Close

Protege a tus mascotas de enfermedades otoñales con estas medidas

El frío ya llegó a las calles de nuestras ciudades. Resentimos su fuerza a la hora en que ansiamos que el calor de una bebida caliente un poco nuestras manos, deseamos que una pila de cobijas nos resguarde mientras disfrutamos de un libro o una película y una taza de chocolate o anhelamos que la calefacción del coche reduzca el ligero dolor de la “piel de gallina”.

Estas son acciones fáciles de realizar, ya que los seres humanos contamos con el raciocinio suficiente para procurar nuestro bienestar y supervivencia. No obstante, existen algunos seres vivos que no cuentan con los suficientes recursos para protegerse del frío, y uno de los ejemplos son nuestras mascotas.

Las enfermedades más frecuentes a las que nuestras mascotas -por ejemplo, los perros y los gatos- se enfrentan son el distemper virus, la traqueobronquitis canina, la rinotraqueítis y el síndrome respiratorio felino. Todos son virales y se caracterizan por secreciones nasales y oculares, vómitos, diarrea y complicaciones respiratorias, entre otros síntomas.

Aunque todas las mascotas pueden encontrarse en riesgo de contraer estas bacterias, los más vulnerables al frío y a la humedad son los cachorros y los animales de mayor edad, ya que les resulta más difícil moverse debido a dolores articulares.

De modo que, para prevenir los malestares anteriormente dichos, es recomendable abrigar a nuestras mascotas: colocarles una manta en el piso o en su cama, darles vitaminas A, B y C para fortalecer su sistema inmunológico, cumplir con su calendario de vacunación, evitar que pisen zonas mojadas (o al menos, secarles sus patas) y reducir el uso de la calefacción.

Muéstrales tu atención y afecto a través de un cuidado en su salud, en especial por estas fechas en las que siempre son bienvenidos los abrazos y apapachos.

Ver Más
Close