Close

¿Tu gato está deprimido? Descúbrelo aquí (y qué hacer al respecto)

Así como los humanos, los animales también experimentan emociones que los hacen reaccionar ante diferentes estímulos. Es decir que se asocia a la actividad o la persona que brinda un estímulo con la percepción de sensaciones satisfactorias o displacenteras. En consecuencia, se reacciona según se interprete el estímulo: afecto, placer, enojo, ira y estrés, entre otros.

Muchas personas se cuestionan las razones por las cuales los animales se pueden estresar. Y, de acuerdo con el antrozoologista John Bradshaw, el ejemplo de un animal estresado es el gato. Él dice que los dueños de estas mascotas tienen altas expectativas sobre ellos, provocando que sufran de dermatitis y cistitis.

“Si los dueños de los gatos comprendieran realmente a sus mascotas, reconocerían las demandas que les hacen”. Actualmente, los gatos dejaron de ser sólo acompañantes y se convirtieron en estrellas de redes sociales. Por consiguiente, experimentan estrés casi infinito.

Para reducir sus niveles de estrés, es necesario conocer los síntomas. Es conocido que los gatos son sufridores silenciosos, por lo que tienden a aislarse durmiendo debajo de la cama, regando la arena por todos lados, rascando, sudando en exceso o realizando actividades fuera de lugar (por ejemplo, actuar como perros).

¿La solución? Procura dejar las cajas de arena en diferentes partes para que el gato pueda usarlas según su temperamento y estado de ánimo. Permite que se relacione con otros gatos o con un humano; de ese modo generará empatía y mucho cariño. También reduce el uso de fotografías en redes sociales; sólo trata de mantener una relación basada en afecto.

Fotografía principal: Canal Mascotas

 

Ver Más
Close