5 empresas que fingen preocuparse por el medio ambiente en México (no les creas)

Marcas que se han unido a la “ola verde” por marketing, pues basta investigarlas un poco para desenmascararlas

Está de moda lo verde, lo ecoamigable y sustentable y parece que las empresas saben adecuarse mejor que nadie a ese marketing. Decenas de marcas se anuncian prometiéndote un planeta mejor: el color azul y el verde de la vida recorren sus campañas y son publicados numerosos listados de corporaciones que obtienen certificados ecoresponsables.

Pero todo lo anterior es parecido a la tendencia de la filantropía en la que empresas que en realidad causan daño social construyen programas de financiamiento para becas o planes de nutrición para sociedades marginadas, y con ello lustran su imagen en la opinión pública y de paso, deducen impuestos. Curiosamente, la filantropía se volvió un fructífero negocio que raramente palia los vicios del sistema que origina la exclusión.

En el tema ecológico pareciera que muchas empresas van adoptándolo, al menos en sus campañas de marketing, simplemente porque hoy es cool y redituable. Pero si aplicamos un análisis un poco más exhaustivo encontraremos que, en realidad, algunas empresas que se anuncian como ecoamigables son verdaderos verdugos para el medio ambiente.

Te presentamos una lista de algunas marcas mexicanas que, tras su fachada verde, comprometen el futuro de las generaciones venideras.

Grupo Herdez

En 2012 esta firma presentó un halagador Informe de sustentabilidad.  El anterior documento incluso lo situó en algunas listas de empresas ecológicamente responsables. Pero hay una historia que la empresa carga desde hace años. Según testimonios de los habitantes e investigaciones periodísticas una de sus plantas, localizada en Chiapas, estuvo haciendo sistemáticas descargas de desechos a los muelles pesqueros y aguas del puerto de dicho estado. Las playas del municipio de Tapachula han sido constantemente contaminadas por esta empresa que durante años mostró nulo interés, ni siquiera por cuidar su reputación sobre el tema.

Grupo Lala

Este consorcio, que junto con Alpura concentra la producción de la mitad de la leche mexicana, ha sido acusado durante años de sobreexplotar los mantos acuíferos de la zona de La Laguna en el estado de Coahuila. El agua de La Laguna además está infestada por arsénico, lo que ha provocado enfermedades como hipertensión, “pie negro” y cáncer de piel en los habitantes de la zona desde hace 40 años, aunque se cree que son variados los factores que han contaminado el líquido. El mismo Grupo Lala también estuvo acusado de contaminar el río Temascatio en Guanajuato. A la par, la empresa presume sus acciones ecoamigables.

CEMEX  

Esta empresa cementera ha protagonizado varios escándalos ecológicos en al menos tres países fuera de México por los cuales, por cierto, recibió multas millonarias. En Puerto Rico fue multada por violaciones a la Ley de Agua Limpia, pues la empresa vertía sus desechos en zonas prohibidas. En Colombia lanzó de manera irregular en el río Tunjuelo sus desechos, afectando los acuíferos circundantes y áreas subterráneas. En California pagó una multa de 2 millones de dólares por violar el Acta de Aire Limpio. En México ha sido acusada de ser la principal causante de la contaminación en la zona más polutiva de la ciudad de Guadalajara, Miravalle. A pesar de lo anterior, CEMEX presume una serie de programas sobre sustentabilidad aplicados a algunas comunidades.

Clorox de México

Está probado cómo algunos gases que contiene el cloro, como los clorofluorocarbonos (CFCs) y los HCFCs, destruyen el ozono estratosférico. La organización Women’s Voice for earth también ha declarado que el cloroformo contenido en el Clorox puede causar cáncer. Aunque Clorox ha elaborado una línea de productos orgánicos, también ha intentado convencer a la opinión pública y a las administraciones de la bondad del cloro y del PVC. En realidad es una empresa que, pese a sus publicitados esfuerzos por el medio ambiente, vende un producto que es un enemigo ambiental y ha buscado que esto se desconozca.

Ciel

Si vives en este país seguro conoces la campaña “Dale la vuelta”, protagonizada por una popular actriz, sobre las botellas ecoamigables de Ciel, que a su vez  pertenecen a Coca-Cola. Coca-Cola FEMSA paga solo 2 mil 600 pesos por cada una de las 46 concesiones de explotación de aguas subterráneas al año en México, y tan sólo en 2007 tuvo ganancias por 32 mil 500 millones de pesos. Las reservas de los mantos acuíferos son explotadas sin costo, según advierte Alejandro Calvillo, miembro de la ONG El Poder del Consumidor. Es decir, tienen 5,000% de ganancias por explotar los mantos freáticos que pertenecen a los mexicanos. En México, diariamente son desechados 21.3 millones de  botellas PET; este país es el mayor consumidor de agua embotellada del mundo.



Importancia de una cultura ambiental para el desarrollo de obras marítimas y de protección costera

En la zona costera y marítima también se construyen obras tales como puertos marítimos y obras de protección costera; sin embargo, esta zona es muy dinámica, y por tanto los impactos generados suelen ser en gran medida negativos.

Autor: Ricardo Moreno

Cualquier obra de infraestructura que el ser humano construye para su beneficio genera un impacto sobre el medio ambiente, sin embargo este impacto no siempre resulta ser positivo. En la zona costera y marítima también se construyen obras tales como puertos marítimos y obras de protección costera; sin embargo, esta zona es muy dinámica, y por tanto los impactos generados suelen ser en gran medida negativos, pues muchas veces lejos de dar solución a los problemas que se quieren resolver, al modificarse los procesos naturales que allí acontecen, se afectan de manera negativa los ecosistemas costeros perjudicando el ecosistema costero entero.

A pesar de que las obras costeras y portuarias tengan un óptimo diseño ingenieril, en algunos casos no siempre funcionan como fueron previstas, y esto se debe principalmente al mal enfoque que se les da, pues en su mayoría se diseñan y planean considerando solo la parte ingenieril, sin tomar en cuenta que el sistema costero es un sistema complejo en el cual intervienen también factores oceanográficos, ambientales, sociales, culturales, políticos y económicos.

En este ensayo se mencionan algunos de los principales problemas a los que se enfrentan los ingenieros para desarrollar proyectos marítimos y costeros, y a su vez los problemas ambientales que este tipo de obras conlleva. Se recalca también la importancia en que aquellos que desarrollan o están involucrados en este tipo de proyectos tengan una cultura ambiental en su formación para que de esta esta manera se basen en una gestión integral de zonas costeras y así tener un desarrollo de infraestructura costera más amigable con los sistemas costeros y marítimos.

Las obras marítimas como puertos, muelles, infraestructura pesquera, se utilizan como detonante económico ya sea a escala local, regional o nacional. Además, las obras de protección costera se utilizan generalmente para proteger las zonas de maniobras y obras interiores de los puertos, para evitar la erosión costera, contra inundaciones costeras, proteger contra aumento del nivel del mar, evitar el azolve de bocas de lagunas, encauzar corrientes costeras, interrupción del transporte litoral, ganancia de terrenos al mar y para proteger zonas de maniobras en el interior de un puerto por mencionar algunos. Para cualquiera de este tipo de obras es importante entender que la zona costera es un sistema natural único donde coinciden tres sistemas ambientales, la tierra, el agua y el aire, por lo que se dice que son sistemas muy complejos y dinámicos ya que intervienen gran cantidad de procesos (Carter, 1991 y Martínez, 2009).

Desafortunadamente no siempre se tiene presente la complejidad de los sistemas costeros, pues muchas veces la solución no es integral ya que comúnmente la alternativa propuesta considera solo la parte técnica, y solo de manera muy superficial los demás factores como el medio ambiente, la sociedad, la política, la cultura, los cuales también son importantes. La formación de recursos en este ámbito es una respuesta posible para atender la problemática. En México, la formación de recursos se da frecuentemente de manera disciplinaria. Por ejemplo, los ingenieros para diseñar obras no se les enseña adecuadamente la relevancia del medio ambiente y las consecuencias de modificarlo, por lo que no están conscientes de la verdadera problemática que trae consigo este tipo de obras.

En México, las personas que se preparan para ser ingenieros civiles llevan sólo de manera superficial el tema ambiental dentro de las obras de infraestructura. Existe desde mi parecer, un menosprecio por los posibles impactos y las consecuencias generadas que conlleva toda obra de infraestructura portuaria y costera. Por eso es importante generar una cultura ambiental dentro de la formación de las diferentes disciplinas que tienen relación con el desarrollo costero pues de esta manera podremos dar soluciones más integrales a los proyectos de infraestructura costera y portuaria.

Otro factor importante que influye en el buen planteamiento de los proyectos de obras marítimas y costeras es la información que se utiliza. Son varias las razones por las cuales la información utilizada para llevar a cabo los proyectos no siempre es la más adecuada. Por un lado, el tiempo para llevar a cabo los estudios es crucial, pues para este tipo de proyectos que involucran la zona costera se recomienda hacer campañas de medición por periodos largos y en varias temporadas, para poder tener datos objetivos y cuantitativos, sin embargo muchas veces estas campañas no se llevan a cabo como deberían, ya sea por falta de recursos o por falta de tiempo, lo cual incide de manera significativa en los estudios que son base para los proyectos. Por otra parte la carencia de información y bases de datos útiles para soportar los resultados también es muy escasa en nuestro país. En resumen, los estudios de impacto ambiental no se hacen como deberían y obviamente los resultados a largo plazo no son los esperados.

Las consecuencias de no llevar a cabo un buen proyecto de obras marítimas y costeras se ve reflejado en gran medida en el medio ambiente, ya que la construcción de este tipo de obras puede alterar los procesos naturales de transporte litoral, se generan cambios de salinidad de las aguas estuarinas, se incrementa la contaminación y en general se afectan las características de los ecosistemas naturales. Estos impactos, sumados a los de orige natural como son, tsunamis, ciclones, lluvia y los efectos del cambio climático, son una amenaza ya que pueden incrementar la vulnerabilidad de las poblaciones, biodiversidad, infraestructura, actividades económicas, y servicios públicos cercanos (Vergara, 2007).

Pero no basta con dar una solución integral a las problemáticas que enfrenta la zona costera, pues aunque exista tal solución, no siempre se lleva a cabo por diferentes razones. Una de ellas es debido a lo que se explica en la tragedia de los comunes de Hardin (1968), pues muchas veces los intereses personales de aquellos que quieren llevar cabo este tipo de proyectos son para obtener un beneficio propio lejos del bien común, por lo que poco les importa los daños ocasionados al medio ambiente o a las personas locales, las cuales lamentablemente no siempre resultan beneficiadas por este tipo de proyectos. De aquí la importancia de que aquellos involucrados en el desarrollo de este tipo de obras tengan una cultura ambiental que les permita dar la una solución integral para este tipo de proyectos.

Todo lo anterior nos hace pensar que es mejor no construir obras en la zona costera a menos que se haga un exhaustivo análisis, lo cual pareciera que es pedir mucho. Sin embargo, fundamentando los proyectos por medio de diversos estudios interdisciplinarios y basados en una gestión integral de zonas costeras como la expuesta por Pérez-Careiyo et al. (2016) o considerando manuales de manejo costero como los de Olsen et al. (1999) o Heileman (2006) lo cual permita prever los impactos positivos y negativos de este tipo de obras, es posible llevar a cabo proyectos amigables con el medio ambiente. Nuestra sociedad necesita de este tipo de obras para el progreso, siempre y cuando se respete el medio ambiente, ya que de seguir como hasta ahora, no tardaremos en acabar con nuestro planeta en menos tiempo del que se espera.



Activista Berta Cáceres gana: se suspende proyecto hidroeléctrico que provocó su muerte

Durante dos años se catalogaron de inútiles las muerte tanto de Berta Cáceres como otros ambientalistas latinoamericanos, quienes han luchado contra proyectos que atentan contra los derechos humanos y la biodiversidad del planeta.

La muerte de la activista ambiental de origen indígena Berta Cáceres, fue un evento que impactó a numerosas políticas ecológicas y sociales en varios países de Latinoamérica. De hecho su difusión logró evidenciar el alto riesgo en que habitan tanto las comunidades indígenas como el medio ambiente frente a la ambición glotona de grandes –tras–nacionales que invaden y contaminan recursos naturales. Ahora, a dos años de la muerte de la hondureña, el Banco Holandés de Desarrollo –FMO– y el Fondo Finlandés para la Cooperación Industrial –FINNFUND– retiraron definitivamente el apoyo al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca de la empresa Desarrollo Energéticos Sociedad Anónima –DESA–. 

 

Durante dos años se catalogaron de inútiles las muerte tanto de Berta Cáceres como otros ambientalistas latinoamericanos, quienes han luchado contra proyectos que atentan contra los derechos humanos y la biodiversidad del planeta. Sin embargo, la reciente decisión de suspender el polémico proyecto hidroeléctrico entró en vigor de manera oficial el lunes 10 de julio del 2017, brindando un ápice de esperanza en relación con la reinvindicación, resistencia, resiliencia y perseverancia. Se trata del fin de una historia tráfica que dejó un saldo de varios indígenas y líderes del pueblo Lenca muertos. 

Esta decisión se transmitió a través de un comunicado del Desarrollo Energético Sociedad Anónima –DESA–, notificando la suspensión del proyecto a favor de la reducción de conflictos en la zona del río Gualcarque –occidente de Honduras–; así como la continuación de inversiones sociales en comunidades del occidente para mejorar la infraestructura y calidad de vida. Si bien en el mismo comunicado DESA aclara que “una parte de la comunidad estaba a favor de este proyecto porque ha generado empleos directos en algunas zonas de los departamentos de Santa Bárbara e Intibucá”; la líder ambientalista Berta Cáceres y el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras –Copinh– luchaban contra este proyecto que atentaba contra el patrimonio natural, cultural, económico y hábitat funcional del pueblo lenca. 

 

Desde su muerte –mientras estaba en su casa y varios individuos ingresaron pasada la media noche para atacarla con varios disparos–, el Congreso de EE.UU. impulsa la “Ley Berta Cáceres para la defensa de los derechos humanos en Honduras”. 



Microgrupos, el mejor formato para ejercer el activismo medioambiental

La formación de microgrupos de trabajo demuestra ser una excelente opción para activar la organización comunitaria en el cuidado del medio ambiente.

Imagen:thefrogblog.es

 

Para nadie es secreto el delicado panorama ambiental en la Tierra: basta con ver lo que pasa en las grandes ciudades con el aire, con las áreas verdes cada vez más escasas, con la polución a gran escala. No es menor entonces lo que ocurre en zonas desprotegidas del mundo, tales como los campos de Sichuan, en China, donde se llevó a cabo un largo estudio recientemente publicado en el periódico Proceedings of the National Academy of Sciences, sobre la conservación de los bosques. 

El estudio se concentra en la Reserva Nacional Natural de Wolong, donde habita el 10% de la población mundial de pandas en peligro de extinción. ¿Por qué aquí? Desde la década de los 70 la tala ilegal en la región pone en peligro a los panda. Lo que ha ocurrido es que las autoridades locales, desde el 2001, comenzaron a pagarle a los lugareños para que ellos se hicieran cargo del bosque, ya que a veces eran ellos mismos quienes talaban ilegalmente los bosques de la Reserva. Lo que las autoridades buscan, en base a las determinaciones de los especialistas, es que el grupo que vive en el lugar sea quien responda por ese lugar, que son el grupo idóneo para hacerse cargo –proceso de concientización mediante- del paisaje, del ecosistema, de la vida que los rodea. Hay una entrega de responsabilidad natural, por cuestión de ubicación, hacia la gente del lugar. Hay un empoderamiento político y ecológico.

Para optimizar estos procesos de empoderamiento, el estudio se enfocó en la comparación de los grupos que venían trabajando en terreno, puesto que hubo grupos que marcaron diferencias de efectividad respecto de los otros. Buscaban un equilibrio en el personal para la mantención de los bosques. Los resultados arrojaron que un grupo pequeño, entre ocho y nueve lugareños, mejora la conservación y es la óptima cantidad de gente por área.

En el fondo se trata de una cuestión organizacional, donde el cuidado del medioambiente depende de cómo se estructuren los grupos humanos que allí van a trabajar. Sin ir más lejos, los encargados del estudio, Wu Yang y Jack Liu, concluyen que un grupo grande dificulta la comunicación y un grupo excesivamente pequeño se ve sobrepasado. Además, dicho sea de paso, estos grupos pueden formarse espontáneamente si la gente busca organizarse y colaborar con el cuidado del planeta. Vale decir, no hay que esperar una subvención para tomar conciencia de que hay que cuidar el espacio donde nos es dado vivir.



Las empresas más asociadas a destrozos ambientales en México según ambientalistas (Listado)

Hasta 300 organizaciones han documentado por años cuáles son las empresas que más estragos han causado a la naturaleza.

Una de las manifestaciones más evidentes del neoliberalismo capitalista es la apropiación, casi siempre por medio de ventajas otorgadas por el Estado, de los recursos naturales por parte de empresas transnacionales.

Por lo anterior, quizá la crisis del capitalismo es manifiesta más que nunca en los conflictos ambientales, pues es la parte que generalmente el ciudadano de las urbes desconoce, pero es donde es más evidente el saqueo por parte de estas poderosas empresas pese al deterioro ambiental y social de la zona.

En México, el campo ha sufrido en las últimas tres décadas (gracias al modelo neoliberal), un abandono sin precedentes. Y este mismo sector es el que más sufre la apropiación de los recursos naturales por parte de las corporaciones. Como sabrás, en México en el tema de las concesiones de megaproyectos es generalmente donde hay corrupción más notable, ahí los políticos hacen negocios con sus allegados empresarios o bien con directivos extranjeros; la economía así es convertida en un negocio de pocos, y en este círculo, la naturaleza es quizá la más afectada.

En los últimos años miles de campesinos no creen ya en el supuesto progreso de las mega obras como las presas hidráulicas, las mineras, las mega carreteras o a explotación de hidrocarburos, más ahora que se viene el fracking. Por ello, hasta 300 organizaciones de las sociedad civil unirán esfuerzos para exigir solución a los más de 200 conflictos ambientales que existen en el país.

Desde 2012, más de 300 organizaciones han hecho público ante el Tribunal Permanente de los Pueblos la documentación de los casos, no solo de conflictos ambientales, también de la persecución a muchos de los luchadores ambientales. Según parte de su registro, y publicada esta lista por Sin Embargo, estas son las empresas ligadas a mayores estragos ambientales en México:

 

Pfizer, Suez, Halliburton, Monsanto, Exxon Mobil, Kraftm Compañía Minera Fresnillo, Compañía Minera Nuevo Monte de Zimapán, Geotermoléctrica Los Azufres (Hidalgo, Michoacán), Arcelor Mital (Michoacán), Geotermoeléctrica Humeros en Chignautla en Puebla, Central Termoeléctrica José Aceves Pozos (Sinaloa), Sovay Fluor México (Chihuahua), Ideal Standard (Nuevo León), Empresas Ca Le de Tlaxcala, ADM Bio Productos (Sonora), Minera Bismark (Chihuahua), Pemex-Petroquímica Morelos, Cobre de México (Distrito Federal), Prym Fashion México (Estado de México), Power Sonic (Baja California), Arteva Specialities (Querétaro), Acabados de Calidad Tecate, Aceites, Grasas y Derivados (Jalisco), Vivsil (Querétaro), Enerya (Nuevo León), Austin Bacis (Durango), Productos y Diseños de Mármol (Baja California), Forjas Spicer (Tlaxcala), Balatas Mexicanas (Tamauliaps), Pemex-Complejo Procesador de Gas Matapionche, Layne de México (Sonora), Constructoras OHL y TRADECO, Inmobiliarias Casas Geo y Ara, Sadasi, Caabsa Eagle SA de CV, Cementeras Cruz Azul, Tolteca-Cemex, Lafarge, Clarimex, Cargil, FUD, Teck Comico Ltd,Mineras Esperanza Silver de México, Maquiladoras de diversos corredores industriales, Wall-Mart de México, Soriana, Chedraui, Comercial Mexicana, Oxxo, 7-Eleven, Costco, Office Depot, Office Max, Home Depot y Home Mart.

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd



Feria Verde: Prepárate para una Navidad Sustentable

Este fin de semana las Ferias Verdes del DF llegan a la explanada del metro Tlatelolco: mercado orgánico, cursos, talleres y más para mejorar el medio ambiente desde nuestras acciones cotidianas.

Ferias Verdes es un movimiento conjunto de asociaciones civiles como Organi-k y la comunidad Karma Yoga, cuyo objetivo es realizar acciones concretas del cuidado al medio ambiente dentro de la sociedad y nuestras acciones cotidianas. En general, las Ferias Verdes difunden la labor de productores orgánicos en conjunto con temas verdes que den a conocer otros modelos de consumo amigables con la naturaleza, ecología, comercio justo, intercambios y la integridad del ser humano.

Mediante la exposición de productores orgánicos, prácticas de yoga ásana, sanación y talleres de temas ecológicos y sustentables se busca detonar acciones de rescate y generar consciencia para que la comunidad participe activamente en el cuidado de nuestra tierra.

Este fin de semana del 5 al 7 de diciembre, las Ferias Verdes llegan a la explanada del metro Tlatelolco, al norte de la ciudad de México. Mercado orgánico, grafitería, yoga, zapateado, son jarocho, talleres de ecología y incluso un poco de swing serán algunas de las actividades con que se buscará crear consciencia en torno a nuestras formas de vida y la posible mejora que podríamos implementar para beneficio de todos.

Para más información te sugerimos visitar la página de Facebook de Ferias Verdes en este enlace.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca