3 formas efectivas de conservar alimentos sin necesidad de un refrigerador

Aunque para algunos resulte difícil de creer, lo cierto es que hay métodos para extender la vida de los alimentos sin necesidad de refrigeradores o conservadores industriales

Muchos alimentos ya no requieren refrigerarse pues rebosan de conservadores con dudosas consecuencias para nuestra salud. Sin embargo, los alimentos naturales y aquellos cuya producción o procesamiento no incluyen estrafalarias dosis de conservadores requieren de ser conservados cuidadosamente para mantenerlos el tiempo suficiente que nos tome consumirlos. 

Afortunadamente, un refrigerador no es el único método para lograr lo anterior. Ya sea porque no tienes cupo suficiente en él, porque se descompuso o simplemente porque optaste por vivir sin uno de estos aparatos, existen maneras de extender la vida de tus alimentos de forma completamente natural, sin requerir de electricidad ni de comida nocivamente conservada (por cierto, ¿te acuerdas de las hamburguesas de McDonald’s que se mantienen eternamente?).

A continuación 3 maneras sencillas y viables de conservar tus alimentos:

Fermentación

Este método consiste en únicamente permitir la proliferación de bacterias benéficas. Para ello es fundamental el uso de salmuera, lo cual permite una fermentación controlada.

Recipientes sellados

Guardar tus alimentos en recipientes herméticamente sellados retrasa significativamente el proceso de descomposición. Parece demasiado simple, pero lo cierto es que es uno de los métodos más efectivos. 

Sal

La sal es un magnífico conservador. Una concentración salina mayor al 10% es una forma más que probada de mantener, por ejemplo, la carne. Posteriormente, antes de consumirla, debes remojarla un rato en agua para desalinizarla y luego comerla. 

Finalmente te aconsejamos mantener los alimentos en lugares frescos, lejos de la luz y el calor del Sol, y cerca de corrientes de aire que puedan mantener la temperatura a niveles relativamente bajos. 

 

 



8 alimentos insospechados que puedes congelar y guardar para otras temporadas

Algunos inesperados productos que no pierden sus propiedades al ser congelados.

La globalización ha hecho que hoy en todas las temporadas disfrutemos de todo tipo de frutas, verduras y productos que vienen de otras partes del mundo. Pero este tipo de alimentos suelen ser mucho más costosos al estar disponibles en una época que no es necesariamente la suya en nuestro lado geográfico, y en ocasiones no llegan en las más óptimas condiciones. 

Una buena manera de comer alimentos de distintas temporadas, como lo hacen los animales, o los hombres de épocas pasadas, es guardar el alimento: algunos productos no pierden sus propiedades y cualidades al congelarlos, por ejemplo. Seguro no imaginabas algunas de las siguiente opciones que son aptas para congelar. 

 

Huevos: 

Quizá imagines que el simplemente colocar los huevos en el congelador es un tanto extraño. De hecho, la manera de congelar los huevos es romperlos y vaciarlos en un recipiente y meterlo al congelador, así te durarán por meses y no es insano. Te puede ser muy útil si eres un ávido cocinero. 

 

Queso:

Lo mejor es rayarlo y colocarlo en bolsas herméticas. Así podrás coger un poco cada que lo necesites. Otra manera útil es cortarlo en rebanadas e igualmente colocarlas en una bolsa o toper hermético. 

 

Frutas: podrás congelar desde plátanos, limones, fresas, cerezas, etc.

 

Papas: 

Especialmente cuando ya están a punto de descomponerse, puedes salvar tus papas. Primero pela la piel, luego colócalas en agua hirviendo por cinco minutos, después colócalas en agua muy fría durante 10 minutos. Finalmente colócalas, preferiblemente en porciones en bolsas herméticas, y mételas al refrigerador. 

 

Leche: 

Puedes congelarla en cubos de hielo para ahorrar espacio o en su caja. Si la vas a meter al congelador en su caja, procura vaciar un poco del contenido para que cuando crezca su volumen tenga lugar para hacerlo sin romper el recipiente. 

 

Pasta:

No tienes que desperdiciar si has cocinado mucha pasta, incluso si tiene salsa. Lo mejor es congelar la pasta que ha quedado al dente, es decir, que esté cocida muy apenas. Después de sacarla de congelador asegúrate de no cambiarla bruscamente de temperatura en el exterior; primero deja que se vaya descongelando en el refrigerador. 

 

Arroz:

Cocina el arroz y luego espárcelo en una servilleta de papel. Luego coloca la servilleta en un recipiente o bolsa hermética e introdúcelo en el congelador. 

 

Vino:

Puedes congelarlo en forma de cubos de hielo o en una bolsa ziplock, por ejemplo. Congelar tu vino no lo afectará. 

 

Nueces:

Colócalas en una bolsa hermética y listo.



¿Cómo mantener tu cilantro fresco hasta por tres semanas?

Aprende cómo preservar el mayor tiempo posible uno de los sazonadores naturales más exquisitos y accesibles.

Ha sido por usado por milenios en la cocina, su sabor es delicioso y su olor llena de frescura los espacios. Es empleado por muchas culturas, y aunque es oriundo del sureste de Europa, muchas poblaciones de otras partes del mundo lo adoptaron por su facilidad para cultivarse (es ideal, por cierto, para crecerse en casa). 

Esta especie de hierba maravillosa, en su aparente simpleza, contiene minerales (Potasio, calcio, magnesio y fósforo), vitaminas (A,B,C, E y K), y un tipo de aceite que limpia el aparato digestivo. Así, con todos sus atributos es perfecta para tenerla en casa a la mano.  Te damos algunos tips para mantenerla fresca hasta tres semanas: 

 

El método del recipiente y las capas de cilantr

1. De preferencia, bajo el agua fría del grifo, recorta los extremos de los tallos y también extrae cualquier hoja seca.

2. Seca el agua de las hojas cuidadosamente (es muy importante que no queden húmedas).

3. Coloca una toalla de papel en la base de un recipiente de plástico; luego sobre ese papel coloca algunos tallos de cilantro completos.N nuevamente coloca otra capa de papel. Puedes hacer las capas de cilantro que quepan en tu recipiente, solo recuerda que la capa superior y la inferior deberán ser de papel.



¿Tienes estos alimentos dentro del refrigerador? Será mejor que leas esto

Con el fin de mantener la inocuidad de nuestros alimentos tomamos ciertas precauciones, como conservar a temperatura ambiente algunos alimentos

La inocuidad de los alimentos es indispensable para mantener una dieta equilibrada y saludable, por lo que cada uno de nosotros es responsable de conservar en el mejor estado de higiene y salubridad aquellos alimentos que consumiremos, con dos principales fines: primero, nuestra salud; segundo, procurar el cuidado de nuestro medio ambiente.

De modo que, con el fin de mantener la inocuidad de nuestros alimentos, tomamos ciertas precauciones como lavarnos las manos con frecuencia, cambiar constantemente las esponjas y toallas para platos para impedir la proliferación de gérmenes, limpiar los abrelatas, batidoras y mesas, verificar la temperatura tanto del congelador como del refrigerador, hacer uso de refrigeradores pequeños para ahorrar energía, mantener el refrigerador organizado y distribuido para que el aire circule con facilidad, guardar en el congelador la carne y pescado en bolsas si se va a guardar por más de 2 días y mantener ciertos alimentos lejos del refrigerador, entre otros.

Sin embargo, ¿cuáles son los alimentos que deben mantenerse lejos del refrigerador? Además de los enlatados o en polvo, existe cierta comida que debería conservarse a temperatura ambiente tanto por el sabor como por su sanidad. Por ejemplo, estos que les compartimos a continuación (aunque usted no lo crea):

 



10 preguntas que te harán un consumidor más responsable

Muchos piensan que llevar una vida sustentable requiere mucho dinero y tiempo, pero no es así. Aquí te decimos como puedes ahorrar y cuidar el planeta al mismo tiempo.

Es un error pensar que vivir sosteniblemente no va de la mano con la comodidad o con cuidar de la economía familiar. Muchas veces, llevar una vida sustentable es más barato que depender del consumismo para sentirnos cómodos o felices.

Te proponemos 10 sencillas preguntas que te puedes hacer antes de comprar algo, estas te ayudarán a determinar si realmente necesitas hacer esa compra o si mejor puedes arreglar algo que ya tienes o quizá compartirlo con alguien. Te aseguramos que si realmente las aplicas en tu día a día podrás ahorrar algo de dinero y cuidar el planeta al mismo tiempo:

  1. ¿Realmente lo necesito?
  2. ¿Ya tengo algo que pueda llevar a cabo la misma función?
  3. ¿Podría pedirlo prestado en vez de comprarlo?
  4. ¿Puedo comprar uno usado?
  5. ¿Podría dividir el costo con alguien que también lo necesite y compartirlo?
  6. ¿Puedo conseguir uno fabricado localmente?
  7. ¿Puedo comprar uno a base de materiales eco-amigables?
  8. ¿Existe algo similar pero que también tenga otras funciones?
  9. ¿puedo convertirlo en composta o reciclarlo después?
  10. ¿Cuál será el impacto ambiental del producto, desde su manufactura, empaque, hasta que lo deseche?

Sea una licuadora, un suéter, el último gadget o una caja de galletas, pregúntate qué pasaría si decides no comprarlo. Si no pasa nada, lo más probable es que no lo necesites. Parece obvio, pero cuidar del medio ambiente no tiene por qué hacer que tu vida sea más cara o difícil. Piensa que esos “lujos” innecesarios que serán utilizados una vez para después ser relegados  a un rincón en donde acumularán polvo, contaminan al planeta, en algunos casos contribuyen a la explotación de personas, y, además, te hacen gastar dinero que podrías invertir en algo realmente necesario y sostenible.

Otra manera de ser autosustentable es evitar alimentos procesados: si cocinas todo a partir de productos básicos evitas ingredientes nocivos, paquetes contaminantes y, en muchos casos, calorías.



Mantén tus alimentos frescos sin necesidad del frigorífico

Jihyun Ryou crea una serie de gadgets caseros para prescindir de uno de los electrodomésticos más necesarios pero menos amistosos con la Tierra: el refrigerador.

Con una colección de objetos que lindan con lo artístico, la coreana Jihyun Ryou creó un sistema que permite la conservación de alimentos sin necesidad de energía eléctrica.

Como bien se sabe, el refrigerador es un aparato indispensable mantener fresca la comida, pero, paradójicamente es uno de los electrodomésticos que más contribuyen al deterioro ambiental.

Save Food From the Fridge es como llamó Ryou a esta serie de objetos que, más allá de su belleza, cumplen con todo lo necesario para llevar acabo su función. El aprovechamiento de los recursos naturales y del entorno del los mismos son un plus que difícilmente se pueden ver hoy en día.

 El depósito de arroz sirve para absorber la humedad que pudiese restar propiedades a los alimentos.

Se vierte agua a la arena para mantener la frescura de vegetales como las zanahorias.

  

 Al pie de la repisa, una bandeja con agua sirve para refrescar los vegetales que lo requieran.

En el compartimento de abajo, protegidas de la luz, las papas conservan su frescura; arriba, el espacio se aprovecha para colocar unas manzanas encima de los orificios de ventilación

Los huevos, gracias a su cascarón, son más resistentes que los demás alimentos, y para comprobar su estado basta con arrojar una pieza al fondo del recipiente con agua: el huevo apto para comerse se hundirá y el podrido flotará

Pero incluso sin tener al alcance estos objetos, su diseño nos inspira para que la conservación de alimentos sea más amigable con la naturaleza.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca