Monsanto anuncia apertura de un centro de investigación de maíz híbrido en México

Algunos científicos cuestionan los efectos ecológicos de estos experimentos aunque no se traten específicamente de transgénicos

Las semillas híbridas provienen de una planta híbrida, es decir, del resultado del cruce de dos plantas de distinta especie no muy diferentes entre sí. Los seres humanos han generado semillas híbridas por milenos; de hecho, en México existen tantas variedades de maíz, al rededor de 64, justo por estos experimentos ancestrales.

Las semillas híbridas no tienen efectos nocivos en la salud o en el medio ambiente y se diferencian de los transgénicos porque sus genes no han sido alterados con otros de especies muy distintas a la suya. En estos días, medios locales del estado de Jalisco, México, han anunciado que la empresa Monsanto creará un centro global para desarrollar semillas de maíz híbridas.

Hoy en México muchos agricultores emplean semillas híbridas para sus sembradíos, pero el cultivo y comercialización de transgénicos, que tanto han sido promovidos por Monsanto, persisten varados por recursos legales interpuestos desde la sociedad civil. Algunos analistas consideran que el anuncio de la empresa sobre la creación de su centro es en realidad una estrategia para ampliar su influencia en el país.

El Centro Global de Tecnología que será edificado en Tlajomulco de Zúñiga, cerca de Guadalajara, servirá para centralizar las investigaciones de las semillas de maíz, sobre todo para el mercado de EE.UU. Según la empresa, el objetivo es crear una nueva variedad resistente a las enfermedades que afectan al maíz. Aunque el lugar estará dedicado a desarrollar estudios para semillas híbridas, algunos científicos indican que este tipo de maíz también dañaría la biodiversidad y contaminará las semillas locales.

 

 

 



OMS niega la toxicidad de glifosato de Monsanto

De acuerdo con David Eastmond, toxicólogo de la Universidad de California, es importante diferenciar entre “peligro” y “riesgo”.

Monsanto, esta empresa agroquímica y biotecnológica, se ha relacionado con numerosas consecuencias negativas tanto para el medio ambiente como la salud de la población humana y animal en general. De hecho, de acuerdo con varias investigaciones, los habitantes cercanos a los campos con herbicidas de Monsanto, son actualmente víctimas de:

  • Diferentes tipos de cáncer,
  • desordenes cutáneos,
  • supresión inmune,
  • anemia,
  • diabetes,
  • problemas de hígado.

El problema de las semillas transgénicas de Monsanto, es la tolerancia al herbicida glifosato, el cual produce sustancias tóxicas resistentes al ataque de ciertos insectos. Pese a que la Organización Mundial de la Salud –OMS–, categorizó el glifosato como una sustancia cancerígena que se dispersa en los cultivos, ecosistemas y cuerpos de agua superficiales y subterráneos, ahora pone sobre la mesa la duda acerca de su toxicidad  para la población. 

Mientras que un reporte de la OMS, las Naciones Unidas y elUS Environmental Protection Agency, el glifosato no implica un riesgo cancerígeno, otro reporte de la OMS y el International Agency for Research on Cancer, concluyó que el glifosato es probablemente cancerígeno. En otras palabras, no hay claridad en este tema, pese a que los estudios de la IARC muestran que este químico es una de las principales causas de cáncer en condiciones de la vida real –como al comer cereal elaborado con maíz transgénico–. 

De acuerdo con David Eastmond, toxicólogo de la Universidad de California, es importante diferenciar entre “peligro” y “riesgo”. Para él,

[s]e trata como los tiburones: si están nadando en un acuario, representan un peligro pero poco riesgo; pero si están en mar abierto, representan tanto un peligro como riesgo.  

Y para la IARC, el tiburón es tiene dientes filosos y una quijada poderosa, y no importa si se está en la playa o el acuario: “El problema con usar productos peligrosos es que no hay una relación inmediata con el mundo real.” Para el mundo real, las agencias regulatorias determinan “riesgo” a la hora de encontrar grandes niveles de glifosato en los trabajadores de granjas y consumidores al grado de desarrollar cáncer. 

Frente a los resultados contradictorios, Eastmond concluye que los resultados son diversos porque no siempre se trata de dos fronteras: blanco y negro. Esto produce una serie de juicios al respecto, principalmente desde la IARC y las agencias regulatorias llegaron a diferentes conclusiones sobre la peligrosidad y el riesgo que implica el glifosato. ¿A quién se deberá prestar atención?

Más en Ecoosfera: 

¿Es este el espeluznante legado de Monsanto? (FOTOS)

 



Recomendaciones para continuar el milenario arte de guardar semillas (Infográfico)

Un acto de lo más subversivo y discreto contra las corporaciones acaparadoras es el de guardar y hacer tu propio acervo de semillas.

Según el documental que se prepara en Kickstarter llamado Seed, The Untold Story, en el último siglo se ha perdido el 94% de la diversidad de las semillas en el mundo. En los últimos 50 años han estado formándose monopolios que acaparan el tipo de semillas; y ello puede resultar muy peligroso por la cantidad de poder que acumulan ¿imaginas ser prácticamente dueño de la alimentación mundial?

Curiosamente, una de las prácticas que más mermaría el poder de estas corporaciones, como Monsanto, es guardar tus propias semillas que vengan de sistemas de cultivo tradicionales, una costumbre, además, que lleva ya más de 9 mil años en funcionamiento.

Algo así como volver a encontrar sentido en la tierra, incluso si tienes una vida de ciudad, es necesario para salvaguardar la diversidad genética de las semillas que aún quedan.

El sitio survivallife comparte un infográfico con algunos tips para guardar distintas semillas:

Traducción:

Chícharo: deja las vainas hasta que se conviertan en un color café, ponlas en lugar seco para que se sequen.

Melón: cuando la fruta se haya secado, remueve las semillas suavemente. Pasa tus dedos con delicadeza y quita la membrana de las semillas.

Pepino: Extrae las semillas cuando el pepino esté muy maduro y amarillo.

Pimiento: colecta las semillas cuando comience a marchitarse (apachurrarse)

Girasol: la mayoría de las semillas de girasol son híbridos.  Pon la cabeza de las flores para abajo en un lugar seco; una vez seco, remueve las semillas y mantenías secas hasta plantarlas.

Lechuga: deja que las semillas se sequen en las hojas de la planta. Haz como una clase de bolsa con las hojas de la lechuga de manera que las semillas queden guardadas; asegúrate solo de guardar las semillas de aquellas lechugas que no se  hayan marchitado tan rápido.

 

display



¿Por qué este nuevo hongo podría destruir a Monsanto?

El descubrimiento de un hongo capaz de fungir como pesticida podría revolucionar al campo.

Quizá la empresa más oscura del planeta, Monsanto, con un poco de suerte e información podría verse fuertemente debilitada. En 2006 el micólogo Paul Stamets registró una patente de un nuevo pesticida natural de la vertiente llamada “Pesticidas inteligentes”. Su descubrimiento está formado por las gracias de los “mágicos” hongos y es capaz de combatir hasta 20 mil tipo de insectos. 

Su hongo destructor de insectos cumple una función por demás interesante, pues los atrae naturalmente y luego estos se convierten en materia fungi, así, se autoalimenta constantemente.

Los pesticidas para una empresa como Monsanto forman parte importante de sus utilidades. A su vez, estos han sido asociados cada vez más con efectos fatales para el medio ambiente,  como la muerte masiva de las abejas. 

Curiosamente la patente de Stamets no ha sido muy promovida por la industria ni los medios de comunicación a pesar de que podría revolucionar la agricultura mundial y volverla más orgánica, lo que a su vez también mermaría los intereses de Monsanto importantemente. 

Por ahora algunos medios de comunicación alternativos están haciendo un importante esfuerzo para que el invento de Stamets sea conocido y aceptado cada vez más por la comunidad científica, un  fenómeno que, definitivamente, a Monsanto no le tiene sin cuidado. 

[Ewao]



Es oficial: herbicida de Monsanto puede causar cáncer

El glifosato es el herbicida más usado en el mundo para el cultivo de transgénicos: la Organización Mundial de la Salud advierte de sus efectos.

Monsanto es una de las empresas con peor reputación en la faz de la tierra. Es precursora de los cultivos transgénicos y también le pertenece el herbicida glifosato, que recientemente fue calificado por la Organización Mundial de la Salud como un cancerígeno: clasificado en su peligrosidad solo detrás del asbesto, un componente presente en la energía nuclear y los rayos X. 

El glifosato es el herbicida más usado en la tierra; es aplicado en más de 750 productos para la agricultura, forestales y urbanos. Figura además entre los agroquímicos más usado para los cultivos transgénicos. 

Hasta hoy, muchos argumentan que no existe suficiente evidencia para calificar como dañinos a los cultivos transgénicos, sin embargo, cada vez se publican más pruebas sobre cómo están relacionados con efectos nocivos para el organismo y el medio ambiente.

Los estudios que señalan al herbicida glisofato como cancerígeno encontraron que este componente dañó el ADN y las células analizadas. Se ha comprobado también cómo las personas que tienen contacto o viven aledañas a cultivos tratados con glisofato tienen la presencia de este químico en su orina y sangre. También, este agroquímico ha sido detectado en el aire durante la pulverización de los cultivos en los que fue  utilizado, en el agua y en los alimentos. 

Se trata de otro motivo más por el que los cultivos transgénicos y los agroquímicos son rechazados por muchos estudiosos; en esta ocasión, y como producto de estos estudios, Greenpeace y otras organizaciones están pugnando por su tajante prohibición.



Lista de compañías que usan productos de Monsanto (y deberías evitar)

Varias investigaciones científicas han demostrado que los alimentos genéticamente modificados de Monsato han conducido a problemas graves de salud, tales como el desarrollo de tumores cancerígenos, infertilidad y defectos congénitos.

Monsanto es considerada una de las figuras más nocivas dentro del mercado de alimentos. Su hambre comercial, conocida por su poca ética, ha alcanzado buena parte del alimento que circula en el mundo entero; así como a un sinfín de consecuencias ambientales asociadas al uso de sus productos argoquímicos.

Varias investigaciones científicas han demostrado que los alimentos genéticamente modificados de Monsato han conducido a problemas graves de salud, tales como el desarrollo de tumores cancerígenos (que incluyen cáncer de mama, próstata y pulmón), infertilidad y defectos congénitos. Además, los agricultores orgánicos y productores pequeños sufren pérdidas debido al monopolio suministrado por Monsanto alrededor del mundo, incluyendo los derechos exclusivos sobre semillas y composición genética.

¿Qué se puede hacer al respecto? En primera instancia, reducir el consumo de los productos asociados con Monsanto. Entre los cuales, se encuentran las siguientes compañías:monsanto_companies

Recuerda que el bienestar tanto del planeta, de tus seres queridos como de ti, depende de este granito de arena que exige el bienestar del hogar (y de sus miembros) en el que habitamos. No se trata de dinero. Se trata de ética y salud.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca