimos déficit de nutrientes indispensables para el mantenimiento de nuestro organismo. Dichas carencias contribuyen al desarrollo de todo tipo de padecimientos y disminuyen nuestra capacidad de defensa.

¿Por qué es tan frecuente en la actualidad la deficiencia de nutrientes en la población? En primer lugar, debido al elevado consumo de productos industrializados que son ricos en calorías y muy pobres en nutrientes, mismos que desplazan el consumo de los verdaderos alimentos, y, en segundo lugar,  debido al severo deterioro de la calidad nutricional de los productos agropecuarios: las técnicas de cultivo y de crianza industrializadas han empobrecido severamente el contenido nutricional de nuestros alimentos. Todos deberíamos consumir regularmente algún suplemento que ayude a subsanar estas deficiencias, un producto idóneo para este fin es el alga spirulina, que presenta características muy especiales: es de origen natural, es muy buena fuente de proteínas y de carbohidratos (es más rica en proteínas que la carne , el pescado y los lácteos), aporta una amplia gama de vitaminas, minerales y oligoelementos, es buena fuente de grasas omega, ayuda a regenerar la flora intestinal y es rica en clorofila y ficocianina, pigmentos que ayudan a destoxificar nuestro organismo. Se trata de uno de los alimentos más completos conocidos por la humanidad. Por su alto poder nutricional, su compleja composición, su fácil digestibilidad y su origen natural , el alga spirulina se nos presenta como un sustituto ideal de los suplementos de vitaminas y minerales sintéticos. Por su riqueza en proteínas, en ácidos nucleicos, vitaminas y minerales, el consumo de spirulina fortalece nuestro sistema inmunológico y ayuda a mantener saludables a nuestras células. Adultos: consumir 3 a 5 tab. 3 veces por día, niños 1 o 2 tab 3 veces por día.

BAÑO DE FROTACIÓN: este procedimiento ha sido utilizado milenariamente en diversas culturas y ha sido integrado y ampliamente difundido por la Medicina Natural. Lo mejor es aplicarlo por las mañanas. Consiste en friccionar vigorosamente toda la piel con una toallita de algodón empapada con agua fría, hasta lograr que la piel se ponga roja y caliente. Se debe friccionar de abajo hacia arriba en el frente del cuerpo y de arriba hacia abajo en la parte posterior del cuerpo. Este procedimiento se realiza de manera rápida y debe generar una sensación de calor una ves concluido. En un paciente que esté en casa , se lleva a cabo la frotación y después se acuesta y se cobija para asegurar la reacción de calor, una persona sana que lo aplique a título preventivo puede llevarlo a cabo antes de su ducha matutina.

¿Qué efectos tiene esta terapia? Sus beneficios son múltiples: mejora nuestra capacidad de adaptación al frío (disminuye la sensibilidad al frío y mejora la reacción del cuerpo ante el frío), mejora la circulación aumentando la irrigación sanguínea en la piel y las extremidades, tonifica a los pulmones, confiere mayor resistencia ante las infecciones de vías respiratorias, produce una agradable sensación de relajación y ayuda a combatir el estrés.

     12.  PIES FRÍOS: diferentes médicos a lo largo de la historia han observado la correlación entre los pies fríos y diversas enfermedades, lo cual, se debe a las conexiones reflejas entre los pies y la parte superior de nuestro cuerpo. En su conocido libro Hidroterapia, Curación por el Agua, el dr. Frederic Viñas, menciona algunos de estos trabajos, como el caso del Dr Brandau, quien pudo detener hemorragias nasales con aplicaciones frías en los pies y bservó cambios en la circulación vascular y la temperatura del oído medio en correlación con los cambios de temperatura de los pies, estableció la correlación entre pies fríos y gastritis, catarros, anemias, asma bronquial, migrañas, etc. Al corregir los pies se curaba el padecimiento general, especialmente cuando este se presentaba en sus faces iniciales. Por su parte el Dr Ipener, comenta Frederic Viñas, ha encontrado una correlación entre pies fríos y diversas patologías de vías respiratorias, como: faringitis crónica, resfriados frecuentes, laringitis crónica y bronquitis crónica. En los niños que sufren de pies fríos es más frecuente encontrar mayor frecuencia de amigdalitis, faringitis, dolores de cabeza, resfriados y diversas afecciones de vías respiratorias. Para combatir los pies fríos se puede aplicar baños caliente en las noches: hervir 1 L de agua, cuando esté hirviendo añadir 2 cdas. Sop. de jengibre fresco rallado , tapar apagar y reposar 10 min. Poner este té colado en un recipiente y añadir 1 L más de agua caliente. Sumergir los pies en el agua lo más caliente que se tolere durante 20 min. Una serie de 10 baños es un tratamiento. Puede repetirse continuamente hasta  que la persona ya no sufra de pies fríos.

En una próxima entrega compartiré diversos procedimientos y recetas naturales para combatir el resfriado.

BIBLIOGRAFÍA.

Infect Control Hosp Epidemiol. 2010 Nov; 31(11): 1177–1183. The Use of Antimicrobial Agents after Diagnosis of Viral Respiratory Tract Infections in Hospitalized Adults: Antibiotics or Anxiolytics?, Kevin T. Shiley,, Ebbing Lautenbach, and Ing. Lee.

Hidroterapia, la Curación por el Agua, Dr Frereric Viñas, ed Integral, 2004.



Desmitificando: remedios naturales para la tos que no funcionan (o tienen efectos secundarios)

Algunos productos naturales tienen también efectos colaterales indeseables, y otros, simplemente son un mito que se ha hecho una “verdad” cultural.

Foto:http:eldiariodelanena.com

Casi cualquier problema en las vías respiratorias se manifiesta a través de la tos para que tu organismo expulse aquello que le está haciendo mal. Un cambio de temperatura o algún alérgeno puede causartártela, asimismo, el fumar, el reflujo gastroesofágico; en fin, una multiplicidad de factores hacen de este mal uno de lo más usuales.

Por ello, lo mejor es tratarte con remedios naturales, que generalmente conllevan menos efectos  secundarios en tu organismo y son más sanos. Los más comunes como la miel, un baño caliente, té de pimienta negra y té de tomillo; líquidos, limón, jengibre, etc.. son útiles, pero quizá como en todo, existe alguna información diseminada que pareciera un aforismo y en realidad no lleva tanta verdad como se cree.

El sitio Healthline ha elaborado un interesante análisis de aquellos remedios naturales para la tos que son más y menos efectivos e incluso aquellos que llevan efectos secundarios indeseables. 

En el siguiente infográfico se presentan las opciones más efectivas conforme a un color.  El rojo son los remedios menos deseables y representa la palabra cuidado, el naranja se refiere que tengas cautela; el amarillo significa efectivo y el verde, no te preocupes, pues se trata de la mejor opción.

Traducción.

En rojo: sprays nasales de zinc.

Naranja: equinacea y gingsen.

Amarillo: pastillas de zinc, vitamina C.

Verde: caldo de pollo

 

info_resfriado

  

Acá te desglosamos los efectos secundarios, y también su contraparte, las bondades, de algunos de los remedios naturales y caseros contra la tos más comunes.

 

Caldo de Pollo:

Es curioso, pero este remedio de siglos, pareciera ser realmente efectivo contra la tos y gripe. Algunos estudios sugieren que su sal y la hidratación que proporciona verdaderamente combaten el virus de la gripe. El caldo de pollo con vegetales además puede matar las células virales y prevenir el crecimiento de nuevas.

Su contraparte:

Algunas personas alérgicas a la sal pueden tener problemas con ella; así mismo, los huesos de la misa pueden ser peligrosos para los niños. Aún son débiles los estudios sobre sus efectos reales.

 

Suplementos de zinc como pastillas o sprays:

El zinc está asociado con el fortalecimiento del sistema inmunológico y muchos estudios lo vinculan al combate del virus de la gripe.

Su contraparte:

Así como existen numerosos estudios que vinculan al zinc, por cierto contenido en alimentos como ostras, res, frijoles y avena, con el combate de la gripe y la tos, muchos otros dicen lo contrario. Por su parte, de las plantillas y sprays de zinc, han habido muchas quejas en el mercado por su poca efectividad.

 

Vitamina C:

Tienen pocos efectos secundarios y no existe una sobredosis de esta como tal. Estudios la vinculan a ser un buen aliciente para combatir la gripe y tos, sin embargo no así como una sustancia que la prevenga.

Su contraparte:

En realidad es una sustancia muy amable, e incluso puede usarse con otros medicamentos sin que esta interrumpa el efecto de los segundos.

 

Gingseng:

Estudios indican que los suplementos de gingsen pueden reducir la frecuencia, severidad y duración de los resfriados comunes; su efectividad está ligada a sus polisacáridos, ginsenósidos y un componente activo llamado CVT-E002.

Su contraparte:

Puede causar cambios en la presión de la sangre, azúcar baja, diarrea, problemas de sueño, dolores de cabeza y nervios; también en algunas personas, reacciones alérgicas.

 

Ajo:

Aunque existen numerosos estudios en ambos lados: los que encuentran que el ajo es de hecho bueno para prevenir la tos y la gripa y disminuir su severidad, también los hay que dicen que no es posible asegurar esta correlación. De cualquier manera no existen estudios que nieguen su posible efectividad.

Su contraparte:

Algunas personas pueden presentar efectos colaterales como acidez, nausea, vómito, diarréa, hedor y gas.

Encuentra mayor información sobre los mitos de productos naturales contra la tos aquí.



¿Insomnio? Prueba estos jugos

El insomnio puede causar ciertos cambios fisiológicos (y psicológicos) que afectan y degeneran la salud: envejecimiento prematuro, bajo desempeño académico y sexual y debilitamiento de todos los sistemas corporales, entre otros

En algún momento de nuestra vida, todos hemos experimentado cierta frustración al no poder conciliar el sueño. Damos vueltas interminables en la cama hasta dejarla inhabitable. Contamos borregos para alcanzar ese estado semiconsciente que nos indica que estamos a nada de dormir… Hasta que algo, un mínimo ruido o movimiento, nos saca abruptamente de esta fase del sueño. Y de nuevo, contamos borregos.

De acuerdo con la National Library of Medicine, el insomnio es el resultado de ciertos malos hábitos de sueño, como por ejemplo acostarse a diferentes horas cada noche, hacer siestas diurnas, pasar demasiado tiempo en la cama mientras se está despierto, no ejercitarse, consumir cierto tipo de fármacos o sustancias psicoactivas, sufrir de ansiedad, tristeza o algún malestar físico y pasar largos periodos bajo estrés, entre otros.

El insomnio puede causar ciertos cambios fisiológicos (y psicológicos) que afectan y degeneran la salud: envejecimiento prematuro, bajo desempeño académico y sexual, debilitamiento de todos los sistemas corporales, etcétera.

Para reducir al máximo esta afección es posible usar ciertos fármacos antihistamínicos, sedantes o antidepresivos. Sin embargo, es posible enfrentar esta situación a través de la comida. Existen ciertos tipos de alimentos ricos en minerales y vitaminas que facilitan el sueño, como por ejemplo la leche, el plátano, el calabacín, la espinaca, las zanahorias, la lechuga, el perejil, la naranja, la mandarina, el limón, el apio, la calabaza, el pepino, la papa, los dátiles, la cebolla y el aguacate.

Basta un poco de creatividad para crear platillos deliciosos para inducirnos un sueño reparador. Los más sencillos son los jugos, por lo que te ofrecemos algunos ejemplos accesibles de realizar:

  • Jugo de lechuga. Sólo necesitas lavar las hojas de lechuga bajo el chorro de la canilla. Coloca las hojas en la licuadora, añadiendo una pequeña cantidad de agua. Bébela todas las noches antes de dormir.
  • Jugo con 90gr de lechuga romana, cuatro flores de manzanilla, un plátano pequeño y ½ limón. Mientras hierves las flores de manzanilla, lava y desinfecta las hojas de lechuga. Al final, pon las hojas de lechuga y el plátano en la licuadora. Agrega el té de manzanilla y el jugo de limón. Si gustas, endúlzalo con un poco de miel. Toma una taza media hora antes de dormir.
  • Juego con tres duraznos, una manzana, un manojo de menta y agua. Lava, pela y pica tanto la manzana como los duraznos. Coloca todos los ingredientes en la licuadora, batiéndolo durante unos segundos. Bebe el jugo antes de dormir.

Recuerda que antes de dormir requieres de cierta higiene del sueño, que puedes poner en práctica de manera sencilla. Dale clic aquí para averiguar algunos fáciles métodos.



Remedios caseros y naturales para esta época de resfriados

Atiende los primeros síntomas con remedios milenarios y naturales

¿Recuerdas a alguna persona que actualmente esté enferma de gripa o resfriado? Es común que entrando a una época de frío experimentemos un golpe de cambios fisiológicos que, desgraciadamente, terminan en alguna enfermedad. La gripa o el resfriado son padecimientos comunes, que tienden a propagarse a través de la inhalación de gotas provenientes de una tos o un estornudo de alguien agripado; también es posible contraer el virus al tocar un objeto (o persona) que lo contenga y luego tocarse boca, nariz u ojos.

A menudo, los síntomas de ambas enfermedades comienzan de manera rápida, sintiéndolos entre uno y siete días después del contacto con el virus: sensación de cuerpo cortado, escalofríos, mareos, dolor de cabeza, náuseas, fiebre, tos seca, problemas respiratorios, rinorrea, estornudos, dolor de garganta, etcétera.

Existen algunos remedios caseros que pueden reducir los síntomas, aunque lo ideal es visitar a un doctor para eliminar el virus por completo:

– Carbón vegetal activado.

Jarabe de sambucus (saúco). 

– Vinagre de sidra de manzana. Añade una cucharadita a un vaso con agua.

– Manzanilla.

– Magnesio. Unta un poco de aceite de magnesio en los pies para fortalecer el sistema inmunológico.

Fotografía principal: Edna Rocío

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca