Atención: no bebas agua de botellas de plástico que han estado expuestas al Sol

El polímero BFA, uno de los ingredientes base del plástico, es uno de los productos más usados alrededor del mundo, a pesar de ser de los más peligrosos

¿Eres de las personas que dejan su botella de plástico en el coche durante días completos y ocasionalmente bebes agua? Quizás necesitas reflexionar acerca de esta (nociva) costumbre. De acuerdo con el Instituto de las Ciencias de la Alimentación y la Agricultura de la Universidad de Florida (EE.UU.) esta actividad puede ser contraproducente a la salud, dada la composición del contenedor.

El polímero BFA, uno de los ingredientes base del plástico, es uno de los productos más usados alrededor del mundo, a pesar de ser de los más peligrosos. Su uso se ha relacionado con enfermedades tales como cáncer, asma, hiperactividad en niños, obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes. 

¿Cuán nocivo puede ser si se queda en un coche durante días? Los átomos del BFA se activan una vez que se encuentran bajo temperaturas altas (¿has sentido el calor que se siente dentro de un automóvil?), de modo que la botella libera y deposita en el líquido antimonio y BFA en dosis más elevadas. Y en caso de continuar bebiendo de esa botella, estaríamos consumiendo elementos nocivos para la salud.

Las soluciones para prevenir las mencionadas consecuencias pueden resultar en sencillos pasos como evitar dejar las botellas de plástico en lugares cálidos, cambiar el plástico por enfrascados de vidrio y purificar el agua cuando haya pasado por esta alteración química.



Descubre esta ecológica botella de agua se desintegra después de usarse

Si bien el agua puede adquirir un poco de sabor salado, es perfectamente bebible y saludable. Inclusive hasta se puede comer la botella después de su uso.

Hace algunos años se dieron a conocer los efectos negativos en la salud producidos por el aditivo de plástico, el Bisferol-A –BPA–. Este tóxico influye en los niveles de estrógeno dentro del cuerpo humano, relacionándose con la incidencia de enfermedades como diabetes, obesidad, cáncer de pecho y paros cardíacos, problemas en el desarrollo de órganos en niños.

Por lo que se han buscado alternativas ecológicas para reducir tanto el consumo como la producción del plástico. Con los cientos de millones de toneladas de plástico que se producen al año, numerosas campañas han intentado hacer un llamado de atención para disminuir la presencia de este producto que tarda más de un siglo en desintegrarse.

Entre ellas se encuentra esta botella, a base de algas, que se desintegra después de usarse. Esta innovación estuvo a cargo del estudiante de diseño Ari Jónsson, quien creó una botella de agua biodegradable con un material que produce una huella ecológica mínima.

Al buscar por nuevos materiales biodegradables, Jónsson descubrió que 50 por ciento del plástico que se usa, se deshecha y termina en los océanos –afectando así la biodiversidad de este ecosistema–: “¿Por qué estamos usando materiales que tardan cientos de años en desintegrarse para beber agua natural y después tirarlos a la basura?”

Fue así que realizó una serie de experimentos con el polvo de agar, una sustancia derivada de las alcas. Cuando este polvo se mezcla con el agua, se vuelve un material gelatinoso que puede adquirir cualquier forma. De acuerdo con Jónsson, esta pasta mantendrá su forma hasta que la botella deje de contener líquidos: “Lo que hace interesante la mezcla del alga y el agua, es el periodo de vida de la botella. Una vez que la botella deje de contener el agua, ésta comenzará a descomponerse.”

Si bien el agua puede adquirir un poco de sabor salado, es perfectamente bebible y saludable. Inclusive hasta se puede comer la botella después de su uso: “el sabor de la botella es difícil de describir, podría decirse que es como una gelatina de alga.”

Jónsson acepta que no es la solución perfecta para el problema derivado de las botellas de plástico, sin embargo “es un inicio y una idea que puede ayudarnos a ver alternativas” para la invasión de estos productos.

 



Razones irrefutables para evitar los productos de plástico (y sus alternativas)

En los últimos años, varias investigaciones científicas demostraron que el plástico tiene altos niveles de químicos dañinos, entre ellos el bisfenol A (BPA, por sus siglas en inglés) y la phthalates

Botellas, latas, bolsas, contenedores, anillos de plástico para latas, platos y cubiertos de plástico o unicel, tapas, popotes, envoltorios de comida, restos de cigarros y colillas son sólo algunos de los productos usados regularmente y que contaminan irremediablemente el medio ambiente.

Estos productos de plástico tardan alrededor de 100 años en deshacerse, degradarse y eliminarse; en consecuencia, la vida silvestre se ve afectada por su uso masivo.

Las partículas de plástico contienen compuestos tóxicos, los cuales animales como el plancton, insectos, aves y ganado consumen día a día, afectando a los humanos en cuanto comen alguno de estos animales. O inclusive, la misma fauna se encuentra constantemente atrapada dentro de estos productos, provocando su muerte en el intento de escape. En consecuencia, el uso masivo de plástico envenena la cadena alimenticia y así, al medio ambiente.

En los últimos años, varias investigaciones científicas demostraron que el plástico tiene altos niveles de químicos dañinos, entre ellos el bisfenol A (BPA, por sus siglas en inglés) y la phthalates. Estos elementos provocan afectaciones endócrinas al mimetizar el estrógeno; las consecuencias son evidentes: cáncer, asma, hiperactividad, obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Además, el plástico y la espuma de poliestireno se acumula en diferentes zonas naturales, desde el mar y desiertos hasta en espacios abiertos a donde el viento se encarga de trasladar la basura. En consecuencia, estos productos tóxicos se han esparcido a lo largo y ancho del mundo, afectando irremediablemente su statu quo.

Para evitar la degradación del planeta, puedes reducir el uso de plástico con estas nueve sencillas prácticas:

          Usa contenedores y vasos de vidrio y de acero inoxidable.

Evita comprar agua embotellada.

Mantén siempre cerca de ti (en tu escritorio o coche) una bolsa con cubiertos de metal o madera.

Compra juguetes de material reciclado o de madera.

Utiliza platos de cerámica o biodegradables.

Reutiliza los botes o jarras de vidrio.

Empieza a usar bolsas de tela en vez de bolsas de plástico.

Haz una composta con los residuos orgánicos.

Compra productos empaquetados en vidrio.

Fotografía principal: Paul Williams

 



Podrás hacer tu propia botella de agua comestible en la comodidad de tu hogar (VIDEO)

Estudiantes de diseño han creado una botella biodegradable que puede comerse una vez que esté vacía, la cual está hecha con una membrana gelatinosa de algas que contiene al líquido.

¿Te imaginas beber agua de una botella que, una vez vacía, puedes comerla; y que, mejor aún, la puedes hacer en tu casa?

Estudiantes de diseño han creado una botella biodegradable que puede comerse una vez que esté vacía. Los autores, Rodrigo García González, Pierre Paslier y Gillaume Couche, pretenden que esta iniciativa no sólo pueda fomentar un impacto sustentable en el medio ambiente, sino también lograrlo sin mucho desembolso económico.

Los ganadores del 2014 Lexus Design Award se inspiraron en las yemas de huevo para formar la botella Ooho, la cual está hecha con una membrana gelatinosa de algas que contiene al líquido. Mientras que en su interior, se utiliza la técnica culinaria de esterificación; es decir, se moldea el agua en una esfera. De ese modo,  la doble membrana protege la estructura y la higiene del líquido en el interior, sin la necesidad de un contendedor de plástico.

0f5d2df2-6ead-4e07-a052-2b6efbdecb63

Uno de los objetivos del invento es que la botella sea un producto al alcance de todos, el cual se pueda formar en una cocina regular. Incluso que las personas puedan modificarlo a su gusto: tanto de tamaño como en forma. Por lo que, el tamaño de la esfera puede controlarse sólo cuando el agua está solidificada (en hielo) a la hora del proceso del “empaque”.

Ooho es una alternativa barata y biodegradable para el uso de las botellas de agua. Les compartimos un video de cómo funciona Ohoo:



Conoce por qué los químicos siguen contaminando a los productos envueltos en plástico

Una nueva investigación reveló que los químicos que remplazaron el BPA podrían ser igual de dañinos para la salud.

Hace algunos años, se dieron a conocer los efectos negativos en la salud que eran producidos por el aditivo de plástico, Bisferol-A (BPA). Este hecho se propagó alrededor del mundo, yendo de boca en boca de todos sus consumidores preocupados por su salud física y mental. Y gracias a la presión social que se ejerció sobre las empresas que vendían esos productos, desde2012, se prohibió y eliminó el uso de BPA en la producción de plásticos.

Se llegó a afirmar que el BPA influía en los niveles de estrógeno dentro del cuerpo humano, relacionándose con la incidencia de enfermedades  como: diabetes, obesidad, cáncer de pecho y paros cardíacos, problemas en el desarrollo de órganos en niños. Incluso, un estudio estimó que el uso del aditivo en los contenedores de comida y de bebidas era responsable de tres mil millones de dólares al año en gastos de salud.

Y ahora, la reportera de la revista Mother Jones, Mariah Blake, explica que los productos de plásticos que ahora se venden con la etiqueta de “Libre de BPA”, siguen liberando estrógeno sintético:

BPA es un químico que influye en la hormona del estrógeno. Muchas personas recordarán que, en 2008, los peligros del BPA eran bastante conocidos. Hubo un escándalo. Las grandes empresas tuvieron que quitar el BPA de sus estantes. Y muchos fabricantes empezaron a introducir productos que eran libres del BPA. Pero resultó que los químicos que se utilizaron para remplazarlo, eran similares, y además no habían sido examinados para ver si tenían o no propiedades similares al BPA, si en esencia influían o no en el estrógeno. Surgió que la mayoría de esos químicos sí lo hacen, implicando que también podían tener efectos similares en la salud de las personas. La industria sacó estudios basados en que esos químicos no eran dañinos; pero se apoyaron en científicos que, en muchas ocasiones, ayudaron a desacreditar a la misma ciencia que trató de relacionar las consecuencias dañinas al fumar. Entonces, en muchas maneras, enterraron la verdad.

Dentro de su investigación, Mariah Blake encontró que el suplemento del BPA es el Tritan, el cual dicen que es un componente libre de químicos, y que muchas agencias internacionales de regulación sanitaria han aprobado su propuesta, con el fin de cuidar a los consumidores cuando están tomando de una botella de agua o de contendedores de comida.  No obstante, al indagar a profundidad acerca de ese elemento, se descubrió que es realmente un producto más estrogénico que el policarbonato:

Los estudios están diseñados específicamente para garantizar que no se encuentre ninguna actividad estrogénica. Por ejemplo, ellos usan un tipo de rata; se llama la rata Charles River Sprague Dawley. Esta rata es conocida por ser insensible al estrógeno, por lo que puede resistir dosis 100 veces más grandes que una mujer, y además sin tener algún efecto secundario. También los científicos usan dosis a un nivel en el cual no tendrán ningún efecto visual, por lo que son dosis que no causan ninguna consecuencia.

Para concluir, la reportera enlista algunos consejos que pueden ayudarte a cuidar tu salud de estos químicos: primero, hay un tipo de contenedores hechos con plástico a base de maíz y que es biodegradable; segundo, remover todo el plástico de la casa y cambiar a materiales naturales; usar contendedores de cristal o acero inoxidable en vez de plástico; considerar que, aún si el plástico es inevitable, al menos intentar minimizar su uso.

 



Microplásticos de exfoliantes contaminan los Grandes Lagos

Granos de plástico utilizados en productos de belleza plagan los Grandes Lagos de EUA, según explica un estudio sobre impacto ambiental.

Desde hace varios meses, científicos advirtieron la presencia de grandes cantidades de microplásticos del tipo que utilizan los exfoliantes en la Región de los Grandes Lagos. Las partículas son tan pequeñas que son imposibles de remover.

En un artículo publicado en ScienceDirect, los investigadores Marcus Eriksen y Sherri Mason explican lo siguiente: “Las altas concentraciones de microplásticos [en esta región] rebasa la mayoría de las muestras en océanos de todo el mundo”. Según sus resultados, se pueden encontrar hasta más de 450 mil partículas que miden menos de un milímetro por kilómetro cuadrado. Y agrega: “Los granos de plástico utilizados en muchos exfoliantes no son filtrados adecuadamente por el tratamiento de aguas residuales”.

El investigador explica que puede haber hasta 6,000 granos de plástico en un miligramo de exfoliante, por lo que los peces pueden, debido a su tamaño, confundir una partícula con un huevo de pez y tragárselo. También es posible que químicos insolubles se adhieran a las mismas envenenando a la flora marina.

o-MICROPLASTICS-570

Las marcas Unilever, Johnson & Johnson, The Body Shop, L’Oreal y Colgate-Palmolive son algunas que han prometido dejar de utilizar los microplásticos. Algunas alternativas biodegradables para exfoliar son las semillas de chabacanos y sal marina.

Eriksen concluye: “Productos desechables que utilizan un material diseñado para durar miles de años son inaceptables en el siglo XXI.”

Por todo lo anterior, es importante recordar que todas nuestras acciones se ven reflejadas en nuestro medio ambiente; por ello, es esencial buscar siempre una opción natural.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca