Estrenarán en Xochimilco trajinera fabricada a partir de materiales reciclados

Una trajinera fabricada a partir de PET, con una vida útil de alrededor de 100 años

El lago de Xochimilco, uno de los sitios más icónicos de la ciudad de México, ha sido el protagonista de festejos, guías turísticas y tradiciones. Alimentado por unos pocos canales que riegan la mitad norte de la delegación Xochimilco, este sitio es un emblema histórico.

Inició como un sistema de cultivo conocido como chinampa. Desde entonces, se ha transformado en un centro de reunión de locales y turistas para recorrer dichos canales en trajineras de madera. Desgraciadamente, el constante uso de esta zona ha generado una cantidad impresionante de basura y contaminación: botellas de vidrio y residuos de plástico, entre otros.

De manera que, después de continuos problemas relacionados con la rentabilidad, mantenimiento y contaminación de esta vía turística, los canoeros decidieron acercarse a la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del Distrito Federal (SECITI) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para buscar alternativas a la problemática.

¿La solución? Una trajinera fabricada a partir de PET, con una vida útil de alrededor de 100 años. Se estima que la producción en serie de este tipo de producto será de 15 mil pesos (a diferencia de una de madera, que oscila entre unos 35 y 40 mil pesos).

Mauricio León Salazar, encargado del proyecto, explica que esta solución pretende ser amigable con el medio ambiente, ya que se recolecta el plástico, reduciéndolo a semipolvo (con textura de arcilla) para, así, mezclarlo con el filamento de PET. De ese modo se pueden confeccionar los tablones con los que se hizo la trajinera.

Además de ser más económica (a corto, mediano y largo plazo), esta solución también es un acercamiento revolucionario para el cuidado del medio ambiente y el reforzamiento del turismo en la ciudad: una adecuación de la artesanía tradicional a los menesteres urgentes de hoy.

 



#SoyXochimilco: un llamado para salvar el Patrimonio de la Humanidad

Ante el crecimiento de la demanda de agua y sobreexplotación de los acuíferos en el Valle de México, Xochimilco, un sistema artificial que ha sobrevivido desde épocas ancestrales, se encuentra en peligro.

Ante el crecimiento de la demanda de agua y sobreexplotación de los acuíferos en el Valle de México, Xochimilco, un sistema artificial que ha sobrevivido desde épocas ancestrales, se encuentra en peligro. El Sistema Lacustre Ejidos de Xochimilco, San Gregorio Atlapulco y sus Afluyentes –SLXSGA–, también conocido popularmente como Xochimilco, es un humedal de importancia internacional que provee bienes y servicios ecosistémicos a los 21 millones de habitantes de la capital mexicana. Sin embargo, ¿qué alternativas existen para salvar a este humedal de tal importancia? 

Dado que Xochimilco es un sistema artificial que ha sobrevivido gracias a la incorporación de agua tratada de tres plantas construidas en la década de los 70, las cuales se encuentran operando con deficiencias tanto en calidad como cantidad de agua. Esto ha provocado un descenso significativo en el nivel del agua en un promedio de hasta 1.5 metros en los canales en los últimos 10 años, afectando en la población de San Gregorio –zona de producción chinampera– con menor producción de sus cultivos. Por otro lado, las descargas de aguas negras han aumentado en asentamientos irregulares, lo cual no sólo ha favorecido la proliferación de especias invasoras como el lirio acuático, la tilapia y la carpa, afectando tanto a los productores como a las especies endémicas como el ajolote. 

Esta situación se verá aún más afectada con la construcción del proyecto Supervía, pues impactará negativamente en aproximadamente 18 por ciento de la zona de conservación. La realidad es que muy pocas personas están conscientes de la importancia del impacto que tiene este lugar en la calidad de vida de los capitalinos, en la disponibilidad y el acceso de agua, en la regulación del microclima y calidad del aire en la CDMX. 

La solución que se propone a través de la plataforma Change.org, es asegurar la continuidad del SLXSGA mediante ocho acciones estratégicas: 

– Exigimos que se pongan en condiciones óptimas operativas las plantas de tratamiento de agua de:

    Cerro de la Estrella Iztapalapa.

    San Luis  Tlaxialtemalco.

    San Pedro Atocpan.

– Regular de inmediato el bombeo desmedido de agua de los mantos acuíferos  subterráneos de agua del SLXSGA, los cuales están acelerando el hundimiento y sequía de Xochimilco además que provocan socavones como el que apareció el pasado mes de enero en el embarcadero de Zacapa.

– Implementación urgente de un sistema de conducción y tratamiento para los más de 1.400 puntos de descargas de aguas negras que actualmente son vertidos hacia los canales generando niveles de contaminación ya críticos y perjudicando a productores chinamperos de flores y hortalizas.

– Implementación urgente de: A) Un programa de control de especies invasoras, sobre todo Tilapia, Carpa y Lirio. B) Un Programa Integral de Restauración Ecológica, incluyendo especies endémicas en riesgo crítico de extinción como el Ajolote, C) Rehabilitación urgente de canales.

– Impulsar la reactivación productiva de las Chinampas a través de incentivos y capacitación a los Xochimilcas, así como promoviendo el comercio justo; impulsando así, uno de los sistemas agroecológicos más antiguos y sostenibles del mundo, y sobre todo defendiendo la soberanía alimentaria para los habitantes de CDMX.

– Transformación de la forma de turismo actual hacia un turismo sostenible de alto valor que esté en armonía con el entorno.

– No permitir más asentamientos irregulares, exigimos que se cumpla la planeación urbana y se respeten los polígonos definidos para el área protegida y la zona de conservación.

– No a la fragmentación del ecosistema de Xochimilco por la construcción de la Supervía (Autopista Urbana Oriente), debemos buscar otras alternativas.

De hecho, Change.org no es la única plataforma que ha buscado una manera de proveer el bienestar de Xochimilco, también se encuentra Natoure y XochimilKids. Las tres empresas se han unido en la campaña #SoyXochimilco: Salvemos a Xochimilco, usando a Lupita –Lupita-chan– como estandarte, una ajolote proveniente de Japón con la misión de salvar al humedal mexicano. 

Lupita, con un colorido poncho del Estado de México, fue creada por Otoka Moriwaki, quien se enamoró de Xochimilco durante un viaje al país; de modo que al enterarse de los problemas a los que se enfrenta la biodiversidad capitalina, Otaka ideó al personaje para hacer consciencia sobre ello:

Firma para salvar a Xochimilco aquí.

 



“Sanción histórica” a Walmart por daño ecológico en Xochimilco

Las autoridades actualmente sólo se limitaron a pedir una compensación económica por el retiro del arbolado de 7 millones de pesos, la restitución de 231 árboles y establecer su clausura por violaciones al uso de suelo y por carecer del programa de protección civil.

En el pueblo de Santiago Tepalcatlalpan, en Xochimilco, ciudad de México, Grupo Walmart comenzó a construir una plaza comercial en un terreno de más 30 mil metros cuadrados considerado “una zona de áreas verdes”. Pese a que esta empresa no poseía permiso del Instituto de Verificación Administrativa del Distrito Federal, se talaron 275 árboles con una altura mínima de 2.5 metros.

De hecho, de acuerdo con los vecinos de la zona “en ninguna parte de la obra se exhibe la manifestación de construcción correspondiente”; por lo que los miembros de la Coordinación de Pueblos, Barrios Originarios y Colonias de Xochimilco, no descartaron que el desarrollo no cuenta con las autorizaciones en material ambiental y urbana. Inclusive la misma comunidad se opuso presentando el uso del suelo del predio como “habitacional con densidad restringida”.

Con el paso del tiempo, no sólo el delegado de Xochimilco, Miguel Ángel Cámara Arango, brindó la oportunidad de llevar a cabo esta construcción sin permiso alguno, la Secretaria de Medio Ambiente de la ciudad de México, al enterarse de la tala de casi 300 árboles de cedros y jacarandas, y la destrucción de 1 500 metros cuadrados de áreas verdes, otorgó un aval para continuar con el derribo tras el pago de una multa de 3 millones de pesos.

timthumb

A pesar de que la Coordinación de Pueblos, Barios Originarios y Colonias de Xochimilco, realizaron numerosas movilizaciones en contra de la plaza comercial, las autoridades actualmente sólo se limitaron a pedir una compensación económica por el retiro del arbolado de 7 millones de pesos, la restitución de 231 árboles y establecer su clausura por violaciones al uso de suelo y por carecer del programa de protección civil. En palabras de Tanya Müller, secretaria del Medio Ambiente de la ciudad de México, aseguró que esta medida es una sanción histórica:

[…] que nunca antes se había dado, con lo cual se demuestra que se está comprometido con el arbolado de la ciudad. Tan es así que esta administración es la que más hectáreas de suelo de conservación ha recuperado. […] No es el actuar de la mayoría, y en la medida en que vean que no son sanciones menores las que se aplican y que pueden llevar hasta la clausura, se inhibe este tipo de prácticas.

El impacto ambiental de este proyecto pone en riesgo a Xochimilco, Patrimonio Cultural de la Humanidad, pues el gasto de agua diario autorizado para su operación y funcionamiento era de 142 mil 872 litros; lo cual causaría detrimento de los habitantes de Santiago Tepalcatlalpan y pueblos aledaños. Además, también pondría en riesgo al comercio local, reduciéndolos a la subsistencia del mínimo básico.



El primer albergue de axolotes (uno de los animales más extraños del mundo) es abierto en México

Se les instalará chips para cuidarlos; se trata del primer esfuerzo fuera de Xochimilco para preservarlos.

La apariencia del axolote es extraordinaria; asemeja a un dragón pequeño de las aguas. Su nombre vienen del náhuatl Xolotl, quien era el dios azteca de la muerte, la resurrección y el juego.

Es como un pez con unas branquias dragonianias, pero además tiene patas, por lo que es considerado un anfibio. Es capaz de pasar todo el día bajo el agua pero debe salir a respirar en algún momento; es carnívoro, suele saciar en ocasiones su hambre con miembros de su misma especie y cuando pierde una de sus extremidades puede regenerarlas.

Su hábitat principal son los lagos del centro de México, principalmente los del Distrito Federal, en especial el Lago de Texcoco. Sin embargo, la contaminación de este último y la desaparición de los demás lagos han hecho que hoy esté en peligro de extinción. Para evitarlo, un grupo de científicos, estudiantes y pobladores del sur de la ciudad han lanzado un proyecto de generación de albergues fuera de Xochimilco.

Primero fueron colocados 10 ejemplares en los cuerpos de agua de la Cantera Oriente de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel. Los científicos monitorearán inicialmente su actividad por medio de unos chips que les serán instalados con anestesia. 

Este proyecto es fundamental porque se trata del primer esfuerzo más allá de los llevados a cabo en Xochimilco por preservar a esta especie que puede enseñarnos mucho, incluso sobre la regeneración de tejidos en los humanos.



Intelectual piensa crear una Constitución y un Parlamento de la naturaleza

El popular sociólogo y antropólogo, Bruno Latour, creará un Parlamento del “Estado de la Naturaleza” para cuidarla.

En algún momento de la historia el hombre hizo una tajante separación entre la naturaleza y él. Se trata de una herencia, que según el popular sociólogo y antropólogo francés, Bruno Latour, retomando a Hobbes, pudo haber sido marcada por la idea reinante, por siglos, de que la vida en la Tierra era solo pasajera y la del cielo lo era eterna. 

Por lo anterior, todo lo considerado terrenal fue desdeñado por la conciencia colectiva; concibiendo a la naturaleza solo como un medio al servicio del hombre en su vida en la tierra. Sin embargo, este desfase ha provocado la tan fácil proliferación del capitalismo en los últimos siglos, bajo un esquema en el que la Tierra pareciera infinita para este sistema: un ejemplo de ello es la meta del eterno crecimiento, una producción en aumento insostenible para cualquier planeta. 

En este sentido, Latour, autor del libro “Políticas de la Naturaleza”, propone una nueva política que considere el sistema social y la naturaleza como una misma cosa. ¿No es una catástrofe ecológica simultáneamente una catástrofe social? 

Para el reconocido intelectual francés, son necesarias nuevas constituciones que redimensionen a la sociedad como un sistema unido a la Tierra; Gaia, como en la mitología griega, y cuyo concepto fue también desarrollado por James Lovelock, como un ser vivo unido a los humanos. 

Como parte de sus planes, Latour creará un parlamento del “Estado de la Naturaleza” regido por su propia constitución, donde se reconsidere al ámbito social sin estar separado del planeta. El proyecto prescindirá de las Naciones Unidas y se espera que las discusiones que ahí se generen se materialicen en acciones más enérgicas, a partir de un cambio de mentalidad sobre la “sociedad” para cuidar de sí misma; pues es ella misma también la naturaleza. 



Estas son las verdaderas consecuencias de tirar basura en la calle

Acaban de extraer 400 toneladas de basura del Cañón del Sumidero, en México, producto de la basura que hemos ido tirando en las calles de municipios y ciudades aledañas.

La creación de productos sintéticos y el consumismo crecen la cantidad de basura (aunque también está aumentando la conciencia del reciclaje). La cultura de la población es indispensable para el tratamiento de los desechos. Cuando las personas no conciben las implicaciones, de que lo que están comprando será basura, suelen incurrir en la compra de más y más productos. En México, además de lo anterior, es común vivir una cultura de suciedad: caminos rurales y ciudades están bañados de desechos inorgánicos.

La falta de una cultura ecológica para dimensionar, no sólo la cantidad de años que tardará en desintegrarse la basura, sino también los lugares que alcanzará de no se colocarse en su lugar, es un hecho, al menos en México. El caso del Cañón del Sumidero personifica este fenómeno. Esta hermosa sede natural, es una falla geológica ubicada en el selvático estado de Chiapas, donde sus paredes de roca llegan a medir hasta 1,300 metros. Por desgracia, también está situado a solo cinco kilómetros de la capital del estado.

Aunque ya han pasado algunos años desde que inició un ambicioso plan de captación de basura en el sitio, este 2014 las autoridades extrajeron más de 400 toneladas de basura: una mezcla entre desechos orgánicos e inorgánicos. Los desperdicios inorgánicos provienen de los municipios y poblados circundantes; y por supuesto de Tuxtla Gutiérrez, capital del estado. La lluvia arrastra la basura hasta los ríos y arroyos que desembocan en el río Grijalva, el caudal que recorre el Cañón del Sumidero.

Implementar sistemas eficientes de limpieza en los municipios y ciudades circundantes, podría aminorar el problema de suciedad en el Cañón, pero el hecho es que, mientras la cultura  permita que las personas conciban tirar la basura como algo normal, se mantendrá sucio por muchos años. Lo cierto es que la falta cultura ecológica es una afrenta que nos alcanza a todos, y la labor educativa, es quizá de toda la sociedad.

La próxima vez que vayas a tirar algo en la calle, piensa en las larguísimas consecuencias de los ríos y los mares.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca