Close

Las agüitas para niños portarán un distintivo nutrimental en México pese a ser temibles (entérate por qué)

Hasta hace poco se tenía poca conciencia sobre los alimentos industrializados que tomamos. Afortunadamente está en incremento la noción sobre lo que consumimos, pero algunas regulaciones del gobierno en México han sido laxas con productos que dañan la salud, y más aún, la de los niños.

Recientemente la Cofrepis (Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios) cambió algunos criterios para impedir la publicitación de chatarra en horario para niños, pero algunas de las pautas no convencen a organizaciones civiles pues hay algunos productos que, siendo nocivos para los niños, encajan en criterios nutritivos para la dependencia, tan así que llevarán un “distintivo nutrimental” y podrán publicitarse en medios masivos.

Un ejemplo fehaciente de lo anterior ha sido documentado por la organización El Poder del Consumidor, que analizó el contenido de las nominadas “agüitas para niños”(que en realidad son bebidas de azúcar que fingen contener fruta). Como ejemplo están los productos de Ciel, Bonafot y Nestlé, que emplean figuras de personajes de caricatura y frutas para atraer a los niños, cuando su contenido es un concentrado de jugo azucaroso, que equivale a entre 75% y 100% del azúcar que requiere un pequeño en un solo día.

Estos son los focos rojos, los ingredientes más perjudiciales contenidos en las “agüitas”:

Azúcar de dieta: es también conocida como sucralosa o Splenda, acesulfame K o Stevia, la cual no se especifica como dietética en las etiquetas y no es recomendada para menores. Tiene un promedio de 15gr por envase, lo cual equivale a tres cucharadas cafeteras de azúcar, que cubren de 75 a 100% de lo que un niño o niña puede consumir todo el día.

Sodio: empleado para diluir los sabores dulces, por las altas concentraciones de azúcar, lo que disimula los grados de endulzante contenido.

Colorantes: uno de los frecuentemente empleados en estos productos se llama caramelo IV, elaborado con amonios y sulfuros que al calentarlos producen unos subproductos llamados 2-metilimidazol y 4-metilimidazol (2-MI y 4-MI), los cuales se han demostrado como cancerígenos. Muchos productos también emplean tartrazina (o amarillo 5), amarillo ocaso (o amarillo 6) y rojo allura (o rojo 40), colorantes asociados a inducir cambios en la conducta e hiperactividad en niños y niñas.

Concentrado de jugo: es en realidad conocido como otro tipo de azúcar que ha sido procesada, congelada y rehidratada.

Close