11 recomendaciones básicas para ahorrar agua en tu hogar

Si incorporas estas sencillas recomendaciones a tu vida diaria, en un año habrás ahorrado una cantidad de agua inimaginable (con los beneficios económicos y medioambientales que esto implica)

Aunque muchas de estas recomendaciones te parecerán obvias, otras te recordarán los consejos que te daban en la escuela cuando niño, y unas más incluso ya las practiques ocasionalmente –en cuyo caso, más que sugerencias serán recordatorios–; lo cierto es que el llevarlas a cabo en conjunto implica un ahorro considerable de agua, sobre todo si lo multiplicamos por cada uno de los días que comprenderá tu existencia. 

Dicho lo anterior, a continuación enlistamos 11 sencillas medidas para economizar agua y avanzar, al menos unos pasos, en tu camino a la autosustentabilidad (por cierto, el estado al cual todos los seres vivos debiésemos estar orientados):

1. Acompaña tu ducha con una cubeta para almacenar el agua extra que cae. Con un poco de cuidado puedes evitar que caiga en ella jabón o champú y te puede servir para regar tus plantas o lavar los trastos. 

2. Coloca una botella de un litro llena de tierra o arena en la caja de tu WC y así la carga de agua en cada uso será menor. 

3. Cierra el agua mientras estés lavando tus dientes o los trastos. Vuelve a abrirla sólo para enjuagarte o enjuagarlos.

4. Espera a activar tu lavadora de trastos o de ropa hasta que esté completamente llena. No la actives con medias cargas; es un gran desperdicio. 

5. Invierte con inteligencia. En la medida de tus posibilidades, contempla la adquisición de un WC ahorrador o de un sencillo sistema para filtrar el agua de tu ducha y que puedas reutilizarla en regar.

6. Reutiliza el agua que usas para cocinar por ejemplo una pasta o para cocer tus verduras. Espera a que el agua se haya enfriado y aprovéchala para regar (tus plantas te lo agradecerán aún más, ya que esta agua incluye nutrientes extra).

7. Trata de recolectar, aunque sea a escala micro, agua de lluvia. Y si está dentro de tus posibilidades, incluso podrías invertir en un sencillo sistema de captación.

8. Evita cualquier fuga visible y pon atención para detectar probables fugas que no sean tan evidentes.

9. Tal vez te horrorice la idea pero, ¿realmente tienes que descargar tu WC cada vez que vas al baño? 

10. En la ducha, trata de ser conciso y breve (guarda esas duchas largas para momentos en los que realmente necesitas una sesión terapéutica). 

11. Riega tus plantas por la noche, así el agua será absorbida antes de que se evapore con el Sol. 



20 increíbles ideas para decorar un árbol navideño ecológico

Un árbol de Navidad puede ser un recuerdo hermoso, sin embargo también puede convertirse en un impacto negativo para el medio ambiente.

La decoración navideña se convierte en uno de los elementos más importantes en la infancia. Se trata de una parte indispensable para pasar tiempo de calidad con la familia a la hora de decorar el hogar con temática de la época. Desgraciadamente, este tipo de decoraciones tiende no sólo a ser muy costosa, también implica gran cantidad de basura y contaminación: entre envolturas de regalos, exceso de electricidad y pinos no ecológicos. 

Por ello te compartimos estas alternativas ecológicas para decorar tu árbol de navidad. Recuerda darle click en la imagen para verla en pantalla completa.



Greenpeace te da 10 consejos sencillos para cuidar el agua en nuestro hogar

El objetivo no sólo es crear consciencia sobre una nueva cultura del agua que permita el desarrollo y acceso justo a este recurso primario, también implementar todo tipo de acciones que reduzcan los efectos negativos de la falta de agua.

La campaña #NoWalking4Water, de We are Water Foundation, manda un mensaje importante sobre el acceso al agua en diferentes partes del mundo. De acuerdo con ellos, existen dos maneras de beber agua: la primera, tomar un vaso, abrir el grifo y beber; la segunda, tomar un garrafón, caminar 5 km, llenar el garrafón, regresar 5 km con un garrafón lleno de agua, llenar un vaso y beber. “La única diferencia entre ambos: el acceso.”

El objetivo no sólo es crear consciencia sobre una nueva cultura del agua que permita el desarrollo y acceso justo a este recurso primario, también implementar todo tipo de acciones que reduzcan los efectos negativos de la falta de agua. Estas acciones incluyen mejorar las infraestructuras, la educación y la salud o el desarrollo de las regiones más marginadas del planeta.

Captura de pantalla 2016-03-23 a las 4.48.12

Son acciones grandes que sólo instituciones, asociaciones y ONG tienen la capacidad informativa y práctica para lograrlo. Sin embargo, ¿cómo podemos “poner nuestro grano de arena” para esta situación tan crítica? A continuación te compartimos 10 acciones que, según Greenpeace, son las ideales para cuidar el agua en nuestro hogar:

– Elige alimentos locales y de temporada. Los productos procesados requieren una cantidad grande de agua debido a sus conservantes.

– Procura consumir productos sostenibles. Por ejemplo, productos de mar que sean utilizados con métodos de pesca artesanal. La sobrepesca y la acuicultura intensiva son de los principales riesgos para el equilibrio de los océanos. 

– Reduce el consumo de carne. No sólo es bueno para la salud, también para disminuir el consumo enorme de agua destinado a la alimentación del ganado. Hoy en día, los pastos y cultivos destinados a la alimentación del ganado son las principales causas de la deforestación mundial. ¿Sabías que el consumo de carne rojo acelera el desarrollo sexual de las mujeres? 

– Disminuye el consumo de plástico en alimentos, cosméticos y ropa. La mayoría de estos productos terminan en los océanos. Este plástico no desaparece, sólo impacta en las especies que viven en el medio marino, y se incorpora a la cadena alimenticia. Reduce, reutiliza y recicla para evitar que los océanos se llenen de plástico para el 2050.

– No tires aceite de guisos, líquido de frenos o anticongelante al desagüe. Son sustancias contaminantes que terminan en ríos y mares. Aquí te compartimos alternativas sustentables.

– Usa un detergente biodegradable –sin fosfatos–, bicarbonato o vinagre para lavar. Pon la lavadora y la lavavajillas con la carga completa.

– Usa fertilizantes orgánicos y naturales. Así ahorras agua sin contaminar la tierra.

– Forma parte del reto Detox al elegir prendas libres de sustancias tóxicas que contaminan el agua de producción y de su destino. Conoce más sobre el reto Detox.

– Dúchate en vez de darte un baño. Cierra el grifo mientras te enjabonas. Calcula el límite de una canción, y cuando termine, sal de la ducha. Ahorra cientos de litros de agua al mes. También está este dispositivo ahorrativo de agua para la ducha. Dale click aquí.

– Si vas de viaje, deja el entorno tal como lo encontraste. Escoge deportes náuticos que no usen motor de gasolina. Fomenta el ecoturismo. Aquí te compartimos 5 hoteles ecosustentables en México.



Estudiante crea increíble dispositivo para ahorrar agua de la ducha

Como una medida de prevención y contención de esta crisis acuífera, el joven Alberto Vásquez diseñó Gris, el dispositivo con la capacidad de reutilizar el 90 por ciento del agua de una ducha.

La escasez de agua es un fenómeno que ha afectado ya a cada uno de los continentes. De acuerdo con los datos del Instituto Mexicano de Tecnología de Agua (IMTA), cerca de 1 200 millones de personas –lo que equivale a la quinta parte de la población mundial–, sufren de la escasez física de agua, mientras que 1 600 millones de personas –1/4 de la población mundial–, se enfrentan a la escasez económica de agua.

Mientras que en numerosos lugares rige la escasez de agua, en otros lados existe un derroche de cuantiosos litros de agua. Inclusive se estima que en las duchas y baños se pierde un total de 12 por ciento del total de agua que se consume en un hogar; en jalar la palanca del WC, 10 litros por día; y una ducha, 30 litros.

Por esta razón se ha fomentado la idea de ahorrar el agua como un estilo de vida. Se trata de generar consciencia ante esta desigualdad de abastecimiento del agua, la cual está distribuida irregularmente ya que es desperdiciada, contaminada o gestionada de forma insostenible. Entre las alternativas más promovidas se encuentra el reutilizar el agua usada para la cocina, el baño y la lavadora. Si bien es una practica que requiere rigurosidad y constancia, la realidad es que en muchos lugares del planeta no se lleva a cabo.

Como una medida de prevención y contención de esta crisis acuífera, el joven Alberto Vásquez diseñó Gris, el dispositivo con la capacidad de reutilizar el 90 por ciento del agua de una ducha. A través de cuatro células modulares interconectadas y desmontables, se almacenan diez litros de agua –equivalente a un balde promedio–.

568bceeaae047_crop 568bceea130fc_crop

Con este invento, el agua recolectada puede emplearse en el inodoro o en otras actividades domésticas como la limpieza; y de este modo ahorrar cerca de 80 litros de agua por persona y día en un hogar promedio. Esto significaría que, en un país de 50 millones de habitantes, se estaría ahorrando 1.5 millones de litros de agua por día.

Este diseño de Vásquez fue premiado por Braun Prize 2015 Sostenibilidad, en la categoría de estudiantes, pues es un sistema simple, económico y fácil de adoptar. De este modo se podrá mejorar la vida de muchas personas que también requieren de este recurso natural tan vital.

 



5 principios para simplificar tu vida (vive más sustentable y responsablemente)

Convertirte en una persona más saludable y amigable con el medio ambiente es más sencillo de lo que imaginas

 

En la última década afortunadamente se ha registrado una aceleración de la conciencia alrededor de nuestros hábitos y prácticas cotidianas, tanto de manera individual como colectiva. Y con esto nos hemos dado cuenta que muchos de estos son innecesarios, insostenibles, poco saludables y, en resumen, ridículos –sí, aunque suene un tanto radical.

Para transformar estos viejos vicios se necesitan básicamente dos cosas: información y voluntad. Esta última, sobra decir, depende de cada quién. Pero en cuanto a la primera, existe hoy mucha información disponible vía diversos medios; sin embargo, a veces parece ser demasiada, tanto que incluso puede resultar confusa. Y precisamente por eso decidimos compartirte este sencillo listado para guiar un proceso de simplificación de tu vida, orientado a una existencia más saludable, sustentable y responsable:

Reduce tu consumo: sin poner en jaque tus comodidades, o al menos la mayoría de ellas, lo cierto es que con dedicar unos minutos a reflexionar en las cosas que consumes es muy probable que logres detectar entre un 20 y 40% de esas cosas como innecesarias y completamente dispensables (aun guardándote esos pequeños “lujos” o premios que todos, de vez en cuando, nos merecemos).

Reduce tu desecho: obviamente va de la mano con el principio anterior, pero si además de disminuir tu consumo recurres a prácticas como el reciclaje, la composta y regalar cosas aún servibles en lugar de tirarlas a la basura, entonces ya tendrás garantizada una reducción sustancial de tu desecho. 

Crece tu alimento: ¿sabías que con unos pocos metros de terraza, e incluso en balcones o interiores, puedes autoabastecerte de entre un 10 y 20% de tu alimento? Además, si quieres crecer una porción relativamente considerable de tu alimento, esto te obligará a imponerte una dieta más saludable, basada en frutas y vegetales. 

Reduce tu consumo de electricidad y agua: aquí no sólo puedes seguir un protocolo básico para reducir tu consumo de luz y agua; también puedes recurrir, por ejemplo, a la recolección de lluvia o complementar tu consumo eléctrico con fuentes alternativas, por ejemplo paneles solares o biodigestores. 

Procura un transporte más inteligente: y aquí no decimos sólo sustentable, ya que desplazarte en bicicleta, a pie o, en todo caso, privilegiar el transporte público sobre el automóvil, no sólo es mucho más amigable con el medio ambiente; en muchas ocasiones también es más práctico e incluso rápido. 

 



Cómo reusar aguas grises en tu casa y jardín

Las aguas grises son absolutamente reusables, sin embargo se desperdician en casi todos los hogares, Aquí te decimos como reciclarlas de la manera más fácil.

Qué son las aguas grises:

Muchas personas confunden el agua gris del agua negra, cuando son distintivamente diferentes. El agua negra es lo que se va en el retrete. El agua gris es la que queda después de un baño en la regadera, del lavabo de manos, la lavadora de ropa. Esta puede ser usada para regar plantas, jardines o incluso para jalar el retrete.

El problema es que nuestra plomería moderna no distingue entre estas dos, más bien combina ambas y las manda como aguas residuales; así que, a menos que las separemos manualmente o capturemos el agua gris, esta última se convierte esencialmente en agua negra y por lo tanto inútil hasta que pasa a través del proceso de tratamiento de agua municipal.

Cómo recolectar agua gris:

1. Una de las maneras más fáciles de recolectar este tipo de agua es poner una cubeta bajo el chorro de la regadera mientras esperas que el agua se caliente. Esta es agua completamente limpia y no nos cuesta nada recolectarla en lugar de dejar que se desperdicie. Usa esta agua para regar, jalar el retrete, trapear el piso.

bat_greywater-toilet_2013-4-112. Otra manera es quitar el sifón del lavamanos (la pieza en forma de “J” que se encuentra debajo) y capturar el agua que sale con una cubeta. Si decides hacer esto, necesitas ser muy diligente y estar checando el nivel del agua para que no se inunde tu baño. Esta agua gris puede ser usada para jalar el retrete (viértela en el inodoro, no en el tanque), o regar las plantas de tu hogar, siempre y cuando no utilices jabones o detergentes tóxicos (te recomendamos usar detergentes orgánicos).

3. También puedes usar el agua gris de tu tina, si tienes una. Esto requeriría un poco de trabajo de plomería; tienes que instalar una válvula de tres salidas para que el agua del drenaje puede ser mandada a un sistema de aguas grises o directamente a la tubería de aguas residuales. Sin embargo, si no quieres poner demasiado trabajo en un sistema de aguas grises para la tina, siempre puedes reusar el agua de las regaderas o tinas, pero tendrás que usar una cubeta para vaciar manualmente la tina.

4. Las aguas grises de la lavandería también son absolutamente reusables, siempre y cuando el jabón que uses para lavar tu ropa no tenga cloro o sea muy tóxico. Lo más fácil es remover la manguera de desagüe de la lavadora puedes incluso instalar un sistema de lavadora a jardín como método efectivo para regar los árboles. El siguiente video (en inglés) explica distintos métodos para hacer esto.

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca