Close

Urge cuestionar los espectáculos que utilizan animales salvajes

El parque acuático SeaWorld, en Orlando, es particularmente famoso por sus espectáculos con ballenas y delfines. Sin embargo, en 2005 el popular show terminó  en tragedia, ya que la famosa ballena Orca, Tilikum, provocó la muerte de su entrenadora. Dawn Brancheau, de 40 años y con 16 de experiencia entrenando animales marinos, perdió la vida mientras se llevaba a cabo una de las celebradas presentaciones. 

Hace casi diez años que ocurrió esta tragedia y aún existen cientos de espectáculos que utilizan animales  como elementos centrales. Mientras tanto se sigue etiquetando a los animales como un peligro (la orca “asesina”), pero en cambio se les expone a condiciones antinaturales esperando que se comporten de acuerdo a nuestro placer visual. 

Tilikum ya había estado involucrada en la muerte de una entrenadora en Canadá, junto con otras dos ballenas. Mientras que en otros parques de la cadena SeaWorld ocurrieron ataques, también perpetuados por orcas, en 2004 y 2006. Estos antecedentes como el reciente suceso sugieren que es momento de repensar nuestra relación cultural con los animales salvajes, en lo que se refiere a mantenerlos cautivos para protagonizar espectáculos.  

En diversos países se han estado tomando medidas contra los espectáculos que incluyen animales salvajes, por ejemplo en la Ciudad de México recientemente fueron prohibidos. Por otra parte, la WWF mantiene una campaña contra zoológicos y circos, argumentando que este tipo de espacios atentan contra la integridad de los animales.  

Ver Más
Close