Más de 35 mil morsas podrían morir por causa del deshielo en Alaska

Una prueba irrefutable de la realidad del calentamiento global: una dolorosa imagen de decenas de miles de morsas y focas que quedaron varadas en una playa de Alaska que perdió todo su hielo

Si todavía existen dudas sobre la realidad del cambio climático, aquí una dolorosa evidencia: la muerte inminente de al menos 35 mil morsas que se encuentran varadas en una playa de Alaska, un incidente provocado por el deshielo súbito de la región.

Hace unos días, a finales de septiembre, personal adscrito al Fish and Wildlife Service de Estados Unidos había alertado sobre la cuantiosa población de animales marinos atascados en la zona, y aunque entonces el número se estimó en poco más de 1,500, en los siguientes días creció exponencialmente hasta alcanzar decenas de miles.

El Control Geológico de Estados Unidos emitió un comunicado en el que ofreció esto como explicación de tan terrible escena:

En verano el hielo marino se retira lejos hacia el norte de las aguas continentales del mar de Chukchi, en aguas de Estados Unidos y Rusia, una condición que no se registraba una década atrás.

Por ahora, no se sabe si existe una solución que pudiera salvar la vida a las morsas. Aunque, por otro lado, sabemos bien cuál es la solución a mediano y largo plazo para que conflictos de este tipo no sucedan más.



El impacto del cambio climático ha llegado hasta nuestros genes

“Los políticos deben aceptar que si no disminuimos las emisiones de gases invernaderos, una catástrofe ambiental es muy probable.”

Las fluctuaciones de temperatura  causadas por el cambio climático han impactado en numerosas partes del mundo; principalmente los ecosistemas, la biodiversidad ambiental, las actividades comerciales y económicas, entre otras. De hecho, de acuerdo con un estudio publicado recientemente en la revista Science, el cambio climático ha impactado “en cada aspecto de la vida en la Tierra, desde nuestros genes hasta ecosistemas enteros, con consecuencias cada vez más impredicibles para los humanos.”

En la investigación realizada por Dr. Brett Scheffers de la University of Florida, se explica que, por un lado, un 80 por ciento de los 94 procesos ecológicos que conforman la base de la salud marina, y ecosistemas terrestres tienen signos de distrés causados al cambio climático. Por otro lado, los impactos en humanos incluyen un incremento de pestes y epidemias, la reducción en la productividad de pescadería y agricultura.  

En palabras de Scheffers,

“ahora hay una evidencia clara que, con un sólo 1ºC del calentamiento global, hay mayores impactos. Los genes cambian la fisiología de las especies así como sus características físicas; como por ejemplo el tamaño del cuerpo, las especies se mueven rápidamente hacia zonas climáticas ideales, y hay ahora signos de ecosistemas enteros bajo estrés.”

Por su lado, el autor senior, Dr. James Watson de Wildlife Conservation Society y la University of Queensland: “El nivel de cambio que hemos observado es realmente sorprendente considerando que sólo hemos experimentado una pequeña y relativa cantidad del cambio climático en la actualidad. […] Los políticos deben aceptar que si no disminuimos las emisiones de gases invernaderos, una catástrofe ambiental es muy probable.

El estudio señala también que hay esperanza en relación con las respuestas de la naturaleza al cuidado ambiental brindado por el humano. De hecho ha habido una mejora considerable en la capacidad adaptativa de la vida salvaje, lo que significa que se pueden extender estos cuidados hacia los campos, ganado y pesca. 



Estas son las escalofriantes imágenes del calentamiento global en la Antártida

El hielo se está derritiendo en todo el mundo, principalmente el de las zonas del oeste de la Antártida, Groenlandia y el mar Ártico, debido al calentamiento global.

En el último siglo, una capa cada vez más gruesa de contaminación –compuesta de dióxido de carbono y otros gases invernadero–, ha atrapado el calor en el interior de la atmósfera. Esto provocó el aumento de la temperatura mundial de un 1ºF, y esto, a su vez, ha tenido un impacto importante en diferentes partes del planeta: sequías, huracanes, destrucción, deshielo de los polos, pobreza y hambre. De modo que si las ondas de calor aumentan en intensidad, las sequías, incendios forestales y deshielo de los polos –el cual aumenta el nivel del mal, inundando las áreas costeras–, ocurrirán más seguido y empujarán a especies al borde de la extinción. Este fenómeno se le llamó calentamiento global

Frente a esto, numerosos líderes del mundo han propuesto medidas de prevención y contención para reducir significativamente las consecuencias sociales, ambientales y económicas relacionadas con el calentamiento global; por ejemplo, la reeducación ambiental brindando consejos que reduzcan la contaminación desde el hogar. Es decir que al informarse adecuadamente sobre los efectos del calentamiento global, es mucho más fácil encontrar alternativas ecológicas que cuiden el equilibrio en cada uno de los ecosistemas coexistentes en la Tierra. Por esta razón es importante saber cuáles son las verdaderas consecuencias del deshielo de la Antártida. ¿Alguna vez te has preguntado qué pasaría con el planeta si los polos se deshielaran por completo? 

El hielo se está derritiendo en todo el mundo, principalmente el de las zonas del oeste de la Antártida, Groenlandia y el mar Ártico. Esto ha generado una serie de consecuencias, tales como:

– La reducción en la población de pingüinos Adélie en la Antártida. Su número ha descendido de 32 000 parejas reproductoras a 11 000 en los últimos 30 años. 

– La migración de mariposas, zorros y algunas plantas alpinas hacia zonas más frías y elevadas. 

– El aumento de inundaciones y sequías en todo el mundo. 

– La expansión de los escarabajos de abeto en Alaska, los cuales han devorado alrededor de 4 millones de acres de abetos. 

– La intensificación de huracanes y otras tormentas en diferentes partes del mundo. 

– La extinción de la biodiversidad vegetal y animal en las regiones polares. 

– La desincronización de las especies, provocando que las plantas florezcan antes de que los insectos que las polinizan estén activos. 

– Cada vez hay una menor disponibilidad de agua dulce. 

– El cambio de ecosistemas, de modo que las especies que no puedan trasladarse podrían extinguirse; como es el caso de los osos polares y los pingüinos. 

– La expansión de enfermedades como la malaria transmitida por los mosquitos. 

Mientras que así se ve el efecto del cambio climático en la Antártida. Las fotografías fueron tomadas por Mario Tama (Getty Images) como parte del proyecto Operación IceBridge de la NASA: 



Cambio climático incrementa número de guerras, estudio confirma

Los desastres climáticos no son los detonadores directos del conflicto, sino facilitadores que aumentan el riesgo de un conflicto violento dentro del contexto de las etnias.

Fotografía principal: porttada.com

Sequías e inundaciones son sólo algunas de las afectaciones más populares del cambio climático. Estas han conllevado a pobreza extrema de las poblaciones rurales, migración de etnias o trabajadores del campo hacia zonas urbanas para sobrevivir, expropiación de terrenos rurales por parte de grandes empresas que buscan recursos básicos como agua, madera, fosas petroleras, etcétera. Y parece relacionarse también con el incremento de guerras en el mundo.

En su investigación por parte del Potsdam Institute for Climate Impact Research, el Dr. Carl Schleussner explica que a lo largo de 30 años ha analizado estadísticamente la relación entre los conflictos armados y los desastres naturales causados por el cambio climático. Descubrió que al menos uno de cuatro conflictos en países divididos por etnias, coincidía con calamidades climáticas. Para él, las guerras deberían también agregarse en la lista de las consecuencias asociadas con el cambio climático: “Los desastres naturales asociados con el devastador cambio climático tienen un potencial disyuntivo que parece jugar un rol importante en sociedades étnicamente fraccionadas, en una manera particularmente trágica.”

refugiados climaticos, cambio climatico, consecuencias del calentamiento global

Los desastres climáticos no son los detonadores directos del conflicto, sino facilitadores que aumentan el riesgo de un conflicto  violento dentro del contexto de las etnias. La idea de asociar la violencia con desastres naturales es controversial. Pero se ha comenzado a considerar la diversidad étnica de un país como un factor indispensable en el surgimiento de guerras; principalmente con un bagaje de conflictos históricos, pobreza y desigualdades comunitarias. 

Globalmente hay un 9 por ciento de coincidencia entre un conflicto armado y un desastre natural como sequías y olas de calor; pero en los países con diversidad étnica, como en África, Asia Central y América Latina, aumenta hasta un 23 por ciento. Los países con mayor diversidad étnica son los más “fraccionados” y los “focos rojos” de conflictos violentos. 

En las proyecciones del cambio climático se ignoran las efectos sobre estas regiones que están necesitando apoyo para contener no sólo los efectos inmediatos de los desastres naturales, también prevenir la incidencia de eventos violentos. Por ello, el autor invita a considerar el efecto del cambio climático sobre la alta incidencia de guerras en el mundo y así reforzar una educación ecosustentable. 



1 de cada 5 plantas está en peligro según el mayor sondeo jamás hecho

Este estudio se hará anualmente por primera vez y contempla la totalidad de las plantas terrestres existentes.

El planeta, en la totalidad de su historia hasta ahora, jamás había estado poblado por tantas personas. Se calcula que hoy existen más de 7 mil millones de habitantes en el planeta, cuando, por ejemplo, hace solo 100 años, 1 650 millones de personas vivían en él.

Casi se ha cuadruplicado la población desde 1950; si a ello sumamos que el estilo de vida está basado ampliamente en el consumo, entonces la fórmula parece catastrófica, y de algún modo lo es.

Por ello es imprescindible cambiar el consumismo a nivel individual, que influye en el más remoto microorganismo. Una muestra de la transformación que hemos estado originando es el cambio climático que no solo ha hecho desaparecer islas enteras, también es el causante de que 1 de cada 5 plantas en el mundo estén en peligro de extinción.

Hasta ahora el sondeo más ambicioso de plantas en el mundo, llamado State of the World’s Plants, que se hará anualmente y que fue realizado por Royal Botanic Gardens, apunta a que 1 de cada 5 plantas en el mundo (no contempla las acuáticas) están en peligro de extinción.

Más que un documento alarmista, pretende ser una herramienta de estudio que ayude a los tomadores de decisiones a tomar medidas frente al cambio climático con información contundente y actualizada. El estudio presenta también una descripción del tipo de plantas con las que convivimos y desglosa la cantidad de plantas, y el tipo, que son empleadas por el hombre: solo 30 mil de las 391 mil existentes.

Quizá con esta información los tomadores de decisiones hagan algo al respecto, aunque también es útil para la ciudadanía, para que, informada, exija una transformación en la manera en que funciona el sistema económico hasta ahora…

 

 



Sacerdotes japoneses predijeron el cambio climático hace 600 años

Los sacerdotes Shinto comenzaron a monitorear la evolución del clima como parte de la leyenda acerca de cómo el dios Takeminakata cruzó el lago para visitar a la diosa Yasakatome.

Hace casi 600 años, los sacerdotes Shinto del Lago Suwa, en los Alpes japoneses, comenzaron a monitorear la evolución del clima como parte de la leyenda acerca de cómo el dios Takeminakata cruzó el lago para visitar a la diosa Yasakatome. Sin darse cuenta, los sacerdotes recaudaron evidencia científica desde 1443.

John Magnuson, ecologista acuático de la Universidad de Wisconsin-Madinson,  consideró que esta data, casualmente científica, se trata de un registro que permite medir el impacto del cambio climático en los últimos siglos. Por lo que, “esta data es única; fue registrada por humanos que sólo observaban y registraban cómo se congelaba el lago año con año durante siglos, mucho antes de que el cambio climático se convirtiera en un tema de discusión.”

Los registros del Lago Suwa demostró que las fechas en que el lago se congelaba fue cambiando, casi imperceptiblemente entre 1443 y 1683, moviéndose sólo 0.19 días por década. Pero, tras la Revolución Industrial, el invierno ocurrió significativamente después, retrasando el congelamiento  del lago 4.6 días por década –24 veces más rápido que en época preindustrial–. Estas medidas corroboraron entonces la evidencia que fue la intervención del humano que fue provocando el cambio climático, la llegada tardía del invierno y el deshielo temprano de los lagos. 

Lago Suwa

 Mientras que Sapna Sharma, de York University en Canadá, explica que hay factores locales que están influyendo en el cambio climático asociado con un incremento en las emisiones del dióxido de carbono y la alteración en la temperatura. Esto ha provocado que el Lago Suwa sólo se congele la mitad de los inviernos –en vez del 99 por ciento que solía suceder–, generando una serie de alteraciones negativas tanto en el medio ambiente como en la vida de los locales. 

Sharma concluyó que esta información no sólo refuerza lo que los científicos han tratado de advertir durante décadas, si no también muestra las implicaciones del derretimiento del hielo en numerosas regiones del mundo: “La disminución de las cubiertas de hielo erosiona el ‘sentido de lugar’ que el invierno brinda en numerosas culturas, con una pérdida potencial de actividades de invierno, tales como transporte, pesca en hielo, skii, entre otras.”

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca