La mariposa monarca disminuye drásticamente por los herbicidas de Monsanto

La organización WWF informó que la tala ilegal en el santuario de la mariposa ha disminuido, pero los herbicidas siguen menguando su población -este 2014, hasta en un 40%-

Cada año millones de mariposas monarca hacen su recorrido desde Canadá hasta México pero, desde hace unos meses, distintas organizaciones sociales han alertado de la drástica disminución en su llegada a nuestro país. WWF informó que este año arribó 40% menos de estos lepidópteros. Las causas rayan en motivos que van desde el cambio climático hasta la degradación forestal, pero hay un ingrediente especialmente atroz que ha propiciado la disminución de esta especie: el uso de herbicidas.

En la región medio-oeste de Estados Unidos se sitúa el conocido “cinturón del maíz”, un área extensa que abarca varios estados que son rociados principalmente con herbicidas de Monsanto, en específico Roundup PowerMAX, un “potente” controlador de malezas consistentes. Según un informe de WWF, la disminución de la mariposa monarca se debe principalmente al uso a gran escala de herbicidas en granjas de la Unión Americana en plantaciones de algodoncillo.

El algodoncillo es esencial para la preservación de la mariposa porque ahí posa sus huevecillos y las larvas obtienen de él su principal fuente alimenticia. Aunque se están haciendo loables esfuerzos por disminuir la tala ilegal en el hogar de la mariposa monarca en México, el estado de Michoacán, y de hecho WWF reporta que en un sólo año disminuyó 52%, en 2013 la cantidad de mariposas perdidas fue de 33 millones. Hace poco los mandatarios de Canadá, EE.UU. y México se comprometieron a emprender acciones conjuntas en defensa de la mariposa pero hasta hoy, las cifras aún son lúgubres.

 



La mitad de los patrimonios naturales están siendo amenazados, declaró WWF

La ONG informó que 114 patrimonios inscritos en el Patrimonio mundial están siendo afectados por las nefastas actividades industriales

La WWF ha declarado que la mitad de 229 sitios patrimoniales naturales en el mundo declarados por la UNESCO están en riesgo de desaparecer; entre ellos se encuentran los bosques húmedos de Madagascar, el parque nacional en España, la reserva animal en Tanzania, el arrecife en América Central, entre otros.

La ONG informó que 114 patrimonios inscritos en el Patrimonio mundial están siendo afectados por las nefastas actividades industriales: “Entre otras actividades nefastas, a menudo obra de multinacionales y sus filiales, se pueden citar la exploración y la extracción petrolera o de gas, la minería, la explotación forestal ilegal, la creación de grandes infraestructuras, la pesca abusiva y la sobreexplotación de recursos acuíferos.”

La calificación de la UNESCO no es necesariamente sinónimo de protección ejemplar, pese a que “estos sitios encarnan la noción de área protegida por excelencia” basada en un censo realizado por la Unión internacional para la conservación de la naturaleza –UICN–. En otras palabras, la UNESCO aceptó declarar a estos sitios como parte del Patrimonio mundial a pedido de los Estados, mas no tiene el poder para obligar a sus gobiernos a protegerlos: “No existe ningún continente al amparo de los señalamientos del WWF, que llama a gobiernos y empresas a actuar en favor de un futuro sustentable a todos estos sitios excepcionales.”

Captura de pantalla 2016-04-09 a las 6.01.02

Además de atentar contra un patrimonio dotado de “un valor universal excepcional”, la degradación de estos lugares podría “poner en tela de juicio su capacidad para aportar beneficios económicos, sociales y ambientales” a las 11 millones de personas que dependen de ellos. Según el informe, aproximadamente un millón de personas viven en los 119 sitios declarados por la UNESCO y que están amenazados, y unos 10 millones en sus alrededores.

Entre los sitios marinos en peligro de extinción desde el 2009, los arrecifes de Belice en América Central comprenden siete áreas protegidas e integradas a la barrera de coral más larga del continente americano. Las principales causas que han dañado los ecosistemas con una amplia biodiversidad son la construcción de estaciones balnearias y de viviendas, así como la explotación petrolera marina.

La WWF subrayó que un “sitio declarado Patrimonio mundial puede convertirse en incentivo al desarrollo económico”, como por ejemplo la gestión del arrecife de Tubbataha en Filipinas con actividades pesca y turismo, la del parque nacional de Chituan en Nepal donde la mitad de los ingresos regresa a las comunidades locales.



En 207% la mariposa monarca monarca aumenta respecto a 2014

En Michoacán ocupó 4 hectáreas de Santuario; el año pasado había alcanzado solo una.

Desde hace dos décadas la población de la mariposa monarca fue descendiendo hasta que el año pasado fue el más catastrófico de todos. Cuando hace solo 2 décadas la monarca ocupaba hasta 14 hectáreas de santuario en México, el pasado 2014 solo lo hizo en 1 hectárea. Ello preocupó enormemente a los científicos y a miles de personas en el mundo.

Su disminución está asociada principalmente al uso de fertilizantes, sobre todo de Monsanto, en la zona conocida como el Cinturón del Maíz y que ha disminuido el algodoncillo, el alimento de las mariposas monarca.

Esta disminución ha hecho tanto ruido que incluso acuerdos políticos entre los 3 países que forman parte de su migración: México, Canadá y Estados Unidos, han sido alcanzados. Algunos esfuerzos de ciudadanos que han estado sembrando algodoncillo también se han hecho, como el caso de Gerardo Moreno, quien ha regalado ya más de 20 mil asceplias en México:  su perfil de Facebook y Twitter es Ballena Feliz.

Este año el incremento de 3 hectáreas de presencia de la mariposa monarca en Michoacán ha devuelto esperanzas a muchos quienes veían el colapso de la mariposa como inminente. Por fenómenos meteorológicos, Homero Gómez González, Comisario del Santuario de la Mariposa Monarca, explicó que este año el arribo de la mariposa estuvo retrasado 10 días llegando hasta entre el 3 y 13 de noviembre.

[Notimex]



E.U. creará un corredor kilométrico para salvar a la Mariposa Monarca

Se cuidará como una alternativa que incremente el número de mariposas a 225 mil millones para el 2020.

2014 ha sido quizá el año más fatal para las mariposas monarcas. El ecólogo Marcus Kronforst,de la Universidad de Chicago, aseguró ese año que en solo dos décadas la presencia de la mariposa monarca disminuyó al menos en un 96%. 

Mientras en 1996 unas mil millones de mariposas monarca migraron a México, en 2014 se registraron solo unos 35 millones. Lo anterior, además de ser un tema de urgencia ecológico, también representa una catástrofe económica.

Esta semana el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció un corredor de casi 2,500 kilómetros para crecer y proteger la migración de la mariposa monarca entre México, Minnesota y Canadá. 

Este corredor pretende incrementar de 56 mil 500 millones a 225 mil millones para 2020 el número de mariposas, ayudando con ello también a los productores aledaños que necesitan de la presencia de polinizadores.

“Los polinizadores son esenciales para la economía de la nación, la seguridad alimentaria y la salud ambiental. La polinización de abejas de miel añade más de 15 mil millones de valor a las cosechas de agricultura cada año y proporciona la columna vertebral de asegurar dietas con frutas, frutos secos y vegetales”.

En el área conocida como el Cinturón del Maíz en el medio oeste de Estados Unidos se ha aplicado el herbicida Roundup que ha mermado el crecimiento del algodoncillo, el principal alimento de las mariposas. Se cree que este es su principal causa de muerte, al igual que del de las abejas.



Hipnóticas fotografías de mariposas monarcas (FOTOS)

Suelen confundirse con hojas delicadas que penden de los árboles, aun cuando sus majestuosos colores suelen distinguir a estas migrantes.

Pocas especies que llamen tanto la atención como la mariposa monarca. Probablemente sean los insectos migrantes más cautivadores. Es sencillo sentirse impresionado con la monarca, fundamentalmente cuando se imaginan los retos que enfrenta un ser de apariencia tan frágil para completar su ciclo migratorio anual.

Pero las apariencias engañan. Por un lado, su llamativo colorido es también una forma de alejar a sus depredadores. Tampoco su fragilidad resulta del todo cierta. Cada año las mariposas monarcas vuelan sobre las extensas praderas y bosques de Canadá, atraviesan las zonas áridas de Estados Unidos, surcando zonas tan inhóspitas para una mariposa como el golfo de México, hasta su arribo a los santuarios, bosques de coníferas donde prevalece el oyamel.

Resulta casi inconcebible que las mariposas se establezcan en los mismos árboles ocupados años anteriores por sus congéneres, algo que hasta la fecha todavía se investiga. Estudios recientes sugieren una posible orientación basada en el magnetismo la Tierra.

Casi igual de inimaginable puede ser para muchos que no todas las monarcas migran. Algunas simplemente se quedan en las zonas de reproducción. Las mariposas migrantes nacen a la mitad del verano o a principios del otoño y serán sus nietas las que logren completar el viaje.

Existen dos poblaciones migratorias en el Norte de América: las monarcas que viven del lado este de las Rocky Mountains vuelan hacia México, mientras que las más occidentales se quedan en California –como las fotos que muestran Ardenwood Historic Farm, Corona Butterfly Preserve, Pismo Beach Monarch Grove.

Es bien sabido, que a las monarcas no les gusta el frío, en cuanto la temperatura de una zona comienza a descender, las monarcas salen huyendo.

Cuando el Sol llega a situarse 52 grados sobre el horizonte, el ciclo reproductivo de la monarca se dispara.

La dieta líquida de las monarcas es posible gracias a sus probóscides, el equivalente a la boca de las mariposas, algo similar a un popote. Además, de agua y néctar estos insectos ocasionalmente comen fruta blanda, siempre y cuando no se les queden grumos pegados en sus probóscides.

También se alimentan de asclepias, alimento rico en alcaloides (de ahí el veneno que contienen), vital para las larvas, que se encuentra principalmente en Norteamérica.

Si bien los gobiernos de Canadá, Estados Unidos y México han hecho esfuerzos loables por la conservación de la monarca, esta especie sigue amenazada por diferentes factores: la tala clandestina en santuarios mexicanos como el Rosario, el decrecimiento de la producción de asclepias silvestres y los efectos del cambio climático han disparado las señales de alerta de algunos científicos y ambientalistas.

Ante el incierto futuro de tan linda población de insectos, debemos valorar aún más la existencia de fotografías tan espléndidas como las que acompañan esta nota.



Este año el arribo de la mariposa monarca a México aumentó 69%

Cada año, miles de ejemplares de esta especie realizan un poético trayecto para huir del invierno y llegar a los bosques templados de oyamel y pino en el centro de México

Una de las leyendas de las mariposas monarca cuenta que estas son las almas de los niños que han muerto y regresan. Curiosamente, las mariposas comienzan a llegar a sus santuarios el 2 de noviembre (cuando se celebra el Día de Muertos en México).

Para hacer un cuadro más completo, hasta el año 1997, en su llegada anual a México, la mariposa monarca ocupaba hasta 18 hectáreas de bosque. Por su parte, el año pasado los ambientalistas y personas preocupadas por el medio ambiente quedaron atónitos cuando se registró la llegada más baja desde 1993, año desde el que se hace el monitoreo de la mariposa, con sólo 0.67 hectáreas de bosque ocupadas. 

Desde hace años los ambientalistas han señalado el uso de pesticidas en el área del Cinturón del maíz en Estados Unidos como el causante de la baja en la población de la monarca, pues estos aditamentos han provocado la casi extinción del algodoncillo, que es el principal alimento de las mariposas. 

Este año, por su parte, en relación al pasado, la población de mariposa monarca en México aumentó 69%, ocupando 1.13 de hectáreas. Aunque se trata de una buena noticia, esta estadística pareciera infinitamente lejana a las 18 hectáreas que ocupaba la mariposa en los 90. 

Aún así el aumento de la especie en la región, después de una drástica caída como la del año pasado, ha arrojado nuevas esperanzas para las personas preocupadas por este tema. 

Cada año la mariposa monarca recorre, desde Canadá y Estados Unidos hasta México, al menos 4 mil 200km. El anterior se trata de un poético trayecto que hacen las mariposas para huir del invierno y llegar a los bosques templados de oyamel y pino en el centro de México.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca