Close

Exposición de Francisco Toledo sobre el maíz nos recuerda que somos uno con la naturaleza

Las imágenes cuentan con la característica de generar, en menor o mayor grado, una emoción que se encargará de realizar cambios trascendentales. A través de esta experiencia afectiva, decenas de personas pueden alcanzar sus sueños y así realizar cambios esenciales asociados con su vida diaria, sus proyectos profesionales o su relación con el medio ambiente.

De modo que, para generar un impacto emocional (y por ende, conductual) en cierto grupo, es necesario reestructurar concepciones erróneas. Un ejemplo de esta noción es el pintor Francisco Toledo, quien en los últimos meses se ha sumado a la lucha contra el maíz transgénico en México.

Para lograrlo se encargó de impactar emocionalmente con 42 intervenciones de impresiones fotográficas de hace aproximadamente 100 años, realizadas por Rafael Donís. El objetivo era sencillo: regenerar el esquema de que la sociedad se encuentra separada de la naturaleza; y así, a través de fotografías coloreadas, se vislumbran antiguos agricultores y trabajadores con sus semillas, plantas germinadas y mazorcas, entre otros elementos simples, en una jornada de la década de los 20.

En esta lucha, bajo el nombre de El maíz de nuestro sustento, Toledo celebra al maíz de México: puro y libre de intervenciones químicas. De modo que logra crear una resonancia e impacto más generalizado y profundo, a comparación de los argumentos y datos científicos. Aquí, las emociones son la base del cambio y de la capacidad creativa.

La exhibición de las fotografías intervenidas tendrá lugar en la galería Juan Martín, en la colonia Polanco. Ahí, como parte de la campaña contra el maíz transgénico en México, se pretende reunir un millón de firmas que respalden la carta de científicos mexicanos al presidente de este país, Enrique Peña Nieto, enviada en marzo.

Si te resuena, firma la carta aquí.

 

 

Ver Más
Close