Té que se cultiva en la India para marcas transnacionales está contaminado con pesticidas

Un informe reciente de Greepeace asegura que buena parte de las hojas de té que se recogen en la India para marcas populares como Twinings, Golden Tips o Lipton, contienen residuos de pesticidas

El té es una de las bebidas más populares del mundo y también, una de las más antiguas. Sus orígenes se encuentran en el lejano Oriente, sobre todo en China, en donde se ha bebido al menos desde el año 2000 antes de nuestra era. En la época moderna, sin embargo, se le asocia con la India, en donde existen enormes plantaciones, herencia del colonialismo británico que en el siglo XIX quiso arrebatar a los chinos el monopolio de la producción y el comercio de la Camellia sinensis.

En las últimas décadas el té ha ganado prestigio por numerosos estudios respecto de los beneficios que aporta para la salud humana, argumentos con respaldo científico que lo han vuelto todavía más respetable.

Sin embargo, como demuestra la maniobra del Imperio Británico, dicha planta no ha estado nunca exenta de las prácticas de su tiempo. Ahora, es cierto, no se trata tanto de pelear la hegemonía de un mercado pero, de cualquier modo, el afán de ganancia que caracteriza al modo de producción capitalista genera sus propios ajustes, aunque siempre con el mismo propósito: producir tanto como se pueda, para obtener la mayor ganancia posible.

En nuestra época, ese principio encuentra expresión en algo muy concreto: el uso de pesticidas. ¿Por qué rociar un campo de cultivo con químicos que eliminen a las plagas? Porque así, el margen de pérdidas de la producción se reduce y por lo mismo, también el de la ganancia. ¿Y si los pesticidas son tóxicos para el entorno, incluido el ser humano? No importa, porque lo único que importa es la ganancia.

Hace un par de semanas, la organización internacional Greepeace dio a conocer este informe en el que evalúo la cantidad de pesticidas presente en distintas muestras de té cultivado en China y la India y, además, procesado por algunas de las marcas transnacionales más importantes: Twinings, Golden Tips, Lipton y otras. Greepeace analizó las muestras a partir de los niveles de pesticidas considerados “no peligrosos” por organismos como la Unión Europea o la Organización Mundial de la Salud de la ONU.

En el estudio se examinaron 46 muestras de té cultivado en la India, de las cuales 46 (94%) mostraron residuos de al menos un tipo de pesticida; 29 (59%) tuvieron rastros de un “coctel” de más de 10 diferentes pesticidas y 18 (37%) excedieron los niveles máximos de pesticidas permitidos por la Unión Europea.

tabla

Por otro lado, Greepeace resalta que esta situación se debe en buena medida a la ambigüedad de la legislación india, en la cual el uso de pesticidas no está claramente regulado y, por lo mismo, las productoras no están obligadas a reportarlo.

En cuanto a las consecuencias de entrar en contacto con pesticidas, Greenpeace cita en su informe un par de investigaciones sobre los efectos de estos tanto en los trabajadores de las plantaciones como en una persona habituada a beber té. En los primeros, los daños van de incomodidades inmediatas como dolor de cabeza o muscular a efectos genotóxicos. Sobre el segundo grupo, el de los consumidores, la organización acepta que el impacto de los pesticidas en la salud es casi imposible de evaluar.

A continuación compartimos el informe de Greenpeace (en inglés y en PDF), e invitamos a nuestros lectores a formarse su propia opinión sobre el asunto.

* Para descargar el PDF, pasa el cursor por la esquina inferior derecha y en la tira de iconos haz clic en el disco de Guardar



Cómo sembrar y cosechar tu propio té

¿Tu propio árbol de té? Eso es posible…

Foto: plantsrescue.com

Procedente del sur de China y del sudeste de Asia, la planta del té Camellia sinensis se ha vuelto fundamental incluso en occidente. Una de las grandes favoritas en la medicina china y considerada también un estimulante con un alto poder antioxidante es cada vez más común en el consumo de millones de personas.

Quizá la mejor manera de disfrutarla y obtener sus beneficios sea cultivándola tú mismo, asimismo consiguiendo los beneficios de la jardinería. De la Camellia sinensis es posible hacer té blanco, negro o verde, y también hacer infusiones con sus flores y semillas.

 

Cómo plantar té

En estado salvaje, este árbol perenne de la familia de las teáceas puede alcanzar hasta 9 m de altura en estado silvestre, sin embargo es inclusive probable sembrarlo en una maceta (generalmente es más bien considerado como un arbusto).

De la variedad Camellia sinensis assimica, que es oriunda de la India y de Birmania, el clima para su siembra debe ser cálido, con unas 4 horas de sol al día, las zonas tropicales son más propicias; requiere de suelos fértiles, sueltos, profundos, bien drenados y no tolera inviernos muy fríos.

Se recomienda remojar las semillas en agua tibia 24 horas antes de la siembra; la germinación sucederá entre 1 y 3 meses y deberás transplantarla a la tierra cuando nazcan las primeras hojas, luego plantar en un terreno definitivo cuando alcances unos 30 cm de altura.

 

Cómo cosechar el té para tu consumo

Podrás cosechar las hojas y tallos hasta que el arbusto tenga 5 años. Cosecha las dos hojas que estén hasta arriba de la planta y la hoja del brote de primavera. Los nuevos tallos serán verdes en contraste con los negros del primer año. 

 

Fuentes:

botanical-online.com

mnn

 



Los insecticidas ponen en riesgo los suplementos alimenticios y vitaminas del mundo

El factor clave del impacto de estos químicos es la disminución de estos polinizadores, así como de los hábitats vegetales.

De acuerdo a una investigación publicada en el Environmental Science and Pollution Research, los pesticidas no sólo han logrado contaminar casi todos los hábitats, sino también a la producción alimentaria del mundo entero.  

Miles de millones de dólares se gastan anualmente en químicos para controlar las plagas de insectos o plantas. Sin embargo, las regularizaciones de estos insecticidas fallaron en prevenir el envenenamiento de otras criaturas esenciales para la producción global de los alimentos, como las abejas y lombrices.  

El profesor Dave Goulson, de la Universidad de Sussex, se sorprende de lo poco que el humano ha aprendido con la experiencia de los químicos sobre el medio ambiente: 

Después de que Silent Spring reveló los efectos secundarios negativos de esos químicos, hubo una gran reacción. Pero parece que hemos retrocedido en el tiempo a hacer exactamente lo que hacíamos en la década de los 50. Es la historia repitiéndose. La naturaleza penetrante de estos químicos implica que se encuentran en cualquier lado. Si todos nuestros suelos son tóxicos, entonces deberíamos de preocuparnos ya que el suelo es crucial para la producción de la comida.

Por consiguiente, la investigación se encargó de analizar los riesgos asociados con el neonicotinoide, un insecticida que se aplica regularmente en vez de usarse como reacción en contra de las plagas. 

Según Jean-Marc Bonmatin, del Centre National de Recherche Scientifique, en Francia: “La evidencia es clara. Estamos siendo testigos de la amenaza en la productividad de nuestros recursos naturales y estamos cultivando un ambiente equivalente impuesto por los organofosfatos o el DDT. En vez de proteger la producción de la comida, el uso de los insecticidas neonicotinoide está amenazando a la infraestructura que lo permite existir.” ¿De qué manera? Los químicos ponen en peligro a la comida al intoxicar tanto a las abejas y otros polinizadores, encargados de fertilizar tres cuartos de los cultivos, así como a los organismos que fomentan la salubridad del terreno para el crecimiento de las plantas. 

El factor clave del impacto de estos químicos es la disminución de estos polinizadores, así como de los hábitats vegetales: los insecticidas incapacitan a las abejas a volar ya que su sistema inmunológico está dañado, matando poco a poco a la colonia entera; las lombrices pierden su habilidad para cavar por los químicos en el suelo; las libélulas y otras criaturas que viven en el agua, sufren al estar expuestas directamente a los pesticidas; la disminución de los insectos se relaciona con la merma de aves que se alimentan de ellos; y así continúa deteriorándose la cadena alimenticia.  

De ese modo, hay suficiente evidencia que demuestra el impacto crónico que estos químicos han tenido en la biodiversidad mundial, empeorando los servicios del ecosistema (como la polinización) para continuar la producción saludable de los alimentos. 

De acuerdo con The Guardian, el gobierno de EE.UU. impuso una moratoria temporal de tres años respecto al uso de algunos neonicotinoides sobre los cultivos. Barack Obama, presidente de ese país, ordenó un acuerdo urgente relacionado con el impacto de los neonicotinoides en las abejas, en los cultivos y en el tratamiento contra las pulgas para perros y gatos. 

Sin embargo, Nick von Westenholz, jefe ejecutivo del Crop Protection Association (CPA), considera que “es una revisión selectiva de los estudios existentes, los cuales ponen en evidencia los peores escenarios reproducidos bajo condiciones de laboratorio. La publicación no representa un acuerdo vigoroso para la seguridad del sistema de pesticidas bajo condiciones realistas. […] Y más importante, fueron negligentes en observar los beneficios que brindadas por la tecnología y el hecho que, al maximizar los cultivos de las tierras fértiles, habría más espacios vírgenes a preservar para la biodiversidad.”

De hecho, la nueva investigación, llamada Worldwide Integrated Assessment on Systemic Pesticides, explica que los neonicotinoides y el fipronil son usados usualmente como tratamiento para las semillas; es decir que forman parte de cada proceso de la planta (incluyendo las raíces, hojas, polen y nectar), y así exponiendo a numerosas criaturas, incluyendo a los seres vivos que se nutren del agua.

Es importante que las personas estén conscientes de esta situación ya que, al poner su grano de arena, se impide y previene el deterioro del medio ambiente.



Todo lo que aún no sabes sobre los beneficios del té

En el interior de sus hojas, se encuentra la sustancia L-teanina, la cual se relaciona con un sensaciones de relajación.

El té, infusión de hojas y brotes de la planta Camellia sinensis, ha adquirido popularidad gracias a su sabor fresco y efecto psicoactivo. Gracias a sus propiedades químicas, el té es utilizado como agente antioxidante, antiinflamatorio, neuroprotector, protector contra la osteoporosis, regulador de apetito, reductor de dolor y naúseas, calmante y potencializador cognitivo.

El arbusto llega a medir hasta doce metros de altura, y sus plantas se destacan por marcadas ramificaciones. En el interior de sus hojas, se encuentra la sustancia L-teanina, la cual se relaciona con un sensaciones de relajación; esto se debe a que la teanina incrementa la producción del ácido gammaaminobutírico, afectando los niveles de serotonina y dopamina, las hormonas de la felicidad y relajación.

Existen cuatro tipo de tés: negro, rojo, blanco y verde; los cuales son ricos en minerales, como el sodio, potasio, níquel, hierro, magnesio y calcio. Razón por la cual, el té trae increíbles beneficios al cuerpo y mente:

  1. Memoria. De acuerdo con un estudio publicado en el Journal Psychopharmacology, el consumo constante del té mejora las funciones cognitivas, tales como la capacidad de retener cierto tipo de información (la memoria de trabajo). La influencia de esta planta en el cerebro sucede en la región frontal y parietal, áreas importantes para el desarrollo cognitivo y emocional. Además, gracias a su alto nivel de vitaminas A,B, C, E y P, el té es un potencializador cerebral.
  2. Higiene bucal. Gracias a sus componentes químicos, el té funge como un buen protector de bacterias que causan caries, infecciones o problemas de encías. En un estudio, los investigadores encontraron que aquellas personas quienes se enjuagaban con té negro durante un minuto, diez veces al día, tenían menos acumulación de placa en sus dientes que aquellos quienes se enjuagaban con agua. Pero ojo, no se adquiere el mismo efecto con las infusiones de sabores, ya que éstos tienen un alto nivel de ácido que erosionan los dientes.
  3. Reduce el riesgo de cáncer. El té contiene taninos catéquicos y derivados de polifenólicos, sustancias con propiedades consideradas anticancerígenas.  En un estudio donde se observaron a más de 500 personas, se encontró que el riesgo de sufrir cáncer de pulmón era cinco veces más probable en aquellos individuos que no habituaban tomar té. Por el otro lado, en otros estudios se señala que el té verde no sólo puede mejorar los síntomas de pacientes con cáncer de pecho, sino también limita el crecimiento del tumor.
  4. Mejora la fortaleza muscular. Otros estudios indican que el té ayuda a reducir los síntomas de la vejez relacionados con la oxidación e inflamación muscular o ósea. En una investigación del National Institutes of Health, del Complementary and Alternative Medicine, se demostró que la combinación del ejercicio con el té, mejoraron la estructura muscular de 170 mujeres postmenopaúsicas.

En consecuencia, el té ha adquirido un papel predominante en la salud tanto física como emocional de aquellas personas quienes lo consumen. En la actualidad, es una bebida accesible y variada: es cuestión de buscar y elegir con base en nuestros propios gustos.



3 Recetas para preparar té a base de árboles invernales

Para combatir el frío de invierno te recomendamos tomar algunos de estos deliciosos y sanos tés.

No hay nada mejor para combatir el frío invernal que una deliciosa taza té. Además de calentarte, estas tres recetas también contienen muchas propiedades, ideales para evitar gripes y que fortalecen tu sistema inmune.

Té de Abeto: contiene mucha vitamina C

Spruce-needles-537x373

Si tienes abeto cerca de casa puedes preparar este té todo el año. El sabor del té tiene mucho que ver con el tipo de hoja que utilices, por ejemplo las hojas jóvenes dará al té un sabor fresco similar al del limón, mientras que las hojas maduras tendrán un sabor más fuerte y amargo. Las hojas más claras son las más jóvenes.

Para preparar el té debes lavar las hojas, usar un cuchillo filoso para cortar las hojas de la rama principal y luego cortar o moler las hojas. En vez de hervir las hojas en agua caliente, hierve el agua primero y viértela sobre las hojas. Puedes disfrutar de tu infusión con azúcar o miel.

Té de Pino: contiene vitamina C, A, B y varios antioxidantes

Pine-needles-537x412

Por volumen las hojas de pino contienen 5 veces más vitamina C que los limones y 8 veces más que el jugo de naranja.

La preparación es igual a la del Abeto.

Té de Abedul: vitaminas B1, B2, calcio, magnesio y zinc

Birch-trees-in-winter-537x382

El té del abedul es muy aromático y tiene un sabor deliciosamente sutil que se complementa bien con un poco de miel o jarabe de agave. Usa las puntas de las ramas para preparar el té. La corteza delgada no tiene mucho sabor y no tiene ninguna propiedad medicinal.

Para preparar el té, corta o muele unas 6 o 7 ramas y ponlas en una tetera, agrégales dos tazas de agua hirviendo y deja reposar unos 10 minutos. Endulza al gusto.



Monsanto compra compañía que investiga la desaparición de abejas por pesticidas

La multinacional dice querer ayudar a Beeologics, sin embargo dado su historial sus motivos parecen ser dudosos.

Resulta verdaderamente difícil creer que Monsanto, la gigante de los agro-químicos, que según Natural Society fue “La peor en 2011”, quiera alejarse de sus malos hábitos e invertir en la conservación del medio ambiente.

Beeologics es una pequeña compañía dedicada a buscar soluciones al rápido decline de poblaciones de abejas en el mundo, para hacerlo han desarrollado un producto llamado Remembee, un agente anti-viral que se espera podrá combatir el Desorden de Colapso de Colonias, una plaga que ha disminuido por un tercio la población de abejas en Estados Unidos en la última década.

Sin embargo, según tres estudios recientes han concluido que el virus que Remembee planea combatir no es la verdadera raíz del problema. Los investigaciones llevadas a cabo por la Universidad de Purdue y la Universidad de Harvard concluyeron que un tipo de pesticidas, conocidos como neonicotinoides, cubren más de 142 millones de hectáreas de maíz, trigo y soya de Estados Unidos, podrían ser los verdaderos responsables. Estos pesticidas son absorbidos por el sistema vascular de las plantas y contaminan el polen y néctar que las abejas utilizan, desorientan a los insectos impidiéndoles regresar a su colmena.

Bee-apis

Otros factores que contribuyen al  Desorden de Colapso de Colonias y por los que los números de abejas han disminuido son la pérdida de su hábitat natural, un sistema inmunológico débil, consecuencia de una mala alimentación (ya que a las abejas comerciales con frecuencia se les alimenta con jarabe de maíz con pesticidas), así como las técnicas modernas de apicultura que limitan la diversidad genética de la población al hacer amplio uso de inseminación artificial.

Otro culpable que señalan los científicos es el polen del maíz genéticamente modificado que tiene un insecticida potente dentro de su estructura genética y que ingieren las abejas. El maíz Roundup es manufacturado por Monsanto es utilizado en Estados Unidos y otros sitios.

Entonces si Monsanto se encuentra entre los principales sospechosos del Desorden de Colapso de Colonias, ¿por qué está comprando la multinacional a una de las compañías responsables de la investigación del desorden y desaparición de las abejas?

La vocera de la compañía Kelly Powers dijo “Estamos completamente comprometidos con el trabajo existente de Beeologics.”

Resulta difícil creer que Monsanto intenta reinventarse como una compañía cuyo interés es la conservación ambiental y productos sin efectos cuestionables en nuestra salud, parece un tanto más probable que intenten cubrir su complicidad en el problema.

Tendremos que esperar y ver.

[Disinformation]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca